Dogma Prima Sparta De Los Años 50

@aviationwatchcollector

Hoy vamos a ver un reloj vintage de la marca Dogma, en concreto un modelo Prima Sparta, chapado en oro con una hermosa esfera esculpida. Es un elegante reloj de la primera mitad de los años 50, pero de tamaño “jumbo”, es decir bastante grande para la época. Resulta un tamaño sorprendentemente contemporáneo hoy en día.

Es un reloj que heredó de su abuelo una buena amiga del grupo local de aficionados, Margarita. No se encuentra muy bien de salud en la actualidad, así que aprovecho para mandarla un fuerte abrazo.

Este reloj, como casi todos los heredados, tiene historia propia. La corona está visiblemente torcida, como apreciaréis nada más ver las imágenes del reloj. El cuándo y el cómo de este defecto está por resolver. Otro misterio yacía en su interior. Tras una revisión que le hizo el compañero @jeroni0, el reloj aparentaba rendir fenomenalmente, por lo menos superficialmente. Sin embargo, cada vuelta completa de la aguja horaria requería que la minutera lo hiciese trece veces, con lo cual los “días” eran de 26 horas. Houston, tenemos un problema… Tras examinarlo más detenidamente, parece ser que un relojero (que lo había tenido durante un largo periodo de tiempo) canibalizó el cañón de los minutos, para más tarde meter uno equivocado con las prisas por entregar el reloj. Por fortuna, el Prima Sparta equipa un ETA 1120, por lo que no fue demasiado difícil encontrar la pieza de repuesto.

Primero de todo, echémosle un vistazo…

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La Marca

Dogma es una marca suiza, desafortunadamente desaparecida como muchas otras durante la crisis del cuarzo. Tiene una sorprendente historia, aunque conocerla no es nada fácil ya que data de antes de la era de la internet. A pesar de ello, he encontrado un par de buenas cronologías, aunque también es cierto que se contradicen entre ellas en algunos aspectos. Intentaré esclarecer estas áreas grises según avancemos.

Lo primero a destacar es el nombre de la marca. Como muchos sabréis, el término dogma (del griego δόγμα) viene a significar una idea o concepto que es tenido por cierto e innegable. En una las fuentes que he encontrado durante mi investigación, la introducción hace referencia al adjetivo “dogmatico”, quizás la forma más frecuente del vocablo que además tiene una connotación peyorativa al describir actitudes inflexibles. Sin embargo, el autor de esta referencia argumenta, correctamente en mi opinión, que los relojes de la marca Dogma del periodo que nos incumbe tienden a ser todo lo opuesto, es decir son muy diversos, incluso idiosincrásicos.

En segundo lugar, el lema de la marca “Dogma toujours imitée, jamais égalée” se registró en 1954. Curiosamente, se registró simultáneamente la versión en español “Dogma siempre imitado, nunca igualado”. Es un aspecto que considero importante porque la marca tuvo una presencia especialmente destacada en España y en Italia en aquellos años, algo que veremos un poco más adelante.

Aunque existe publicidad que sugiere que la historia de la marca Dogma se remonta a 1860, los lazos hasta esta fecha son bastante tenues.

Fuente: https://www.ecrater.com/filter.php?keywords=dogma

Según Mikrolisk, el nombre de marca fue registrado por primera vez en 1909 por Siegmund Neumann, un joyero con presencia en Basilea y Luxemburgo (según esta fuente).

En 1929, de nuevo según Mikrolisk, la marca pasó a manos de Clémence Frères & Cie., una casa relojera con sede en La Chaux-de-Fonds, Suiza. La historia de esta empresa efectivamente se remonta a 1860, pero sobre su uso de la marca Dogma no he encontrado documentación alguna.

El artículo de chronotimepieces.com cita que Clémence Frères & Cie. (o Siegmund Neumann, no queda del todo claro) suministró relojes de la marca Dogma a la Wehrmacht y a la Luftwaffe antes y durante la Segunda Guerra Mundial, equipados con calibres Landeron (cronográficos) y de A. Schild. También encontré esta interesante imagen en el extenso hilo sobre un reloj de la marca Dogma en uhrforum.de.

Fuente: https://uhrforum.de/threads/un-dogma-tisch.453362/

Aunque a priori parece relevante, la búsqueda inversa de esta imagen revela que se trata de una estampa publicitaria en un ejemplar restaurado de un reportaje del diario español ABC de 1955, es decir se trata de un anuncio publicitario bastante posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Por lo tanto, es necesario concluir que el periodo anterior a 1949 está lleno de lagunas.

En 1949, sin embargo, la marca pasó a manos de la Fabrique d’Horlogerie Arthur Dorsaz & Cie., también con sede en La Chaux-de-Fonds, Suiza. Con la misma fecha, también se registró por primera vez un logotipo de Dogma.

Aunque la naturaleza de la transacción entres estas dos empresas no se conoce, asumo que fue una absorción. Las fuentes que he encontrado citan que Arthur Dorsaz & Cie. se declaró empresa sucesora de Clémence Frères & Cie. en un anuncio publicado en 1956, según Swiss Timepiece Makers 1775-1975 de Kathleen H. Pritchard, una publicación de dos tomos que es considerada toda una referencia sobre la historia de la relojería suiza.

A partir de este momento, la marca creció a gran ritmo en el mercado europeo, basando su estrategia comercial en producir piezas de calidad decente a precios razonables. Existe mucha publicidad de la época, que muestro a continuación.

A partir de ese momento, Dogma empezó a gozar de gran éxito en el mercado español. Como muestra, esta extensísima colección de anuncios que aparece en el hilo en del foro uhrforum.de, a su vez atribuidas a varias fuentes en España (he encontrado algunas de estas imágenes en todocoleccion.net, por ejemplo).

Me siento obligado a citar los anuncios del Dogma Rayolux que se incluyen en el carrusel de imágenes. Es un reloj con pila y luz, activada a través de un pulsador dedicado. ¿Dónde he visto esto recientemente? Ya recuerdo… ¡En nuestra sección dedicada a los relojes de G-SHOCK!

Este extenso número de anuncios de los años 50 y 60 deja claro que la marca estaba bien posicionada en el mercado español. Dicho esto, también es cierto que con el tiempo perdió cierto estatus. Esto se atribuye a que se podían adquirir las piezas de Dogma a precios mucho más económicos en Ceuta, Melilla y Canarias, por ejemplo. Es algo que frecuentemente hacían los soldados destinados a estos emplazamientos para cumplir su servicio militar, la famosa “mili”. Es un fenómeno que se relata al final de este hilo.

En los años 70, Arthur Dorsaz & Cie. sucumbió a la crisis del cuarzo. En 1972, la marca pasó a manos de Aubry Frères SA, de Le Noirmont, Suiza, en 1972. Sin embargo, no se conoce uso comercial alguno de la marca Dogma por parte de este fabricante, cuyo propio nombre de marca cayó en desuso en 1985.

La “marca” reapareció en el 2008, curiosamente de manos de una sociedad española, Brit Watch Internacional SL. Se registró el dominio “dogma.es” y durante unos años se vendieron relojes de gama baja a través del sitio web y otros distribuidores online, como Amazon. Estos relojes, sin embargo, no tenían nada que ver con los Dogma de antaño, sino que eran las típicas piezas de origen chino que desgraciadamente dominan la oferta de relojes “españoles”. Hoy en día, el dominio está en desuso y a la venta.

El Reloj

Tras esta introducción, ya podemos ubicar el reloj con bastante precisión en la línea del tiempo.

Básicamente, quizás sea un gran exponente del momento álgido de Dogma en el mercado español de los años 50, lo más probable antes de la crisis del modelo autárquico del franquismo (de 1957 a1959) y del desarrollismo que le siguió; un periodo de gran crecimiento económico, aunque no fuese acompañado de aperturismo político o social de ningún tipo.

Pasemos a verlo y describirlo…

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La caja es de latón bañado en oro (de 10 micras). Encontramos el sello del oro en el lateral izquierdo de la caja, más o menos sobre las 9 h. La trasera a presión es de acero inoxidable y también cita el baño de oro, como veremos más abajo. Con la excepción de la corona, el baño de oro se conserva relativamente bien, aunque la caja está marcada en varios sitios, como es de esperar dada la edad del reloj.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La caja tiene un ancho de 38 mm, un diámetro que es muy grande para su época, de ahí que lo haya introducido como un reloj “jumbo” o sobredimensionado, lo que se conoce como “oversized” en inglés. La longitud (“lug-to-lug”) es de 47 mm, comedida en términos actuales, pero de nuevo grande para su época. El reloj lleva finas y alargadas asas que lo estilizan mucho. El grosor es de sólo 11 mm, midiendo desde la base de las asas (curvadas hacia abajo) hasta el alto del plexi. Se trata de un reloj muy fino: desde la trasera al alto del bisel nos encontramos con una medida de sólo 6 mm. Cuenta con 19 mm entre asas.

La fina corona a las 3 h tiene 5 mm de ancho. Está visiblemente doblada y gastada, habiendo desaparecido el baño de oro, quedando expuesto el latón. Tiene un acabado acanalado para facilitar su manipulación.

La trasera a presión (que podéis ver en el carrusel) es simple y funcional. Lleva grabado el logo de la marca, su nombre, el número de serie del reloj y las características de la caja.

En general, el reloj tiene un aspecto muy elegante, tanto por sus líneas como su acabado íntegramente pulido, aunque este último está algo deteriorado por el paso de los años. Sin embargo, el plexi está en relativamente buen estado, aportando la calidez y claridad tan típicas de este tipo de cristales.

El conjunto permite que la esfera sea el centro de atención. En este caso, nos encontramos con un dial altamente texturizado y con el grado ideal de patina. El deterioro aporta carisma, sin distraer en exceso. El dial también se caracteriza por una tonalidad cambiante dependiendo de la luminosidad, desde un amarillo apagado a un rosado cálido. Es un verdadero espectáculo, del que es casi imposible desviar la mirada.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Como podéis apreciar en la anterior imagen, cuenta con dos zonas con acabados muy distintos, junto con el pequeño segundero que a su vez añade círculos concéntricos. En el anillo exterior se observan pliegues curvados en dirección anti-horaria. Me recuerdan las típicas imágenes usadas para describir el Efecto Coriolis (en este caso en el hemisferio sur). Un símil más contemporáneo sería que se asemeja a las palas de una turbina. En el círculo central vemos una textura muy distinta y decorativa, que recuerda el papel pintado tan común de antaño.

Podéis apreciar algunos de estos detalles en las siguientes imágenes.

Los marcadores de las horas en el anillo exterior son aplicados. Para las horas pares se usan números arábigos y para las impares flechas invertidas. Alrededor de los marcadores hay impresa una pista de minutos en negro, ya bastante degradada. Las agujas son finas y sobrias y apenas distraen al espectador.

A las 12 horas vemos el logo de la marca aplicado y una placa con el nombre del modelo (“PRIMA SPARTA”) y el texto “ANCRE 15 RUBIS”. Esta placa es algo antiestética, en mi humilde opinión. En primer lugar, la placa interrumpe la textura del dial. Gran fallo. En segundo lugar, me parece que la línea que une el alto de la “S” y la “T” en la palabra SPARTA (una especie de subrayado inverso) rompe totalmente la harmonía del texto. Finalmente, la impresión “ANCRE 15 RUBIS” es típica de los relojes de gama baja del periodo, anunciando elementos nada remarcables, como que llevase áncora en los años 50 y que el calibre contase con una cantidad relativamente modesta de rubíes. Las marcas en este segmento de mercado intentaban destacar ciertos aspectos que no eran merecedoras de atención, aunque quién sabe, quizás era una estrategia que funcionaba con el gran público.

La esfera añade la impresión “ANTIMAGNETIC” en rojo sobre el pequeño segundero y “SWISS MADE” rodeando el marcador de las 6 h.

Este modelo equipa el calibre suizo ETA 1120. En la siguiente imagen se puede apreciar. Tanto el puente como el barrilete están firmados.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Se trata de un fino calibre (3,5 mm) de carga manual. La base de datos de Ranfft sugiere que la versión con 15 rubíes sin antichoque se usó hasta mediados de los años 50, más o menos. Esto nos permite datarlo entre 1949, cuando Dogma pasó a manos de Arthur Dorsaz & Cie., y 1955, cuando sabemos que tenía una gran presencia en el mercado español.

Es un movimiento tres agujas con “small seconds” a las 6 h y sin parada de segundero. Oscila a 18.000 vph (2,5 Hz) y ofrece una reserva de marcha de 43 horas. En resumen, es un ébauche robusto, fiable y económico del periodo. Además, sigue funcionando. Tras ponerlo en el crono comparador, necesariamente describiría su rendimiento como “vintage”, pero sigue con nosotros casi 70 años después de fabricarse.

Me queda enseñároslo puesto en mi muñeca de 17,5 cm. Dadas sus medidas sorprendentemente contemporáneas, no debe extrañaros lo bien que queda puesto. Más todavía con la elegante correa que lleva, complementado a la perfección los tonos cálidos de la esfera. De ser mío, es un reloj que sin duda me pondría.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Este reloj es heredado, tal como expliqué al principio del artículo. Por lo tanto, su valor económico es lo de menos. Pero para completar la reseña, indicaría que se pueden adquirir relojes de esta marca y de esta época por unos €50-150, aproximadamente, dependiendo de su estado. Un ejemplar muy parecido a este se vendió en subasta por €44 en el 2015 (tenéis que registraros es esta web para poder ver el precio de las subastas concluidas, pero os podéis fiar de mí). Por ese precio, considero que no se puede pedir más. De hecho, el disfrute de piezas de este tipo me parece mucho mayor que el modesto desembolso económico necesario para adquirirlas.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Como siempre, ha sido un placer haber podido reseñar esta pieza, dándome la excusa perfecta para aprender algo sobre la marca Dogma y el modelo Prima Sparta, conocimientos que con gran gusto he podido compartir con todos vosotros en esta entrada.

Si sois lectores habituales, ya sabréis que creo que conservar relojes heredados es prácticamente una obligación de todo coleccionista que se precie y me encanta ver relojes de este tipo tan bien cuidados.

Este ejemplar es digno de aprecio, por poco valor económico que tenga. Es un reloj humilde, pero con una presentación muy cuidada. Es muy vistoso y tiene un tamaño que lo hace atemporal. No me cabe la menor duda que representó mucho para su primer dueño y para aquellos que lo han ido heredando.

4 comentarios en «Dogma Prima Sparta De Los Años 50»

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.