SEIKO 6139-6005 “Pogue”: Un Reloj Vintage Para Llevar

@aviationwatchcollector

Hoy os presento otro reloj vintage de mi colección, un SEIKO 6139-6005 “Pogue” con esfera azul. Es de 1978, el que fuera su último año de producción.

El reloj no lo busqué, se podría hasta decir que me buscó a mí.

En junio del año pasado, según se levantaban las restricciones de movilidad tras el primer confinamiento por la pandemia, tuvimos la oportunidad de organizar una pequeña reunión del grupo local de aficionados. El compañero @jeroni0 acababa de repasar este reloj para que lo pusiese en venta un tercero, pero lo trajo a la cita para que lo viéramos. Inevitablemente se vino a casa…

Aparte de bonito, fiable y cómodo, el “Pogue” es un reloj emblemático.

Como muchos ya sabréis, el SEIKO 6139-600X tiene el honor de ser el primer cronógrafo automático que se comercializó, tras una disputa feroz con el conocido Zenith El Primero y el consorcio Chronomatic (de Heuer, Breitling, Gérald Dubois Dépraz & Co y Büren Watch Co. SA). Sobre esta interesantísima disputa ya se han vertido ríos de tinta, pero tranquilos, en el artículo de hoy no pretendo repetir material extensamente cubierto en safonagastrocrono.club y en la web.

También es un reloj que jugó un papel, a menudo desconocido, el el segmento de los Racing Watches. Sobre ello escribió @javierreloj en la entrada Racing Watches: SEIKO & François Cevert.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/racing-watches-9-seiko-francois-cevert/

Y cómo no, el “Pogue” fue el primer cronógrafo automático en ir al espacio. Esto no se supo hasta el 2008, cuando el coronel William Pogue, ex piloto y astronauta miembro de la Misión Espacial Skylab-4 de 1973, sacó su reloj a la venta. En esta misión usó la distintiva versión con dial amarillo del SEIKO 6139 junto con su Omega Speedmaster de dotación. A pesar de no contar con autorización de la NASA, llevó su SEIKO tras haber entrenado con él. Sobre este aventura escribió un entretenido relato nuestro compañero @spitfiremkii: El Polizón.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/relojes-de-piloto-la-historia/

Veamos una primera estampa del reloj, tomada la mañana tras la adquisición.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Como se aprecia en la imagen, el reloj se conserva muy bien.

Su originalidad está certificada por expertos (entre ellos nuestro compañero @jeroni0). Lleva un cristal de repuesto, que permite apreciar el muy buen estado de la esfera, las agujas y el lumen, todos ellos originales.

La originalidad es una cuestión absolutamente clave cuando estamos tratando con relojes de este tipo. Si os interesa uno, por favor sed precavidos. Hay muchos “fakes” y muchísimos más “frankens”: estos últimos, relojes reparados sin consideración alguna por la originalidad. Como yo soy totalmente neófito en la materia, a la hora de adquirirlo confíe en un experto para que me guiase. Obviamente os recomiendo hacer lo mismo si pretendéis adquirir un ejemplar.

Para empezar, es absolutamente esencial que os preparéis investigando por vuestra cuenta. Por suerte, existen muchos recursos online para guiaros, de entre los que destacaría la maravillosa guia publicada por The Sping Bar para coleccionistas de los 6139-600X. Dicho esto, no lo cubre todo y a menudo es necesaria la opinión de un experto para detectar pequeños pero importantes detalles que determinan si los componentes del reloj son originales. Por poner un ejemplo, la forma que tiene el alto de la primera letra “A” en la impresión “JAPAN” se usa para determinar si los diales son auténticos y proceden de la la planta de Suwa. Otros detalles importantes son las impresiones en la esfera, que varían según el modelo de 600X del que se trate y el año de su fabricación.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La originalidad del bisel de mi ejemplar no se puede determinar con certeza, ya que existen versiones “aftermarket” idénticos al original.

El brazalete original también lo conservo, aunque tiene evidentes señales de uso y no lo utilizo para no deteriorarlo más.

Es un brazalete simple y ligero de estilo “H-Link”. Los terminales son estampados (“chapitas”, vaya). El cierre también es estampado. Por lo general es típico de la época en que fue fabricacdo, aunque destaca la facilidad de ajuste de tamaño. En vez de los pasadores a presión, este brazalete emplea unas barras que se deslizan y bloquean. Se desbloquean empleando el puntero del “spring bar tool” en los puntos indicados en la parte inferior de los eslabones ajustables.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Aunque muchos prefieren la estética del “Pogue” con su brazalete original, yo no soy uno de ellos. Al contrario, creo que al reloj le sientan mucho mejor todo tipo de correas de cuero, preferiblemente las de estética “Racing”. El reloj tiene 19 mm entre asas, por lo que es algo más difícil de lo habitual encontrar correas para vestirlo, pero no es una misión imposible. En el siguiente carrusel lo podéis ver adornado con tres de ellas: una azul con pespuntes blancos, una marrón que combina la estética vintage con la de “Racing” y una de cuero brillante negro, que es con la que llegó el reloj (más el brazalete aparte).

La caja de este ejemplar está en excelente estado dada la considerable edad que tiene el reloj. Dicho esto, sería posible retornarla al esplendor de hace 43 años si así lo desease.

Existe un estudio especializado en la restauración (con micro soldaduras) y el pulido de cajas de SEIKO vintage, además de relojes de las líneas Grand Seiko y King Seiko de la marca nipona. Tiene su base en Polonia y se llama Lapinist Watch Restoration. Su única misión es devolverle el lustre a estos preciosos y apreciados relojes. Liderado por el maestro Kamil Dunkowski, ofrece el famoso pulido Zaratsu empleado por SEIKO. Podéis encontrar muestras de su increíble trabajo en sus páginas de Instagram y de Facebook. En estos casos, una imagen vale más que mil palabras.

blank
Fuente: https://www.facebook.com/Lapinist/photos/551708302068699

A título personal me gusta que los relojes vintage de mi colección parezcan nuevos. Ya sé que esto puede incomodar a muchos, pero sobre gustos no hay nada escrito… Por ahora, restaurar la caja de este reloj me ha tentado, aunque también es cierto que no he sentido la necesidad y creo que de hacerlo me preocuparía después llevarlo, principalmente por temor a causarle algún daño.

Otro aspecto relevante es que recientemente se partió la tija del reloj. Ya ha sido sustituida por un conjunto original en estado “NOS” (inventario antiguo sin uso) de tija, corona, muelle y piñón. Debo destacar que obtener piezas originales para relojes de este tipo es complicado, además de caro. Sólo este conjunto costó alrededor de $100 (€84) con envío. Hay tijas y coronas “aftermarket” que son mucho más asequibles, pero este componente desempeña una labor muy importante en el cambio de fecha y día, por lo que consideré que mi reloj merecía lo mejor.

Bueno, una vez introducido el modelo, su historia y el estado de este ejemplar, pasemos a verlo en detalle.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La caja tipo cojín del “Pogue” es uno de sus elementos más representativos. Mide aproximadamente 40 mm de ancho con la corona insertada. Su longitud (“lug-to-lug”) es de 46,5 mm. Entre asas encontramos una dimensión no estándar de 19 mm, como ya cité más arriba. Cuenta con aproximadamente 11 mm de grosor, incluyendo el cristal plano biselado. Sinceramente, creo que el reloj tiene unas dimensiones absolutamente perfectas para que lo pueda llevar cualquiera. Sin duda alguna es uno de sus mejores atributos.

Destacable de la caja son sus cortas asas. La parte superior de las mismas es muy angulada, creando un bello encuentro con los laterales curvos. El único facetado de la caja apenas es apreciable. Tiene una franja pulida que recorre la parte inferior de los laterales hasta los terminales de las asas. El conjunto es sinónimo de “herramienta”.

A priori, la parte superior del reloj está íntegramente cepillada, mientras que los laterales y la parte superior de las asas tienen un acabado pulido. El borde del bisel también está pulido. Evidentemente con los años las zonas pulidas ya no lucen tanto como antes y es difícil distinguir el acabado de las distintas zonas.

Podéis ver algunos de estos detalles a continuación. En una de las imágenes se puede apreciar la reluciente corona nueva.

La trasera atornillada es bastante abombada. Esto permite que los esculpidos tubos de los pulsadores del cronógrafo no molesten. Pasa igual con la fina corona, que se inserta en un recoveco muy bien pensado. Una vez insertada, apenas se nota su presencia. Sigue siendo manipulable por la parte inferior de la caja, permitiendo mover el bisel interno. Pulsándola se cambia el día y la fecha, una característica que seguramente confundirá a neófitos (más abajo explico su funcionamiento).

A pesar de lo mucho que sobresale la parte central de la trasera, en mi opinión el equilibrio del reloj puesto en la muñeca es excepcional. La parte plana central de la trasera parece tener el tamaño ideal para que el reloj no sea nada cabezón, asentándose por ello perfectamente sobre la muñeca.

Mi ejemplar lleva una trasera con un grabado personalizado. El reloj (fabricado en1978 según su número de serie) parece haber sido un regalo recibido por “E.D.P.” en algún momento de 1979. Por los grabados “LONG LINES” y “35 YEARS” que vemos infiero que conmemora 35 años de trabajo en las líneas de larga distancia usadas por las compañías de telecomunicaciones (cables intercontinentales submarinos que hoy en día se han convertido en una red global de fibra).

La trasera también muestra la leyenda “Water Resistant”, que en este caso significa 70 m de resistencia al agua. Dicho esto, al ser un reloj vintage se debe asumir que su hermeticidad es inexistente, incluso en este caso cuando sé a ciencia cierta que el reloj ha sido bien revisado y sellado. La referencia al modelo, en este caso el 6139-6005, está grabada en la trasera. También vemos los grabados “STAINLESS STEEL”, “JAPAN” y la del logotipo de la fábrica de Suwa.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Este ejemplar, del último año de producción de esta referencia, lleva la tercera versión de la esfera de los “Pogue”, que se empezó a emplear a partir de finales de 1972. Por ello, no lleva las impresiones a las 9 h que habían sido utilizadas previamente: “Water 70M Proof” inicialmente y “Water 70M Resistant” algo más tarde.

Bajo el logo aplicado de SEIKO a las 12 h vemos la impresión “AUTOMATIC”. Esto delata que es una versión no doméstica, ya que los modelos “JDM” o “Japanese Domestic Market” llevaban la impresión “CHRONOGRAPH AUTOMATIC”. También se observa la impresión “17J” y el logo de la fábrica de Suwa justo sobre la subesfera de las 6 h. Los 17 rubíes del calibre también confirman que equipa la versión para los mercados de exportación. Estos dos últimos detalles también sirven para certificar la autenticidad del dial, al igual que lo hace la pequeña “T” tras la impresión que certifica el tipo de dial que se emplea y que encontramos en la parte inferior de la esfera. En este caso reza “JAPAN 6135” en un lado y “-6009T” en el otro.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Las agujas de las horas y los minutos son sencillas con algo de luminiscencia. Contrastan con la trotadora central del cronógrafo de color rojo brillante. La aguja del totalizador de minutos también es de color roja, en forma de lágrima.

Los marcadores de hora son aplicados e incorporan material luminiscente. El de las 12 h es doble y el de las 3 h es sustituido por la ventana enmarcada de día/fecha.

El material luminiscente de esta pieza es original. Por ello no debe sorprenderos que ya no brilla en la oscuridad. Cuando está muy, muy cargado, por ejemplo tras estar en el exterior, lo intenta, pero el brillo es muy apagado y apenas dura unos segundos. De lo contrario os mostraría una imagen.

La nítida y llamativa esfera está coronada por un cristal mineral plano y biselado. Es un cristal típico de la época, recordando el que llevaba el Willard (el SEIKO 6105-8110) original.

Otros aspecto muy distintivo del reloj es su bisel taquimétrico tipo “Pepsi”. Es estrecho, fijo e incluye un insert de aluminio brillante. Obviamente tiende a dañarse con el uso, pero es fácilmente reemplazable si queréis lucir uno nuevo (conservando el original, por supuesto). El reloj adicionalmente cuenta con un bisel interno rotativo, manipulado a través de la corona en su posición insertada. Esto permite cronometrar o calcular una cuenta atrás. La combinación de ambos biseles tiene el efecto visual de empequeñecer el reloj una vez puesto.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El reloj equipa un calibre SEIKO 6139B (hasta algún momento de 1971 se utilizó la versión 6139A).

Se trata de un calibre cronógráfico automático integrado, no modular. Por ello es muy compacto. Cuenta con embrague vertical y rueda de pilares, aunque carece de remonte manual. Equipa 17 o 21 rubíes, dependiendo del mercado al que fue destinado (las versiones con 21 rubíes se dedicaron al mercado doméstico japonés). El calibre oscila a 21.600 vph (3 Hz) y ofrece 45 horas de reserva de marcha con carga completa.

Operar el calibre es muy sencillo. La corona se saca para ajustar la hora. Insertada se utiliza para girar el bisel interno. En la posición insertada, la corona se puede pulsar ligeramente para avanzar la fecha y más profundamente para cambia tanto el día como la fecha. Lo aconsejable, por tanto, es ajustar el día y a continuación la fecha con pulsaciones menos efusivas. El anillo del día de la semana en este caso está en doble lengua (español e inglés). Los pulsadores del cronómetro tienen una funcionalidad típica. El de las 2 h sirve para iniciar/parar/reiniciar el cronómetro mientras que el de las 4 h lo resetea.

El reloj carece de segundero permanente. La única subesfera a las 6 h muestra el totalizador del cronómetro de 30 minutos.

Fuente: http://www.ranfft.de/cgi-bin/bidfun-db.cgi?10&ranfft&&2uswk&Seiko_6139B

Como he comentado más arriba, el reloj tiene unas dimensiones perfectas y se lleva muy cómodamente. En el siguiente carrusel lo podéis ver puesto en mi muñeca de 17,5 cm de circunferencia. Incluyo ejemplos con las tres correas de cuero que le he puesto hasta ahora. Creo que su reducida longitud (de 46,5 mm) permitirá que se lleve perfectamente en muñecas considerablemente más pequeñas.

Me cuesta resumir mis impresiones sobre este reloj. Quizás se deba a que llegó de sorpresa, sin buscarlo, por lo que sigo haciéndome a él. Todavía lo disfruto como si fuera el primer día que lo tengo. Por si no ha quedado claro, esto pretende ser un gran halago.

El reloj tiene mucha presencia en la muñeca gracias a la llamativa esfera y el bisel “Pepsi”, además de la forma de la caja tan distintiva. Se podría argumentar que la versión con la esfera amarilla es todavía más llamativa, mientras que la versión con la esfera gris quizás sea la más impactante, principalmente por lo escasa que es.

Creo que es un reloj muy atractivo. Aúna historia con un gran “look” deportivo. Además, es liviano, ofrece un gran equilibrio puesto, es cómodo, funcional y de fácil operación. Se puede llevar dónde sea y cuándo sea. La verdad, no se puede pedir más de un reloj.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

ENTRADAS RELACIONADAS

3 comentarios sobre «SEIKO 6139-6005 “Pogue”: Un Reloj Vintage Para Llevar»

  1. Estupendo artículo y un gran reloj para tener en la caja.
    Gracias Adam por tu enlace a racing watches.

    1. Gracias Javier. Un placer enlazar. Ya tenemos un volumen importante de contenido y hay que aprovecharlo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.