Zenith El Primero

@munich_watch_lover

Nota del editor:

Esta entrada es una versión editada, ampliada y traducida de contenido publicado por primera vez el 08/11/2020 en Instagram.
La preparación de esta entrada no hubiese sido posible sin la gran ayuda de @juwelier_hilscher, @admin y @aviationwatchcollector.

Fundada en 1865 en LeLocle por Georges Favre-Jacot, Zenith nació con el entusiasmo de crear los mejores y más precisos relojes. A Favre-Jacot se le considera en Suiza un pionero de la manufacturación relojera “integrada”, donde se fabricaban todas los componentes posibles del reloj. Este proceso es muy parecido a lo que conocemos hoy en día e imitó el modelo implantado de fabricación integral y automatizado de las fábricas norteamericanas de relojes en el s. XIX, como se explica en esta entrada.

Fuente: https://www.zenith-watches.com/es_es/brand/heritage

Durante sus primeros 40 años de historia, la fábrica vio un gran crecimiento debido principalmente a la exportación de relojes a Rusia, Turquía y en menor medida a los Estados Unidos de América, bajo la marca “Billodes“. En su afán por crear un reloj de máxima calidad, Favre-Jacot desarrolló el calibre Zenith, que en su versión cronometro logró ganar el Grand Prix durante la Exposición Universal de Paris en 1900 y el concurso de cronometría de Neuchatel en 1903.

Fuente: http://forumamontres.forumactif.com/t214108-15-ans-pour-en-arriver-la-4-seasons-of-mucha-in-zenith-watches

En 1911 y en contra de la voluntad de Favre-Jacot, el consejo de administración de la empresa adoptó el nombre de su producto estrella “Zenith” como nuevo nombre corporativo. Con ello nació “Fabriques des Montres Zenith SA”.

Fuente: https://sites.google.com/site/zenithistoric/zenith-et-la-chronometrie-1

El siguiente reloj “estrella” en la historia de Zenith, además de ser un hito importantísimo en la historia de los relojes de piloto, es el que llevó Louis Blériot. La marca Zenith orgullosamente dedica una página completa a este reloj en su web, más de 100 años tras la hazaña del francés, cuando consiguió cruzar el Canal de la Mancha en avión por primera vez. Blériot habló públicamente y muy bien de su experiencia con el reloj de la marca:

“I am very satisfied with the Zenith watch, which I usually use, and I cannot recommend it too highly to people who are looking for precision.”

Esta publicidad impulsó a Zenith en el campo de los relojes de piloto y el de los instrumentos de cabina. Estos últimos, a su vez, empezaron a influir en el diseño de sus relojes, en un perfecto bucle de retro alimentación. Del reloj que acompañó a Blériot en su gesta derivó el Zenith Special de 1916, que muestro a continuación.

Fuentes:
https://www.zenith-watches.com/en_us/brand/heritage-louis-bleriot
https://static.watchtime.net/magazine-de/wp-content/uploads/2015/04/14161825/zenith-fliegerarmbanduhr-1916-213×320.jpg

Es destacable que el Zenith Special, también conocido como “Type 20”, sea el primer reloj de piloto donde se vio una gran corona tipo “cebolla”, un dial negro esmaltado y grandes números arábigos. Es decir, la esfera ofrecía un gran contraste para su fácil lectura y la corona estaba pensada para su manipulación con guantes puestos.

Otro momento clave en la historia de la marca y que me gustaría destacar fue el lanzamiento del calibre 135 en 1948. El calibre 135 se lanzó para competir en las pruebas de precisión del Observatorio de Neuchâtel, obteniendo cinco premios consecutivos entre 1950 y 1954. Este calibre incluyó varias características técnicas innovadoras y en total el movimiento obtuvo alrededor de 200 honores, dos tercios de los cuales fueron primeros premios.

Fuente: https://monochrome-watches.com/case-study-chronometer-zenith-calibre-135/
Fuente: https://www.watchuseek.com/threads/zenith-chronometre-caliber-135-first-series-zenith-caliber-135-overview.859709/

Como curiosidad citaré que el calibre 135 dio lugar a uno de los mejores calibres desarrollados en la Unión Soviética, que se analizó en profundidad en la entrada Vostok Precision. Desafortunadamente, se desconocen casi por completo los detalles de lo que podría denominarse “affaire” Zenith. Mientras que algunos alegan que los soviéticos meramente copiaron el calibre, en muchas ocasiones los soviéticos pagaron por los derechos de patentes occidentales. Un misterio por resolver…

En 1962, Zenith comenzó a desarrollar el que debía ser el primer cronógrafo automático en la historia de la relojería, en una carrera contra el consorcio Chronomatic (que incluía a Heuer, Breitling, Hamilton, Büren y Gérald Dubois Dépraz & Co.) y sin saberlo nadie SEIKO. Sobre la cuestión de cuál fue verdaderamente el primer reloj cronógrafo automático se han vertido ríos de tinta, pero de manera muy resumida puedo citar como fueron los acontecimientos.

Zenith presentó su primer prototipo el 10 de enero de 1969, denominado “El Primero”. Sin embargo, el consorcio de competidores suizos presentó numerosos prototipos de su “calibre 11” en el certamen de Basilea tres meses más tarde. Aun así, la marca que sacó el primer reloj de estas características al mercado fue SEIKO, desarrollándolo de un modo totalmente secreto y asombrando al mundo entero con su lanzamiento.

Fuente: https://www.watchtime.com/featured/chronomania-the-50-year-history-of-the-automatic-chronograph/

Como ya he advertido anteriormente, sobre estos hechos se han escrito muchísimos artículos de opinión e investigación. En safonagastrocrono.club también encontraréis material sobre el asunto: en Relojes De Piloto: La Historia e Introducción: Los Cronógrafos se presentó esta historia en términos generales, en Racing Watches: Autavia Drivers se examinó el papel del consorcio Chronomatic y en el relato El Polizón se rindieron honores al SEIKO 6139.

En comparación con sus competidores, el Zenith “El Primero” tenía características de diseño y constructivas que lo diferenciaban: era el primer cronógrafo automático de alta frecuencia (36.000 vibraciones por hora) totalmente integrado, era capaz de medir 1/10 de segundo, equipaba un segundero permanente y sólo tenía 6,5 mm de grosor, más delgado incluso que los cronógrafos de cuerda manual de la época.

Fuente: https://quillandpad.com/2018/09/26/exceptional-movements-in-history-zenith-el-primero/

Desafortunadamente, la crisis del cuarzo estaba a las puertas y en 1976, tras perder gran parte de la confianza en el futuro de la relojería mecánica, Zenith resolvió que las herramientas necesarias para fabricar este costoso movimiento tenían que venderse.

Afortunadamente, un relojero de la marca llamado Charles Vermot decidió ocultar todas las herramientas y los planos de fabricación necesarios para la creación del movimiento detrás de una pared secreta en el ático de uno de los edificios de Zenith. No es de extrañar pues que tantos años después, por motivos que veremos a continuación, Zenith le rinda el honor que merece a este valiente, aunque rebelde, empleado.

Fuente: https://www.europastar.com/time-keeper/1004090631-the-watchmaker-who-saved-zenith-from-oblivion.html

Avancemos rápidamente hasta principios de la década de 1980. Todo ocurrió cuando surgió la idea y el encargo de reiniciar la producción del calibre “El Primero” por parte de Zenith para que Rolex pudiera incorporar un movimiento de cronógrafo automático en la actualización de su modelo “Daytona”. Gracias a la audaz maniobra de Charles Vermot, Zenith estaba en condiciones de asumir el compromiso y comenzar una vez más la producción de este legendario calibre.

En la siguiente imagen vemos un ejemplar del Rolex Cosmograph Daytona con la referencia 16520, que estuvo en producción entre 1988 y el año 2000. Esta referencia se presentó en una nueva caja de mayor diámetro (40 mm) con cristal de zafiro, ofreciendo una resistencia al agua d 100 m. Lo impulsaba un calibre bastante modificado pero basado en el “El Primero” de Zenith. A partir del año 2000, con el lanzamiento del Daytona 116520, Rolex ya introdujo un calibre de manufactura (el 4130) en su línea de cronógrafos.

Fuente: https://www.hodinkee.com/articles/a-vintage-watch-nerds-critical-dissection-of-the-rolex-daytona-past-to-present-part-1-3

50 años después, el calibre “El Primero” todavía impulsa los cronógrafos de Zenith. Estos se siguen ofreciendo con el diseño de su esfera original y con contadores tricolores: gris claro para los segundos, azul para los minutos y antracita para las horas.

En el siguiente carrusel muestro imágenes detalladas del Chronomaster El Primero con la referencia 03.2040.400/69.C494.

Este modelo tiene 42 mm de diámetro y ofrece una resistencia al agua de 100 m. Equipa el calibre “El Primero” con 326 componentes, 31 rubíes y una frecuencia de 5 Hz (36.000 vph). Tiene aguja central del cronógrafo, contador de 12 horas a las 6 h y contador de 30 minutos a las 3 h. Cuenta con indicación central de horas y minutos, segundero pequeño a las 9 h, escala taquimétrica en un bisel interno e indicación de la fecha a las 6 h. El calibre ofrece una reserva de marcha de 50 horas.

Fuente: Zenith, dominio público.

Habiendo resistido la prueba del tiempo, “El Primero” sigue siendo el movimiento de cronógrafo automático más famoso del mundo y para muchos entusiastas de los relojes es y siempre será “el primero”.

ENTRADAS RELACIONADAS

Un comentario sobre «Zenith El Primero»

  1. Muchas gracias por el artículo. Zenith tiene relojes preciosos que “adoptaría” sin dudarlo.

    “El primero”, como su nombre no deja de recordarnos, evidentemente forma parte de la triada que se disputa el honor de ser el primer crono automático.

    No podemos negarle que fue “El primero” en anunciarse y “El primero” en AUTOadjudicarse este honor.
    De todos modos la controversia esta servida, ya que a pesar del nombre, EL PRIMERO en comercializarse (Japón) fue el SEIKO 6139 (mayo 1969), que además fue EL PRIMERO automático en ir al espacio.

    Pero al menos el Zenith siempre tendrá el nombre y unos atrayentes diseños.

    Muchas gracias otra vez y por favor continuad con vuestro magnífico trabajo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.