Reseña Omega Planet Ocean 600M Co-Axial 42 mm (2ª Generación)

@aviationwatchcollector

Hoy os quiero presentar un Omega Planet Ocean (la ref. 232.30.42.21.01.001) de la segunda generación de esta colección que estuvo en producción entre el 2011 y el 2016. El Seamaster Planet Ocean (PO) lanzado originalmente en el 2005, representa el segmento “premium” de la línea Seamaster. Desde su lanzamiento, el PO ha triunfado en gran medida por combinar unas proporciones de inspiración vintage con un look deportivo y moderno. Es un reloj rotundo, pero a la vez elegante y con unas prestaciones extraordinarias, una combinación que lo convirtió en un clásico instantáneo.

Echémosle un vistazo inicial.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El Planet Ocean

El Planet Ocean se presentó en el certamen Baselworld en 2005. Es un diver rotundo de altas prestaciones, que creo permitió a Omega competir mejor contra el Rolex Submariner e incluso con el Sea-Dweller, si nos centramos en sus especificaciones.

Al rápido éxito comercial del PO contribuyó el acto de presencia en la muñeca de James Bond un año tras su lanzamiento. Fue uno de los dos Seamaster usados por Daniel Craig en el largometraje Casino Royale. El actor llevaba un PO en las escenas de acción al inicio de la película.

Fuente: https://www.imdb.com/video/vi2357633305?playlistId=tt0381061

Ya en las escenas que transcurren en las mesas de juego del casino, lleva un Seamaster Diver 300M, una mejor elección para conjuntar con el puño de la camisa y el esmoquin.

Ese mismo año, Omega lanzó una edición limitada (de 5.007 unidades) del reloj que llevó Craig en la película, que recibió la denominación Planet Ocean “Casino Royale” (ref. 2907.50.91).

El PO continuó siendo protagonista en la muñeca de Bond en las siguientes películas de la serie. Jugó un papel destacado tanto en Quantum of Solace (2008) como en Skyfall (2012), en esta última ocasión ya con una versión de la segunda generación del PO, como el protagonista de esta entrada.

Pero volvamos a los orígenes del PO…

Tras la introducción en 1953 del Fifty Fathoms de Blancpain, el Super Sea Wolf de Zodiac y el Submariner de Rolex, muchas otras marcas se vieron obligadas a desarrollar relojes de buceo, un desempeño que se empezó a popularizar entre el gran público en esa época.

En 1953, Omega tenía en la colección el Seamaster: un reloj de la postguerra (1948) basado en los relojes de dotación que la marca suministró a las tropas británicas a finales de la Segunda Guerra Mundial. Era un reloj muy capaz y resistente al agua, pero más bien de líneas elegantes y desde luego no apto para las actividades subacuáticas, aunque fuesen recreativas.

Como era de esperar, la marca respondió ante la creciente demanda de relojes “deportivos” y en concreto de relojes de buceo, lanzando el Seamaster 300 en 1957, junto con el Speedmaster y el Railmaster.

Podéis ver a continuación un ejemplar de esta referencia inicial (la CK2913).

Fuente:
https://www.watchprosite.com/omega/2-clean-pictures-of-the-omega-ck-2913-3-/677.1229186.10109331/

Desde 1957, se han visto una increíble cantidad de variantes del Seamaster, aunque a grandes rasgos se pueden dividir en las siguientes familias: Seamaster 300M, Seamaster Aqua Terra, Seamaster PloProf (un modelo ya descatalgogado, aunque sin duda icónico), Seamaster Planet Ocean y los modelos de la familia “heritage”, entre los que destaca el Seamaster 300 Master Co-Axial. En safonagastrocrono.club han aparecido reseñas anteriores cubriendo varios de estos modelos. Podéis acceder a ellas a través de los enlaces incluidos.

El Seamaster 300 Master Co-Axial del 2014 evidentemente representó una reedición/reinterpretación del Seamaster 300 original de 1957. Dicho esto, es indudable que el PO, lanzado casi una década antes, representó un primer paso en esta dirección. Era un reloj contemporáneo, pero la inspiración venía tomada del archivo. Su caja recuerda mucho a la del Seamaster 300, aunque es indudable que también se observan ciertos elementos de la caja del Speedmaster. El bisel, la esfera, las agujas y hasta el brazalete parecen tomar inspiración de esa versión inicial del Seamaster 300 de 1957, aunque todos ellos fueron redimensionados para satisfacer al público actual.

Los modelos iniciales del PO del 2005 son los que más se asemejan al Seamaster 300 de 1957. A continuación, podéis ver el primero de todos, la ref. 2200.50.00.

Fuente: https://omegaforums.net/threads/your-favourite-planet-ocean.93916/

En el 2009, Omega introdujo el “LiquidmetalTM” a sus biseles, haciendo uso de una edición limitada del PO para introducirlo. Hoy en día, esta referencia se considera un modelo transicional de la familia PO.

La segunda generación del PO, que es la que nos atañe en el artículo de hoy, introdujo varios cambios significativos.

El más importante de todos fue el cambio de calibre, empezándose a usar el movimiento manufactura Omega 8500 con espiral de silicio que sustituyó al Omega 2500 utilizado originalmente, basado en el ETA 2892. Este cambio permitió designar a los PO como “cronómetros co-axial”.

El uso de este nuevo calibre, junto con la decisión de añadir un fondo de exhibición (siempre controvertida en relojes de este tipo) aumentó el grosor de la versión de 42 mm desde los 14,5 mm hasta los 15,7 mm.

Además, se introdujo en la gama un tercer tamaño (unisex) de 37,5 mm de diámetro, al igual que versiones realizadas en titanio y nuevas variaciones cromáticas, con esferas en blanco y en azul.

El resto de los cambios fueron por lo general cosméticos, aunque también bastante notables. Aparte de la introducción de biseles cerámicos y de LiquidmetalTM, es de destacar que los índices, marcadores de hora y el logotipo de Omega aplicados aumentaron de tamaño y se presentaron con un acabado más elaborado. También se introdujo el color naranja para la impresión “Seamaster”. Los modelos con la esfera negra mantuvieron el acabado mate, pero el nuevo modelo azul en titanio introdujo una esfera brillante, un fenómeno que con el tiempo se ha extendido al resto de la gama.

La tercera generación, aunque es posterior al modelo que nos incumbe hoy, protagonizó la presentación de nuevos relojes de Omega en Baselworld 2016.

Pero sin duda alguna, el cambio clave fue la adopción del calibre Omega 8900 con certificación METAS y COSC, por lo que los relojes de la línea PO pasaron a designarse como “Master Chronometer”.

Otro cambio importante introducido en la tercera generación fue la variación del tamaño del reloj. Las versiones tres agujas pasaron a presentarse en cajas de 39,5 mm y 43,5 mm de diámetro, con grosores de 14,2 mm y 16,5 mm, respectivamente. Dicho esto, se mantuvo la versión de 45,5 mm para el modelo cronógrafo y alguna edición especial.

En un guiño al buceo, Omega también empezó a utilizar doble tonalidad en la luminiscencia de los PO. Los índices aplicados, así como las agujas de las horas y los segundos, emiten luz azul. Esto contrasta con la luz verde emitida por el minutero y el indicador de orientación en el bisel.

Aunque la segunda generación ya había añadido la complicación GMT en el 2013, la misma se extendió a muchos más modelos de la tercera generación.

La colección actual del PO incluye 81 modelos distintos.

Fuera de la colección, pero definitivamente merecedor de una mención especial, está el Seamaster Planet Ocean Ultra Deep Professional (la ref. 215.92.52.21.99.001). Con un diseño semejante a un ojo de buey, es un reloj testado para aguantar hasta 15.000 m de profundidad. En abril del 2019, acompañó al equipo de la Expedición Five Deep que batió el récord mundial de sumersión a bordo del DSV (Deep Summergence Vehicle) Limiting Factor, alcanzando los 10.925 m de profundidad en el Foso de las Marianas en el Océano Pacífico.

Fuente: https://www.omegawatches.com/es-es/planet-omega/ocean/worldsdeepestdive

El Reloj

Tras esta introducción ya podemos posicionar este ejemplar dentro de la familia PO. Se trata de la versión con esfera negra mate de la segunda generación, con la referencia 232.30.42.21.01.001.

Veámoslo otra vez.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El reloj viene muy bien presentado, en una doble caja. La exterior es una gruesa caja de cartón blanco con la tapa firmada. En su interior encontramos una hermosa caja de madera de grandes dimensiones con el reloj dentro, junto con un compartimiento para almacenar la cartera de la documentación y el manual de instrucciones.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Se trata de un reloj de buceo profesional que ofrece 600 m de resistencia al agua. Esta característica básica salta a la vista nada más verlo.

Su caja está realizada de acero inoxidable noble con unas dimensiones de 42 mm de diámetro por 15,7 mm de grosor. El reloj cuenta con una medida estándar de 20 mm entre asas, permitiendo usar numerosas correas alternativas, ya sean de la marca o de terceros. Tiene una longitud (“lug-to-lug”) bastante sorprendente, de sólo 48 mm, permitiendo en principio que lo puedan llevar aquellos con muñecas algo más pequeñas, aunque en este caso el imponente grosor podría ser un factor igual de importante para considéralo.

La caja tiene un acabado refinado a la par que deportivo.

Un aspecto muy destacable, aunque apenas perceptible de la misma es su forma asimétrica. El lado derecho está sobredimensionado para dar cabida a la corona roscada (de considerable tamaño) que encontramos a las 3 h. La corona en sí tiene un acabado estriado y viene firmada con el logotipo de la marca. Su desenroscado y manipulación son muy agradables, de lo mejor que he experimentado.

Los laterales de la caja están cepillados, al igual que la parte superior del reloj. El cepillado es muy fino, tendiendo a aparentar ser satinado. Entre estas partes cepilladas observamos un facetado pulido a espejo de un considerable ancho. Se ensancha hacia las asas, ocupando el 100% de estas últimas en su terminación. El uso de este acabado y la forma del facetado tienen el efecto de reducir el impacto visual de la caja y disimular su asimetría.

El reloj cuenta con una válvula de escape de helio a las 10 h, con el mismo acabado que la corona principal. Las válvulas externas de este tipo no son del agrado de todo el mundo, pero en este caso creo que es lo esperado ya que se trata de un “Seamaster”. Es de destacar que el reloj ofrece una resistencia al agua de 50 m incluso con la válvula de helio desenroscada.

El bisel de inmersión de 120 clicks tiene una altura considerable y su borde lleva muescas de gran tamaño, permitiendo una fácil manipulación. La holgura una vez posicionado es inexistente, pero en mi opinión su accionamiento es quizás demasiado suave y el sonido que emiten los clicks no transmite solidez. Por otro lado, el acabado del inserto cerámico negro mate es impecable e impresionante, conjuntado a la perfección con la esfera negra mate y la imagen de “reloj herramienta” que desea transmitir. Me gusta mucho que sea un bisel relativamente estrecho, herencia del Seamaster 300 de 1957. De paso, deja más espacio visual para el dial.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El PO lleva un zafiro de doble cúpula con tratamiento antirreflejos en ambas caras. El cristal biselado sobresale ligeramente por encima del bisel. A pesar del pronunciado abovedado, produce distorsiones mínimas. El rendimiento del tratamiento AR es intachable.

La legibilidad de la esfera también es sobresaliente. Podría argumentarse que peca de exceso de impresiones, pero quizás debido a su disposición no me han molestado en exceso.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

En la esfera observamos marcadores aplicados rellenos de lumen cada hora. A las 12, 3, 6 y 9 h los índices son de menor envergadura para dar cabida a los números arábigos aplicados (situados a las 12, 6 y 9 h) y la ventana del fechador (a las 3 h). Esta última es un mero recorte sin enmarcar que permite ver la fecha impresa en blanco sobre un anillo negro. El efecto de este minimalismo es que apenas se nota. Entre los índices aplicados observamos una pista con los marcadores de los minutos.

A las 12 h vemos el logotipo aplicado de la marca, con el texto “OMEGA” también aplicado bajo el logo. Debajo vemos impreso “Seamaster” en naranja y una cuarta línea de texto con la impresión “PROFESSIONAL”. A las 6 h vemos otras tres líneas de texto con las impresiones: “CO-AXIAL”, “CHRONOMETER” y “600m / 2000ft”. A título personal creo que sobra “PROFESSIONAL” en la parte de arriba y quizás falte “Planet Ocean” para distinguir esta línea de relojes del resto de la colección Seamaster. Las tres líneas de impresiones a las 6 h podrían haber sido dos, quizás tres de haber trasladado Seamaster a esta parte del dial.

Las agujas nos retrotraen al estilo de la horaria en el Seamaster 300 de 1957, con la característica terminación en flecha. El segundero añade un estilete de color naranja en su terminación.

El reloj tiene una luminiscencia impresionante, toda azul en este caso. Recordad que a partir de la tercera generación domina el azul, pero con luminiscencia verde en la minutera y el bisel.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La trasera de exhibición es otro elemento que no cuenta con apoyo universal. Personalmente, creo que en un diver “profesional” el tradicional fondo ciego con el grabado del hipocampo de la línea Seamaster hubiese sido preferible. Entiendo la decisión de Omega, sin duda derivada de la tendencia generalizada en el sector de ofrecer fondos vistos en sus relojes. Seguramente está decisión también fue motivada por el deseo de mostrar el nuevo calibre manufactura. Dicho esto, aunque el calibre 8500 ofrece un gran rendimiento (ver más abajo) no lo considero merecedor de ser exhibido. Para más inri, esta decisión de diseño añade cierto grosor al reloj que se podría haber evitado.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Como he citado más arriba, este ejemplar equipa el calibre manufactura Omega 8500 con certificación cronómetro de COSC. Se trata de un calibre automático de carga bidireccional. Cuenta con dos barriletes en serie, escape co-axial y una espiral de silicio (Si14). Oscila a 25,200 vph (3,5 Hz), cuenta con 39 rubíes y ofrece una reserva de marcha de 60 horas. Tanto las pletinas, puentes y rotor están decorados con Côtes de Genève en arabesco. Como ya he citado más arriba, si bien los acabados del calibre son de primer orden, no deja de ser un calibre funcional más que ornamental. Por ello, como en muchísimos otros casos, considero que la trasera vista es un añadido innecesario.

Este ejemplar del PO viene de dotación con un imponente brazalete. Es tradicional ver críticas de los brazaletes de Omega en los medios del sector y en los distintos foros y grupos de aficionados, aunque curiosamente es común ver alabanzas centradas en sus correas de caucho. Yo creo que el brazalete tiene aspectos criticables, pero vayamos por partes…

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Es a la hora de ajustar el brazalete donde nos topamos con el primer problema. Aunque cuenta con numerosos medio eslabones atornillados, que son fáciles de ajustar, encontrar la medida exacta es una cuestión de suerte. Yo la tuve, pero imagino que habrá muchos casos en los que esto no será posible.

Todo obedece al diseño del cierre. El mismo incluye una extensión de buceo, que por cierto es increíblemente fácil de accionar. De hecho, es la mejor que jamás he manejado. Pero, el lugar que ocupa la extensión cuando está replegada es donde normalmente encontraríamos los micro ajustes. Desafortunadamente, en el cierre del brazalete del PO no hay ninguno.

El cierre en sí es desplegable, totalmente mecanizado y de nuevo terminado a un altísimo nivel. Y cómo no, el cierre viene firmado. Los pulsadores de liberación tienen un accionamiento suave y preciso, pero se echa en falta una pestaña de seguridad. Durante mi prueba con el reloj nunca lo sentí inseguro, pero creo que en relojes de esta categoría y presupuesto es un elemento que debería estar presente.

A continuación, os muestro el reloj puesto en mi muñeca de 17,5 cm de circunferencia. Podéis ver una segunda estampa con el reloj puesto más abajo en el artículo.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El reloj es ciertamente rotundo, pero en mi opinión bastante llevadero. Dicho esto, debo calificar esta afirmación, porque estoy seguro de que la “presencia” de un reloj en la muñeca dependerá mucho de los gustos de cada uno. Además, imagino que será un factor bastante crítico el poder ajustárselo bien. En mi caso conseguí algo de holgura, que es como prefiero llevarlos. A pesar de esta holgura, el reloj acompaña la muñeca muy bien y no lo sentí cabecear a pesar de su elevado peso y grosor. De hecho, me sorprendió bastante para bien ya que su grosor (15,7 mm) es ciertamente considerable.

Me queda comentar el precio… Este reloj me lo ha prestado el compañero @nicaragon para confeccionar la reseña. Él lo adquirió de otro compañero de afición de Mallorca que lo compró el año pasado, aunque evidentemente no quedó satisfecho con la pieza. Esta unidad era la última que quedaba en el establecimiento y creo recordar que lo consiguió por un precio realmente atractivo considerando que era un modelo sin uso, aunque de exposición.

Como con todos los relojes descatalogados, dar una cifra precisa de lo que cuesta es harto difícil. En Chrono24, uno de los canales de venta más fiables pero también de los más caros, se ofrece en la actualidad un ejemplar sin uso del 2016 (su último año de producción) por €6.933. Otros ejemplares usados con caja y papeles empiezan desde los €3.500, aproximadamente. En ambos casos me refiero a relojes ofrecidos por vendedores ubicados en UE. En el gran bazar que es eBay es posible encontrar POs anunciados por algo menos.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

A modo de conclusión me gustaría afirmar que este PO de segunda generación me ha encantado. Es un gran diver, algo que salta a la vista nada más verlo y todavía más tras ponérselo en la muñeca. Es un gusto mirarlo y llevarlo, por sus excelentes acabados y con unas prestaciones a la par. Pero, como con todos los relojes, también tiene defectos, siendo estos siempre menos perdonables al subir el presupuesto del reloj. No me ha gustado la “ligereza” del bisel, el exceso de impresiones en la esfera es definitivamente criticable y la trasera vista sobra, como casi siempre. El brazalete, sin embargo, me ha gustado mucho, pero creo que he tenido mucha suerte al poder ajustármelo a la medida. Indudablemente no será el caso para otros.

¿Lo compraría? Pues la verdad, no estoy seguro. Un ejemplar de segunda mano en buen estado a un precio atractivo (como nuestro protagonista) claramente puede ser una grandísima compra, incluso teniendo en consideración los varios defectos que he ido citando. Añadir una correa de caucho solucionaría el peor de ellos, creo. Pero no sé si podría justificar lo que cuestan las versiones actuales de la tercera generación del PO con esfera negra (€6.100 el de 39,5 mm y €6.650 el de 43,5 mm). A este nivel de precios espero y demando algo cercano a la perfección.

3 comentarios en «Reseña Omega Planet Ocean 600M Co-Axial 42 mm (2ª Generación)»

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.