Omega Speedmaster Mark II

@admin

Hace ya bastantes años cuando empezaba mi afición por los relojes, tuve la oportunidad de adquirir un reloj que desde el primer momento en que lo vi me llamó poderosamente la atención. Se trataba de un Omega Speedmaster Mark II, una pieza vintage. Cuando me lo probé supe con certeza que iba a ser un reloj del que nunca me iba a desprender.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Justo ahora, en el mismo momento de redactar esta narración me doy cuenta que se cumple el 51 aniversario de la llegada a la luna, así que mejor día para intentar escribir y relatar en que circunstancias apareció este Omega.

Como muchos ya sabréis, el Mark II fue la primera variante del archiconocido “Moonwatch”. Vamos a ver su génesis.

Fuente: https://www.omegawatches.com/planet-omega/60th-anniversary-speedmaster/mark-ii-1969

En 1967, la NASA creó en secreto un proyecto para rediseñar el Omega Speedmaster. Si bien el “Moonwatch” había sido elegido en una dura selección de pruebas para ser el reloj que utilizasen sus astronautas, en esta ocasión y conjuntamente con la propia Omega, se desarrolló un proyecto para crear el reloj espacial perfecto. A este proyecto lo denominarían el “Proyecto Alaska”. El objetivo era crear un reloj ultra resistente a los cambios de temperatura extremos (quizás porque tenían en mente viajar a la cara oculta de la luna) y que fuese capaz de soportar cualquier tipo de adversidad durante la navegación espacial y la actividad extra-vehicular. Fruto de este esfuerzo conjunto vio la luz este impresionante reloj.

fuente: https://www.fratellowatches.com/speedmaster-alaska-project/

Fabricado en titanio y protegido con una cubierta de aluminio anodizado rojo (capaz de soportar mejor las radiaciones solares), de este modelo se desarrollaron tan solo 5 prototipos, con un coste aproximado de I+D para Omega de más de un millón de dólares. Al mismo tiempo, Omega desarrolló un “Speedmaster Alaska II” que a priori se debería haber producido para el mercado convencional. De esta ref. ST 145.0022-69 se conservan todavía menos unidades que del prototipo espacial. En la siguiente imagen podemos ver uno de los pocos existentes.

Fuente: https://www.fratellowatches.com/speedmaster-alaska-project/

Sea como fuese, la NASA dio por finalizado el proyecto sin que se terminase de materializar y al parecer Omega no pudo comercializar el Alaska II, quizás debido a una cuestión de conflicto de patentes con la propia agencia espacial. Evidentemente, Omega no iba a desperdiciar esta inversión realizada en I+D en el Proyecto Alaska y fruto de estos avances decidió crear la línea Mark, del que mi reloj es uno de los primeros representantes.

Fuente: dominio público.

Efectivamente, en 1969 se lanzó al mercado la ref. 145.014, más conocida como Mark II. El primer cambio drástico con respecto al “Moonwatch” es la peculiar forma de su caja sin asas. Esta caja denominada “tipo cojín” (y ahora muy conocida por los aficionados) fue totalmente innovadora cuando apareció y como podemos apreciar toma prestada su forma del prototipo espacial del Proyecto Alaska. Este tipo de caja, adoptada posteriormente por muchas marcas, se hizo tremendamente popular en la década de los 70. De un considerable tamaño (42mm x 46mm x 14mm de altura) y bastante peso (140 gr. incluyendo el brazalete metálico) si no se lleva bien ajustado a la muñeca, puede cabecear un poco. Algo que a mi particularmente no me molesta ya que me gusta llevar los relojes anchos y notar cierta sensación de solidez y peso. En la imagen inferior, lo podemos observar con todo detalle

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Otro de los detalles diferenciadores del Mark II respecto a su predecesor es que se equipó con un cristal mineral endurecido extremadamente resistente (doy fe de ello ya que con sus 51 años de vida no tiene ni la más ligera marca) donde en su parte interior va impreso el bisel del taquímetro. La esfera es exactamente igual a la del “Moonwatch” con la salvedad de llevar impreso en el dial “Mark II” debajo del epíteto “Professional”. Los marcadores y las agujas están pintadas en tritio.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Se ha especulado mucho sobre la leyenda “Professional” en el dial que incorpora el Mark II. ¿Se hizo pensado en la sustitución de su predecesor? En una entrevista con uno de los responsables de Omega, transcrita en el blog del Sr. Maddox, podemos leer:

“When it was designed did the designers have its use on future Apollo space programmes in mind?

Response:
“Difficult to say but we know that in February 1969 our US Agent and our Sales Manager paid a visit to NASA in Houston and proposed the Mark II as an alternative to the already in use and most appreciated “Moonwatches”. This proposal was denied because the Apollo program had tight schedules and it would have taken too much time for NASA to get the official approval from the Test Division.”

Otro de los elementos que heredó el Mark II del prototipo espacial del Proyecto Alaska es su robusto y fiable calibre 861, que en aquel momento ya había sustituido al calibre 321 en el “Moonwatch”. Parece que el tiempo ha confirmado que este calibre era más robusto y fiable, tal como se pretendía. En las siguientes imágenes muestro el calibre de mi unidad y basándonos en su nº de serie puedo confirmar que mi ejemplar pertenece a la primeras series aparecidas en 1969.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Podemos ver en estas imágenes que en aquellos primeros años Omega aun no utilizaba piezas fabricadas con material de polímeros plásticos, como la leva del cronógrafo, que sí introdujo en años posteriores. Tengo que decir que pese a los años, algún accidente doméstico con el reloj y con sólo una revisión que yo sepa realizada hace ya más de una década, su precisión se mantiene en parámetros COSC y su reserva de marcha es completa (48 horas).

Si bien el Mark II no formó parte del programa espacial, pronto se hizo muy popular en las competiciones automovilísticas, como ya vimos en esta entrada. Fue tal su éxito que la propia Omega sacó un poco más tarde un modelo denominado “Racing” con la Ref. 145.012.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/racing-watches-3-omega-monza/

Son varias las versiones del Mark II que aparecieron en el mercado, incluida una realizada en oro. Pero una de las más interesantes, a mi parecer, y que hereda claramente el espíritu de reloj “Profesional” del Proyecto Alaska es la ref. 145.037, más conocida como “Telestop“. Este último se servía de unos pulsadores del cronógrafo sobredimensionados y adaptados para ser controlados de manera remota, ganando así estabilidad y precisión a la hora de realizar ejercicios de cronometraje.

Fuente: https://omegaforums.net/threads/how-many-145-037-telestop-owners-on-this-forum.80782/
Fuente: http://www.chronocentric.com/forums/chronotrader/index.cgi?md=read;id=47021
Fuente: http://www.chronocentric.com/forums/chronotrader/index.cgi?md=read;id=47021

Aunque el Mark II supuso un cambio radical frente al “Moonwatch” y fue un éxito de ventas, Omega los publicitaba conjuntamente, dado el tirón mediático que había tenido el segundo con su hazaña lunar, como podemos ver en esta publicidad/catálogo de la época.

Fuente: http://www.old-omegas.com/

No es casualidad que en la época de resurgimiento de la relojería vintage que vivimos, Omega apostase por hacer sendas reediciones de los modelos Mark II más populares, la referencia clásica que presentamos en esta entrada y la versión “Racing”. No me voy a extender demasiado en detalles ya que existe una fantástica reseña donde se comparan ambos modelos con sus predecesores vintage, publicada por Fratello Watches, del que me tomo la licencia de exponer esta magnífica imagen.

Fuente: https://www.watchtime.com/blog/reviewing-the-new-and-vintage-omega-speedmaster-mark-ii/

Huelga decir que en los últimos tiempos la versión vintage del Mark II ha ido aumentando considerablemente de precio y parece ser que no va a dejar de hacerlo, como demuestra la gráfica que muestro a continuación y el reportaje realizado por Theodossios Theodoridis. Así que, si tenéis oportunidad de adquirir un buen ejemplar, no os lo penséis demasiado.

Fuente: https://www.chrono24.mx/magazine/joyas-vintage-el-omega-speedmaster-mark-ii-en-la-segunda-linea-de-parrilla-p_44078/#gref

Tal como anticipé al principio de esta narración, el Speedmaster Mark II se ha convertido para mi en un reloj “para toda la vida”, algo diferente con suficiente calidad e historia propia como para hacerme “vibrar” y disfrutar del mundo de los relojes vintage cada vez que me lo pongo.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

ENTRADAS RELACIONADAS

5 comentarios sobre «Omega Speedmaster Mark II»

  1. Enhorabuena por el artículo y el MarkII , un reloj increíble y como bien dices para toda la vida .

  2. Muchas gracias por el artículo Miquel
    Un reloj espectacular y para toda la vida
    De momento más asequible que el MK I y que aún vale la pena adquirir como bien indicas

  3. Gracias Miquel, como siempre se aprendo algo nuevo.
    Como me gustaría ver un Alaska en directo pero veo que me quedaré con las ganas, jajajaja.

  4. La caja que más me gusta. Gracias Miquel por compartir. Ahora quiero uno 🙂

  5. A por el, Cronos, no te lo pienses. ya has visto que su valor está en aumento y no para de momento.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.