Racing Watches: Heuer “Camaro”

@javierreloj

En las últimas entradas hemos tratado sobre dos de los icónicos modelos que encumbraron a la marca Heuer: el “Autavia” y el “Carrera”. Vimos su desarrollo en un contexto histórico, así como los cambios técnicos que aportaron estas dos referencias al mundo de la relojería. No menos importantes fueron las estrategias comerciales diseñadas por Jack Heuer, de las que también nos hicimos eco y que cambiaron en cierta medida la estructura empresarial y mercadotécnica de la industria del reloj en aquel momento.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/racing-watches-14-autavia-drivers/

En la entrada de hoy vamos a intentar enseñar un reloj, fruto exclusivo de la visión comercial del Sr. Heuer y que, si bien es bastante desconocido para el público en general, no deja de ser menos interesante. Se trata, tal como reza el título de la entrada, del Heuer “Camaro”.

Fuente: https://www.calibre11.com/ultimate-guide-heuer-camaro/

A principios de los años 60, la industria automovilística norteamericana estaba experimentando un cambio. La fabricación de grandes coches pesados, equipados con motores de gran cilindrada se estaba quedando estancada frente a los cambios sociales que estaban acaeciendo principalmente en el ámbito de la juventud norteamericana. Los jóvenes de esta generación demandaban vehículos con una línea deportiva, de gran cilindrada y potencia, pero que fuesen bien diferenciados de los automóviles que conducían sus padres y de precio más asequible. La fiebre por la velocidad y la competición los impulsaba a realizar los fines de semana competiciones automovilísticas (muchas de ellas ilegales) donde se vivía un ambiente desenfrenado y libre, bien alejado del mundo de los adultos instalados en sus casas y atrapados por un sinfín de deudas, producto del ferviente consumismo y del pago a plazos. Sin duda alguna los films que mejor presentan este nuevo “inconformismo juvenil” que abanderó a toda una generación son el musical “Grease” y “American Graffiti“.

Fuente: https://www.filmaffinity.com/es/film442365.html
Fuente: https://www.filmaffinity.com/es/film563823.html

Este cambió propició que los principales fabricantes de automóviles sacasen nuevos modelos, diseñados para conquistar a este nuevo segmento de mercado de la población. Aparecieron los denominados “Muscle Cars“, coches deportivos con gran poder automotriz, que prácticamente eran como coches de carreras salidos de fábrica. El usuario no debía hacer ningún tipo de modificación para explotar el gran rendimiento de sus motores y su aspecto era ya de por si bastante intimidante. Dentro de la categoría de los “Muscle Cars” se podría englobar a los conocidos como “Pony Cars, que, si bien reunían la misma filosofía que sus predecesores, eran aún más compactos y ágiles sin renunciar a la potencia de sus motores. Quizás los dos representantes más conocidos de este tipo de vehículos, fueron el Ford Mustang y el Chevrolet Camaro, del que toma su nombre nuestro reloj protagonista.

Fuente: https://cochesclasicosdehoy.com/2013/04/24/chevrolet-camaro-hasta-hoy-1a-generacion-1967-1969/

El Chevy Camaro fue la respuesta al lanzamiento y éxito fulgurante que tuvo el impresionante Ford Mustang. Y no se equivocaron sus diseñadores, pues el Camaro alcanzó grandes cotas de popularidad en el mercado, tanto que sustituyó al propio Mustang o al Torino en el papel de ser el “Official Pace Car” del que quizás fuese el acontecimiento automovilístico más importante en los Estados Unidos de América: las 500 millas de Indianápolis.

Fuente: Dominio público.

Este fenómeno no pasó inadvertido a los ojos de Jack Heuer que deseaba con avidez establecerse de manera segura en el apetecible mercado americano y en un alarde de ingenio diseñó el que iba a ser el último de los cronógrafos manuales desarrollados por la marca durante ese periodo de tiempo. Desconozco si Jack Heuer llegó a un acuerdo comercial con General Motors para utilizar el nombre de “Camaro”, pero en 1968 salió al mercado el Heuer “Camaro”, que con su atrevido diseño quería propiciar una sinergia con el exitoso automóvil de Chevrolet y por ende con su público. Esta estrategia de márquetin no debe extrañarnos en la figura del Sr. Heuer; ya vimos otro buen ejemplo de ello en la entrada “Easy Rider & Viceroy“.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/racing-watches-15-heuer-easy-rider-viceroy/

¿Pero en qué se diferenciaba el Heuer “Camaro” al resto de modelos creados en la Maison? Con una imagen de catálogo de circa 1969 podemos hacernos una idea precisa.

Fuente: http://www.chronocentric.com/forums/heuer/index.cgi?md=read;id=31627

Efectivamente, el detalle más diferenciador de este nuevo lanzamiento se hallaba en su caja tipo cojín (cushion case). Jack Heuer se había “apropiado” de la filosofía del diseño de los nuevos automóviles deportivos americanos para lanzar al mercado uno de los primeros cronógrafos con este tipo de caja, muy compacta y resistente. Durante la siguiente década se volvería enormemente popular, y en este caso Heuer se adelantaría un año al lanzamiento de la no menos popular serie Mark II del Omega Speedmaster, que ya pudimos ver en este capítulo de nuestra saga sobre Racing Watches y que analizamos más profundamente aquí.

Si lo comparamos con el “Carrera“, podemos apreciar este salto en el diseño, que hace del “Camaro” un reloj verdaderamente especial.

Fuente: Dominio público.

El Heuer “Camaro” estuvo en producción desde 1968 hasta 1972, un periodo bastante breve ya que a partir de 1969 el esfuerzo de la compañía se centró en la fabricación, venta y promoción de los nuevos modelos automáticos, equipados con el calibre automático 11. Esto no ocurrió con el “Camaro”, por lo que es el representante final de los cronógrafos de calibre manual desarrollados por Heuer. Sin embargo, en este relativamente corto periodo de vida, se lanzaron muchas referencias del mismo equipadas con diferentes calibres. Otra de las características principales que definen al “Camaro” se debe (por difícil de imaginar que parezca) a un error tipográfico que descentraba el logo de Heuer con el marco que lo rodeaba. El único modelo donde lo podemos encontrar verdaderamente centrado corresponde a la referencia 7220SN como veremos más adelante. Sea error o no, hoy en día ha quedado como una seña identificativa del Heuer “Camaro”.

Fuente: Dominio público.

Pero vamos a ver algunas de las referencias más representativas, agrupadas en dos familias, siguiendo el ejemplo del catálogo anterior.

“Camaro” 12 Ref. 7220

Quizás esta referencia sea la más representativa del “Camaro” 12. En la siguiente imagen podemos apreciar en un primer plano la belleza compacta del nuevo diseño de la caja. Con un diámetro de 37 mm (sólo 1 mm mayor que el “Carrera”) su presencia visual destacaba notablemente sobre este último; era por así decirlo y permitidme el juego de palabras, un verdadero “Muscle Watch” en alusión al coche de donde heredaba su nombre.

Fuente: http://www.onthedash.com/chronograph/camaro-ref-7220-s/

La versión 7720S, equipaba el conocido calibre Valjoux 72 que ya había sido utilizado en los modelos de “Autavia” y “Carrera”. El Heuer “Camaro” también seguía manteniendo esta limpieza de líneas en el dial para ofrecer la mejor legibilidad posible, aspecto que siempre había preocupado a Jack Heuer en la concepción de sus nuevos relojes desde que se hiciera cargo de la compañía. De esta referencia salieron diferentes versiones con variaciones cromáticas que los coleccionistas señalan como monocromáticas (dial de un solo color) y exóticas (panda y panda inverso), siendo estas últimas las más buscadas por los coleccionistas. Veamos algunos ejemplos, pero quien desee ver el elenco completo aquí encontrará todas las variantes.

Camaro” 12 Ref. 73643

Dentro de la “familia 12” encontramos a su vez la ref. 73643, que ente caso iba equipada con el calibre Valjoux 7736. También lo distingue las manecillas de los totalizadores del crono y la trotadora en color naranja, otorgándole un aspecto más deportivo, tal como apreciamos a continuación.

Camaro” 30 Ref. 73343

La otra gran familia donde encontramos también un buen grupo de versiones corresponde al Heuer “Camaro” 30, que siguiendo el ejemplo de sus antecesores, se presenta con dos subesfereras, eliminándose la situada a las 6 h. En este caso la ref. 73343 venía equipada con el calibre Valjoux 7733 y una nueva versión que se ofrecía con fecha (situada a las 6h) con el Valjoux 7734. Al igual que el “Camaro” 12, se lanzaron al mercado referencias monocromáticas y exóticas que podemos ver aquí reunidas. Veamos nuevamente, algunos ejemplos.

Camaro” 45 Ref. 9220

Dentro de este elenco no quisiera dejar de citar el impresionante Heuer “Camaro” 45, que utilizó el calibre Valjoux 92, anteriormente equipado en “Carrera” tal como vimos.

Fuente: http://www.onthedash.com/chronograph/camaro-ref-9220-t-white-dial-and-registers-with-tachymeter/

Ya os podéis imaginar lo difícil que debe ser coleccionar el “Camaro” con tal cantidad de referencias y modelos diferentes fabricados en su corto periodo de producción; pero hay una buena guía para avanzar con seguridad y la podéis ver aquí.

El Heuer “Camaro”, conocido en algunos circuitos como un “sleeping beauty” entre los Heuer vintage, fue en su momento un reloj con un diseño rompedor. Jack Heuer supo ver los cambios sociales y estéticos que auguraban la nueva década y tuvo la oportunidad de aprovechar el camino iniciado por los fabricantes de automóviles deportivos americanos, para crear (otra vez más) un verdadero clásico de los relojes deportivos relacionados con el mundo del motor.

Su legado no se ha olvidado y en la exposición itinerante TAG Heuer Museum in Motion se presenta al “Camaro” como el precursor del que sea quizás el reloj más icónico de todos los tiempos en este segmento: el “Monaco”.

Fuente: https://www.calibremagazine.com/news/museum-in-motion/

Pero del “Monaco” hablaremos en la siguiente entrada.

Fuente: Dominio público.

Capítulos Anteriores

4 comentarios en «Racing Watches: Heuer “Camaro”»

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.