@aviationwatchcollector

Hoy en día, la ventana de la fecha (generalmente a las 3 h) es muy común en los relojes, aunque no siempre fue así.

En esta entrada examinaremos la complicación de fecha, la primera en añadirse a los relojes de pulsera. Veremos sus orígenes y las varias implementaciones que existen. Servirá de artículo introductorio antes de que cubramos en otro capítulo las complicaciones de calendario (fecha/día, triple calendario, calendario perpetuo y el calendario anual).

Antes de entrar en materia, veamos un ejemplo de ventana de fecha contemporánea, en este caso con magnificador, una idea introducida en 1954 para mejorar la legibilidad de la complicación.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Historia

Si bien era común ver relojes de bolsillo con fecha desde el s. XIX, la complicación no pasó al reloj de pulsera hasta 1915. Sin embargo, este hecho representó una rapidísima transferencia tecnológica, pues los relojes de pulsera no empezaron a popularizarse hasta finales del s. XIX, en un principio meramente como relojes de bolsillo adaptados. Fueron las contiendas bélicas las que impulsaron su progresiva adopción, como exploramos en el artículo Correas De Cuero: Por Decreto Militar.

En 1915, se presentaron dos importantes innovaciones que debemos explorar.

Por un lado, el relojero suizo A. Hammerly, de La Chaux-de-Fonds, patentó dos complicaciones ese año: un puntero de fecha (una aguja central para marcar la fecha en la periferia del dial) y una abertura en la esfera debajo de las 12 h para mostrar el día de la semana. Muchas fuentes citan, equivocadamente a mi parecer, que esta segunda apertura mostraba la fecha, aunque este elemento no lo patentó Hammerly. A pesar de que este invento de Hammerly es citado frecuentemente en internet, he de mencionar que me ha sido imposible localizar la patente(s) en cuestión y corroborar su contenido.

Sea como fuere, en breve este tipo de presentación empezó a verse en diversos relojes de pulsera, empezando por la referencia CMZ0029 de H. Moser, introducido en 1916. No hay manera de saber a ciencia cierta si H. Moser adquirió los derechos sobre la patente. Lo más probable, por la forma de operar de la industria en aquella época, es que emplease un ébauche, es decir un movimiento incompleto o sin ensamblar y los componentes asociados.

En el siguiente carrusel de imágenes podemos apreciar un ejemplar de de este reloj de 1918 en un estado de conservación impecable. Emplea las dos complicaciones que se le atribuyen a Hammerly.

Es un reloj de 34 mm de diámetro, con tapa protectora de polvo a presión, trasera tipo hunter y asas flexibles de alambre. La fecha se cambiaba haciendo uso de un pulsador en la caja. Entiendo que el día de la semana estaba sincronizado con las agujas del reloj y por tanto se cambiaba haciendo uso de la corona. Este reloj se muestra en la portada del famoso libro “Wristwatches: History of a Century’s Development” de Helmut Kahlert, Richard Muhe y Gisbert Brunner.

Varias fuentes citan que Waltham (entre otros) también produjo relojes de estas características en la misma época, de nuevo quizás tras adquirir los derechos de Hammerly. Desgraciadamente, no he sido capaz de encontrar muestras gráficas de los relojes de otros fabricantes.

Por otro lado, también en 1915, Movado introdujo el primer reloj de pulsera que se conoce con abertura de fecha. Curiosamente, sobre este reloj a priori tan importante hay escasísimo material en la web. De hecho, sólo lo he visto citado en esta fuente y en algún hilo de foros que comentaban sobre los primeros relojes con ventana de fecha (podéis imaginar el tipo de hilo al que me refiero, donde normalmente se tiene que explicar que no todo lo inventó Rolex). Dicho esto, el artículo de Craft + Tailored a su vez cita como fuente a Fritz von Osterhausen, el reconocido autor del libro “The Movado History”. He podido comprobar a través de Google Books que el libro efectivamente data este reloj en 1915 en la página 55. A pesar de ello, al ser tan poco citado, siempre queda la duda de si la datación es correcta. De todos modos, en el artículo citado se muestra, cortesía de von Osterhausen, esta imagen del reloj.

Fuente: https://blog.craftandtailored.com/the-date-aperture/

En la década de 1930, se introdujeron un gran número de innovaciones de la complicación de fecha, que vamos a ir viendo.

En 1930, Graef & Co. (propietaria de las marcas Mimo y Girard Perregaux) patentó y lanzó al mercado el Mimo-Meter, el primer reloj de pulsera en utilizar una ventana de fecha a las 3 h y con fecha “saltante”.

Fuente:
https://www.watchuseek.com/threads/are-homages-of-discontinued-watches-still-evil.5279917/page-7

Además, la marca se enorgullecía de ofrecer al gran público una complicación que hasta entonces había estado reservada a relojes de alta gama.

Fuente: https://watchestobuy.com/shop/mimometer-htm/

La patente de esta complicación fue registrada por Graef & Co el 30 de enero de 1930.

Fuente: https://bit.ly/3cTH3vs

El texto de la patente explica su funcionamiento. El anillo de la fecha (“6”) está unido a la rueda “2”. La rueda “3” hace una revolución completa cada 24 h por reducción con la rueda horaria. La rueda “3” lleva un “pin” (marcado como “4”) que una vez al día desplaza la rueda “2” un paso. Esta última está asegurada con el muelle “7”. Para aquellos meses con menos de 31 días era necesario adelantar el reloj las horas suficientes para que saltara la fecha.

Simultáneamente, la marca británica Vertex, especializada en montar calibres suizos en relojes hechos en Gran Bretaña, registra la misma patente. Las dos contienen exactamente los mismos dibujos. No he podido obtener imágenes de ningún reloj de esa época de la marca británica con ventana de fecha, pero creo razonable asumir que los produjo para ese mercado utilizando calibres de Graef & Co.

Bulova también sacó un modelo en 1932 de reloj con ventana de fecha a las 3 h, según esta fuente. Estaba equipado con una variante de un calibre propio (el 701T) pero se cree que Bulova también hizo uso de la creación de Graef & Co. En la siguiente imagen se observa el “pin” en la rueda motor de la fecha y la configuración general del calibre es bastante similar al de Graef & Co.

Fuente: https://mb.nawcc.org/threads/mimo-mimometer-date-watch-1930-or-32.172155/

Hubo una tercera patente de reloj con fecha en esa época, pero en este caso la mostraba bajo las 12 h. En 1932, la marca suiza Marlys SA registró esta tercera patente, aunque no fue aceptada en Gran Bretaña, asumo por la existencia de la anterior que había registrado Vertex. Esto no impidió que la marca anunciara el reloj y que además lo produjera. En el siguiente carrusel podéis ver imágenes de la patente, del anuncio y de un ejemplar del reloj.

Hay otros relojes de esta época con fecha, por ejemplo, este Banner de 1935. Tiene una configuración algo distinta. Este ejemplar también muestra la ventana del fechador bajo las 12 h, al igual que en la patente de Marlys. En este caso, el reloj equipaba el calibre Adolph Schild 806. Lo podemos ver a continuación.

Fuente: https://mb.nawcc.org/threads/mimo-mimometer-date-watch-1930-or-32.172155/

Otro reloj con fecha datado en los “años 30” es este ejemplar Art Déco del Bucherer Lucerne. La descripción del reloj indica que lleva un calibre suizo de 15 rubíes, por lo que infiero que también podría tratarse del Adolph Schild 806.

Fuente: https://bit.ly/3wFn6Ay

A pesar de lo que representó esta innovación, el tamaño de los relojes en aquel momento era bastante más pequeño que el actual, así que podéis imaginar que puede haber resultado bastante difícil leer la fecha en muchos casos. Es aquí donde entró en juego el siguiente avance, el “Big Date”.

Por lo general, este invento se atribuye al relojero Paul Ditisheim, con docenas de patentes en su haber. Fue un pionero de los primeros relojes cronómetro y por lo general se considera que presentó el primer reloj que mostraba la fecha empleando dos anillos. Según la mayoría de las fuentes, Ditisheim los comercializó a través de su marca Ditis a partir de 1932. De nuevo según la mayoría de las fuentes, le siguió de cerca la marca Helvetia, que ofreció este tipo de relojes a partir de 1934.

Fuente: https://www.helvetiahistory.co.uk/helvetia-large-date-watches

Dicho esto, está en disputa quién fue primero, principalmente en el blog Helvetia History. Si os soy sincero, creo que el altísimo nivel de documentación y argumentación en este blog deja muy claro que fue la marca Helvetia de General Watch Co. la que creó esta innovación y la que merece el reconocimiento de este avance. En el artículo al que enlazamos se evidencia claramente que los relojes de Ditis empleaban variantes de los calibres y las cajas de Helvetia, además de usar presentaciones que había registrado esta última.

Fuente: https://www.helvetiahistory.co.uk/helvetia-large-date-watches

De hecho, Helvetia History afirma que todos los relojes de los años 30 con esta implementación parecen haber empleado calibres de Helvetia, el 75 inicialmente y el 75A más tarde. Otras marcas que lo emplearon serían Mimo (la que introdujo la ventana de fecha a las 3 h) y Angora Watch Company. Un ejemplar de reloj de esta última marca es de especial interés porque existe una imagen en la que se pueden apreciar el doble anillo de la complicación de fecha.

Fuente: https://www.helvetiahistory.co.uk/helvetia-large-date-watches

Como podéis apreciar, el anillo de la izquierda cuenta con dos iteraciones de los números del 1 al 3 más el espacio en blanco para los días 1 al 9 del mes. El anillo de la izquierda incluye los números del 0 al 9. En primera instancia, para avanzar la fecha los meses que contaban con menos de 31 días había que completar las revoluciones necesarias de las agujas para avanzar los días. Dado que potencialmente contaba hasta 39, esto era un proceso muy laborioso. Por ello, la versión 75A incluía un pulsador en la corona para avanzar la fecha un día, mejorando notablemente su ajuste. El pulsador se puede apreciar claramente en la imagen anterior.

Este “defecto” de la implementación temprana del “Big Date” perduró durante mucho tiempo. De hecho, no fue hasta bien entrados los años 90 que empezaron a aparecer implementaciones del “Big Date” capaces de saltar del 31 al 1 de mes, como veremos más abajo.

Volveremos al “Big Date” cuando describamos las varias implementaciones de la complicación, ya que la tecnología ha avanzado mucho desde los años 30.

El siguiente foco de atención histórico es el gran resurgir del “Pointer Date” a finales de la década de 1930. Estuvo bastante de moda, conociéndose este tipo de diales como “Bankers Dial”. Es de destacar, como vimos nada más empezar este repaso histórico, que la primera patente de A. Hammerly usaba este método para indicar la fecha, esencialmente una aguja adicional para apuntar a la fecha indicada en la periferia de la esfera.

Salvo en relojes de la marca Oris, esta presentación se ve bastante poco hoy en día. La marca suiza la utilizó por primera vez en su Big Crown Pointer Date de 1938. Es un diseño que le ayudo a sobrevivir la crisis del cuarzo, reintroduciendo esta presentación en los años 80. Sigue siendo un gran protagonista su catálogo en la actualidad. Es más, muchos de sus recientes éxitos comerciales incluyen esta implementación de la complicación.

Aquí podemos ver el Oris Big Crown Pointer Date de 1938, un reloj que se reeditó en el 2018.

Fuente: https://www.oris.ch/

El “Pointer Date” siguió siendo relativamente popular hasta mediados de los años 50, aproximadamente. A partir de entonces se usó poco, por motivos que serán obvios tras el próximo episodio de esta historia. Pero antes de adentrarnos el él, veamos un bello ejemplar de un Tissot con puntero de fecha de 1953.

Fuente: https://www.wristchronology.com/vintage-ure/tissot-pointer-date/

El siguiente gran paso en el desarrollo de la complicación de fecha sí es atribuible a Rolex (¡por fin!). En concreto, en 1945, la marca reina introdujo su primer Datejust, un reloj comúnmente conocido como “Jubilee” por el brazalete que también introdujo.

Fuente: https://www.rolex.com/es/about-rolex-watches/1926-1945.html

Sobre este reloj debo remarcar varios aspectos significativos.

En primer lugar, el lanzamiento de este reloj coincidió con la expiración de la protección de 14 años que ofrecía la patente de Graef & Co. de 1930. Dudo mucho que fuese una coincidencia.

En segundo lugar, muchas fuentes citan que Rolex presumía de que el “Jubilee” era el primer reloj en ofrecer cambio de fecha automático. Sabemos que esto no es cierto, pues el calibre de Graef & Co. de 1930 ya ofrecía está prestación. Dicho esto, creo que es importante citar que la literatura contemporánea de Rolex no presume de tal cosa. Lo que sí cita es que fue el primer reloj equipado con calibre automático en ofrecer ventana de fecha, un hecho que es indiscutible. Aun así, no me parece un salto cualitativo tan especial como muchos autores hacen ver en las distintas entradas que he consultado durante la investigación para la confección de este artículo. Personalmente considero que se trató de un avance mucho más en línea con las graduales, pero continuas, mejoras de las prestaciones a lo largo del tiempo que explican el formidable éxito de Rolex hoy en día. Esta estrategia la examinamos detalladamente en la entrada Rolex En Un Pedestal.

En tercer lugar, el reloj introdujo lo que ha venido a conocerse como la fecha “casino”, por alternar los días en los colores blanco y rojo.

A partir de 1953, cuando Rolex lanzó el primer Submariner, la marca se centró en relojes “herramienta”. Sin embargo, el Datejust quizás vio el avance generacional más significativo en esa misma época, en concreto en 1954. Rolex lo equipó con un calibre que permitía el cambio instantáneo de fecha. Como todos sabemos, en los relojes a los que podemos acceder los mortales la fecha suele cambiar lentamente entre las 10 pm y las 2 am. El cambio rápido, prácticamente instantáneo en ciertos casos, es evidentemente más complejo de implementar y mucho más agradable a la vista.

Otros elementos importantes en este cambio generacional incluyeron la introducción de nuevas versiones en acero, oro blanco y además un modelo bitono, aunque se siguió produciéndose la versión de oro. También se adoptó el bisel acanalado que tanto distingue a este reloj y el “Cyclops”, la lente de magnificación sobre la ventana de fecha. Este último detalle, según cuenta la leyenda, fue debido a que la Sra. Wilsdorf (la mujer del fundador de la marca) no contaba con muy buena vista. Desde entonces, el Datejust es conocido como el “Datejust” y no como el “Jubilee”.

Hasta aquí llega la introducción histórica de la complicación de fecha. A partir de mediados de los años 50 la adopción de la complicación de fecha empieza a ser masiva y los avances desde entonces son significativos, pero incrementales. Veremos algunos de estas mejoras tecnológicas en la siguiente sección en la que analizaremos las ventajas y los inconvenientes de las distintas implementaciones de la complicación.

Las Cuatro Presentaciones

Existen cuatro maneras convencionales de mostrar la fecha en los relojes de pulsera mecánicos. Las examinamos a continuación, en orden descendiente de frecuencia. También se da el caso que este orden coincide cronológicamente con su adopción.

Date Window (Ventana De Fecha)

Hoy en día, mostrar la fecha en un reloj a través de una abertura en el dial es la presentación ubicua. Por esta abertura se observa un anillo con números del 1 al 31, indicando la fecha en la que estamos. En los relojes contemporáneos, la fecha avanza automáticamente, aunque no siempre fue así. En las versiones más sofisticadas de la complicación, la fecha avanza instantáneamente.

Además, salvo en algunos relojes con complicación GMT y ajuste rápido de la hora en ambas direcciones, todos los relojes contemporáneos suelen disponer de ajuste rápido de fecha.

Los acabados del anillo de fecha y sus impresiones varían mucho en términos de calidad. Pasa un tanto de lo mismo con los acabados de la abertura. Aunque un usuario normal, con un único reloj, seguramente pasaría por alto estos detalles, a los aficionados nos suelen apasionar. Somos así, qué os tengo que decir sobre el tema…

La principal ventaja de esta presentación, que normalmente encontramos a las 3 h en la esfera, es que los usuarios ya están totalmente familiarizados con ella. Sin embargo, tiene dos claras desventajas.

En primer lugar, la fecha a menudo se presenta en una fuente pequeña, dificultando su lectura. El remedio más común ha sido colocar un magnificador sobre la abertura. Si bien esta solución tiene devotos, es indudable que también tiene muchos detractores.

En segundo lugar, la ubicación a las 3 h rompe la simetría de la esfera. Es por ello por lo que frecuentemente se ubica en otros puntos. La alternativa más común es a las 6 h, pues evita el problema por completo. Otra solución, quizás parcial, ubica la abertura a las 4:30 h, permitiendo mantener la simetría de los marcadores, aunque también es cierto que rompe la armonía de la periferia del dial.

Técnicamente, la complicación de fecha mostrada a través de una abertura en el dial es bastante sencilla.

Antaño existían calibres con calendario de transmisión directa. Estos mecanismos no contaban con un “saltador” de fecha, sino que eran impulsados por una rueda de 24 horas que engranaba con el disco de fecha. La fecha avanzaba lentamente durante el día.

Hoy en día, lo más común es ver la fecha “saltar” al final del día. Este tipo de mecanismos se conocen como semi instantáneos, aunque varía mucho la exactitud del salto y sobre todo cuanto dura la transición de fecha y si se observa o no movimiento de ella antes del salto a la siguiente.

La rueda horaria normalmente completa dos revoluciones por día y evidentemente sólo requerimos un cambio de fecha cada 24 horas. Por ello, vemos un tren de reducción. El resultado es que la rueda motriz del disco de fecha sólo completa una revolución cada día. Esta rueda motriz Incluye un único diente que a su vez hace girar el disco de fecha en el momento oportuno. Es normal ver algún tipo de “jumper”, asegurado por un muelle, que controla que el proceso sea armonioso y acabe con un salto. El “jumper” también asegura en su sitio el disco de fecha hasta el siguiente salto.

En la imagen que muestro a continuación de un Valjoux 7750 podéis apreciar tanto la rueda motriz con un único diente (arriba a la derecha) como el “jumper” (arriba a la izquierda). Tratándose de un Valjoux 7750, en la imagen también se observa la rueda motriz de la complicación del día y un segundo “jumper”.

Fuente: https://timeconnectioninc.com/eta/3538-eta-7750-swiss-made-automatic-movement.html

En este tipo de calibres, el “salto” normalmente es un “proceso” que transcurre a cámara lenta.

Las dimensiones del diente que impulsa este cambio vienen determinadas por varios factores: el tamaño del calibre, los materiales empleados, la durabilidad requerida de estos últimos y un largo, etc. No existen los dientes infinitésimamente pequeños, por lo que este método no permite saltos infinitésimamente cortos. Lo más habitual es ver la fecha avanzar lenta y progresivamente en la ventana de fecha antes de “saltar” al siguiente día.

Por lo general, el tren de fecha se empieza a activar sobre las 10 pm y el proceso de cambio de fecha puede durar hasta las 2 am, aproximadamente. Por ello, dependiendo del tipo de calibre, ajustar la fecha durante este período puede dañar los dientes del mecanismo, ya que el diente de la rueda motriz estará ubicado entre los del anillo de fecha. Dicho esto, no suele ser lo habitual, ya que casi todos los mecanismos modernos de ajuste rápido de fecha suelen incorporar un mecanismo de protección. Pero, en caso de duda, lo más aconsejable es siempre seguir las instrucciones del fabricante.

Estos tipos de calendarios básicos también requieren que el usuario cambie la fecha al final del mes, ya que el mecanismo no es capaz de distinguir entre los meses con diferentes números de días, aunque precisamente para corregir este defecto se añadió el ajuste rápido de fecha.

Existen dos tipos de ajuste rápido de fecha. El más común se acciona con la corona y la tija. Una vez extraída a la primera posición de ajuste, es posible avanzar la fecha rápidamente. En el Valjoux 7750, se observa una pequeña rueda de cinco dientes ubicada cerca de la corona. Al extraerla, esta rueda engrana con el anillo de fecha. También hay sistemas de ajuste rápido de fecha que funcionan con resortes, pulsando la corona, o meramente extrayéndola, aunque es bastante menos habitual. Luego ya están los correctores externos, normalmente pulsadores en el exterior de la caja. Aunque estos suelen emplearse en mecanismos más complejos, como los calendarios triples, nada impide que se equipen en relojes más básicos.

Fuente: https://timeconnectioninc.com/eta/3538-eta-7750-swiss-made-automatic-movement.html

Para terminar esta sección debo mencionar los mecanismos que incorporan cambio instantáneo de fecha, la implementación más sofisticada de todas ellas. El cambio de fecha tiene lugar a medianoche y ocurre en un instante. Lo segundo suele ser cierto mientras que lo primero es más bien la intención de estos mecanismos. Ciertas tolerancias son necesarias en la fabricación de los componentes para no dañar los mismos y la precisión absoluta en mecanismos mecánicos es una utopía.

Las implementaciones de esta versión de la complicación son variopintas, pero por lo general emplean algún tipo de resorte que acumula energía hasta liberarla a través de una leva que impulsa el cambio de fecha.

En la imagen que sigue podéis ver la gran leva que emplea el calibre Rolex 3035 de un Datejust. La rueda motriz es muy parecida a la de mecanismos mucho más sencillos, con un único diente, pero la leva y su muelle tienen un diseño cuidadoso, el resultado de mucha ingeniería. En cierto momento del día, muy cercano a medianoche, la fuerza acumulada en este muelle hace saltar la leva de un diente al siguiente, sin que el anillo de la fecha se desplace en absoluto antes o después de ese instante.

Fuente: https://thewatchbloke.co.uk/2015/08/31/rolex-16030-calibre-3035/

Por cierto, si tenéis interés por los detalles de los relojes mecánicos, el blog The Watch Bloke del que he obtenido la imagen del calibre Rolex 3035 es una gran fuente de información, con magníficos textos detallando despieces, reparaciones y restauraciones de numerosos relojes.

Big Date (Gran Fecha)

Como ya vimos más arriba, el “Big Date” es un invento de los años 30 del siglo pasado. Es la implementación más trabajada de todas y la segunda más común. Normalmente sólo se encuentra en relojes de alta gama, aunque hay excepciones que comentaremos en esta sección.

La principal ventaja que ofrece esta presentación debería ser evidente, ya que al agrandar el fechador mejora muchísimo su legibilidad.

Además, hoy en día, todas las implementaciones del “Big Date” saltan del 31 al 1, eliminando las combinaciones de números irrelevantes (del 32 al 39) por los que había que pasar al ajustar el calendario al acabar el mes cuando esta complicación se desarrolló por primera vez. Esto hace su ajuste igual de rápido que el de ventana de fecha.

Todas las implementaciones del “Big Date” emplean dos anillos.

Dos de ellas son muy destacables, principalmente porque se han utilizado en relojes relativamente asequibles.

El primer reloj que quiero destacar es el Zeppelin Automatic Pulsometer Big Date que la marca germana lanzó en el 2017 para conmemorar su 100º aniversario,

Fuente: https://bit.ly/32e8U3F

Equipa un calibre ETA 2826-2, un derivado del 2824-2. Emplea un anillo de fecha superpuesto sobre otro. El inferior lleva las impresiones del 1-16, mientras que el superior incluye los números del 17-31 y un hueco para poder observar los números del anillo inferior. Lo mejor en este caso es verlo.

Fuente: https://timetransformed.com/2018/01/09/zeppelin-automatic-pulsometer-big-date/

Otro calibre que utiliza el “Big Date” es el Powermatic 80 (C07.651) que el Swatch Group equipa en relojes de las marcas Certina y Mido. Es una implementación más tradicional con dos anillos independientes. Hasta ahora, ambas marcas lo han presentado a través de doble ventana, ambas enmarcadas.

Fuente: https://www.certina.com/es-en/watch/ds-1-big-date/c0294261109160
Fuente: https://www.midowatches.com/en/commander-big-date-m0216261106100.html

A partir de aquí se suelen encontrar calibres manufactura y entra en juego si se trata de abertura única o doble o si los dos anillos están en el mismo plano, etc. También parece existir cierto esfuerzo por intentar presentar la complicación en distintas ubicaciones en la esfera.

Veamos algunos ejemplos para entender mejor estas variaciones.

Entre relojes tradicionalmente considerados “herramienta” hay un trio de ejemplos donde se ha añadido un “Big Date” sin comprometer para nada la funcionalidad básica de los relojes.

En esta subcategoría citaríamos el IWC Big Pilot’s Watch Big Date Edition “150 Years” del 2018, o el “Spitfire Edition” que es un modelo del catálogo actual. En los “relojes de piloto”, la complicación “Big Date” puede mejorar mucho la legibilidad, que es su propósito primordial. Ambos ejemplos equipan el calibre manufactura 59235 de cuerda manual y ocho días de reserva de marcha. La implementación del “Big Date” en este caso es mediante dos discos coplanares y presentación en ventana única.

Fuente: https://www.iwc.com/es/watch-collections/jubilee-collection/iw510503-big-pilots-watch-big-date-edition-150-years.html

También serviría de ejemplo el Blancpain Fifty Fathoms Grande Date. Equipado con el calibre manufactura 1315 con tres muelles reales y cinco días de reserva de marcha, la complicación en este caso emplea dos discos superpuestos, tal como se observa en la imagen. La presentación es mediante ventana doble.

Fuente: https://www.blancpain.com/es/fifty-fathoms/fifty-fathoms-grande-date-5050-12b30-b52a

Finalmente, en esta subcategoría también incluiríamos el reciente Heritage Bicompax Annual de Carl F. Bucherer, por tratarse de un cronógrafo. Además ofrece calendario anual, del que hablaremos en un capítulo futuro. Equipa el calibre manufactura CFB 1972 y tal como se observa en el siguiente vídeo implementa la complicación “Big Date” con discos superpuestos. La presentación es de ventana doble.

Ahora toca presentar las implementaciones del “Big Date” de los especialistas germanos, en concreto de Glashütte Original y A. Lange & Söhne. Es una complicación que encontramos con mucha frecuencia en las colecciones de ambos fabricantes.

Aunque Lange es la marca de mayor renombre y la que lanzó su “Outsize Date” antes (en 1994), creo que Glashütte Original debe ser considerado el especialista en esta implementación o visualización de la complicación de fecha. Ofrece en la actualidad nada menos que 116 referencias que se valen de lo que denomina “Panoramic Date”, una presentación introducida por primera vez en 1997. La utiliza en todo tipo de relojes, desde sus modelos “deportivos” a los de “vestir”. Todas las implementaciones comparten el uso de ventana única y discos coplanares, siendo esta forma de presentar la complicación la que considero la más lograda de todas.

Al igual que me serví del Glashütte Original PanoMaticLunar de mi colección particular en el anterior capítulo sobre la complicación de fase lunar, lo vuelvo a enseñar en esta entrada para mostrar su “Big Date”. En primera instancia podéis ver una imagen donde se observa la ubicación inusual de la complicación, ya que el diseño del reloj pretende ser asimétrico.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Además, en el siguiente vídeo podéis observar el cambio instantáneo de fecha. El vídeo está ralentizado a un 1/4 de la velocidad real, por lo que es constatable que el cambio es sin duda “instantáneo”. Dicho esto, el cambio de fecha tuvo lugar a las 12:04:18 am, certificando lo citado más arriba sobre la imposibilidad de obtener precisión absoluta en las piezas mecánicas por las tolerancias necesarias para que los distintos componentes interactúen entre sí sin dañarse.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Finalmente, A. Lange & Söhne tiene en su colección actual 23 modelos con lo que denomina “Outsize Date”, o fecha sobredimensionada. Al igual que Glashütte Original, Lange utiliza esta inserción en todo tipo de relojes. Aunque destaca en el asimétrico Lange 1, también lo encontramos en todas las versiones del Saxonia y en el reciente Odysseus: el primer reloj “deportivo” de la marca. Este último reloj también muestra el día de la semana de forma sobredimensionada en el lado opuesto de la esfera. Podéis ver estos tres relojes en el siguiente carrusel de imágenes.

A diferencia de Glashütte Original, Lange emplea discos superpuestos y ventana doble. La implementación de Lange además tiene la particularidad de mostrar un fondo sin impresión en la ventana de la izquierda los días 1 al 9 del mes. Efectivamente, es el único fabricante que lo hace así, que tiene su mérito. Aunque también es cierto que esta era la configuración que utilizaba el Helvetica 75A de los años 30, como vimos más arriba. Esta presentación tiene algunos detractores por el desequilibrio que muestra la ventana en las fechas tempranas del mes. Si volvéis a la imagen del PanoMaticLunar que mostré más arriba, veréis que el día uno de mes se representa como “01”, manteniendo el equilibrio.

Pointer Date (Puntero De Fecha)

Otra manera de indicar la fecha es a través del “Pointer Date”, que utiliza una aguja adicional que salta cada 24 horas e indica la fecha en la periferia del dial. Como comentamos más arriba, tuvo bastante aceptación desde finales de los años 30 del siglo pasado hasta mediados de los años 50, aproximadamente. Este tipo de presentación se conoció en su momento como el “Bankers Dial”, o la esfera de los banqueros, detalle que nos transmite que se reservó para relojes de cierto nivel.

El puntero de fecha fue la primera forma de presentar la complicación de fecha (recordemos el invento de A. Hammerly de 1915) en los relojes de pulsera. Sin embargo, ya no es nada común encontrar esta presentación en relojes contemporáneos.

Dicho esto, la complicación de fecha en mi ejemplar relativamente moderno del Breitling Montbrilliant Datora se muestra de este modo (aunque debo destacar que aparte de añadir la complicación de cronógrafo este reloj también ofrece un triple calendario, una complicación que veremos en un capítulo futuro). Además, la inspiración de este reloj es el “Datora”, un modelo de Breitling de los años 40 que presentaba la fecha de este mismo modo.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La ventaja de esta presentación es que elimina la ventana de fecha, que en la mayoría de los casos rompe la simetría de la esfera. Sin embargo, también es cierto que la aguja adicional de fecha introduce una nueva asimetría, ya que irá apuntando a distintas partes del dial según avance el mes.

Entre las desventajas que tiene debo citar el coste incremental de incorporar este tipo de presentación, ya que no se fabrican calibres de este tipo hoy en día, requiriendo por lo tanto modificaciones. También es cuestionable si este tipo de presentación mejora la legibilidad de la fecha. Por último, es muy posible que al caer en desuso la mayoría de los usuarios tenga dificultades a la hora de acostumbrarse a esta presentación.

Como ya citamos más arriba, hay una marca que se distingue por persistir con este tipo de presentación. Se trata de Oris, el fabricante independiente suizo. En el 2018 conmemoró su primer “Pointer Date” reeditándolo. Hoy en día su colección de relojes de la línea Oris Big Crown Pointer Date incluye 26 modelos distintos que presentan la fecha de este modo.

Fuente: https://www.oris.ch/

Aparte de Oris, que copa casi todos los resultados de búsqueda de “Pointer Date”, algunas otras marcas hacen uso de esta presentación. Entre las que producen relojes asequibles destacaría dos modelos de la micro marca Farer, el Lomond y el Exmoor, dos interesantes interpretaciones de reloj de campaña. Entre relojes de alta gama, el Doppel Felix de Habring, el Historiques Triple Calendar 1942 de Vacheron Constantin (y muchos modelos de su línea Fifty Six) y el Cellini Moonphase de Rolex hacen uso de puntero para indicar la fecha.

Veamos estos relojes.

Entre los punteros de fecha quiero incluir aquellas presentaciones que hacen uso de una aguja “retrógrada”. Recordemos que estas últimas son las que en vez de dar un giro completo meramente describen un arco y al completarlo vuelven rápidamente al punto de partida. Se podría argumentar perfectamente que representan una categoría aparte, aunque comparten con el puntero de fecha la indicación de la misma mediante una aguja adicional que marca en la periferia, en este caso de un arco, el día del mes. Predeciblemente, esta presentación es conocida como “Retrograde Date”, o fecha retrógrada.

Suele encontrarse en relojes de muy alta gama, como el 217QRS Retrograde Date de Voutilainen, el Patrimony Fase Lunar Fecha Retrógrada de Vacheron Constantin o el 5159G-001 Calendario Perpétuo Con Aguja De Fecha Retrógrada de Patek Philippe. Dicho esto, también podemos encontrar este tipo de presentación en relojes mecánicos de $227 (€191), por ejemplo en el Seagull Retrograde Date Power Reserve Mechanical Watch.

Subsidiary Dial Date (Fecha En Subdial)

La cuarta forma de mostrar la fecha es mediante el uso de un subdial con una aguja que apunta a la fecha. Evidentemente no resulta fácil de leer y por ello es bastante poco común. Pero con el afán de completar el repaso de esta complicación he decidido incluirla.

Lo más frecuente es ver la fecha presentada de este modo en relojes de alta gama. De hecho, es bastante habitual en calendarios perpetuos, aunque esto lo trataremos en el capítulo dedicado a los calendarios. A menudo, el subdial de fecha comparte espacio con una complicación adicional, por ejemplo, la fase lunar. Un ejemplo de ello sería el Patek Philippe Grandes Complicaciones 5320G-001 que podéis ver a continuación.

Fuente: https://www.patek.com/es/coleccion/grandes-complicaciones/5320G-001

Sin embargo, también hay una clara excepción a esta regla. Entre los relojes que denominaríamos como asequibles, SEIKO hace uso extenso de una subesfera para mostrar la fecha en varios relojes de su colección Presage, tanto en la “Prestige Line” como en la “Basic Line”. Un ejemplo sería la referencia SSA341J1 que vemos a continuación. Equipa el calibre 4R57, una versión modificada del omnipresente 4R35 que desplaza la indicación de fecha y añade indicador de reserva de marcha.

Fuente: https://www.seikowatches.com/global-en/products/presage/ssa341j1

Conclusión

Al contrario de las dos complicaciones anteriores que miramos (segundos muertos y fase lunar), creo que no hay duda alguna de que esta complicación (mostrar la fecha) es particularmente útil, por lo menos para los olvidadizos.

También es cierto que para los que coleccionamos relojes (que a veces supone llevarlos con escasa frecuencia), el ajuste de fecha cuando los sacamos de la caja es un elemento más de la rutina de la puesta en marcha. Les damos cuerda, lo ponemos en hora y fecha y a disfrutar de ellos.

Dicho esto, hay coleccionistas que omiten la puesta en fecha. Seguro que conocéis a más de uno… Yo desde luego que sí, incluyendo algunos queridos compañeros que también son autores en este sitio web. Aquí podéis ver una de las imágenes típicas que este compañero en concreto suele compartir con el resto de los aficionados locales en nuestro grupo de WhatsApp.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Yo personalmente soy meticuloso con la puesta en fecha, aunque a veces cueste en los relojes que añaden GMT y ajuste rápido de hora, porque no hay más remedio que girar esa aguja horaria las veces que haga falta. Es un ejercicio que me suele hacer apreciar los relojes tres agujas.

Hasta aquí llega esta presentación de la complicación de fecha, la más básica pero también la más frecuente entre los relojes modernos.

Espero que os haya ayudado a entender mejor sus orígenes, su funcionamiento y la plétora de presentaciones que son posibles, algunas de ellas pensadas para mejorar sustancialmente la presentación y el funcionamiento de la complicación.

Os recuerdo que en una entrada futura de la serie complicaciones avanzaremos con la complicación de calendario, examinado las complicaciones de fecha/día, triple calendario, calendario perpetuo y calendario anual.

2 comentarios en «Introducción: Fecha»

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.