03/06/2020

Cuando No Había Listas De Espera

Comparte

@gorietesfoner

Hoy en día tenemos infinidad de noticias sobre nuevos logros, descubrimientos o retos conseguidos. Hemos alcanzado un nivel de tecnología en el que a veces nos abruma el ritmo al que nuestra sociedad avanza. Mirando al pasado, al igual que me ocurre con los relojes, me da la sensación de que las proezas llevadas a cabo antaño, estaban envueltas de un halo muy especial que las hacía aún más extraordinarias.

Mercedes Gleitze, nacida en Brighton en 1900, fue una destacada nadadora de su época. En 1923 batió el récord femenino nadando el río Támesis en 10 horas y 45 minutos. En 1928, fue la primera persona que cruzó las nueve millas del estrecho de Gibraltar en 13 horas. En 1933 nada ininterrumpidamente 47 horas obteniendo otro récord británico. De las 51 ocasiones que realizó travesías en aguas abiertas, 25 superaron las 26 horas de nado continuo.

De todas ellas me gustaría destacar la que acaeció un 21 de octubre de 1927, ya que aúna relojería y este magnífico deporte que me apasiona.

Dos semanas antes, a las 2.55 de la madrugada, se levantó una niebla que ahogó la noche de Gris Mez, cerca de Calais. No fue impedimento para que Mercedes se untara el cuerpo con grasa, ya que aún no tenía un neopreno que le protegiese de los 14 grados de temperatura del agua. Se acercó a la orilla y convencida que podía lograrlo, se zambulló en el mar.

Brazada tras brazada, exponiéndose a perderse en la niebla o aun peor, a ser arrollada por los barcos debido a la escasa visibilidad, llega a la costa de Inglaterra, 15 horas y 15 minutos después.

Otra nadadora, Dorothy Cochran Logan,afirmó haber cruzado días antes el canal en 13 horas y 10 minutos, para más tarde reconocer que mintió, lo que salpicó a nuestra nadadora, pues el público puso en duda su hazaña. Mercedes no tardó en proclamar que repetiría el desafío 14 días depués.

Estos hechos no pasaron desapercibidos para Hans Wilsdorf, fundador de Rolex, como explicaremos con más detenimiento más adelante.

En 1926, patenta su caja Oyster. Dentro de las muchas innovaciones de la marca, posiblemente la caja Oyster, sea uno de los acontecimientos más revolucionarios y determinantes de la historia de Rolex. Logrando así un reloj hermético, resistente al polvo, grasa,.. y por supuesto al agua.

Al bueno y listo de Hans, se le ocurrió una brillante idea, uno de los mejores ejemplos de marketing moderno perfectamente ejecutado.

Mercedes Gleitze se convirtió en la primera embajadora de Rolex un 21 de octubre, cuando en su segunda travesía para cruzar el canal, rodeada de una multitud, llevaba prendido del cuello un Rolex Oyster. Sin embargo, en esta ocasión por problemas físicos, no logró completar la travesía debido a que la temperatura del agua le impidió seguir más allá de las diez horas, completando la 4/5 partes del trayecto.

Sin embargo, el público supo valorar su esfuerzo y determinación y reconoció su récord batido dos semanas atrás.

El 27 de noviembre, el señor Wilsdor pagó 1.600 libras esterlinas de la época para que Mercedes y su Oyster ocuparan la portada del Daily Mail, consiguiendo la difusión y el reconocimiento mundial de la marca.

Fue el inicio de una campaña publicitaria en la que, convertida en modelo, nuestra famosa nadadora sería la imagen de los Rolex Oyster en varios carteles donde destacaban las virtudes tanto de nuestra protagonista, como del robusto reloj.




Así fue como esta gran marca, gracias a una acertada política de comunicación de sus logros, supo posicionarse entre las más prestigiosa casas relojeras de lujo, y a día de hoy ser la marca favorita de muchos y el Oyster uno de sus modelos más emblemáticos.

10 comentario en “Cuando No Había Listas De Espera

  1. Muy buen artículo Gori, me ha hecho mucha gracia que la gran visión para el marketing la tuvieron para el segundo intento…no en la primera travesía que también fue exitosa,pero sin patrocinio de nadie.

    Supongo que cuando la Nasa vuelva a la luna, igual intentan patrocinarlo.

  2. Otra gran historia detrás de otro gran reloj o marca. En el tema de marketing quizás revolucionarios para el tiempo en el que estaban… Detrás de cada logro deportivo hay un reloj o marca.
    Gran lectura señor Gori

  3. Muy interesante este artículo. Por cierto, he leído que realmente Rolex no fabricó en sí su caja Oyster, si no que Rolex la compró a un fabricante de cajas y después la patentó como propia. No sé si es así. Saludos.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.