Waltham Vanguard 23 Jewels

@admin

Hola amigos de los relojes ferroviarios.

En esta entrada voy a intentar introducir (paralelamente a la presentación del reloj) el nuevo método de fabricación y producción de relojes (genuinamente norteamericano) que revolucionó el mundo de la horología en su momento. Por otro lado, el reloj a presentar se trata del “Waltham Vanguard”, modelo 1892, en su grado más alto; una verdadera maravilla y puedo decir sin ambages que entraría en una lista de los cinco mejores relojes ferroviarios.

Sin duda alguna “The American Waltham Watch Factory “ fue una de las grandes impulsoras de la naciente industria relojera de su país. Ubicada en Waltham, Massachusetts, y creada el 1854, fue la primera fábrica que aglutinó toda la producción de todos los elementos necesarios para construir un reloj. En 1890 ya tenía una plantilla de unas 3.000 personas trabajando que producían más de 2.000 calibres al día. Este sistema de producción se basó en dos pilares: la de crear movimientos cuyas partes fuesen intercambiables entre si (lo que abarataba los costes de producción) y la gran innovación del momento, la automatización de la propia producción. Los ingenieros de la Waltham crearon máquinas específicas para automatizar y así acelerar el proceso de construcción de las partes de los relojes. Quien desee ampliar sobre este tema puede consultar este libro que encontré en la “Open library” publicado en 1896 “The evolution of automatic machinery as applied to the manufacture of watches at Waltham, Mass”.

En esta imagen podemos apreciar el interior una de las salas de producción de la Waltham.

No debemos olvidar en ningún caso que esta necesidad de automatizar la producción para aumentar el número de relojes, vino dada por el incremento exponencial del ferrocarril, lo que se tradujo en un gran periodo de bonanza económica. Un reloj era un artículo de lujo, pero también una herramienta de trabajo.

También es importante subrayar que el aumento de la producción de relojes no vio mermada su calidad constructiva, ni la belleza de los calibres (consecuencia de los fuertes estándares que exigía la corporación del ferrocarril para que fuesen aprobados para su uso), y que ya vimos anteriormente en otras entregas.

Para quien desee conocer un poco más la historia de la “Waltham Watch Co.” puede visitar este conciso y claro resumen de la misma.

Este logro por parte de Waltham, constituye uno de los grandes hitos de la relojería Norteamericana.

Hecha esta pequeña introducción, necesaria a mi parecer, vamos a ver el reloj:

Podemos observar su dial de porcelana de doble hendidura, con los números arábigos (estampados con mucho relieve) con pintura de esmalte. Este se conserva bastante bien (con la salvedad de tener algunos pelos marcados). Por norma general, en la mayoría de los relojes ferroviarios, encontramos la misma tipología es sus diales. Su objetivo era dar una lectura clara, rápida y eficaz de la hora al operario del ferrocarril. Los diales de doble hendidura caracterizaba la calidad del reloj.

Su calibre:

Se trata del modelo 1892 y es sin duda el mejor calibre desarrollado el talla 18S en formato de placa completa. De increíble y bella factura, tanto por los materiales escogidos para su fabricación como por su delicada decoración, este modelo representa uno de los “high grade” dentro del mundo de los relojes ferroviarios. No dejo de admirar sus chatones de oro, con su tornillería también realizada en oro. El conjunto del regulador y volante es simplemente (a mi ver) espectacular.

Mi cámara no tiene macro, pero podemos apreciar el exquisito detalle del diamante tallado en el eje del volante. El regulador fabricado en oro, es propio de una patente de la Waltham, de donde adopta su nombre, Type Church, por el ingeniero que la desarrolló. Si habéis parado en el enlace del libro sobre la automatización en la producción de relojes, veréis que D.H. Church impulsó la misma, desarrollando gran parte de la maquinaria que hizo realidad este hito.

En una imagen de catálogo de la época, podemos apreciar mejor sus características:

El calibre está en muy buen estado estético y funcional (late a 18000 vueltas y tiene 40h de reserva de marcha) y en 24h sólo gana 6s, por increíble que parezca para un reloj que tiene 116 años. En la database, introduciendo su nº de serie, vemos que esta unidad fue fabricada Circa 1903, que se trata del modelo 1982, y corresponde al “grado” Vanguard. A Waltham se le atribuye también el “nombrar” los calibres para que sus potenciales clientes reconociesen el producto. Este calibre estuvo en producción entre los años 1893 y 1915, y se crearon un total de 102,444 unidades en 191 tiradas o “runs” de producción.

El “Vanguard” fue uno de los productos estrella de la Waltham y en general de la relojería norteamericana de la época y no es de extrañar viendo sus características. Mirad este otro ejemplo de publicidad del 1910.

El precio del calibre (las cajas se debían adquirir a parte) es significativo. Equivaldría todo el conjunto a unos $3.000 de hoy en día. Una cifra realmente de vértigo en aquella época. Pero quien desee conocer a fondo el modelo 1892 que no deje de visitar el blog del Sr. Jim Schneider, que ha hecho un gran trabajo recopilando todas las variaciones que sufrió el modelo en sus años de existencia (hay incluso una clasificación hecha en base a la posición y orientación de la tornillería de la pletina).

Quiero insistir en esta entrada que la calidad de los relojes no sufrieron merma alguna en pro de su fabricación en serie (automatizada parcialmente) y para ilustrarlo un poco más, extraigo del libro “The Perfected American Watch”, publicado en el 1900, esta interesante página que recoge las palabras de M. Favre Perret del alto comisionado de la indústria suiza:

A los amantes de Waltham os encantará este libro.

Y si bien este reloj es un buen representante a mi parecer de la “alta relojería” por todas sus características intrínsecas, no quiero terminar esta entrada sin enfatizar sobre el propósito para que fue construido; a saber, el ser un reloj herramienta para los trabajadores del ferrocarril. Este modelo fue aprobado desde su aparición en 1893 por diferentes corporaciones ferroviarias y por Webb C. Ball en su famosa lista de 1906.

Finalizaremos esta entrega con un didáctico vídeo sobre Waltham.

Como siempre, muchas gracias por vuestra atención queridos lectores.

ENTRADAS RELACIONADAS

7 comentarios sobre «Waltham Vanguard 23 Jewels»

  1. Otro detalladísimo artículo Miquel, y fascinante, como siempre. Gra6. 🙂

    1. Muchas gracias Adam por tu trabajo y comentar. Celebro que te guste.

  2. Gracias por el artículo y por dejarnos admirar ese calibre tan bello. Me fascina que piezas que pasan de largo los cien años tengan tanta calidad y precisión. Es relojería en letras mayúsculas sin lugar a dudas.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.