Reseña Omega Speedmaster Racing Co-Axial Chronometer

@aviationwatchcollector

Hoy tengo el placer de reseñar un hermoso Omega Speedmaster Racing Co-Axial Chronometer (la ref. 326.30.40.50.03.001). Este modelo destaca por su vistosa esfera azul con subdiales negros texturizados con patrón “Clous de Paris”.

Fue lanzado en el 2012, junto a otras seis versiones que veremos más abajo. Desafortunadamente, esta versión con un tamaño ideal de 40 mm ya está descatalogada. En el 2017, estos relojes fueron sustituido por versiones bi-compax, algo alejadas de la configuración clásica del Speedy, además de ser mucho más grandes (44,25 mm).

A título personal, el Omega Speedmaster Professional (o “Moonwatch”) es un reloj con el que nunca he conseguido conectar, a pesar de su claro vínculo con el mundo de la aviación y el espacio, lo que viene a ser el nexo de mi propia colección. El Moonwatch es un reloj que encuentro atractivo en las muñecas de los demás, pero no en la propia. Imagino que todos tenéis algún ejemplo parecido, o eso espero…

Por todo ello, considero que esta versión del Speedmaster es muy interesante. Sin duda es una propuesta deportiva, pero también es “petite” (40 mm) y bastante elegante. Resumiendo, me ha hecho reconsiderar el Speedmaster, que es mucho más que el Moonwatch, ya que en efecto es una colección completísima en la que posiblemente haya opciones para cualquier gusto, el mío incluido.

Echémosle un vistazo inicial.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El Speedmaster Racing

Imagino que todos conoceréis el Omega Speedmaster, quizás uno de los relojes más emblemáticos de todos los tiempos. Por ello mismo, lo hemos cubierto extensamente en este sitio web en ocasiones previas.

Creo que lo primero a destacar es el calificativo “Racing” utilizado para designar esta línea del Speedmaster. Choca algo este “añadido” cuando el reloj nació en 1957 precisamente para aguantar los rigores de las carreras automovilísticas. De haber sido concebido para ir al espacio, imagino que “Spacemaster”, “Orbitmaster ” o “Moonmaster” hubiesen sido nombres más apropiados.

Sin embargo, al escuchar o leer “Speedmaster” hoy en día, nos viene inevitablemente a la cabeza la imagen del Apollo XI y su conquista de la Luna. Por supuesto, es muy difícil separar a este icónico reloj de su odisea espacial. Sobre su rol espacial os recomiendo dos entradas anteriores en este sitio web.

El relató Elegido de @spitfiremkii es una celebración de su selección como reloj espacial.

Mientras que la entrada Omega Speedmaster Professional: Credenciales Espaciales de @munich_watch_lover repasa este proceso de selección y la historia del reloj desde entonces.

Sobre el papel del Speedmaster en el sector automovilístico también tenéis dos interesantes entradas anteriores.

En primer lugar, en la serie Racing Watches de @javierreloj ya vimos que antes del exitoso y publicitado evento, el Speedmaster ya fue testado por muchos pilotos de carreras en innumerables competiciones y circuitos.

Esta entrada también cubrió la primera referencia con la designación “Racing” lanzada en 1968 y la evolución de este tipo de relojes desde entonces.

En segundo lugar, la entrada Omega Speedmaster Mark II de @admin detalló esta segunda versión de 1969, que se hizo muy popular en las competiciones automovilísticas. Fue tal su éxito que Omega también sacó un poco más tarde un modelo con la designación “Racing”.

Resumiendo, la nomenclatura “Speedmaster Racing” nació en 1968 para designar esferas del Speedmaster dedicadas al mundo del motor.

Fuente:
https://www.omegawatches.com/planet-omega/60th-anniversary-speedmaster/racing-dial-1968

Desde entonces, Omega ha lanzado muchas versiones dedicadas a este segmento, siendo la que nos incumbe en el artículo de hoy la penúltima de ellas.

Presentada en el 2012, tal como destaqué al inicio de la entrada, siguió en catalogo hasta el 2017. Veremos sus detalles técnicos y características en el siguiente apartado, pero a modo de introducción podéis ver las siete versiones cromáticas de esta versión en el siguiente carrusel de imágenes..

Pero antes de llegar a nuestro protagonista, merece una mención la versión actual.

Se engloba dentro de la línea “Dos Contadores”, una colección de 26 modelos basados en el calibre bi-compax 9900. Entre ellos se ofrecen seis modelos (que representan 10 opciones incluyendo la selección de correa o brazalete) que llevan la designación “Racing”. Cinco son modelos de acero, ofreciéndose uno adicional con caja elaborada en oro “Sedna”, la aleación propia que la marca utiliza desde el 2012. Veámoslos…

La versión actual mantiene la designación “Co-Axial Master Chronometer”, equipando el calibre manufactura Omega 9900, que además está certificado por METAS. Esto supone, sobre el papel, una clara ventaja respecto a nuestro protagonista, que también tiene designación “cronómetro” pero utiliza el calibre Omega 3300. Aunque se trata de un calibre altamente personalizado (con escape co-axial, espiral de silicio y rueda de pilares para el mecanismo cronográfico), no deja de ser un derivado del ETA/Valjoux 7750, es decir un calibre clásico y longevo del Swatch Group.

Sin embargo, en otros aspectos las nuevas versiones quizás hayan supuesto cierto retroceso, a mi ver.

En primer lugar, su diámetro de 44,25 mm no es exactamente versátil, si bien su longitud (“lug-to-lug”) de 49,8 mm es más comedida de lo que uno esperaría. En segundo lugar, la decisión de abandonar la tercera subesfera ha tenido bastantes detractores, básicamente por alejarse de la esencia del Speedy. Yo no lo veo muy grave, ya que no entraña perdida de funcionalidad (la subesfera de las 3 h totaliza tanto las horas como los minutos del cronógrafo) y podría argumentarse perfectamente que resulta en una esfera algo más nítida. Finalmente, la reducción de la resistencia al agua a 50 m (de los 100 m de la versión que reseñamos hoy) no es bienvenida. Si bien se trata de un cronógrafo y no de un diver, no creo justificada esta peor prestación, sobre todo teniendo en cuenta que las nuevas versiones son considerablemente más caras que la anteriores, aunque esta tendencia del sector a aumentar en exceso los precios sin mejoras acordes en prestaciones la tenemos asumida los coleccionistas, para nuestra desgracia.

El Reloj

Tras esta introducción podemos ubicar este ejemplar dentro de la línea del tiempo del Speedmaster Racing.

Creo que se trata de una de sus mejores versiones, ofreciendo una combinación muy atractiva de vistosidad, prestaciones, experiencia de puesta y precio. Pero vayamos por partes…

En primer lugar veámoslo otra vez.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Tal como vimos más arriba, en origen el Speedmaster estuvo intrínsecamente vinculado con el mundo de las competiciones automovilísticas. Por ello, todos los modelos del Speedmaster de algún modo homenajean el automovilismo, aunque también es cierto que las versiones denominadas “Racing” intentan aportan algo más en este sentido.

Aun manteniendo la configuración clásica del Speedy, el uso de dos colores en la esfera y los subdiales texturizados de esta versión lo hacen bastante más vistoso que el monocromático Moonwatch. Dicho esto, no estoy convencido de que esta versión transmita muchas de las sensaciones típicamente asociadas con los modelos “Racing”. Críticamente, omite la pista de los minutos cuadriculada en la periferia del dial que normalmente llevan estas versiones (incluidos los modelos de la colección actual). Seguramente esta omisión se deba al menor tamaño del reloj, pero el resultado es un reloj con un “look” menos “deportivo” que el Moowatch. Yo iría más lejos, pues lo veo bastante elegante, a lo que también puede contribuir ese tamaño más comedido. A modo de metáfora, sugeriría que es un Speedy tras pasar por una cirugía estética que no ha salido del todo bien, aunque a mi personalmente me encanta el resultado.

A continuación, podéis ver las características del reloj, que iré comentando según avance la reseña.

Fuente:
https://www.omegawatches.com/es/watch-omega-speedmaster-racing-co-axial-chronometer-chronograph-40-mm-32630405003001

La caja mide 40 mm de diámetro por 15 mm de grosor. Si bien el ancho es óptimo para todo tipo de muñecas y situaciones, el alto del reloj evidentemente limitará sus posible usos. Aunque la imagen del reloj es bastante elegante, a mi ver, no resultará fácil llevarlo en ocasiones formales con un puño de camisa.

El largo (“lug-to-lug”) de la caja es de sólo 45 mm, una medida muy comedida, aunque el eslabón central fijo del brazalete extiende hasta los 50 mm la distancia entre las partes articuladas. De todos modos, creo que sentará bien en todo tipo de muñecas, que no es necesariamente el caso con el Moonwatch por sus 42 mm de diámetro. Un tanto de lo mismo se podría decir sobre los Speedmaster Racing actuales de 44,25 mm de diámetro.

La mayor pega quizás sean los 19 mm entre asas, una medida no estándar, aunque no me parece demasiado grave.

Los laterales de la caja están cepillados, con la parte superior pulida. El cepillado es muy fino, tendiendo a aparentar ser satinado. Como muchas otras cajas de Omega, observamos un facetado pulido de un considerable ancho que recorre los largos del reloj, ensanchándose hacia las asas. En la terminación de las mismas ocupa el 100% de su ancho. Este acabado tiene el efecto de reducir el impacto visual de la caja.

En el lado derecho de la caja vemos la corona a las 3 h y los dos pulsadores para actuar el cronógrafo. La corona en sí tiene un acabado estriado y viene firmada con el logotipo de la marca. Está ligeramente empotrada en una muesca, permitiendo extraerla desde la parte inferior. Dicho esto, creo que es demasiado pequeña y extraerla es harto difícil. Una vez extraída, afortunadamente su manipulación es muy agradable. Tiene una única posición ya que el cambio rápido de fecha hace uso de un pulsador externo a las 10 h, como también se puede observar en el carrusel de imágenes. Los pulsadores del cronógrafo están dispuestos radialmente y tienen un acabado pulido. Son tipo seta, dejando entrever los tubos, un aspecto que no me desagrada.

El bisel fijo incorpora la escala taquimétrica que ha definido al Speedmaster desde un principio. Lleva un inserto negro de aluminio con impresiones en blanco.

El reloj equipa un zafiro abovedado y biselado, sobresaliendo su borde mínimamente por encima del bisel. Lleva tratamiento antirreflejos en ambas caras, siendo muy efectivo, tal como se aprecia en las imágenes.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La legibilidad de la esfera también es sobresaliente, como se aprecia a continuación.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La base de la esfera es azul. Observando detenidamente es posible apreciar el cepillado vertical del dial. Este acabado tiende a oscurecer el azul desde ciertos ángulos, hasta aparentar ser negro, como los subdiales. Es un fenómeno muy interesante, cautivando al observador. Las subesferas están texturizadas con un acabado “Clous de Paris“, un patrón de guilloché que resulta en pequeñas estructuras piramidales.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La ventana del fechador está a las 6 h, dentro de uno de los subdiales. Esta decisión permite mantener la simetría de la esfera. Muestra la fecha en blanco sobre fondo negro, en una fuente bastante grande.

Las impresiones en el dial son mínimas, todas ellas en blanco a las 12 h. Incluye el logotipo de Omega, “OMEGA”, “Speedmaster”, “CO-AXIAL” y “CHRONOMETER”.

Los marcadores impresos de las horas están rellenos de material luminiscente enmarcado en negro. El de las 12 h lleva los característicos puntos a ambos lados para servir de orientación. Se omiten los marcadores de las 3, 6 y 9 h, mientras que los que rodean los cuartos están entrecortados para acomodar las subesferas. Los marcadores están rodeados por la pista de minutos/segundos, impresos en blanco sobre fondo negro.

Las agujas tipo bastón también están rellenas de material luminiscente.

La luminiscencia del reloj es más que aceptable, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un cronógrafo de líneas elegantes.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La disposición de la esfera es la típica del Speedy, con el segundero permanente a las 9 h y totalizadores de los minutos y las horas a las 3 h y 6 h, respectivamente.

El fondo ciego de la caja lleva grabado el legendario hipocampo de Omega, recordándonos que el Speedmaster parte de la familia Seamaster y el reloj ofrece ya más que adecuada resistencia al agua de 100 m. La siguiente imagen de la trasera permite ver la pequeña hendidura bajo la corona para facilitar su extracción y los huecos en los terminales del brazalete para extraer sus pasadores.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Este ejemplar equipa el calibre Omega 3300 con certificación cronómetro de COSC. Su base es el ETA/Valjoux 7750, lanzado en 1973. Se trata de una versión altamente modificada, lo que viene a ser un híbrido entre un ébauche y un calibre manufactura. Esto permite que esta versión tenga un precio mucho más asequible que la actual que equipa el calibre Omega 9900.

Incorpora escape co-axial y espiral de silicio (Si14). Cuenta con 31 rubíes, oscila a 28.800 vph (4 Hz) y ofrece una reserva de marcha de 52 horas. El mecanismo del cronógrafo utiliza rueda de pilares. Resumiendo, a pesar de su origen genérico, se trata de un calibre de altísimo nivel, además de ser razonablemente asequible al emplear un ébauche de base.

La siguiente imagen muestra la guía de uso, detallando las funciones del reloj y su operación.

Fuente:
https://www.omegawatches.com/es/watch-omega-speedmaster-racing-co-axial-chronometer-chronograph-40-mm-32630405003001

La necesidad de usar un pulsador externo para el ajuste rápido de fecha es un detalle importante. En mi experiencia lo mejor es usar un palillo para no dañar la caja, siendo su actuación fácil y precisa. Dicho esto, es una configuración que se sale de lo habitual e imagino que posiblemente tenga muchos detractores.

Aunque el reloj no desentonaría con una correa de cuero, el brazalete de dotación le sienta francamente bien y es muy cómodo.

Cuenta con un detallado acabado, combinando pulidos y cepillados. El cierre desplegable es fresado y la parte externa viene firmada, como es de esperar en esta gama de precios. Se abre actuando simultáneamente los dos pulsadores laterales. Aunque la falta de pestaña de seguridad podría ser criticable, mi experiencia de uso ha confirmado que el sistema de apertura es suave además de muy seguro. Personalmente, lo considero la elección correcta para un reloj que es bastante elegante y que además no es de buceo.

El brazalete cuenta con numerosos medio eslabones atornillados, que son fáciles de ajustar. Añade dos puntos de micro ajuste en el cierre. Por todo ello, encontrar la medida exacta es relativamente fácil.

El reloj es muy llevadero, ofreciendo buen equilibrio a pesar de su considerable altura y peso. Con el brazalete tiene gran “presencia” en la muñeca. Aunque suelo llevar los relojes con cierta holgura, este Speedmaster acompaña la muñeca muy bien, sin ningún tipo de cabeceo.

A continuación, os muestro el reloj puesto en mi muñeca de 17,5 cm de circunferencia. Creo que también sentaría muy bien en muñecas bastante más pequeñas.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Como con todos los relojes descatalogados, dar una cifra precisa de lo que cuesta es harto difícil. En Chrono24, uno de los canales de venta más fiables pero también de los más caros, se ofrece en la actualidad cinco ejemplares “full set” a partir de €3.500 (el resultado está filtrado para sólo mostrar vendedores ubicados en UE).

Esta versión “Racing” del Speedmaster me ha gustado mucho, quizás demasiado… Creo que ofrece muchísimo y que la relación reloj/precio es muy atractiva. ¿Está libre de defecto? Obviamente no, siendo criticables su grosor, la extracción de la corona y el pulsador para ajustar la fecha. Pero es un “Speedmaster”, precioso además, con unos acabados exquisitos y un calibre que ofrece unas prestaciones envidiables. Desde luego no desmerecería sitio en ninguna colección que se precie. ¿Y en la mía? Veremos…

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Agradecimiento:
Este artículo ha sido posible gracias a la generosidad del compañero @jeroni0, que ha tenido a bien prestarme varios relojes de su colección personal para poder reseeñarlos.

4 comentarios en «Reseña Omega Speedmaster Racing Co-Axial Chronometer»

  1. Gran artículo Adam. Personalmente las esferas con algo de color también me gustan más que el clásico moon todo negro. La versión racing con agujas naranjas es una pasada.
    La pregunta que hay que hacerse si el moonwatch no hubiera ido a la luna a lo mejor no hubiera sido la versión más vendida de los speedy desde el punto de vista estético de la esfera.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.