Saltar al contenido

Enamorado De La Estética Flieger

@aviation_watch

Lo confieso… estoy enamorado de la estética Flieger. Hoy intentaré explicar el porqué y también espero conseguir animaros a probar un reloj de este tipo.

Poneos un Flieger, que molan.
Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

¿Qué es lo que me tiene enamorado? Pues tres cosas, principalmente. En primer lugar, se trata de un diseño histórico que fue usado en relojes de dotación durante la Segunda Guerra Mundial. En segundo lugar, su diseño ha superado la prueba del tiempo, siendo a estas alturas merecedor del apelativo “atemporal”. Los Fliegers suelen venir en cajas sencillas, utilitarias y extremadamente cómodas. Sus esferas nítidas y contrastadas son incomparables en términos de legibilidad. Y si llevan agujas azuladas al calor, como debería ser, también ofrecen un elemento sorpresa. Por último, la experiencia en uso es simplemente maravillosa. Si queréis saber la hora al instante, pocos relojes pueden competir con los Fliegers.

Por todo ello, pienso que el género Flieger representa un tipo de reloj “herramienta” de los más útiles que existen. Dicho esto, también reconozco que es de los más ignorados por parte de los aficionados. Además, añadiría que relativamente pocas marcas se dedican a fabricarlos.

Puede deberse a que la mayoría de los aficionados (notad que yo también me incluyo) tienden a visualizar relojes arquetipo cuando piensan en un reloj “herramienta”. Los típicos serían un diver, un explorador o “field watch”, un GMT, o quizás algún cronógrafo… Pero los Flieger, por más méritos que tengan, no acaban de despegar en el imaginario de los entusiastas a los relojes.

Creo que su significado histórico y la inigualable simplicidad funcional que ofrecen sí que han obtenido un amplio reconocimiento, hasta universal me atrevería a afirmar. Sin embargo, esta “apreciación” no se traduce en verlos a menudo en las muñecas de los aficionados. Y mucho menos en las de aquellos que no son “aficionados” a los relojes.

Por todo ello, en esta entrada quiero animar a la comunidad de aficionados para que pruebe un Flieger y que esta anomalía cambie. ¡Ya está bien de que vuelen bajo el radar!

Pero vayamos por partes…

¿Qué Son?

No pretendo en esta entrada profundizar demasiado sobre lo que es un Flieger. Es una temática que he tratado extensamente con anterioridad y os recomiendo la trilogía que publiqué sobre relojes de piloto si deseáis obtener información más detallada:

Dicho esto, un resumen me parece pertinente.

Antes y durante la Segunda Guerra Mundial, la Luftwaffe promovió dos tipos de relojes.

Los primeros son los que comúnmente son conocidos como “Fliegers”, en referencia a los “Beobachtungsuhren” o “B-Uhren” con la designación “FL28883”. También son conocidos como “relojes de observador”.

blank
Fuente: Dominio público.

Estos relojes tienen dos tipos de dial: el Type A usado hasta enero de 1941 y el Type B a partir de entonces. Podéis ver ambas configuraciones a continuación.

blank
blank
Fuente:
https://www.stowa.de/Flieger/

Entre los proveedores originales de estos relojes encontramos las marcas A. Lange & Söhne, IWC, Laco, Stowa y Wempe.

El segundo tipo fueron cronógrafos “Flieger”, que fueron producidos por las marcas Hanhart y Tutima. Quedarán excluidos de esta entrada por los motivos que explico más abajo.

¿Qué Caracteriza Un “Flieger”?

Si nos remontamos a las especificaciones de los B-Uhr, vemos que tenían un espectacular tamaño de 55 mm de diámetro y 21 mm de grosor. Sus cajas estaban fabricadas de latón o acero con un acabado gris mate.

Aquí podéis ver un ejemplar original en su hábitat natural.

Mientras que la siguiente galería nos da una mejor idea de tu tamaño real.

Se suministraban con una correa larguísima de doble lazo para poder llevarlos por encima de la cazadora de vuelo. Las correas llevaban remaches que aún continúan siendo una seña de identidad del género.

Su gran tamaño reflejaba en parte que requerían calibres muy precisos, regulados y comprobados a nivel cronómetro y que estaban basados en movimientos para relojes de bolsillo. Los calibres eran de remonte manual y críticamente contaban con parada del segundero, siendo este central, permitiendo así sincronizarlos con facilidad. El B-Uhr de IWC, por ejemplo, equipaba el calibre 52T-SC, cuyo origen se remontaba a 1888.

Además, con vistas a que estos calibres se adaptaran bien al entorno hostil de la cabina, iban protegidos internamente con un plato antimagnético. Como se observa a continuación, la base del dial era de hierro dulce y también estaba pensado para proteger el mecanismo del reloj de las numerosas interferencias electromagnéticas que caracterizan la cabina de un avión.

Otro elemento constructivo que destacaba era la presencia de una corona sobredimensionada, pensada para la manipulación del reloj con guantes. Las coronas tipo “onion” o “diamond” son las más típicas, aunque no las únicas.

La trasera a presión era diáfana e iba marcada exclusivamente con el número de serie del reloj. Su parte interior sí que incluía información del fabricante y añadía la designación “FL28883”. A continuación, podéis ver la trasera del B-Uhr de IWC.

Pero además de cuestiones mecánicas, la gran envergadura de estos relojes tenía por objeto permitir leer la hora al instante y facilitar su uso en vuelo.

Contaban con esferas que sólo mostraban información absolutamente esencial y lo hacían de una manera muy contrastada.

La base de la esfera era negra y las agujas y los marcadores blancos.

Como he citado, hubo dos variaciones de esfera.

El Type A (Baumuster A) se produjo hasta enero de 1941. Cuenta con una esfera clásica con números del 1 al 11. En lugar del 12 llevaba un triángulo con dos puntos para facilitar la orientación. Por otro lado, la esfera del Type B (Baumuster B) tenía grandes números en un anillo exterior para indicar los minutos (del 5 al 55), sustituyéndose el 60 por un triángulo. La aguja horaria era de mucho menor tamaño para facilitar la lectura de la hora en un anillo interior con números arábigos.

Tanto las agujas como los marcadores contaban con luminiscencia, que antaño provenía de una potente pintura de radio (226Ra).

Os muestro ejemplos contemporáneos de la luminiscencia de este tipo de relojes para que os hagáis una idea de su legibilidad nocturna. En este caso, el lumen del Stowa cubre los números arábigos, todos los marcadores e índices y las agujas, reflejando más fielmente el extenso uso de luminiscencia en los “B-Uhren” originales.

  • blank
  • blank
  • blank
  • blank

Fuentes:
Reseña Stowa Flieger Bronze Vintage 40
Flieger 41mm NH35 Hecho En Casa
El Disfrute De Hacerse Un Flieger
Proyecto Flieger Económico

Como hemos podido ver, cada aspecto del diseño estaba pensado para facilitar la lectura de la hora, incluyendo la eliminación de todo tipo de estampas de marca o de las especificaciones del reloj de las esferas.

Definición Estricta

Aunque normalmente suelo definir un “Flieger” como un reloj de piloto de origen alemán, hoy voy a ser purista. Ordinariamente no recomiendo esta rígidez pues limita las opciones de relojes a los que uno puede optar, pero en este caso entenderemos que un “Flieger” es un reloj estrictamente derivado o inspirado por los “Beobachtungsuhren” o “B-Uhren”.

Eso excluiría de la definición los “Fliegers” cronográficos que produjeron las marcas Hanhart y Tutima para la Luftwaffe durante la Segunda Guerra Mundial. Es decir, excluyo los cronógrafos de época, o sus reinterpretaciones modernas como el Hanhart Pioneer MK I. Esta definición “estricta” también deja de lado los fabulosos relojes de piloto contemporáneos de origen alemán, como el Sinn 104 (un reloj que se encuentra en mi pequeña colección) o el Damasko DK30 (que tuve ocasión de reseñar). Estos quedan fuera por el mero hecho de ser reinterpretaciones modernas del género.

  • blank
  • blank
  • blank

Fuentes:
Sinn 104: Casi Perfecto
Reseña Damasko DK30
Hanhart Pioneer MK I

Definido en estos términos, lo primero que nos ofrece un Flieger es narrativa histórica, una faceta que normalmente es considerada como un “plus” por los aficionados. Además, contará con un diseño increíblemente legible. Ofrecerá una gran esfera negra despejada, sin distracción de ningún tipo: ni fecha, ni señas de marca, ni especificaciones… Llevará manecillas e índices simples y nítidos con luminiscencia de primer nivel. Se presentará en una caja utilitaria y cómoda. Y, ante todo, será un reloj muy práctico en uso. Nos permitirá saber la hora nada más mirarlo.

Seguramente no los vayamos a usar a los mandos de un avión, pero la facilidad de lectura inherente a su diseño lo hará sumamente útil como alternativa para el día a día.

¿Cuáles Tengo?

Como ya expliqué en la reciente entrada ¿Cuántos Son Demasiados Relojes?, en la actualidad tengo cuatro relojes de esta tipología en mi colección particular.

Tres lo he montado yo mismo y ya dediqué artículos específicos a cada uno de estos proyectos. Me encantan los tres, aunque uno saldrá de la colección simplemente porque tengo demasiados relojes. Cuál será no está decidido todavía…

  • blank
  • blank
  • blank

Fuentes:
Proyecto Flieger Económico
El Disfrute De Hacerse Un Flieger
Flieger 41mm NH35 Hecho En Casa

El cuarto es un Stowa Flieger Bronze Vintage 40, un reloj acabado a la perfección y que además proviene de uno de los cinco productores de los “B-Uhren” originales. Mi versión es la que equipa un calibre de carga manual sin fechador y no lleva logotipo en la esfera, todo a elección mía para que fuese lo más fiel posible al diseño original.

¿Qué Opciones Tenéis?

A pesar de que afirmé al principio de esta entrada que pocos fabricantes se centraban en este nicho de mercado, si os tienta un reloj de este tipo existen suficientes opciones para satisfacer cualquier gusto y presupuesto.

Voy a enumerar algunos ejemplos. No pretendo que sea una lista exhaustiva y además os animo a comentar más abajo si tenéis alternativas que pudieran ser de interés a los demás compañeros.

En primer lugar, sigue siendo posible adquirir Fliegers originales, aunque sus precios son considerables, como este ejemplar fabricado por Stowa.

No esperéis pagar menos de €10.000 por un reloj original. Como es obvio, le daréis poco, o ningún, uso. Aunque algunos ejemplares se conservan en un gran estado y todavía funcionan perfectamente, entre su gigantesco tamaño y su valor histórico, lo aconsejable es cuidarlos más que lucirlos, salvo en las quedadas con los compañeros de afición…

Hasta la fecha, no he sucumbido a la tentación de añadir un Flieger original a mi colección, a pesar de que está principalmente enfocada en la temática de la aviación. Dicho esto, no lo descarto en el futuro.

Entre los productores originales de los “B-Uhren”, Stowa y Laco ofrecen una amplia gama de Fliegers contemporáneos.

En términos generales, la gama de Stowa es más reducida y sus relojes tienen un aire más moderno que los relojes de observador originales. Es precisamente este factor el que me hizo decantarme por un Stowa cuando añadí uno a mi colección hace un par de años, pero entiendo perfectamente que otros prefieren la oferta de Laco precisamente porque es más fiel a los diseños originales.

A modo de ejemplo, el modelo Stowa Flieger Classic 40 con calibre manual (sin fecha) y sin logotipo en el dial cuesta €1.270.

Los Fliegers de Laco me parecen, esteticamente hablando, más fieles a los modelos de los años 40 del siglo pasado. Además, la marca ofrece más tamaños y distintas opciones de calibre, por lo que algunos de sus productos son verdaderamente asequibles.

El Laco Pilot Watch Original Memmingen de 42 mm (con Sellita SW 210-1 elaboré de carga manual sin fecha y sin logotipo en el dial) cuesta €980. Se ofrecen también versiones de 39 mm y 45 mm.

Entre la gama básica de Laco, a modo de ejemplo tendríamos el Ausburg 42 automático (que lleva un Miyota 821A). La desventaja en este caso es que aparece el logotipo de la marca en la esfera, aunque por fortuna es uno de los cinco productores originales. Resumiendo, se pierde algo de originalidad, pero esta línea permite acceder a este tipo de relojes por el modesto precio de €340.

Laco también ofrece productos bastante más caros, en los que es posible personalizar el grado de envejecimiento de las cajas, diales, agujas, números y marcadores. La versión envejecida del Memmingen, por ejemplo, cuesta €1.950.

Por último, Laco ofrece una interesantísima réplica de un “B-Uhr” original de 55 mm de diámetro. Pero, debo advertiros que cuesta €3.450.

  • blank
  • blank
  • blank
  • blank


Fuente:
https://www.laco.de/

Wempe sigue ofreciendo “relojes de aviador”, aunque distan mucho de parecerse a los “B-Uhren” originales. . Dicho esto, el hecho de que fuera uno de los cinco fabricantes originales es motivo para enseñarlos. Aunque no puede considerarse un “Flieger” en el sentido estricto, Wempe ofrece el Zeitmeister Reloj de Aviador Automático. Mide 38 mm y lleva un movimiento cronómetro. Cuesta €1.540. Wempe también ofrece una versión “XL” de este reloj que mide 45 mm de diámetro.

Otro fabricante original de los “B-Uhren” fue IWC. Es una marca que destaca por su amplísima gama de relojes de aviador. El modelo más parecido a un Flieger en su catálogo actual es el Gran Reloj de Aviador 43, una pieza “premium” con un PVP de €9.800.

También destaca de su catálogo actual el Mark XVIII Heritage, un reloj que ya reseñó el compañero @munich_watch_lover. Sin embargo, la herencia en este caso parte del Mark XI, un reloj de dotación de la RAF producido a partir de1948. En este sentido, no puede considerarse un descendiente directo de los “B-Uhren”, aunque su estética es decididamente parecida a la de un Flieger. Este reloj cuesta €5.300.

Por último, desde la reencarnación de A. Lange & Söhne en 1989, la marca sajona se ha dedicado a la “haute horlogerie”, por lo que no ofrece ningún reloj en la actualidad vinculado a su papel en la fabricación de los “B-Uhren” originales.

Una vez repasados los productores originales de este tipo de relojes, os voy a sugerir una serie de fabricantes alternativos que ofrecen Fliegers, algunos de ellos ya reseñados en este mismo sitio web por lo que tendréis oportunidad de ver estas propuestas en más detalle.

La primera marca que quiero citar es Dekla.

Se trata de un joven fabricante germano que ofrece una amplia gama de Fliegers personalizables, además a unos precios muy competitivos.

El compañero @robertoflores ya reseño su Dekla Pilot Type A 44. Aparte de describirlo, en la entrada compartió los detalles de la interesante experiencia a la hora de adquirir un reloj de la marca.

A modo de ejemplo, el Dekla Pilot Watch 40 mm Type A (con una configuración básica) cuesta €630. Lo considero un precio muy razonable comparado con los precios de relojes que ofrecen Laco o Stowa. Al igual que estos, lleva un ETA 2824/Sellita SW200-1, dependiendo de disponibilidad. La oportunidad de personalizar el acabado del reloj según el gusto de cada uno es muy interesante, a mi ver.

Otro productor de origen germano es Kienzle (aunque en la actualidad su distribución es desde Italia).

Ofrece tres variaciones cromáticas de su Flieger Automatic, un reloj que ya reseñaron los compañeros @watch_brothers_.

Aunque su estética se desvía bastante de la de los “B-Uhren” clásicos, su precio de €255 definitivamente llama la atención.

Ahora ya toca citar relojes que no hemos tenido la oportunidad de reseñar en este sitio web, aunque creo que también son merecedores de inclusión porque amplían las opciones que tenéis disponibles.

La primera propuesta que citaría es la de la marca germana Steinhart, que incluye una extensa colección de relojes tipo Flieger (de 44 mm y 47 mm). Las versiones más básicas (Nav B-Uhr 44 Automatic A-Muster o Nav B-Uhr 44 Automatic B-Muster) llevan un calibre ETA 2824-2/Sellita SW 200 grado elaboré (según disponibilidad) y sólo cuestan €450.

  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank

Fuente:
https://www.steinhartwatches.de/

También destacan de Steinhart los modelos en cajas de titanio de 47 mm que vienen equipados con un Unitas 6497-1 modificado “in-house” para poder mostrar un segundero central. Su precio de €1.490 es obviamente mucho más elevado, reflejando los diversos componentes personalizados en su fabricación.

Otro ejemplo relevante sería el Icarus de la marca portuguesa Borealis. En general, es un reloj fiel al diseño clásico de los Fliegers y cuenta con buenas reviews en línea. Lleva un calibre automático suizo, el Ronda R150. Su caja arenada lleva un tratamiento “Cerakote”, ofreciendo con ello una gran protección contra los arañazos. Equipa un cristal de zafiro, agujas azuladas al calor y Super-LumiNova X1 “Old Radium”. Personalmente, creo que es un poco pequeño (38 mm), sobrándole además la ventana del fechador y la seña de marca en el dial, pero definitivamente es otra opción para tener en cuenta. Se vende por unos €610, aproximadamente.

  • blank
  • blank
  • blank

Fuente:
https://www.borealiswatch.com/

Otra opción interesante y económica proviene de eBay, en concreto del proveedor de componentes que he tenido ocasión de usar para montar dos de mis Fliegers. Aparte de vender componentes, Stephane de TacTic TicTac Montres ofrece relojes tipo Flieger ya montados. A modo de ejemplo, vende este Flieger Type B con un calibre NH35 y zafiro por €269. La caja cepillada de este modelo mide 41 mm de diámetro por 11 mm de grosor, con una longitud (“lug-to-lug”) de 49 mm. Por último, cuenta con 22 mm entre asas. Como cabe esperar, lleva una corona tipo diamante sobredimensionada (8 mm), agujas azuladas al calor y una copiosa aplicación de Super-LumiNova BGW9.

  • blank
  • blank
  • blank

Fuente:
TacTic TicTac Montres

Para terminar, contáis con numerosos ejemplos de relojes tipo Flieger que se ofrecen desde China, ya sea a través de AliExpress o directamente de algunas marcas ya más establecidas, como San Martin o Corgeut.

Si bien en muchos casos vemos desviaciones claras en comparación con el diseño original de los “B-Uhren”, también hay ejemplos de reproducciones que son muy fieles.

Entre estos destacaría el San Martin SN030-T (de titanio) y el SN030-Q (de bronce). Ambos tienen 39 mm de diámetro, un tamaño que es algo pequeño para este tipo de reloj pero que sin duda se adaptará a muchos tamaños de muñeca. Vienen equipados con zafiro, llevan Super-LumiNova C3 y equipan un calibre automático (NH35 en el de titanio y un Epson YN55A, un calibre de Orient, en el de bronce). Destaca en particular que lleven tanto la corona como la trasera roscada, ofreciendo unos impresionantes 200 m de resistencia al agua. Cuestan $198 y $175, respectivamente (antes de impuestos en ambos casos).

  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank

Fuente:
https://sanmartinwatches.com/

Por último, entre las ofertas super económicas tenemos este Flieger de 42 mm de Corgeut. Viene equipado con un calibre automático Miyota y lleva cristal de zafiro. Sólo cuesta €94 con impuestos incluidos.

Conclusiones

Confío que esta entrada os haya ayudado a entender lo mucho que me gusta este género de relojes. Además, me gustaría pensar que también inducirá a alguno de vosotros a dar el salto y probarse uno. Quizás hasta compréis uno…

Está claro que los Fliegers no son “relojes para todo”, pues por lo general ofrecerán una modesta resistencia al agua (aunque como hemos visto, hay excepciones) y lo que les sienta bien es una gruesa correa de cuero. Así que en verano tenderemos a llevarlos poco, o nada. Pero en el resto de las temporadas, cuando nos apetece sentir una buena correa de cuero en la muñeca, pienso que pocos relojes serán más funcionales que un Flieger. Admiraréis su simpleza y la incomparable legibilidad que ofrecen. Con sólo mirarlos, sabréis la hora en un instante. Y no os aburriréis de ellos, porque de vez en cuando, sus agujas azuladas os proporcionarán una gran sorpresa.

Así que ya sabéis ¡poneos un Flieger, que molan!

  • blank
  • blank
  • blank
  • blank

Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

4 comentarios en «Enamorado De La Estética Flieger»

  1. Buenísimo, imprescindible. Lectura muy amena, un placer. Aunque soy mas de divers, los fliegers que tengo (alguno sale aquí citado), ciertamente son maravillosos en su lectura y muy vistosos en muñeca. Una vez mas enhorabuena por la página.

  2. Magnífico artículo, ameno y “fundamentado”… Coincido además con el “objetivo” de animar a los aficionados a hacerse con y usar un Flieger… Tienen efectivamente ese “reclamo” histórico, además de la facilidad de lectura… no en vano, un reloj sirve primordialmente para que sepamos la hora!
    Yo añadiría una mención al -hasta ahora- único ejemplar de mi magra colección: el Geckota K-01 A Type, con calibre ETA 2824, de 40 mm (perfectamente ponible para “pilotos urbanos”…). Una gozada (tristemente ya no se vende), que por unos 400€ me hizo feliz…

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

blank