Historia De Los Relojes Rusos: 4ª Parte La Reorganización De Las Fábricas.

@javierreloj y @admin

En la tercera parte de esta serie pudimos comprobar como los éxitos acaecidos en la carrera espacial espolearon económica y tecnológicamente a la Unión Soviética. Su industria relojera sirvió de “escaparate” para enardecer estos logros no sólo ante la población local, sino que progresivamente se fueron exportando más relojes a nivel mundial, posicionándose así como un serio competidor frente a la industria relojera europea y japonesa.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/historia-de-los-relojes-rusos-3a-parte/

Cronología De Los Relojes Rusos Para Principiantes: Etapa 4. 1964-1980.

La Incentivación De Los Bienes De Consumo.

1964 marca el inicio de una nueva etapa en la industria relojera soviética y su sociedad en general. Durante esta década se vive en la Unión Soviética un relativo y próspero periodo de paz interna. El “Octavo Plan Quinquenal” de 1966 marcará las líneas económicas a seguir, donde se da prioridad a la construcción de casas para la población con alquileres muy bajos, un aumento de los salarios que se ligan más a la productividad y se incentivará la producción de bienes de consumo individuales como relojes o electrodomésticos.

Imagen de Arseniy Kotov.
Fuente: https://www.instagram.com/northern.friend/

También se dotan de mayores servicios a las escuelas, los hospitales y el transporte público. Todas estas medidas de desarrollo favorecerán la creación de empleo fuera de las principales capitales y que el ciudadano soviético pueda adquirir (no sin notable esfuerzo) más bienes de consumo, como hemos citado anteriormente.

Fuente:
https://historyrussia.org/tsekh-istorikov/monographic/suverenitet-potrebitelya-i-gosudarstvennaya-potrebitelskaya-politika-v-sssr-postanovka-problemy.html

Sin embargo y aunque de manera muy sutil, durante este periodo se inicia lo que más adelante se denominará como el “estancamiento brehzhneviano”. El ingente esfuerzo por mantener los gastos armamentísticos resta recursos económicos y capital humano y técnico de la producción de bienes de consumo. Por otro lado, la creciente planificación y burocratización de la vida económica conlleva un empeoramiento de la productividad y eventualmente al desabastecimiento, siendo especialmente acuciante en el sector de la agricultura.

Esto propicia la aparición de un voluminoso “mercado negro” y de corrupción institucional que no ayuda al estado a mantener el férreo control ideológico sobre su población. También es reseñable que se mantiene una vigilancia estricta sobre los ciudadanos contra las injerencias extranjeras o las críticas que podían desarrollar en contra del partido. Todos estos factores se verán incrementados durante la siguiente década y afectarán de manera irreversible a toda la nación.

La Reorganización De Las Factorías.

Así en 1964 se decide reorganizar y renombrar a las factorías de relojes, que tomarán nombres comerciales referentes a la era espacial como: Poljot (Полет), Vostok (Восток), Raketa (Ракета) o que aludirán a su carácter nacional soviético (Slava “Слава” o Zaria “Заря”). Lamentablemente, no hemos podido tener acceso a ningún tipo de documentación sobre este proceso de cambio, pero atendiendo a los nuevos cambios económicos y sociales que hemos ido mencionando es muy probable que este fenómeno aconteciese por diferentes motivos, tales como:

  1. Un plan centralizado para organizar y hacer más eficiente la producción (aún dejando cierta autonomía a cada planta) donde se incentivará el incremento de la misma, dado que ahora se puede catalogar a los relojes como un “bien de consumo”.
  2. Crear un amplio “excedente” de unidades que no solo deben abastecer al mercado interno, sino que deben también exportase. La exportación se convirtió en uno de los pilares básicos de la industria relojera (como veremos más adelante), aportando un extra de divisas para el estado con el que podía adquirir materias primas, cereales o tecnología a países terceros.
  3. Facilitar la producción, ya que cada planta producirá relojes de una sola marca y en base a sus capacidades técnicas.

Si bien esta reorganización supuso la pérdida de casi todas las marcas que vimos en la anterior entrada y en cierta medida gran parte de su romanticismo o encanto, no supone para la industria una bajada de calidad o una pérdida en la investigación y desarrollo de nuevos productos, sino todo lo contrario: se desarrollarán nuevos calibres mecánicos, se implementarán los relojes electromecánicos y paralelamente se iniciará la investigación en el segmento del reloj de cuarzo.

Como hemos apuntado más arriba, las fábricas de relojes adquieren un nombre comercial, centrándose cada una de ellas en producir una sola marca con ese nombre. Asimismo, también cambiaron sus logos, que estampaban en sus productos. En 1965, los logotipos de las principales factorías quedan así:

Fuente: Dominio público.

Pero antes de ver como quedaron organizadas las plantas de producción y que tipos de relojes hicieron, veamos cómo era una factoría de relojes en la Unión Soviética durante aquella época.

Fuente: Брошюра по часам Луч, 1976 – Минский часовой завод.pdf

Anatomía De Una Fábrica De Relojes.

Lejos de la imagen oscura, fría y de ser lugares donde la gente estaba hacinada (como algunas veces nos han querido hacer ver), las factorías, en este caso de relojes, representaban a la perfección esta nueva ola de progreso y bienestar social que estaba acaeciendo en la URSS. Eran lugares amplios, espaciosos y muy bien comunicados. En ellas trabajaba un buen número de gente que vivía relativamente cerca (en la misma localidad) y que interactuaba fuera de su horario laboral. En definitiva, la imagen que ofrecían (en lo concerniente a sus catálogos) era la de ser una gran comunidad, como podemos apreciar en estas imágenes.

Fuente: Брошюра по часам Луч, 1976 – Минский часовой завод.pdf

En su interior se albergaban todo tipo de servicios para los trabajadores como guarderías, enfermerías, zonas de ocio y bibliotecas…

Fuente: Брошюра по часам Луч, 1976 – Минский часовой завод.pdf

La organización de las fábricas (referente a su producción) estaba fuertemente centralizada, es decir, cada factoría realizaba sus productos acorde a las disposiciones emitidas por GlavChasProm y en base a su desarrollo y equipo tecnológico, pero también hay que decir que en su organización interna eran bastante independientes y que contaban, por ejemplo, con departamentos propios de I+D y oficinas de diseño. Las fábricas debían cumplir con los cupos de producción exigidos, pero estaban capacitadas para organizar esta misma producción para poder alcanzar estas cuotas. Una figura clave en la organización del trabajo era la de la “emulación socialista” o “социалистическое соревнование“, que básicamente consistía en incentivar la producción entre los trabajadores o entre las propias fábricas. Resultando en este caso que el trabajador que acometía su desempeño con más eficiencia resultaba premiado con bienes de consumo o vacaciones y la fábrica que desarrollaba el mejor producto, premiada con distinciones honoríficas gubernamentales.

Playa de Jurmala, Letonia, 1971.
Fuente: Dominio público.

Muy gráfico resulta este comentario, extraído del libro sobre la historia de Slava, realizado por el Sr. Bogdanov: “La planta fue galardonada con la Orden de la Bandera Roja del Trabajo en 1966 por el desarrollo de nuevos tipos de productos además de la fabricación y mejora de la tecnología de producción, así como la puesta en servicio de un complejo de ensamblaje mecánico con un área de 17 mil metros cuadrados, en Novye Cheryomushki; establece antes que la 2MCHZ la tarea de aumentar significativamente la producción de la gama extendida de relojes domésticos, mejorando la calidad y confiabilidad. El 5 de julio de 1968 ya se habían producido 10 millones de relojes en la fábrica en lo que iba de año, y este mismo año se produjeron más de 2 millones de relojes de pulsera de mujer…”

Fuente: Каталог часов Слава, 1976 – 2 МЧЗ.pdf

A medida que va creciendo la producción de bienes de consumo y la sociedad puede tener acceso a ellos, se empieza a legislar sobre la materia, como ya apuntamos anteriormente aquí. En 1967, aparece la “Marca de Calidad Estatal de la Unión Soviética” que certificaba los estándares de calidad (GOST) de un producto. Esta marca, muy apreciada al principio por los consumidores y los propios productores fue perdiendo progresivamente con los años su apreciación y principal significado ante la sociedad, pero en aquel momento que un producto la llevase estampada, era sinónimo de garantía y calidad.

Fuente: https://www.ngpedia.ru/id122620p1.htm

En definitiva, las fábricas de relojes exponen fielmente este próspero modelo económico muy burocratizado, aunque a la larga terminará cayendo por su propio peso.

Nuevos Relojes Para Una Nueva Sociedad.

Estos cambios estructurales en la sociedad soviética, que se empieza a nutrir de bienes de consumo y a cambiar sus hábitos de vida, crea una verdadera explosión creativa en el ámbito del diseño, si bien este cambio estético afectará durante la década de los 70 a todo el conjunto de la sociedad mundial.

Fuente: http://moscowdesignmuseum.ru/en/exhibitions/6262/

“A principios de la década de 1960, se estableció una red de institutos de investigación en todo el país. Cada uno de ellos estaba subordinado a un determinado ministerio y era responsable del desarrollo e implementación de proyectos de arte y diseño en una sola región. Al mismo tiempo, se crearon oficinas especiales de arte y diseño y departamentos de diseño en importantes empresas industriales. A finales de la década de 1970, todas las esferas de la industria tenían una organización responsable de las cualidades estéticas de los productos.”

Fuente: Каталог часов Слава, 1976 – 2 МЧЗ.pdf

Este párrafo, que reproduzco arriba íntegramente perteneciente a un panfleto de una exposición del Museo del Diseño de Moscú, nos da una idea clara de lo estructurado y planificado que se encontraba el plan de producción de cualquier producto o bien de consumo. En el ámbito de los relojes, ya hemos visto que estas oficinas de diseño se encontraban situadas en las mismas factorías. Si damos una ojeada rápida a los catálogos generales de relojes durante esta época, vemos un cambio progresivo en el diseño de los relojes. Veamos algunos ejemplos:

Relojes poljot.
Fuente: Каталог часов, 1972 – А.И. Токмаков.pdf

En esta imagen podemos apreciar perfectamente como se empiezan a introducir cajas más grandes y angulosas, menos elegantes y más “deportivas”. Vemos que los diales también cambian, añadiendo numerales y principalmente bastones. Las agujas también son más gruesas. Esta tendencia de cambio se acentuó con el tiempo y se generalizó casi al final de la época, donde aparecieron las cajas tipo “cojín” y se crearon esferas con vivos colores, como podemos observar en este catálogo de 1977.

Relojes Poljot,
Fuente: Каталог часов, 1977 – Т.С. Лепехина.PDF

En 1973, la factoría Slava desarrollaría dos de sus calibres: el 2427 automático y el 2428 de carga manual. La peculiaridad en su diseño y algunas de las soluciones técnicas que utilizaron (como el doble barril de carga) hicieron que su mantenimiento fuese bastante dificultoso. Sin embargo, durante la década se fabricaron a millones. Muchos modelos representativos de la factoría lo equiparon, como el modelo “Fridge” o un curioso modelo con caja asimétrica, ya casi al final de los 70.

Las formas redondeadas se magnificaron, creando relojes muy compactos, con gran altura y mayor impacto visual en la muñeca.

Relojes Raketa.
Fuente: Каталог часов, 1977 – Т.С. Лепехина.PDF

Esta características se pueden apreciar en este poco conocido modelo, el Raketa 3031, que incorporaba en un mecanismo todas las complicaciones posibles (salvo la de cronógrafo) que se hacían en las factorías soviéticas, incluida la de alarma.

Fuente: Часы Ракета, 1975 – ТНП.pdf

En esta imagen, quizás se pueda apreciar mejor este estilo más “brutalista” y deportivo que imperó en las formas redondeadas.

Raketa 3031.
Fuente: https://www.catawiki.com/en/l/14828959-raketa-3031-unisex-1970-1979

Sin embargo, no se abandonó el estilo clásico y más elegante de antaño y Poljot siguió fabricando relojes con su magnífico calibre 2209, en este caso el modelo “Poljot de Luxe”, en versiones manual y automática (equipada con el calibre 2415). Hay que señalar que gran parte de la producción de este calibre (2209) se transfirió a la fábrica de Minsk dando lugar a la marca comercial Luch. El epíteto “De Luxe” sirvió sin duda alguna para favorecer la exportación de este reloj por todos los continentes, a la vez que otorgaba cierto prestigio a la marca comercial Poljot. No hay que olvidar que de los millones de relojes que producía Poljot cada año, una gran parte de su producción (más de un 60%) se destinaba a la exportación, como veremos más adelante.

Poljot dio un paso adelante en el diseño de los relojes ultradelgados, desarrollando el calibre 2200 (1,85 mm de espesor) que lo convertía oficialmente en el calibre más delgado jamás construido en la Unión Soviética, gracias, eso sí, a que carecía de segundero.

Siguiendo esta línea, Raketa fabricó un magnífico calibre con segundero central que contaba con solo 2,7 mm de espesor y denominado también 2209. En la anterior entrada ya hablamos sobre las nomenclaturas de los calibres soviéticos, pero nunca está de más tener a mano este enlace. Con este calibre, Raketa ganó la medalla de oro en la exposición Universal de Montreal de 1967 y lanzó al mercado multitud de relojes de corte clásico como este modelo rememorando la efeméride del 50º aniversario de la Revolución de Octubre o incluso relojes de bolsillo.

Fuente: https://mroatman.wixsite.com/watches-of-the-ussr/raketa

Se dice que el propio Brezhnev utilizaba un reloj Raketa de oro, (aunque parece muy claro que en la imagen vista un Rolex Date just). Si bien su dial se ajustaba al corte clásico y elegante, en sus formas ya estaba más cerca de la estética imperante de la época. La consecución de nuevos calibres, como el 2609 HA, dio paso a la fabricación de nuevos modelos con cajas más compactas y angulosas, tal como vimos más arriba.

Relojes Femeninos.

Fuente: https://www.vintag.es/2015/10/women-from-ussr-45-pictures-showing.html

En el ámbito de los relojes para las mujeres, evidentemente las cosas siguieron el mismo camino. Los diseños de los nuevos relojes para mujer adaptaron las mismas formas y estilos, pero combinándolos con un tamaño más reducido. Zaria, Luch y Chaika desarrollaron millones de relojes que equiparon calibres como el 1816 (premiado con la medalla de oro en la Feria de Leipzig en 1974).

Los mismos representaron aproximadamente el 40% de la producción total de relojes de la Unión Soviética. Sólo el volumen de la producción de relojes de Zaria representaba el 22% de la producción total, siendo estos datos muy reveladores en cuanto a la importancia que tuvo este segmento. El reloj femenino, si bien era absolutamente necesario para la mujer soviética dado su estilo de vida (madre, trabajadora, estudiante), también se convirtió en un importante complemento de moda.

Fuente: Каталог часов, 1974 – А.И. Токмаков.pdf

En la siguiente imagen podemos ver un buen ejemplo de ello, haciendo especial atención a los relojes “colgante” que tan en boga estaban en aquella época.

Fuente; Каталог часов, 1974 – А.И. Токмаков.pdf

Los Relojes Electromecánicos Y El Camino hacia El Reloj de Cuarzo.

Si bien a principios de los años 60 los relojes electromecánicos representaban algo casi testimonial, como vimos en la anterior entrada, durante esta época se potenció su producción y protagonismo en el mercado. En este sentido, el testimonio del Sr. Bogdanov resulta muy clarificador al respecto:

“El siguiente paso fue el comienzo del desarrollo en 1963 del reloj de pulsera con diapasón modelo 2937, que estaba destinado a un destino más feliz. Gracias al oscilador, un diapasón que funciona a una frecuencia de 360 ​​Hz, este reloj fue el reloj más preciso de su tiempo, dando un salto cualitativo sobre los mecánicos tradicionales. Gracias al transistor de germanio, también fueron los primeros relojes fiables que funcionaban con pilas. Los diapasones ganaron popularidad rápidamente y se produjeron durante unos 15 años.”

Efectivamente, el “Slava Transistor” se convirtió en un polémico protagonista debido a su exacta semejanza al Bulova 214. Tal era la semejanza que incluso sus piezas se pueden intercambiar… ¿Realizaron los soviéticos la estrategia denominada “ingeniería inversa” que consiste en adquirir un producto y estudiarlo a fondo para poder crear la maquinaria necesaria para su producción y reproducirlo fielmente? Alternativamente, ¿compraron las patentes a Bulova? Sin poder acceder a una documentación legítima y fiable, nosotros nos decantamos por lo segundo, ya que son muchos los casos en la historia horológica de la URSS donde se dio el hecho de la compra de patentes a países occidentales, tal como hemos ido viendo durante esta saga.

En la siguiente imagen de catálogo podemos ver a nuestro protagonista.

Fuente: Каталог часов, 1972 – А.И. Токмаков.pdf

Otro de los relojes electromecánicos que tuvo relevancia durante la época fue el Luch 3045. Heredero del Junghans 600, pero con mejoras técnicas importantes, los primeros prototipos se fabricaron en 1971 y la producción para el mercado nacional comenzó en 1973. Su producción fue bastante limitada.

Fuente: Каталог часов, 1977 – Т.С. Лепехина.PDF

La importancia de estos relojes no radica quizás en su volumen de producción o la especial repercusión que tuvieron dentro del mercado interno de relojes, sino que allanaron el camino para el desarrollo por parte de los institutos de investigación y la cooperación entre varias factorías, del que iba a ser el primer reloj de cuarzo analógico manufacturado en la URSS: el Chaika 3050. Un reloj que aunaba todos los elementos que hemos ido recopilando en esta entrada: desde un novedoso diseño hasta una revolucionaria tecnología. Pero de como el Chaika 3050 y sus homólogos digitales se convirtieron en una “cuestión de estado”, hablaremos más adelante.

Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/chaika-3050-la-primera-generacion-de-cuarzo-analogico/

La Aparición Del Buceo Recreativo.

Como hemos visto anteriormente, mucha gente disfrutaba de sus vacaciones en el mar. Esto hizo que tomase fuerza entre la ciudadanía la práctica de multitud de deportes acuáticos y entre ellos el buceo recreativo. Durante los años 60, se crearon los primeros clubs de submarinismo deportivo como el “Дельфин” y que se organizase su práctica y conocimiento, en campamentos, campeonatos, universidades, etc.

Fuentes:
https://scuba-divers.ru/category-blog/15-dajving-v-sssr.html
https://www.safonagastrocrono.club/vostok-amphibia-type-350-primera-generacion/

Este crecimiento en pro del interés hacia el buceo recreativo, más la creación de asociaciones, competiciones y escuelas al margen del estamento militar, hizo necesario la producción y modernización de los equipos para su práctica y como parte fundamental de este equipo se encontraban los relojes de buceo.

En la Unión Soviética, aun se fabricaba el impresionante reloj diver ChS 191, aunque su uso fuese prácticamente restringido a los buzos de la armada. Sin embargo, a finales de los 60 y por un encargo de la misma armada, se desarrolló un reloj de buceo más adaptado a la práctica moderna y con unas soluciones técnicas que han perdurado hasta el día de hoy en su producción. Este encargo fue adoptado por la factoría de Chistopol (Восток) dando a luz a uno de los relojes más conocidos de fabricación soviética en el mundo entero: el Vostok Amphibia. No nos vamos a extender demasiado sobre las características del “Amphibia”, pues ya las anotamos en profundidad en esta entrada. Solo quiero señalar que se diseñó en base al “concepto de presión dinámica” con el que había trabajado E. Piquerez en sus cajas “Compressor” y que los ingenieros soviéticos mejoraron considerablemente.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Pero el conocido “Amphibia” no fue el único reloj de buceo que se manufacturó en la URSS durante esta etapa, aunque eso lo veremos, junto a otras cuestiones fundamentales como la exportación masiva de relojes a países terceros, la revolución del reloj de cuarzo y la aparición de nuevos relojes realizados por encargo del ejército, en la segunda parte de este apasionante y clave periodo de la industria relojera soviética.

Agradecimientos:
Como siempre, queremos agradecer la gran ayuda que nos brinda el Sr. Dashiel Stanford con su inestimable material gráfico y a todos los colaboradores de The Russian Watch Corner, sin la cual nos hubiese sido imposible la redacción de esta “Historia de los Relojes Rusos” y a vosotros lectores, por vuestra paciencia y atención.

Capítulos Anteriores

5 comentarios en «Historia De Los Relojes Rusos: 4ª Parte La Reorganización De Las Fábricas.»

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.