Saltar al contenido

El Grande En Grand Seiko

@horologyobsessed

Hoy vemos la interesante trayectoria de Grand Seiko. Tras ser nominada en 1964 para participar en las pruebas de cronometría en Suiza, Grand Seiko le dedicaría años a esta cuestión. En 1968, sus calibres dominaron el Concours de Genève, posicionándose con ello entre las mejores manufacturas del mundo. Este gran resultado, de hecho, impulsó el fin de las pruebas cronométricas suizas, que no se repetirían nunca más.

Nota del editor: 
Este artículo está escrito por @horologyobsessed (Tyler Frederick).

Es un aficionado a los relojes y fundador del blog horologyobsessed.com. Tyler es editor del blog de @calibre321 y también escribe artículos para @montrespubliques.

Este artículo es una versión editada de un artículo original en inglés publicado el 18/5/2022. Se reproduce con permiso.

blank
Fuente:
https://calibre321.com/2022/05/18/other-watchy-bits-putting-the-grand-in-grand-seiko/

Cada vez que alguien decide enviarme un mensaje sobre cómo empezar en este pasatiempo de coleccionar relojes, suelen repetirse el mismo tipo de preguntas. ¿Cuál es el mejor reloj dada cierta cantidad de dinero? O, ¿por dónde debería empezar?

Para responder a esta pregunta, casi siempre los apunto en la dirección de SEIKO. La marca japonesa ha mostrado consistencia y fabricado fantásticos relojes durante décadas y con ello es perfecta para alguien que busca comprar su primer reloj, ya sea de cuarzo o mecánico. Sin embargo, mucha gente fuera del mundillo de los entusiastas no se da cuenta de que, si bien SEIKO es una marca que ofrece fantásticos relojes económicos, cuenta con una submarca (autónoma desde 2017) que compite de tú a tú en el segmento de alta relojería.

Esa marca es Grand Seiko, un verdadero ejemplo de la fina artesanía japonesa que hacer temblar a los relojeros suizos.

Con Grand Seiko, el gigante nipón es capaz de flexionar sus músculos relojeros utilizando tecnología ni vista ni creada por sus competidores suizos. Es un factor determinante que lleva a muchos a decidirse por comprar un reloj Grand Seiko.

Pero, en primer lugar, ¿qué es lo que hace que Grand Seiko sea “grande”?

blank
Grand Seiko SBGJ255 Hi-Beat GMT.
Fuente:
https://www.grand-seiko.com/nz-en/news/pressrelease/20211201

Incluir SEIKO en la denominación de la submarca originalmente representó un obstáculo, especialmente a la hora de mirar la etiqueta con el precio de sus relojes. Dicho esto, en los últimos años, Grand Seiko ha demostrado ser un competidor que está al mismo nivel que los grandes productores suizos.

Pero todo legado necesita un comienzo además de constancia a lo largo del tiempo; factores en los que nos centraremos en esta entrada.

El origen de Grand Seiko se remonta a 1960. Durante la década de los años 50, SEIKO experimentó un período de rápido crecimiento en la producción de relojes mecánicos. Con la idea de sacar provecho de este fenómeno, se formó un equipo especializado en “Grand Seiko” con la misión de crear relojes resistentes, fiables y duraderos que fueran simultáneamente elegantes y atemporales pero que también estuvieran de moda. Si bien la línea de relojes mecánicos de SEIKO en aquella época mejoraba a un ritmo constante, el equipo de Grand Seiko sabía que podía llevar sus piezas mecánicas más allá utilizando la experiencia y los recursos desarrollados a partir del creciente éxito de SEIKO.

El primer Grand Seiko de la división Suwa Seikosha (ahora conocida como Seiko Epson) equipaba el calibre 3180 de 25 rubíes, con una precisión de entre -3 a +12 segundos/día y una reserva de marcha de 45 horas.

  • blank
  • blank

Calibre Grand Seiko 3180.
Fuente:
https://www.grand-seiko.com/ca-en/special/10stories/vol1/1/

Pocos años después de este reloj inicial de Grand Seiko, la marca lanzaría el reloj “High-Beat” (36.000 vph o 10 Hz) de cuerda manual más preciso del mercado, el Grand Seiko 44GS. La marca no sólo creó un movimiento fantástico para esta pieza, sino que el lanzamiento del 44GS estableció un lenguaje de diseño específico para Grand Seiko que se trasladaría a futuros modelos y continuaría siendo reconocible en los modelos actuales de la marca.

blank
Grand Seiko 44GS.
Fuente:
https://www.grand-seiko.com/ca-en/special/10stories/vol1/1/

Con el paso de los años, el catálogo de Grand Seiko creció de forma rápida y constante, presentándose nuevos relojes, movimientos y diseños. Con ello, ofrecía más pruebas de que una marca de lujo japonesa no debía ser tomada a la ligera.

Tal como cité al introducir la entrada, tras ser nominada inicialmente en 1964, Grand Seiko dedicaría años a las pruebas de cronometría en Suiza, motivándola a mejorar el rendimiento y la calidad de sus calibres.

En 1967, la marca lanzaría el 62GS, el primer reloj automático de Grand Seiko.

blank
El 62GS de 1967.
Fuente:
https://www.grand-seiko.com/ca-en/news/pressrelease/20190926

Un año más tarde, lanzaría el 61GS automático y 41GS de cuerda manual, ambos “High-Beat”.

Las nuevas tecnologías eran un factor del mercado en aquellos años; todas las grandes marcas relojeras competían por desarrollar relojes mecánicos lo más precisos posible. Es un proceso en el que estuvieron involucradas las distintas divisiones de SEIKO, incluida Suwa Seikosha que producía la gama Grand Seiko. Se podría decir que lideró el esfuerzo del grupo SEIKO en este sentido, aunque la división “King Seiko”, creada para establecer cierto nivel de competencia interna, no andaba demasiado rezagada.

En 1968, SEIKO dominó las pruebas cronométricas en el Concours de Genève, consiguiendo posicionarse así entre las mejores manufacturas del mundo. Si bien las tres primeras plazas las obtuvieron relojes equipados con el calibre Beta 21 del consorcio Centre Electronique Horloger, este se trataba de un pionero calibre de cuarzo. Sin embargo, los siguientes siete puestos en el concurso se los llevaron relojes de SEIKO, destacando especialmente los resultados del calibre R45 que se usaría en relojes de tanto King Seiko como Grand Seiko. Este éxito nipón fue tan abrumador para la industria suiza que propiciaría el fin de las pruebas cronométricas, que no se repetirían nunca más.

Avancemos hasta finales de la década de 1980… En consonancia con la nueva “era de la tecnología”, Grand Seiko lanzó su primer reloj de cuarzo, el 95GS. Cuando consideramos los movimientos de cuarzo, ya de partida tendemos a pensar en relojes hiper precisos. Sin embargo, Grand Seiko lanzó algo verdaderamente extraordinario, un calibre muchísimo más preciso que los movimientos de cuarzo típicos de la época. ¡El 95GS ofrecía una precisión de ±10 segundos al año! Fue creado por Grand Seiko basándose en su capacidad para fabricar movimientos “in-house”, al igual que hacía con los movimientos mecánicos. Utilizando cristales de cuarzo producidos en sus propias instalaciones, Grand Seiko luego llevaba a cabo los controles de calidad, asegurándose así que cada movimiento era lo más preciso posible además de ser resistente a la humedad, a la temperatura y a los golpes.

blank
El 95GS.
Fuente:
https://montrespubliques.com/new-1minute-reads/was-the-95gs-really-the-first-grand-seiko-quartz-movement

Mientras se centraba en su línea de cuarzo, Grand Seiko también se percató que era el momento adecuado para actualizar sus calibres mecánicos visto el resurgir del interés por los relojes mecánicos que se notaba tras la crisis del cuarzo. Su idea original era introducir cambios graduales a la cartera de calibres existentes, pero ese plan se abandonó rápidamente.

De hecho, la marca acabó desechando todos los movimientos anteriores y se dedicó a diseñar y lanzar el movimiento 9S, que salió al mercado en 1996.

blank
Calibres 9S65.
https://www.grand-seiko.com/global-en/about/movement/mechanical/9s65

Con el lanzamiento del 9S, Grand Seiko se esforzó por mejorar y aumentar la precisión de sus calibres mecánicos. Pero aunque la precisión es seguramente la clave de un reloj fantástico, el tiempo de funcionamiento antes de necesitar darle cuerda es otra consideración importante. La mayoría de los relojes mecánicos de la época (y los de ahora) ofrecían una reserva de marcha de unas 40 horas, un nivel que podríamos considerar estándar. Esta prestación generalizada motivó que Grand Seiko quisiera lanzar movimientos con un mínimo de 50 horas de reserva de marcha. Para conseguir ambos objetivos, más precisión y mayor reserva de marcha, la marca innovó en las áreas de los materiales, los diseños de los componentes y las técnicas de fabricación, permitiendo presentar las versiones 9S51 y 9S55 en 1998.

Pero llegaría un salto cualitativo mucho mayor un solo año después…

En su empeño por crear un reloj mejor y más fiable todavía, Grand Seiko finalmente lanzó un concepto que inicialmente fue ideado por Yoshikazu Akahane en 1977, que hablaba de el “reloj eterno”. Aunque se trataba de un reloj tradicional impulsado por un muelle real, la intención es que ofreciese una precisión de un segundo al día (esto representa una precisión del 99,999% considerando los 86,400 segundos que tiene un día). Al principio, esta idea parecía poco realista. Sin embargo, año tras año, en base a nuevos materiales y componentes y el continuo trabajo de Akahnae y su equipo, la marca lo consiguió. Llevó más de 20 años de esfuerzo y 600 prototipos, pero resultó en lo que hoy conocemos como el movimiento Spring Drive, que fue presentado en 1999. Por desgracia, Akahane falleció en 1998, un año antes de poder ver su creación hecha realidad.

El Spring Drive debutó comercialmente en el año 2004, cuando se presentaron las primeras referencias con el calibre 9R65. Sigue siendo la única familia de calibres híbridos del mercado, combinando un tren motor mecánico con un regulador de cuarzo, este último impulsado eléctricamente por los componentes mecánicos y no por una batería. Está claro que el Spring Drive divide opiniones entre los aficionados, siendo considerado como una proeza horológica por unos y un calibre dopado por otros. Pero sus extraordinarias prestaciones no están en duda.

blank
SBGA407 Spring Drive.
Fuente:
https://www.grand-seiko.com/ph-en/special/sbga407/

En general, Grand Seiko demuestra cierta maestría en tomar algo que ya ha creado para luego mejorarlo. A modo de ejemplos, la marca aumentó la reserva de marcha estándar de 50 a 72 horas, luego en el 2006 lanzó un calibre Spring Drive con complicación GMT (9R66) y más tarde añadió una versión cronográfica (9R86). Es una progresión evolutiva, pero a la vez constante, repitiéndose una y otra vez, hasta llegar al Calibre 9R01 – una versión de cuerda manual del movimiento Spring Drive que cuenta con tres barriletes y que ofrece una impresionante reserva de marcha de ocho días.

blank
Calibre GS 9R01.
Fuente:
https://www.grand-seiko.com/ca-en/about/movement/springdrive/9r01

A medida que avanza el tiempo, parece que Grand Seiko sigue descubriendo nuevas formas de aplicar sus recursos, “know-how”, nuevos materiales y tecnología para crear bellas y funcionales piezas de arte llevaderas.

De hecho, la marca ha avanzado tanto desde su creación en los años 60 que acaba de adentrarse en el mundo de las grandes complicaciones, presentando el Kodo Constant-Force Tourbillon en el reciente certamen “Watches & Wonders”, siendo uno de los productos estrella del mismo.

  • blank
  • blank
  • blank

Fuente:
https://www.grand-seiko.com/es-es/collections/slgt003g

Desde sus inicios como pequeña submarca en los años 60 hasta el icono presente, creo que Grand Seiko merece ser considerada como una de las grandes marcas de la historia de la relojería. Sus movimientos son simplemente impresionantes, pero el hermoso diseño de sus relojes también diferencia a Grand Seiko del resto de la industria relojera. Normalmente, combinar bien la tecnología con una estética bien definida (sencilla y limpia en este caso) es algo bastante difícil de lograr. Pero Grand Seiko lo ha conseguido. Y quizás mejor que nadie.

En este sitio web encontraréis varias reseñas dedicados a relojes de Grand Seiko.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Etiquetas:

3 comentarios en «El Grande En Grand Seiko»

  1. Qué decir de Grand Seiko, relojes premium que pueden mirar a los ojos sin pestañear a cualquier marca occidental de alta gama. Solo hay una cosa que no me gusta de Grand Seiko, su logo. Es algo muy personal, llamarme raro pero esa tipografía gótica no me gusta nada. Excelente artículo, gracias por compartir.

  2. Que buen artículo, hacía tiempo quería ver una buena recopilación de Grand Seiko, una marca que admiro muchísimo. Sus piezas son pura clase, hoy probando con maravillosas textueras en sus esferas y el Spring Drive que me parece uno de los inventos más geniales en la horología.
    Felicitaciones por tan buen artículo.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

blank