@therussianwatchcorner

Editor’s note: you can find an English version of the article here.

Por norma general, la gran mayoría de aficionados a la horología tiende a visualizar en su mente a los relojes soviéticos como algo toscos, rudos y efectivos. Si bien es cierto que este último epíteto se adapta a una realidad evidente y estudiada, los dos primeros no son más que el fruto de muchos años de una educación fomentada en prejuicios y auspiciada por la Guerra Fría, que a día de hoy sigue bien presente en nuestro colectivo globalizador.

Fuente: https://www.nationalgeographic.com.es/llegada-del-hombre-a-la-luna/carrera-espacial-a-traves-arte-y-propaganda_14352/10

Sirva esta entrada para desmentir algunos de estos mitos, que en muchos casos no nos dejan ver ni apreciar del todo los matices y ejemplos tan interesantes que podemos encontrar dentro del amplio mundo de la relojería soviética. Y por ello voy a intentar mostrar un buen ejemplo (nacido en las factorías soviéticas) que aúna todos los elementos necesarios para convertirse en la antítesis de los adjetivos anteriormente citados al principio de la narración. Se trata de un elegante reloj con un no menos curioso nombre: Vympel.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

1960 marca el inicio de esta aventura. El mundo ha sido dividido en dos grandes bloques y la amenaza eidética y constante de una guerra nuclear amenaza a los ciudadanos de ambos sectores. Al mismo tiempo, una nueva corriente vital invade el planeta; la gente en todos los rincones del mundo se está empezando a recuperar de los perniciosos efectos de la Segunda Guerra Mundial. La prosperidad y esa renovada consciencia de “vivir la vida” ejercen sobre toda esta generación una voluntad epicúrea de querer cambiar y disfrutar de las cosas. Esta corriente de cambio afectará a todos los ámbitos de la cultura humana, desde el arte hasta la llamada “revolución sexual” y por increíble que parezca también afectará a la Unión soviética (sobre este fenómeno ya hablamos en esta entrada dedicada al “Sportivnie“).

Otro de los factores importantes que convirtieron está década en una de las más icónicas y representativas de nuestra reciente historia fue sin duda alguna “la carrera espacial“. Motivada quizás originariamente por motivos geopolíticos, esta carrera para conquistar el espacio propició a su vez una verdadera revolución tecnológica y fomentó que miles de hombres y mujeres se formasen y adquirieran conocimientos, que no solo les sirvió para dominar las nuevas tecnologías y metodologías de trabajo que se iban creando en todos los campos (desde la relojería hasta la medicina) sino que establecieron las bases de un nuevo pensamiento que dio a luz una nueva “modernidad”.

Fuente: https://www.britishcouncil.org/research-policy-insight/insight-articles/cosmonauts-lift-cultural-relations

En el ámbito de la relojería, la miniaturización siempre ha constituido una carrera constante en el desarrollo de nuevos calibres, pero fue en esta década donde se sentaron las bases y los hitos de la producción tecnológica para fabricar relojes extraplanos que se pudiesen llevar. En 1957, Piaget presentó en la feria de Basel su calibre 9P de cuerda manual, con solo 2 mm de grosor, dando vida a su icónico modelo “Altiplano“. Sólo unos años después, en 1960, Piaget daba una vuelta de tuerca más desarrollando el calibre automático 12P basado en el nuevo concepto del micro-rotor que Universal Genève había utilizado en sus calibres. El calibre 12P tenía un increíble grosor de 2,3 mm. El “Altiplano” con sus 4 mm se convirtió en el reloj más fino fabricado hasta la fecha y tuvo que pasar casi una década para que Jean Lassalle desarrollase unos calibres aun más delgados (el calibre 1200) con tan solo 1,2 mm de espesor.

Fuente: https://monochrome-watches.com/the-return-of-ultra-thin-watches-technical-perspective/

Ciertamente hubo otras marcas que siguieron la estela de Piaget, como Patek Philippe con su modelo Calatrava, ref. 3498 de 5 mm de grosor en total o Jaeger-LeCoultre con su calibre 838 que lanzaría su exitosa línea “Ultra-Thin“. Pronto este tipo de reloj ultra plano se convirtió en modelo de elegancia y referente clásico de “reloj de vestir” que ha perdurado hasta nuestros días.

Mientras tanto, en 1959, la Unión Soviética deslumbraba al mundo con el lanzamiento del “Luna 2“, siendo la primera nave espacial en llegar a la Luna y la primera en alcanzar un cuerpo celeste del espacio. El Luna 2 transportó a la superficie lunar dos esferas de acero segmentadas con escudos de armas de la URSS. Estas detonaron cuando la nave tocó la superficie lunar, expandiendo los banderines (Vympel) por todas direcciones, como una demostración simbólica del interés que tenía el programa espacial soviético para conquistar nuestro satélite. Al día siguiente, después del éxito de la misión lunar, Nikita Khrushchev voló de visita a Estados Unidos. Durante su visita a la Casa Blanca, Khrushchev le entregó al presidente Eisenhower un obsequio conmemorativo: una copia exacta de un banderín soviético que transportó el Luna 2, hecho expresamente en honor a este destacado evento.

Junto al banderín rezaba un mensaje: “… El original del banderín está en la Luna. Les pido que consideren este regalo como un símbolo del deseo de nuestro pueblo de desarrollar relaciones pacíficas y amistosas con su pueblo, con su gran país, los Estados Unidos de América.”

Sin embargo, el reducido tamaño y la elegancia de este tipo de relojes también debieron deslumbrar a las autoridades soviéticas ya que en 1961 el Ministerio de Ingeniería Mecánica e Instrumentos de la URSS redactó una orden según la cual se mandaba desarrollar un calibre que no excediese de 3 mm de grosor. Al parecer la orden recayó sobre la Primera Fábrica de Relojes de Moscú y poco tiempo después (a finales de 1961) apareció nuestro reloj protagonista de hoy con el nuevo calibre 2209 con tan solo 2,9 mm de grosor. Presentaba la novedad ante los calibres mencionados arriba de tener la complicación de segundero central.

Fuente; https://www.safonagastrocrono.club/

Pero antes de entrar en materia veamos de manera muy rápida el estado general de la industria soviética de relojes. En la década de los 60, la industria horológica soviética estaba viviendo un momento dorado. Sus factorías funcionaban a pleno rendimiento, fabricando millones de relojes que abastecían un mercado propio en expansión gracias al crecimiento económico que vivía el país. Hacía casi una década desde que empezase el proceso de modernización de su industria como pudimos ver en estas entradas dedicadas a los Pobeda o a los Zvezda. Decenas de marcas y modelos salían de sus factorías y muchos de ellos se convirtieron en el escaparate ideal para enseñar al mundo los logros de la carrera espacial soviética, adoptando nombres que hacían referencia a ella, tales como: Saturn, Sputnik, Kosmos, Orbita, etc. En 1964, las factorías se reorganizaron agrupando la producción y dotando de un sólo nombre por cada una de ellas a cada modelo que fabricaban, pero sin renunciar a su “origen” espacial como: Raketa, Poljot, Vostok… Esta reorganización propició un aumento de la producción en general y facilitó sin duda alguna la exportación a otros países de relojes fabricados en la URSS. Fue a mi parecer, la “edad de oro” de la horología soviética.

Como hemos podido ver más arriba, la marca “Vympel” surgió a raíz del decreto que impulsaba a la Primera Fábrica de Relojes de Moscú a desarrollar un reloj elegante con un calibre extra plano, denominado “60- ChN” que tan sólo unos años después pasaría a denominarse “2209”. Su principal característica era su extrema delgadez (de unos 6 mm en total, incluido el cristal) con la increíble particularidad de contar con segundero central (cosa que hacía más meritorio su limitado grosor).

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Otra particularidad del Vympel es su nombre, que puede traducirse como “banderín” o incluso “emblema”. Como hemos indicado anteriormente, las marcas de los relojes se utilizaron para ensalzar los éxitos del programa espacial soviético, por eso no es de extrañar que nuestro protagonista adoptase el nombre de las esferas “вымпел” que como hemos apuntado eran los emblemas que se esparcieron en la Luna durante la misión del Luna 2. Si nos fijamos con atención en su bonito logo, veremos que este está representado como el trayecto que realizó la nave espacial desde la Tierra a nuestro satélite. El Vympel simbolizaba con acierto la incipiente conquista del espacio y la modernización de la industria relojera soviética.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Para albergar el calibre, se diseñó una caja extraplana y chapada con 20 micras de oro, catalogada como CHN-961K, aunque también se realizaron modelos en cajas de oro macizo. Su diámetro de 35 mm, unido al largo de sus asas (42 mm) hacen que el Vympel sea aun hoy en día un perfecto complemento para vestirlo en nuestras ocasiones especiales.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Pero para darnos realmente cuenta de la dimensión e importancia que tuvieron en su momento estos relojes, la lectura de un pasaporte o documentación de la época nos puede aportar una información valiosísima sobre la intención y el esfuerzo que pusieron los soviéticos para crear un producto de calidad.

Fuente: https://www.watchuseek.com/threads/an-attempt-to-update-the-2209-timeline.4422946/page-4

Efectivamente, en el encabezado del mismo podemos leer que se trata de un reloj “Clase 1“, es decir, fabricado bajo las normas de calidad y precisión más altas que podía exigir la industria soviética del momento que se regía bajo la normativa del GOST 6519-58, de la que ya hablamos aquí. Sin ser algo demasiado usual en el mundo de la relojería soviética, el Vympel ya vio la luz con esta certificación. La presentación del mismo también era exquisita para la época.

Fuente: Dominio público

En su corto periodo de producción (1961-1965), el Vympel se presentó con tres variedades de esfera, aunque lo que nunca varió fue la tipología de sus agujas. La segundera era especialmente corta debido al espesor del cristal y su configuración plana, ya que de no haberlo sido hubiese rozado con el mismo, impidiendo su buen funcionamiento.

Como era de esperar, su éxito fue rotundo y se dice que ganó la medalla de oro en la Feria de Leipzig en 1963. Sólo he encontrado una leve referencia gráfica sobre este acontecimiento, pero si hay noticias de prensa alemana que citan al Vympel en las ediciones de la Feria de Moscú de 1963 y 1964 , que extraigo literalmente y traduzco de este excelente trabajo de documentación.

Berliner Zeitung, March 16, 1963
Volume 19 / Issue 223 / Page 4

USSR Trade Fair

“…Vlasov destacó especialmente la excelente calidad de los relojes de pulsera masculinos “Vympel”, “Wostok” y “Cosmos”, así como algunos relojes de pulsera femeninos, que se exhiben en Leipzig y que apenas tienen competidores en cuanto a precisión y precio favorable, siendo muy solicitados.”

Neues Deutschland, Di. 15. September 1964
Jahrgang 19 / Ausgabe 255 / Seite 7

“… Se hace mención de la poderosa fábrica de relojes de Moscú, y a su modelo “Wympel” que es con mucha diferencia, el reloj de pulsera para hombres más elegante y mas delgado producido en masa en el mundo por el precio de 50 rublos.”

Esta segunda mención resulta realmente interesante ya que clarifica el propósito de las autoridades soviéticas de dotar a su mercado de un reloj “asequible” en cierto modo para la población soviética con unas características técnicas y estéticas comparables a la de los relojes occidentales que enseñamos al principio de nuestra narración.

Fuente: https://www.muckrock.com/news/archives/2017/nov/08/cia-cat-photos/

Llegados a este punto, creo que es hora de examinar en profundidad el calibre que hizo posible la creación del Vympel. Como ya hemos mencionado anteriormente, la encargada de empezar su producción a finales de 1961 fue la Primera Fábrica de Relojes de Moscú. Este calibre de carga manual, denominado “60-ChN”, contaba de un grosor de 2,9 mm con segundero central, 23 rubíes, sistema anti-shock en el volante y 41 horas de reserva de marcha.

Fuente: https://watchguy.co.uk/service-vimpel-23-jewels/

Justo al mismo tiempo en que se reorganizaron las factorías (circa 1964), el calibre pasó a denominarse “2209“. Este novedoso sistema de clasificación numérica nos dice que el calibre tiene un diámetro de 22 mm (22) mientras que el código “09” nos indica que es manual, con segundero central y que se equipa con sistema anti-shock en el volante. Para conseguir este exiguo grosor, los ingenieros soviéticos aportaron varias soluciones técnicas muy ingeniosas como incorporar tres ruedas desmultiplicadoras en el trinquete de carga como se ve a simple vista en la imagen superior. En la siguiente imagen, podemos ver todo el conjunto junto al barril de carga que se encuentra debajo de la pletina.

Fuente: https://watchguy.co.uk/service-vimpel-23-jewels/

La otra solución aportada fue este ingenioso sistema de transmisión con una rueda intermedia (A) entre el piñón central (B) y una falsa rueda minutera (C) separada. Este sistema, unido a un segundero de barrido indirecto, hace innecesario que haya una segunda rueda en el centro. Por lo tanto, ninguna rueda solapa el volante ni el barrilete de carga y la altura completa (bajo los puentes) queda disponible para estos dos elementos. El resultado es un calibre con un perfil bastante bajo sin reducir la robustez o precisión.

Fuente: http://www.ranfft.de/cgi-bin/bidfun-db.cgi?10&ranfft&&2uswk&Poljot_2209


La rueda (C) no es en realidad una rueda de minutos; se optimizó la relación de transmisión entre su piñón (con 8 dientes) y el de minutos central B (con 12 dientes). El resultado es que la rueda C gira una vez cada 40 minutos.

En la imagen inferior podemos ver el sistema de segundos indirectos y la rueda de escape de acero pulido.

Fuente: https://watchguy.co.uk/wp-content/uploads/2014/03/IMG_8414.jpg

Por increíble que parezca, parte la producción del calibre 2209 se externalizó en 1962 de la 1MWF a la planta de relojes de Minsk sita en Bielorrusia, dedicada en aquel momento a fabricar relojes de pulsera para damas bajo el nombre de Zaria y Luch (calibre 1300). Podemos afirmar casi sin ambages que el grueso de la producción de este calibre se desarrolló en gran medida en Minsk y aquí vuelvo a la anterior referencia periodística de 1964 que asevera como hemos visto “… el reloj de pulsera para hombres más elegante y mas delgado producido en masa en el mundo.”. Esto, a mi parecer, no hubiese sido posible sin la intervención de la fábrica de Minsk. En la siguiente imagen podemos ver uno de los primeros ejemplares salidos de la fábrica de Minsk ya con el nombre de Luch.

Fuente: https://mroatman.wixsite.com/watches-of-the-ussr/luch

En 1965, con las fábricas ya renombradas y reorganizadas, la marca Vympel desaparece en el limbo al igual que todas aquellas maravillosas marcas que tanto apreciamos los coleccionistas y que nunca dejan de sorprendernos. Sin embargo, la producción de este fantástico calibre, lejos de desaparecer, parece que aumenta a un ritmo vertiginoso y nuevas marcas (tanto para el mercado interno como la exportación) seguirán equipándolo.

Pero antes de adentrarme en este cometido, quiero hacer un inciso para enseñar (aunque sea de forma somera) el que fue el calibre más delgado fabricado en la URSS: el Poljot 2200.

Fuente: https://www.watchuseek.com/threads/poljot-2200-the-one-and-only.752111/

Este calibre constituye “una vuelta de tuerca más” sobre el desarrollo de calibres extraplanos. Con un grosor de 1,85 mm, el 2200 se empezó a fabricar en 1965 (ya bajo el nombre de Poljot). Sin embargo, el que parecía iba a ser el sucesor natural de nuestro Vympel fracasó debido a los problemas técnicos de diseño del propio calibre y tan solo se fabricaron un número muy limitado de unidades, siempre alojados en cajas de oro. Es muy posible que si los ingenieros soviéticos se hubiesen empeñado en solucionar la problemática inherente al 2200, el reloj se hubiese producido en masa, pero quizás interesó centrarse más en la consecución del que sería el digno sucesor del Vympel: el Poljot 2209 y el “Poljot de Luxe” para el mercado de exportación.

Como podemos ver, Poljot siguió utilizando la misma estética e incluso los mismos diales que utilizó con el Vympel, pero también incorporó innovaciones estéticas en sus nuevos relojes, como nuevos diales y cajas en modelos que se iban a convertir en referentes de la relojería soviética a nivel mundial. incluso más adelante hizo versiones automáticas del “Poljot de Luxe” ya equipadas con el calibre 2415. Aún así Poljot siguió con la producción del calibre 2209 hasta aproximadamente 1975.

Luch siguió fabricando relojes equipados con el 2209 hasta la caída de la Unión Soviética en 1990. Como aficionado a la relojería soviética, hay una cosa que me llamó la atención y que en parte me creó bastante confusión. Como hemos visto sobradamente a lo largo de la narración, la marca de relojes Vympel fue la primera y en algún modo la “genuina” en equipar el calibre 2209. Sin embargo, en el ámbito de la industria relojera soviética, el calibre 2209 se siguió denominando “Vympel”. Veamos algunos ejemplos de ello:

Fuente: http://ussr-watch.com/watch-catalogues/

Esta columna extraída de un catálogo de “Mashprinborintorg” para la exportación de relojes soviéticos circa 1964, me parece sumamente interesante ya que hace menciona al Poljot como “Vympel” y además hace mención a la medalla de oro obtenida en la feria de Leipzig de 1963. También destacaría la alusión al calibre 2209 de Raketa, de solo 2,7 mm de grosor, pero de ello hablaremos en otra entrada.

Fuente: Dominio público

Otro ejemplo lo podemos ver en un catálogo más tardío (de 1967) correspondiente a una feria de relojes celebrada en Moscú, donde además nos indica su precio en rublos 8 y dólares 89.

Fuente: http://ussr-watch.com/watch-catalogues/

De esta columna quisiera destacar el hecho de que se fabricó un modelo (de primera generación) de Vympel en caja de acero inoxidable y bastante más alejado de la estética habitual de la marca y que sale renombrado como Poljot. Este modelo era un “Rara Avis” no sólo para la marca, ya que en su época de producción la mayoría de relojes que se fabricaban en la URSS eran de latón cromado.

Fuente: https://www.watchuseek.com/threads/stainless-steel-non-amphibias.4673170/#post-45678579

O en la wikipedia rusa sobre Luch, de donde extraigo textualmente:

“El Ministerio de Industria, junto con la fábrica, tomó una decisión sobre la producción de relojes de hombre especialmente planos “Vympel”, producidos por la 1ª Fábrica de Relojes de Moscú, que les transfirió la documentación técnica. Este reloj recibió la marca “Luch-2209″.”

“El diseño de ChN-961 tenía demanda tanto en el mercado nacional como en el extranjero. Diferentes tipos de recubrimientos de esfera – plateado, dorado, níquel negro, diferentes métodos de digitalización – impresión, fresado de signos con un cortador de diamantes, etc. hicieron posible la diversificación de los modelos Vympel.”

Aun a día de hoy muchos vendedores de relojes siguen nombrando a relojes Poljot y Luch equipados con el calibre 2209 como “Vympels”, aunque debemos tener siempre muy presente que como marca dejó de producirse en 1965.

Ya hemos apuntado más arriba el tema de la exportación de relojes equipados con el calibre 2209. Poljot creó su marca estrella con el “Poljot de Luxe”, con la intención de convertirse en un referente para la exportación. No nos debe extrañar este hecho ya que un reloj inscrito en alfabeto latino tendría más opciones de conquistar el mercado foráneo. El epíteto “de luxe” se convirtió en algo habitual en gran variedad de marcas en el mercado global de principios de los 70. Luch hizo lo propio, pero en menor medida y es muy posible que el grueso de su producción se dedicase más al mercado local.

Volviendo a una nota de prensa del mencionado trabajo de investigación y ya en 1972:

Berliner Zeitung, July 2, 1972
Volume 28 / Issue 181 / Page 3

In the realm of light and silence. Minsk million rays

“Los relojes Minsk solo se fabrican desde hace 15 años y ya son muy conocidos en el mundo. Son buscados en más de 17 países, como en Inglaterra, Suecia y Egipto, pero sobre todo, sirven para apaciguar los deseos del comprador en la URSS. El reloj se ha convertido, como Alexei Kasanzev nos aseguró, ahora en un artículo de moda, una joya.”

La siguiente imagen nos enseña un Luch fabricado para el mercado de exportación.

Fuente: https://mroatman.wixsite.com/watches-of-the-ussr/luch

Sin embargo, el calibre 2209 también se exportó al resto del mundo bajo marcas “satélites”, es decir: que parte de su capital pertenecía a la Unión Soviética o que tenían contratos de colaboración, principalmente en el Reino Unido y en Alemania. Estas marcas, como Sekonda, Cornavin o Corsar por citar algunas, también dieron a conocer este logro soviético.

Una vez vistos casi todos los puntos necesarios para hacernos una idea de la importancia que tuvo la aparición del calibre 2209, me gustaría insistir en que la consecución de la marca “Vympel” marcó un hito y un camino a seguir en el marco de la industria soviética. Aun nos queda mucho por escribir e investigar sobre esta apasionante “época dorada” de la relojería soviética, a veces tan denostada en nuestros días.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

P.D. Quisiera agradecer a mi amigo Dashiell Stanford que me permitiese utilizar material gráfico de su fantástica colección de relojes, así como el trabajo de investigación realizado por él y otros compañeros del foro Watchuseek en el año 2017 y que me ha servido de base y guía en mi trabajo.

P.D. De la misma manera, quiero agradecer la paciencia y los consejos e ideas que siempre me aporta mi querido amigo y colaborador en “TheRussianWatchCorner” @timebehindtheironcurtain, sin los cuales muchas veces me hubiese quedado encallado en la ardua tarea de documentación.

6 comentarios en «Poljot 2209 (Vympel)»

  1. Excelente trabajo como ya nos tienes acostumbrados, Miquel. Espero que ayude a todos los aficionados a la relojería a comprender y apreciar mejor las fascinantes creaciones soviéticas de los años 50 y 60. Un mundo en el que aún queda mucho por descubrir.

  2. Gracias Miquel por este artículo. Ya los echaba de menos pero soy consciente que este tipo de artículos llevan mucho tiempo por la labor de investigación que hay detrás. Como siempre la CRI me invade al terminar de leerlos jajajaja. Ya espero el siguiente.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.