11/07/2020

Racing Watches: Rolex Oyster & Sir Malcolm Campbell

Comparte

@javierreloj

Introducción

Uno de mis relojes favoritos es el Sinn 917 Rallye, que ya lleva conmigo unos cuantos años. No creo que salga de mi caja nunca porque me gusta mucho, tanto por su estética como por su precisión.

Ya describí la pasión que sentía Helmut Sinn por las competiciones automovilísticas y los relojes ligados a las mismas en la serie de artículos que le dedicamos. En esta entrada no propongo hablar de mi ejemplar de la marca Sinn, pero sí deseo aprovechar toda la información que recopilé en la preparación y redacción de esa serie. Este extenso material nos permite desarrollar una línea del tiempo detallando los principales e icónicos modelos que llevaron pilotos de carreras ya legendarios en nuestro imaginario colectivo.

Hoy en día, como os podéis imaginar, los pilotos ya no usan sus propios relojes de pulsera para registrar los tiempos de cada vuelta o carrera, es más, no veréis ninguna foto de un piloto profesional actual conduciendo con un reloj puesto, aunque fuera del vehículo ya es otro tema… Pero los conductores de antaño sí que lo hacían y dependían de sus relojes cronógrafos para registrar todo, desde los tiempos de vuelta hasta las paradas en boxes. A los aficionados nos gusta llevar bonitos cronógrafos mecánicos de los cuales, por norma general, no usamos sus funciones. Sin embargo, antaño, eran absolutamente imprescindibles en el mundo del automovilismo de competición.

Fuente: https://www.posterlounge.com/p/711387.html

Como os podréis imaginar, el mundo del motor y el cronometraje son inseparables. ¿Cómo si no registraríamos los tiempos por vuelta, o los tiempos de una carrera? Este deporte no tendría sentido, al igual que muchos otros, si no se tomasen los tiempos. Pero este primer artículo en esta serie no irá en la dirección de tratar de historiografiar cómo evolucionó el cronometraje, ya que este mismo tema ya lo traté en profundidad en la serie de artículos dedicado al cronometraje olímpico.

Fuente: http://www.old-pocketwatches.com/1953-heuer-watch-ad/

La lista de los denominados “Racing Watches” es demasiado extensa para cubrirlos todos. Por ello, voy a intentar centrarme en los más famosos, o curiosos, de los años 60, 70 y algunos de los 80. En esta serie los iré citando de manera algo arbitraria, agrupados por marcas cuando pueda, y vinculándolos a los pilotos que los elevaron a la categoría de iconos. Deseo que este camino por la historia de los “Racing Watches” os resulte ameno y os suban las pulsaciones y la adrenalina de los circuitos de carreras y toda la parafernalia que los envuelve, tal como hacían los espectadores de la época levantándose de sus asientos, o los pilotos saboreando la victoria.

Rolex Oyster

A partir de la década de los años 30 los relojes de pulsera empiezan a utilizarse en las carreras automovilísticas y pruebas de velocidad. Así que ahora imaginad a Sir Malcolm Campbell sentado al volante de su Bluerbird preparado para batir otro récord de velocidad, que ya ostentaba él mismo y que iba fulminando en nuevas pruebas que se sucedían a partir de 1924. En 1927, a bordo de su Napier-Bluebird en Pendine Sands en la costa sur de Gales, los 500 bhp de su motor Napier Lion le permitieron alcanzar una velocidad pico de 195 mph (314 km/h). En 1935, a bordo del nuevo Bluebird en Utah el los EE. UU., pulverizó el récord de velocidad, alcanzando una media de 485 km/h (301 mph) en dos pasadas cronometradas.

Al parecer, Sir Malcolm Campbell siempre llevaba consigo en todas las pruebas de velocidad un Rolex Oyster. Además, mandó una carta a la propia Rolex para hacérselo saber, y en ella describía las condiciones extenuantes que había sufrido el reloj durante sus pruebas de velocidad.

En la imagen publicitaria inferior, podemos apreciar la misiva a la cual hacíamos referencia anteriormente. Hay que puntualizar que el Oyster era el reloj ideal del momento para practicar deportes de competición, dada su dureza y su versatilidad. Su caja “Oyster”, totalmente hermética e impermeable, lo convertía en un verdadero “reloj herramienta”. No debemos olvidar que Sir Malcolm Campbell también batió récords de velocidad sobre el agua en cuatro ocasiones, con lanchas preparadas para ello.

Fuente: https://www.rolex.com/about-rolex-watches/1926-1945.html

En las imágenes inferiores podemos ver al detalle las partes que conforman la caja, así como el calibre del Oyster. Es presumible que en la década de los 30 Sir Malcolm Campbell quizás llevase ya la versión automática del Oyster, el “Perpetual”, que debutó en 1931, aunque no lo sabemos a ciencia cierta.

La relación de Rolex con Sir Malcolm Campbell fue muy prolífica y pronto se convirtió en un fenómeno publicitario, tal como sucediese con la nadadora Mercedes Gleitze, de la cual narramos su hazaña en un anterior artículo. Hans Wilsdorf supo aprovechar estas ocasiones para crear campañas de marketing moderno, que relacionaban directamente su magnífico producto con un espíritu deportivo, aventurero, moderno y audaz. Podemos ver un claro ejemplo de ello en la imagen inferior.

Fuente: https://www.officialwatches.com/blogs/news/the-history-of-rolex

Es sabido que Sir Malcolm Campbell nunca quiso que la casa Rolex le pagase sus relojes como parte del patrocinio, algo impensable en los tiempos que corren hoy en día. Dicho esto, gracias a la buena y estrecha relación que mantuvieron nuestro protagonista y la marca, Hans Wilsdorf le dedicó una edición “Precision” conmemorativa que incluía el nombre de Sir Malcolm en el dial.

Fuente: https://wornandwound.com/born-from-records-the-history-of-the-rolex-daytona/rolex-campbell-precision-rolexmagazine/

No podía terminar este apartado sin mencionar que el primer Rolex en competir sobre las arenas de Daytona fue el “Oyster” de Sir Malcolm y que sin duda alguna se ha ganado un lugar de privilegio en la lista de los relojes más icónicos entre los “Racing Watches”.

Fuente: http://www.rolexencyclopedie.nl/english/persons/sir-malcolm-campbell-the-first-rolex-on-daytona/

Sir Malcolm Campbell falleció de causas naturales a la edad de 63 años, algo relativamente inaudito entres los pilotos de la velocidad competitiva en aquella época. Fue un pionero de las competiciones automovilísticas, y su leyenda ayudó a que Rolex despegase como marca, aunque no fue el único “embajador” de la misma, como veremos en las próximas entregas.

11 comentario en “Racing Watches: Rolex Oyster & Sir Malcolm Campbell

  1. Buenas a todos.
    Aunque este es el primero de la saga de Racing Watches como firmante de los mismos me gustaría agradecer públicamente la ayuda de Miquel completando lo que yo redacté, dándole un gran valor añadido a toda la saga Racing Watches, así que considerarlo como coautor.
    Un saludo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.