Presentación Habring2 Jumping Second Pilot

@aviationwatchcollector

Hoy os quiero presentar la última incorporación a mi colección centrada en relojes dedicados al mundo de la aviación: el Habring2 Jumping Second Pilot.

Imagino que la marca Habring2 no os sonará de absolutamente nada, aunque espero que esta entrada os ayude a remediar esta situación. La marca es una verdadera excepción en el mercado actual de los relojes. Comprar un Habring2 quizás sea lo más parecido a ir al relojero a que te elabore un reloj a mano… una manera de trabajar que se perdió hace muchísimo tiempo.

El “Jumping Second Pilot” como el nombre indica, es un reloj de piloto mecánico cuya característica más destacable es la complicación de los “segundos muertos”.

Ya la exploré en detalle en el artículo Complicaciones: Segundos Muertos.

La conclusión de esa entrada citaba mi admiración por la complicación y mencionaba que este reloj estaba en mi lista de deseos. Ahora ya es parte de mi colección.

He tenido que esperar mucho tiempo para que este reloj llegara a mis manos. En primer lugar, esta marca artesanal austriaca sólo produce unos 200 relojes al año, todos ellos comprometidos con compradores directos o por uno de sus doce distribuidores internacionales (la misma Habring2 siendo uno de ellos). En segundo lugar, conseguí encontrarlo a través de su distribuidor en el Reino Unido (Stewart’s, The Watch Co.), que tenía una unidad encargada que recibiría en “unos cinco meses”. Eso representaba abril de este año.

Aunque el reloj llegó a tiempo, debido a las restricciones por la pandemia yo no he podido desplazarme al Reino Unido para recibirlo hasta recientemente. En este punto quiero mencionar el gran servicio de Stewart’s, que lo ha guardado con gran esmero durante todo este tiempo y lo envió el día de mi llegada, para así poder recibirlo al día siguiente.

¡Pero ya está en mis manos! Veámoslo…

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club

Y ahora en marcha…

Habring2

Fundada en el 2004 por Richard y Maria Habring, Habring2 es una manufactura relojera austriaca (de hecho, la única) de muy bajo perfil y pequeña escala.

La propia marca presenta su historia a través de un “comic” en su sitio web. Es un formato muy original, aunque la originalidad parece caracterizar todo lo que entraña a esta pequeña empresa familiar.

Fuente: 15 years (habring2.com)

A pesar de esta forma tan inusual de hacer las cosas, la marca cuenta con un pedigrí relojero excepcional. Richard Habring es conocido en el mundo horológico por su extenso y exitoso trabajo durante su paso por la marca IWC. Fue responsable de desarrollar un doble cronógrafo (rattrapante) basado en el Valjoux 7750. Por primera vez esta complicación partía de un ébauche y no requería de rueda de pilares, abaratando considerablemente el acceso a este tipo de relojes.

Fuente: https://www.iwc.com/es/complications/double-chronograph-rattrapante.html

Es un invento que tras la expiración de la patente de IWC, la propia Habring2 ha podido desarrollar, introduciendo varias mejoras para crear la línea Dopple.

Mas tarde, Richard Habring desarrolló el profundímetro mecánico del IWC GST Deep One.

Fuente: https://catalog.antiquorum.swiss/en/lots/iwc-ref-3527-gst-deep-one-lot-324-92

No debe extrañarnos entonces que desde su fundación, la marca Habring2 haya recibido cuatro galardones del Grand Prix d’Horlogerie de Genève, incluido uno recibido en el 2013 por el reloj que protagoniza esta entrada.

A nivel horológico, lo que creo distingue a la marca es su gran ingenio a la hora de aumentar la fiabilidad de las varias complicaciones que usa. Aunque a priori estas pueden parecer sencillas, mejorar elementos que ya han sido utilizados durante muchísimo tiempo sin incrementar su precio no es nada fácil de conseguir. Pensad en reinvertar la rueda. Considero que haberlo conseguirlo es un testimonio de su buen hacer, al igual que mejorar la experiencia de uso del cliente, que aparenta estar por encima de cualquier otra consideración.

A nivel corporativo, la empresa también se distingue por su gran compromiso con el medio ambiente y otros aspectos de interés social, como la igualdad de género o el bienestar de sus empleados. También destaca por su colaboración con causas benéficas. A pesar de su pequeño tamaño, la empresa difunde una memoria de sostenibilidad cada ejercicio.

En la actualidad ofrece una colección de 10 relojes distintos, con numerosas variaciones cromáticas y mecánicas. También ha desarrollado un hermoso reloj de sobremesa modular en el que el concepto “corazón abierto” se ha llevado a sus extremos.

En resumen, Habring2 se diferencia del montón y pienso que muchos más aficionados deberían conocer la marca y las interesantísimas piezas que produce. Su buen hacer merece mucha más atención, en mi opinión. Los relojes de Habring2 representan una manera de acceder a la “haute horlogerie”, pero de un modo muy entrañable y especial.

En primer lugar, el precio de acceso a esta exclusividad y la honestidad de sus piezas no tienen comparación en el mercado. En segundo lugar, uno recibe lo que ve, es decir un reloj con un estilo visual sencillo y directo que está excelentemente ejecutado. En las descripciones de todas los modelos, el primer tema que siempre se aborda es lo que hace el reloj más fiable que todos los demás, normalmente propiciado por una mejora mecánica. Sólo después se enumeran los detalles técnicos. Elementos como los tamaños siempre están pensados para hacer que el reloj sea fiable y duradero, renunciando la marca a seguir o intentar crear tendencias de ningún tipo.

En segundo lugar, el compromiso de la marca con las necesidades del cliente es absoluta. Aparte de la posible personalización de calibre y/o las complicaciones a la hora de pedir el reloj, el embalaje en el que llega es simple, sostenible y funcional. En el mismo se incluye repuestos vitales (agujas, corona, junta y pasadores) por si acaso. De desear cambiar el color de la esfera en algún momento futuro, por ejemplo, la marca lo suministraría sin dudarlo. Absolutamente todo va encaminado en esta línea.

Para mí, todo lo que representa Habring2 es aire fresco; no podría estar más contento con esta última incorporación.

El Reloj

El Jumping Second Pilot objeto de esta reseña es la versión negra, sin fecha y equipado con la versión de carga manual del calibre A11. Comparto las cinco variaciones existentes del modelo en el siguiente carrusel de imágenes, aunque potencialmente hay más.

Todas ellas se pueden pedir con calibre automático, a elección del cliente. Además, de nuevo a gusto del comprador, se puede añadir un módulo de fecha que la presenta en formato “Pointer Date” (tal como se puede apreciar en las dos últimas estampas del carrusel) o “Big Date” a las 3 h. (En la entrada Introducción: Fecha se explican estas implementaciones.) Por último, también es posible pedir el reloj en una caja de titanio a petición del cliente.

El reloj viene presentado en un paquete envuelto en papel reciclable. Dentro encontramos una pequeña caja de madera de pino de Oregon hecha a mano. Consiste en cuatro partes, incluida una bandeja para almacenar las piezas de repuesto que suministra Habring2 con cada modelo. Incluye documentación completada a mano.

En general, la presentación es sobria y modesta, evidentemente en la línea del compromiso que tiene la marca con el medio ambiente. A mí me gusta, ahora que entendería que otros preferirían algo más lujoso en esta gama de precios.

La caja del Jumping Second Pilot mide 42 mm de diámetro por 12,5 mm de grosor. Esta última medida es desde la base de las asas curvas hasta el alto del bisel, aunque no observo diferencia alguna entre el bajo de las asas y la trasera. La longitud (“lug-to-lug”) de 52 mm es considerable, mientras que entre asas vemos una medida estándar de 22 mm.

La caja consiste en tres partes atornilladas entre sí. La superior incluye el simple, pero grueso, bisel y un zafiro ligeramente abovedado con tratamiento antirreflejos en ambas caras. El cristal sobresale por encima del bisel imperceptiblemente. Es muy posible que la elección de este cristal sea la razón de la extraordinaria legibilidad de esta pieza. La parte central de la caja añade las asas curvadas y perforadas y obviamente alberga el mecanismo del reloj. Finalmente, la trasera de exhibición (también con zafiro) es el tercer componente.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El acabado de la caja, íntegramente cepillado, le proporciona al reloj un “look” sobrio y funcional. De nuevo, de Habring2 sólo cabe esperar función sobre forma.

La corona es grande con un acabado acanalado. Es a presión y no viene firmada. Se extrae con facilidad, sin sentirse insegura cuando no esta extraída. No hay posición fantasma por la ausencia de la fecha.

El conjunto ofrece una resistencia al agua de 5 ATM (50 m).

La esfera es muy nítida con alto contraste, acorde con la categoría de “reloj de piloto” de esta pieza. La legibilidad es lo que prima, aunque los detalles están exquisitamente terminados.

El fondo del dial es negro mate, aunque bajo magnificación y mucha luz se ve gris oscuro (como se apreciará en las imágenes macro más abajo). En ocasiones, dependiendo de la luz, el tratamiento antirreflejos hace que se observe algún tono azul marino.

Cuenta con marcadores aplicados rodiados y pulidos: números arábigos en los cuartos e índices tipo bastón en el resto de las horas. Ambos están rellenos de material luminiscente (Super-LumiNova C1). Los marcadores están rodeados por un “chemin de fer” con pequeños triángulos cada cinco minutos.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Las agujas comparten el mismo acabado, rodiado y pulido, que los marcadores. Las finas manecillas de la hora y los minutos tienen un acabado pulido y presentan luminiscencia. La minutera me parece algo sobrediemensionada, quizás el único defecto que soy capaz de destacar de la esfera. La segundera es un fino estilete blanco con un pequeño contrapeso.

Las impresiones en la esfera se ciñen a “Habring2” y “AUSTRIA” a las 12 h.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La luminiscencia es discreta. El reloj utiliza Super-LumiNova C1 de color blanco, que emite un resplandor verde ahora que con mucha menor intensidad que las variantes C3 o BGW9, las versiones que vemos con más frecuencia en los relojes de buceo. Tampoco es especialmente duradero. Sinceramente, el lumen es mejorable, sobre todo teniendo en cuenta que a los mandos en la cabina de un avión, la luminiscencia puede necesitarse.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El reloj viene de dotación con una gruesa correa de piel de color cognac. Es perfectamente decente, firmada en su interior, aunque la hebilla cepillada es diáfana. Dicho esto, el cuero es muy firme por lo que requerirá bastante uso para domarla y echo en falta que no sea ahusada. Para disfrutarlo de inmediato, decidí cambiarla por una de estilo vintage marrón con pespuntes negros. Tengo otra correa negra de piel de avestruz de camino que creo le sentará muy bien.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La complicación de los segundos muertos es un elemento muy frecuente en la colección de Habring2, casi se podría decir que es una seña de su identidad.

Ya sé que muchos no podréis justificar el considerable gasto que supone tener un reloj de estas características cuando meramente “emula” lo que hace un económico reloj de cuarzo analógico.

Sin embargo, esta visión me parece bastante desacertada, ya que la complicación mecánica de los segundos muertos se desarrolló siglos antes de la introducción del cuarzo. Quizás viéndolo se podrá apreciar mejor su encanto.

Por inútil que pueda parecer esta complicación, imagino que los que hayáis leído hasta aquí compartiréis conmigo la fascinación por la relojería mecánica. Sí, lo acepto, esta complicación quizás sólo sea para verdaderos devotos y posiblemente poco más que un símbolo de virilidad horológica para las relojeras del más alto nivel, aunque las versiones de Habring2 por lo menos están al alcance de los mortales.

Habring2 presentó su primer reloj con la complicación de segundos muertos en el 2005, efectivamente resucitando un género horológico que había caído en el olvido desde la década de los años 60.

Inicialmente, la marca utilizó antiguos calibres (en condición NOS, es decir sin uso) de Chézard. Más tarde, a partir del 2007, utilizó el tren motor de los ETA Valjoux 7750/7760 (automático y manual, respectivamente). Desde el 2011, cuando ETA dejó de suministrar a muchos fabricantes externos, Habring2 desarrolló con el apoyo de proveedores externos un calibre propio, denominado A11, con la misma configuración de engranajes que los Valjoux, aunque con platinas modificadas y puentes propios.

El calibre de esta versión es el A11MS de carga manual. Oscila a 28.800 vph (4 Hz), cuenta con 21 rubíes, ajuste tangencial, antichoque y espiral antimagnética. Ofrece una reserva de marcha de 48 horas.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Como podéis apreciar en las imágenes, el calibre está altamente decorado, contando con acabado a mano en los biseles pulidos, el cepillado decorativo, el perlado, etc. Dicho esto, es indudable que destaca más por cuestiones técnicas que estéticas. Debemos recordar que una vez nos adentramos en el mundo de la alta horología, el nivel de los acabados se vuelve muy competitivo. En este caso, lo más destacable, muy por encima del acabado del calibre, es la complicación de los segundos muertos, que es el centro de atención.

La implementación de los segundos muertos de la marca es predeciblemente modular, simple, efectiva y fiable, contando con tan sólo cuatro componentes adicionales.

A continuación, podéis ver una imagen macro del módulo de los segundos muertos.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Su regulación y rendimiento están dentro de los parámetros COSC, aunque el calibre no está certificado. En los primeros tres días de puesta intermitente, con una carga inicial y otra intermedia, se adelanto seis segundos.

En la siguiente imagen podéis ver el reloj puesto en mi muñeca de 17,5 cm de circunferencia. Aunque está fabulosamente bien proporcionado, es un reloj grande y seguramente se vería demasiado grande en muñecas mucho más pequeñas. No sólo es cuestión de su considerable longitud (52 mm), sino que el simple bisel tiene el efecto óptico de agrandar el reloj una vez puesto.

La experiencia de puesta es muy agradable. Tiene mucha trasera sobre la que apoyarse y la caída de las asas es apreciable, por lo que tiende a asentarse bajo y aferrarse bien a la muñeca. Además, el grosor es comedido, desde luego en comparación con el ancho y largo del reloj. Aunque la caja es decididamente contundente, la nítida y elegante esfera lo hace bastante versátil, en mi opinión, pudiéndose usar en cualquier situación casual, e incluso semi-formal.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

No quiero terminar sin comentar el precio de esta pieza, que cuesta £4.950, o €5.800.

Es una cifra considerable que no estará al alcance de todos, aunque también es cierto que representa un punto muy accesible, comparativamente hablando, al exclusivo mundo de la alta horología o “haute horlogerie” y las grandes complicaciones. Pero quizás la mayor “exclusividad” en este caso se deba a la limitada producción de relojes de la marca por su naturaleza artesanal, impidiendo que se popularicen en exceso. Mi unidad es la primera del 2021, de un máximo de 12 de este modelo. Fabricar relojes artesanalmente lleva tiempo, e indudablemente se ve reflejado en el precio.

Dicho esto, creo que el que pueda permitírselo debe intentar apoyar a marcas de este tipo. Son las que nos retrotraen a mejores tiempos horológicos, cuando el consumismo y el lujo no lo dominaban todo. Tener un Habring2 en la caja supone no sólo tener un fantástico reloj, sino ser consciente de que uno ha apoyado a un relojero brillante de una marca honesta y dedicada total y absolutamente a sus clientes. Esto sí que es un “intangible” que soy capaz de apreciar.

Fuente: https://www.instagram.com/habring2/

4 comentarios en «Presentación Habring2 Jumping Second Pilot»

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.