08/07/2020

Breitling Montbrilliant Datora – Evolución Del Navitimer

Comparte

@aviationwatchcollector

Orígenes: Chronomat y Navitimer

La colección Navitimer de Breitling ha sido la referencia de la marca desde 1952, cuando se lanza un verdadero instrumento de muñeca para los pilotos. De hecho, es un icono para muchos aficionados, de entre las muchas marcas y los muchos relojes disponibles.

La historia de la pieza tiene sus orígenes en 1942, cuando Breitling lanza al mercado el Chronomat, un modelo que incorporaba una regla de cálculo en el bisel, un precursor de la E6B, o calculadora de vuelo, con la que los pilotos aprenden a hacer los cálculos necesarios para ejercer su función en la escuela de vuelo, en la fase de aprendizaje conocida como “ground school”, o escuela en tierra.

1942 Breitling Chronomat, ref. 769. Fuente: https://www.timeline.watch/watch/1942-breitling-chronomat-ref-769/.
Una calculadora de vuelo.

El Navitimer incoporaba alta tecnología para la época. Equipado con un calibre de rueda de pilares, se trataba de un cronógrafo manual de construcción robusta y que proporcionaba todo lo que necesitaba un piloto.

Hay que agradecer personalmente a Willy Breitling el éxito del reloj. Era un hombre adelantado a su tiempo. Introdujo el concepto de embajadores de marca, y se puso en contacto con grupos de pilotos para generar negocio y dar visibilidad a la pieza. Debido a estas campañas enfocadas, la marca consiguió unos seguidores muy leales, cosa rara para las empresas relojeras de la época.

Según avanzaba la tecnología, en 1969, el Navitimer adoptó un movimiento automático. Junto a Jack Heuer (sí, ese Heuer) y Gerald DuBois, Willy Breitling ayudó a diseñar un nuevo calibre, un cronógrafo automático de construcción modular, conocido como el Calibre 11. Esto tuvo un impacto sobre el diseño del Navitimer, que pasó a tener un diseño con dos diales interiores, en vez de los tres tradicionales, y el datario a las seis.

Breitling Navitimer Chrono-Matic 1806. Fuente: https://monochrome-watches.com/history-breitling-navitimer/.

Como no, las cosas se tuercen al poco tiempo de la introducción del este nuevo calibre. En la década de los 70 llega la crisis del cuarzo. Breitling reacciona, pero en balde, y la empresa quiebra. Los derechos de producción del Navitimer los compra Sinn, que hoy en día sigue produciendo una versión del Navitimer, el Sinn 903.

Breitling Navitimer LED Digital. Fuente: https://monochrome-watches.com/history-breitling-navitimer/.

En 1978, la empresa es comprada por Ernest Schneider. El Navitimer renace, con una serie de calibres externos, pero las condiciones de mercado siguen siendo difíciles, hasta la década de los 90, cuando resurge el interés por los relojes mecánicos.

Desde 1999, todos los relojes de la marca disfrutan de certificación COSC. Además, a partir de 2009, el Navitimer incorpora un calibre de manufactura, el Breitling 01.

En resumen, el Navitimer es un icono por todos los motivos expuestos. Pero la prueba más destacada es que es el cronógrafo con la tirada más larga del mercado, con 67 años de producción continuada. Incluso tras la venta de la empresa por parte de la familia Schneider a CVC en el 2017, el Navitimer, aunque con la colección rediseñada, sigue siendo un producto clave de la marca Breitling.

La Línea Montbrilliant

La línea Montbrillant parte del Navitimer, pero pretende combinar las últimas tecnologías con la imagen más tradicional de la marca. La línea recibe su nombre en honor a la fábrica de Breitling ubicada en Rue Montbrillant, donde permaneció entre 1892 y 1979. Las esferas están decoradas con el nombre de Breitling, el logo de la marca en la primera mitad del siglo XX, en vez de la B con alas, y el nombre de la marca aparece en cursiva hasta el 2012.

La referencia inicial, la A30030, sale al mercado en 1996. Tiene un diámetro de 38mm, y venía equipado con el calibre Breitling 41, basado en el ETA 2892-A2. Otras características notables son las agujas esbeltas, y en el centro de la esfera el marcador de centésimas de hora, en rojo.

El reloj ofrece las siguientes funciones: hora, minutos, pequeño segundero, cronógrafo con marcadores de cuarto de segundo, y contadores de 30 minutos y 12 horas, y el bisel bidireccional con la regla de cálculo. La trasera viene grabada con una imagen de la fábrica en La-Chaux-de-Fonds y un anillo exterior de ciudades del mundo e indicadores de diferencia horaria.

En 1999, el Montbrilliant es sustituido por la version con datario (a las 4:30), con referencia A41330.

Breitling Montbrilliant, ref A41330.

El reloj, en sus distintas variantes, sigue en producción hasta el 2011. En el 2012, sale el Montbrilliant 01, incorporando el calibre Breitling 01 de manufactura, permitiendo aumentar la reserva de carga a 70 horas. El diámetro del reloj aumenta hasta los 40mm.

Breitling Montbrilliant 01, ref AB013012.

Tras el lanzamiento inicial, la marca también sacó al mercado otros tamaños, o versiones con más complejidad, o series limitadas. Entre estas series se incluyen el Montbrilliant 1461 Jours (calendario perpetuo y fase lunar), que sale en 1998, el Montbrilliant 1903 (flyback) que sale en el 2004, así como las versiones Eclipse, Edition, Légende, Olympus y Datora.

Montbrilliant Datora

Sobre el Montbrilliant Datora voy a detenerme brevemente porque tengo la suerte de disfrutar de un ejemplar en mi colección, con la referencia A21330. Es una versión que añade un pequeño detalle adicional, un “homage” hacia los relojes del pasado, en concreto al Breitling Datora de los años 40.

El reloj viene equipado con un anillo para indicar la fecha, justamente en el interior de la regla de cálculo, e incluye una aguja adicional terminada con una cresta, acabada en rojo, para ayudar a visualizar dicha fecha. Además, añade el día de la semana y el mes en dos ventanas colindantes a las 12. Estos detalles están claramente inspirados por el Datora original.

Breitling Datora, ref 786, de los 40.

Tambien añade una función 24 horas, incluida en el sub-dial de las 9, junto al pequeño segundero. Para acomodar todas estas funciones, la caja crece hasta los 43mm, y el reloj porta el calibre Breitling 21, basado en el ETA Valjoux 7751.

Para ser una pieza relativamente grande, es muy llevadera, especialmente con el dial blanco, que de hecho tiene un tono crema en vivo. Lleva su tiempo acostumbrase a la esfera, que muestra una cantidad de información que a primera vista puede resultar desbordante. Ahora, una vez dominada, todo está en su sitio, y la legilibilidad es más que adecuada gracias al fondo blanco y los precisos marcadores, incluidos los de la regla de cálculo.

Lamentablemente, el Montbrilliant deja de fabricarse en 2018, tras la adquisición de Breitling por parte del fondo de capital de riego CVC.

Acabo con una pequeña galería de fotos del reloj.

5 comentario en “Breitling Montbrilliant Datora – Evolución Del Navitimer

  1. Gran artículo sobre los Breitling. Una puntualización: El datora original, es heredero de los primeros chronodato y posteriormente de los Universal Géneve. Podemos decir que pertenece a esa gran familia de cronos con fecha no manufactura que llevaban en su interior el fantástico Valjoux 72C (Rolex es otro ejemplo) y que aparecieron ya casi entrados los 50.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.