Saltar al contenido

¿Cuántos Son Demasiados Relojes?

@aviation_watch

Aunque entre los coleccionistas de relojes esta pregunta suele ser más bien retórica, hoy intentaré contestarla desde mi perspectiva personal.

Empezaré con un spoiler: creo que tengo demasiados relojes y mi plan es hacer algo al respecto.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Pienso que todos empezamos “coleccionando” sin saber muy bien que lo estamos haciendo.

Todos pensamos saber el tipo de coleccionista que somos, aunque la realidad suele sea muy distinta.

En primer lugar, los “coleccionistas” de verdad buscan aumentar siempre el tamaño de su colección, como mínimo hasta haberla completado. Desde luego no venden sus piezas tras obtenerlas. Es precisamente conseguirlas, unirlas y disfrutarlas lo que les trae más satisfacción. Por ello, creo que la mayoría de nosotros somos meros “acaparadores” de relojes, más que coleccionistas en el sentido estricto de la palabra. Pero, el término se usa para referirse a nosotros, así que lo respetaré.

En segundo lugar, muy pocos coleccionistas de relojes tienen la suficiente disciplina para limitarse a un género específico, ya sean divers, vintage, pilot, cronógrafos, relojes de micro marcas, de Rolex, o lo que sea…

En tercer lugar, e ignorando a los pocos “coleccionistas de relojes” cuya principal motivación es ostentar, creo que a la mayoría de los aficionados nos atrae la “horología” en general, aunque en distintos grados, claro está. También nos distingue que solemos llevar un reloj puesto en la muñeca. Esta no es una cuestión baladí, pues estamos en clara minoría hoy en día, ya que los dispositivos móviles o los smartwatches han ido sustituyendo a los relojes, ya sean estos mecánicos o de cuarzo.

También, el caso es que tendemos a “coleccionar” de maneras muy distintas, ya sea por falta de disciplina, cuestiones presupuestarias o porque nuestros gustos y preferencias simplemente cambian según avanza nuestra afición.

Pero bueno, una vez que acumulamos un puñado de relojes (yo diría que con tres basta) me parece que podemos considerarnos “coleccionistas” y nuestra caja pasa a ser un elemento relativamente importante en nuestras vidas. Pasamos de estar meramente interesados en los relojes a ser “aficionados” a ellos. Añadir relojes nos motiva y apasiona, pero también pasa a requerir más tiempo, dinero y espacio en la casa, por citar algunos de sus efectos adversos más obvios. Si bien esta transición nos puede traer muchísima satisfacción, en ocasiones será a costa de otras cosas en nuestras vidas, un factor que debemos saber controlar.

Pero vayamos por partes…

Mi camino en el coleccionismo empezó gradualmente.

Me gustaban los relojes desde pequeño, sin ser ese “gusto” obsesivo de ningún modo. Pero la familia sabía de ese interés, de ahí que heredase el reloj de mi abuelo cuando era muy joven y que nunca se pusiera en duda quién heredaría el reloj de mi padre cuando falleció.

  • blank
  • blank

Fuentes:
Un Reloj Heredado: El Rotary De Mi Abuelo
Un Reloj Heredado: Omega 111.024

En 1988, acabé la universidad (ingenieria aeronaútica) en el Reino Unido y me puse a trabajar en Londres. En aquella época, solía llevar un Swatch, un cronógrafo si recuerdo bien. Añadí varios Swatch más a lo largo de los años, como hacíamos muchos, es decir normalmente al pasar por el aeropuerto cuando uno se iba de viaje. Cuando se rompían, los desechábamos.

Entre 1993 y 1996 trabajé en Madrid. Recuerdo de este periodo recibir un Bvlgari Diagono de un familiar. Fue un obsequio tras hacerle un gran favor. Era un Bvlgari relativamente discreto, pero también saltaba a la vista que se trataba de una réplica. Aunque por aquel entonces no teníamos los recursos en línea para determinarlo con la rapidez y certeza que tenemos actualmente, lo delataba el tic-tac del segundero y una rueda de fecha de un tono distinto al de la esfera. Además, que era una falsificación quedó patente cuando se “despegaron” algunos de los marcadores y números arábigos “aplicados” tras sufrir una caída. Lo puse en un cajón y mucho más tarde, cuando ya sabía más de esto, lo abrí. ¡Sorpresa! Llevaba un calibre de cuarzo chino pequeñísimo (y seguramente de todavía menor valor).

Luego pasé un par de años (1997 y 1998) en Moscú por motivos de trabajo. Si bien el primero fue un buen año en el que disfruté en los mercadillos y los relojes que se veían, en el 98 el rublo sufrió una devaluación brutal y hubo un “default” de la deuda pública rusa. Resumiendo, no estaba el horno como para entretenerme con los relojes.

En el año 1999, me volvieron a destinar a Londres, aunque continué dedicado a los mercados financieros de la antigua Unión Soviética hasta el 2008.

Fue precisamente en este periodo, ya con 30 y pico de años, cuando recibí mi primer “buen reloj”, un Bvlgari Aluminium Chronographe Date que me obsequió mi exmujer.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Lo llevé muchos años y me sirvió muy bien en la “City” de Londres.

Desde el 2008 estoy “semi-retirado”. Trabajo esporádicamente, pero me dedico a lo que me gusta (como mi contribución a este sitio web). Esta circunstancia personal me ofrece mucho tiempo para los “hobbies”, que incluyen volar (tengo licencia PPL y de ultraligeros) y los relojes. También me permite dedicar tiempo a otros menesteres, como ha sido dirigir las sucesivas obras que hemos hecho en casa, tanto en Mallorca como en Londres, y montar PCs, sobre todo los refrigerados con agua.

Pero por desgracia, al finalizar el verano del 2018, me diagnosticaron un síndrome linfoproliferativo. No os preocupéis, seis meses después, tras un acertado tratamiento oncológico, estaba en remisión y sigo perfecto a día de hoy. Pero bueno, la enfermedad conllevó la pérdida temporal de mi certificación médica de vuelo. Obviamente, algo tenía que llenar ese hueco, siendo ese “algo” los relojes.

Pero antes de adentrarme en esta fase, quiero compartir que conseguí recuperar mi certificado tras el tratamiento y volví a los aires en agosto del 2019… Aquí me veis aterrizando en Son Alberti con el instructor que confirmó mi habilitación tras el periodo “sabático”.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Durante los meses del tratamiento es cuando conocí a muchos de los miembros del grupo local de aficionados aquí en Mallorca, tras una invitación de @spitfiremkii (Pere) que me permitió acudir a una de las quedadas. Me lo pasé en grande, pero no ayudó al vicio latente.

Con tanto tiempo en mis manos y añorando el vuelo, empecé a añadir piezas de aviación a lo que era entonces una pequeña colección. Estas piezas son, en general, las que me siguen apasionando y las que más me pongo.

Pero al igual que le ha pasado a muchos otros compañeros de afición, lo que empezó siendo una colección modesta en número y disciplinada en términos de temática y presupuesto, pasó a ser otra cosa.

En la actualidad tengo 40 relojes. Son demasiados por el simple hecho de que muchos de ellos apenas tienen uso. Merecen ser usados y que salgan de la caja tan poco me duele, sinceramente. También disfruto a menudo de relojes de terceros para confeccionar reseñas, limitando todavía más las veces que me pongo los propios. Por tanto, no me queda más remedio que aligerar la caja, aunque soy realista sobre el tiempo que me llevará conseguir este propósito.

Por fortuna, o desgracia en este caso, no me urge vender por motivos económicos y tampoco es que aspire a tener una “colección de sólo tres relojes”. ¡Válgame Diós! Además, no todos los relojes “cuentan”. Ese truco lo hacemos todo, ¿verdad?

Dos de ellos son los relojes heredados que ya os mostré más arriba y mi intención es conservarlos gustosamente y para siempre. Saldrán de la mini caja en la que están guardados una vez al mes para darles cuerda y asegurarme de que funcionan bien. Cuando no sea el caso, los mandaré a reparar, porque merecen llegar en buen estado a la siguiente generación.

Luego están los que he montado yo para quedarme (otros los he ensamblado por petición de compañeros, más que por encargo, ya que no monto relojes comercialmente). Entre los mismos incluyo cuatro “mods” del SKX007. Ya dediqué entradas específicas a cada uno de ellos, además de un artículo generalista sobre el fascinante mundillo de las modificaciones.

  • blank
  • blank
  • blank
  • blank

Fuentes:
SKX007 Coke Mod: Una Semana En La Muñeca
SKX007 Mod: El Diablo
SKX007 Mod: Bronce Red
SKX007 Mod: Titanium Blue

También he montado tres relojes tipo Flieger, a los que también dediqué artículos específicos (de hecho, uno de ellos es el protagonista de dos artículos porque básicamente lo reconstruí).

  • blank
  • blank
  • blank

Fuentes:
Proyecto Flieger Económico
El Disfrute De Hacerse Un Flieger
Flieger 41mm NH35 Hecho En Casa

De estos tres relojes tipo Flieger imagino que saldrá uno, aunque todavía no he decidido cuál será.

Luego hay dos relojes de los que no me puedo desprender.

Uno de ellos es el indulgente G-SHOCK “Camo”. Por un lado, siento que debo tener un G-SHOCK en la caja, incluso si considero que está fuera de la “colección” formalmente hablando. Uno de los motivos es que después de la criba que me planteo, sólo me quedará un reloj adicional de cuarzo en la colección. Sin embargo, pienso que los relojes de cuarzo son merecedores de estar en nuestras colecciones por la conveniencia y precisión que ofrecen; son relojes que siempre están listos para coger y usar.

El otro reloj “consentido” es el Saïmko, el homenaje al SEIKO Willard que también es “el reloj” del club local de aficionados, “safonagastrocrono”, del que deriva el nombre de este sitio web.

Hasta aquí llevamos dos relojes heredados, cuatro mods, dos Fliegers, un G-SHOCK y el Saïmko, o sea, 10 piezas en total. Menos mal que no cuentan… Por suerte, con la salvedad del “Camo”, son relojes con más valor emocional que económico y no me molesta mantenerlos en la colección, incluso si les voy a dar poco uso.

Más allá de estas piezas que no cuentan, mi intención es conservar un “núcleo duro” de 18 relojes. No se trata de un “límite estricto”, pero sí que creo que tener entre 16-20 relojes sería más apropiado, permitiéndome llevarlos un par de veces al mes, más o menos.

Dicho esto, no soy de los aficionados que planifican al detalle la rotación de la caja (ejem, @horology_cr), ni de los que contabiliza el uso de cada uno de sus relojes (ejem, @jorgeju). Más bien me dejo llevar por lo que me apetece cada mañana o lo que tenga planificado para el día, pudiendo perfectamente llevar más de una pieza durante el día si se me antoja. De hecho, suelo cambiar de reloj tras tomar y publicar una imagen en RRSS, por ejemplo.

En esta “nueva colección” dominará la temática de la aviación, que fue la que me llevó a coleccionar en primera instancia. Es una especie de vuelta a mis raíces. Además de los dos Fliegers (de tres que he montado) que pienso quedarme y que os mostré más arriba, habrá otros 10 relojes de este género, aunque su tipología, función y presupuesto varía mucho. Veámoslos…

  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank

Fuentes:
Reseña Stowa Flieger Bronze Vintage 40
Buyalov Bronze Type B Airship Italia
Breitling Montbrilliant Datora – Evolución Del Navitimer
Hanhart Pioneer MK I
Llegó El Airain Type 20 Re-Edition LE
SEIKO SNA411 “Flightmaster”
Longines Lindbergh Hour Angle
Presentación Habring2 Jumping Second Pilot
Sinn 104: Casi Perfecto
Glycine Airman DC-4

Por ahora, mi idea es quedarme con ocho relojes más. A todos les tengo apego, si no saldrían…

Cuatro de ellos son relojes de la marca SEIKO, dos siendo de la categoría vintage (el Pogue y el KS44) y dos tratándose de ediciones limitadas contemporáneas (el Grand Seiko SBGE249 y el Sumo SPB247J1).

  • blank
  • blank
  • blank
  • blank

Fuentes:
Reseña King Seiko 44-9990
SEIKO 6139-6005 “Pogue”: Un Reloj Vintage Para Llevar
Grand Seiko Spring Drive SBGE249
Sumo SPB247J1: 30º Aniversario De SEIKO Tailandia

Los cuatro relojes restantes tienen bastante menos en común.

Dos de ellos son relojes bastante únicos del fabricante independiente Dubey & Schadenbrand: el Classic Parade y el Index-Mobile. El primero representa una de mis opciones de “reloj de vestir”, mientras que el segundo se trata de un cronógrafo Rattrapante.

  • blank
  • blank

Fuentes:
Dubey & Schaldenbrand Classic Parade
Dubey & Schaldenbrand Index-Mobile

También está mi pieza de “haute horlogerie”, el Glashütte Original PanoMaticLunar, que es obviamente la otra opción si tengo que ponerme elegante.

Por último, está el Racing One de la marca mallorquina Tempore Lux. Al igual que pasa con el Saïmko, se trata de un reloj “autóctono” y por tanto ocupa un sitio muy especial en el seno de la colección.

Bueno, hasta aquí llega mi narración, en la que he intentado explicar mi viaje de coleccionista y su siguiente destino. Supone que voy a vender bastantes relojes (unos 12 calculo), pero sobre ellos prefiero no comentar. En primer lugar, porque este sitio web no es un boletín de anuncios. En segundo lugar, porque si miráis el archivo de mis artículos, podréis deducir fácilmente a cuáles de ellos les voy a dar salida.

Me quedaré con 28 relojes, una cifra que todavía pienso es excesiva, incluso tras hacer malabarismos con “los que no cuentan”… Pero también creo que es un objetivo realista que podré alcanzar.

Quiero acabar con algunas preguntas… Por ejemplo, ¿cuál consideráis es el tamaño ideal de una colección? ¿Coleccionáis un tipo de relojes en concreto, o sois generalistas? ¿Unifica algo los relojes que tenéis? Ya sabéis, comentad libremente.

13 comentarios en «¿Cuántos Son Demasiados Relojes?»

  1. Gracias Adam compartir con todos cosas tan personales como el desarrollo profesional de tu vida para dar más sentido a tu artículo y reflexiones.
    Yo creo que el tiempo te hace cambiar mucho de opinión en cuanto gustos, cantidad de relojes, etc. Mi caja sobre todo acapara relojes soviéticos porque me encanta su historia. Además al haber desapareció la URSS y con ella muchas de las fábricas estamos acotando a 60 años más o menos el periodo de estos relojes. Otra cosa que disfruto son con las búsquedas de modelos concretos que son difíciles de encontrar, a veces de varios años de búsquedas en la red.
    También tengo relojes en la caja no soviéticos que me gustan y me daría pena desprenderme de ellos pero que apenas uso. Por ejemplo, me compré de segunda zarpa un bronce solo por el mero hecho de tener un bronce.
    También tengo relojes heredados que por supuesto nunca saldrán de la caja.
    Yo tengo dos hijos, todavía no muy mayores y pasan totalmente de los relojes. Si más adelante no veo que tengan interés por ello y yo me haga mayor, uno de mis hobbies de jubilado será vender todos mis relojes aunque me de mucha pena :). Me encantaría que todos mis soviéticos los disfruten gente que los aprecie y no meros especuladores de relojes.

  2. Gracias Adam por compartir un artículo y con elementos personales de un aficionado a los relojes que ha puesto mucho esfuerzo y tiempo para su web y su afición.
    He disfrutado mucho al leerlo, me alegra que tu situación de salud esté mejor.

    Soy un gran admirador de tus piezas, el tema de la cantidad adecuada de relojes siempre dará para un buen debate ,porque simplemente tendrá diferentes puntos de vista muy personales

    En lo particular, la cantidad de relojes que deseo para mi colección está totalmente relacionada a los escenarios sociales en los que me muevo, y con esto me refiero a que busco tener siempre 2 o 3 opciones para elegir en cada uno de ellos . Que son escenarios sociales ?…, Reuniones familiares, reuniones de trabajo, cócteles, salidas con amigos, con mi esposa, recreación al aire libre, cuando es una ocasión elegante, un funeral, una fiesta, y sobretodo algo muy importante para mi…, y es que siempre elijo mi reloj acorde al atuendo que llevare puesto y como cada uno de esos escenarios sociales me hacen tener diferentes atuendos, por esa razón he descubierto que alrededor de 20 a 25 relojes, son los adecuados para tenerlos cubiertos. Así es como elijo mi cantidad adecuada. Actualmente tengo 17.

    Soy algo Psico-rígido con el tema de que cada ocasión lleva su reloj.

    Finalmente para mi un reloj es un accesorio, uno muy importante en la vestimenta de un hombre, solo que aprendí a entender que este accesorio puede tener un gran significado, ya sea por una carga emocional familiar, o por su historia, o lo icónico o por su relación con algún momento personal. O simplemente por que nos gusta mucho.

  3. Fascinante historia de lo que te gustaria hacer, ojala lo consigas, pero sabes que siempre saldra algun reloj de fuera la tematica que picaras …
    Como bien me nombras, yo me marque un objetivo numerico de relojes basados en uso real de un año de todos ellos para evitar seguir haciendome las preguntas que planteas, pero del mismo modo que añades relojes que “no cuentan” me estoy planteando un segundo numero paralelo de relojes que hara no cumpla lo inicialmente planteado.

    Asi que respondere a una de tus preguntas sobre el tamaño idoneo … algunos relojes son para llevar, otros para admirar y otros porque si … pero realmente el numero adecuado siempre que no apriete la economia son los que te permita la mujer tener sin que te pegue la bronca xD y si eso pasa esta el truco de tener casi todos de una misma marca, en mi caso Seiko, como se parecen entre ellos, me dejan mas en paz al no saber el numero que tengo. Pero lo dicho el limite lo suelen marcar ellas

    1. Jorge, habría que recopilar todas las excusas que se ponen para camuflar relojes en casa jajaja.
      En mi caso.
      Cuando ne dicen: y ese reloj? No lo había visto. Es nuevo?
      Yo: que vaaaa. Lo tengo desde hace años. Lo que pasa es que lo uso poco 😀

      También tengo que decir que nunca me han dicho nada en casa por tener esta afición. También me muevo en relojes económicos

  4. Que buenas reflexiones!,
    Como aficionado con escasos conocimientos del tema, he ido acumulando en el tiempo unos 20 aproximadamente ( en serio, no los he contado) y del inicio tengo unos cuantos cuarzos de buenas marcas. Al adquirir un poco más de conocimiento, solo he dado entrada a mecánicos. En épocas intento tener en marcha todos pero un olvido de una noche hace que mueran la mayoría. Soy también de los que combinan con la ocasión o atuendo, y dado que por trabajo y aficiones cambio mucho, me lo paso pipa.
    Trabajo de médico lo que significa que los días que opero tienen que tener correa metálica para evitar manchas, en consulta combinar con el traje, escalando o corriendo un cuarzo indestructible y en el coche clásico un Crono Racing “vintage”. Me he aficionado a las micromarcas ya que me permiten jugar con presupuestos muy bajos y he renunciado a los homogéneos/copia/falsificación luego de leer un artículo muy bien razonando. (Y en la moto, por supuesto un titanio)

  5. Toc-toc, ¿es aquí la reunión de la terapia de aficionados/coleccionistas de relojes? Jajaja. Muy buen artículo, siempre es interesante conocer las andanzas de los compañeros de aficón y ver que uno no está solo en este mundillo de locura. En mi caso, como muchos, empecé coleccionando Seikos automáticos económicos, de la serie 5 Sports, pero todo cambió al adquirir el primer reloj “serio”, un Sumo SDBC001. A partir de ahí fui dando bandazos, comprando y vendiendo muchos relojes. He pasado por muchas fases: centrarme solo en relojes de buceo, otra fase en la que solo compraba relojes japoneses (Seiko, Citizen y Orient), después otra fase en la que vendí todos mis japoneses y me centré en suizos (mi primer suizo fue un Longines Hydroconquest azul), después me dio por vender la mayoría de relojes de buceo y tener una colección más variada (lo cual me llevó a tener relojes que apenas usaba por aquello de “hay que tener un reloj de cada estilo”), etc, etc.

    Creo que la vez que acumulé más relojes llegué a 20, y la verdad es que se llegó a convertir en una especie de obsesión, planificando el uso que iba a dar a cada reloj, lo cual me llevaba en ocasiones a ponerme relojes que no me apetecían simplemente porque así lo habría programado. También me ocurrió que los relojes que menos uso daba los terminaba vendiendo porque no soportaba tener relojes más de una semana o dos sin usar en la caja, lo que me llevó a vender relojes de los que ahora me arrepiento de haberlo hecho (Alpina Seastrong Diver Heritage, Glycine Airman Purist, Oris Aquis, Seiko MM300 SBDX017, Seiko Sumo SBDC001, Seiko 5 Sports Piston, que fue mi primer reloj automático, Certina DS PH200, etc). Otra cosa que me ha pasado es vender y comprar el mismo reloj varias veces, como una relación de amor/odio con algunos relojes.

    Ahora todo eso ha pasado ya, estoy en una fase mucho más tranquila, no le doy tanta importancia a todas esas cosas, me pongo el reloj que me apetece en cada momento sin ningún tipo de programa o remordimiento por no usar a algunos en un tiempo. Actualmente me he quedado en unos 9 relojes, de los cuales uso 4-5 de manera más habitual y los disfruto mucho. Además, desde que en diciembre d e2021 hice la última “limpia” y con el dinero en enero de 2022 me compré un TAG Heuer Carrera Day-Date azul (de los nuevos de tres agujas) no tengo ningún reloj en concreto en perspectiva y eso me da mucha tranquilidad en ese sentido. Obviamente me gustan muchos relojes, pero ninguno destaca tanto como para lanzarme obsesivamente a por él. Además, la mayoría de los que he conservado tienen algún tipo de significado especial, así que ni se me ocurre venderlos.

    En fin, gracias por la terapia. 😉

  6. Hola, me llamo Miguel y soy adicto a los relojes… Empecé con esto creo que como todo el mundo: empiezas a mirar foros, a influenciarte de ellos y adquirir relojes que a todos nos gustan y llegué a tener bastantes más de los que realmente usaba, por eso muchos salieron. Un buen día focalicé mi afición hacia los relojes soviéticos. Creo que hice una buena colección, disfruté de ellos y escribí sobre ellos en foros de diferentes sitios y artículos que con el tiempo y casi sin buscarlo se convirtieron en referencia. ¿Pero que ocurre cuando ya has exprimido tu colección en todos los sentidos? ¿Cuándo no tienes a ningún pupilo a quien legarla? Pues que también salieron, afortunadamente ahora está repartida en manos de muy buenos aficionados que la aprecian. Hace ya tres años que estoy centrado exclusivamente en los relojes de bolsillo, también escribo sobre ellos, los utilizo y gracias a ellos he conocido gente afín a esta nueva faceta. ¿Me ocurrirá lo mismo que con los relojes soviéticos? Os aseguro que el ser “coleccionista” no condiciona en gran medida este vaivén de entradas y salidas, este “encontrar uno y ya buscar el siguiente”, es más si se focaliza en una colección creo que la enfermedad crece en desmedida… Así que ten cuidado Adam, que con el tema de “relojes de piloto” no acrecientes tu ya más que notable enfermedad…

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

blank