Saltar al contenido

Reseña Tudor 1926 (Ref. M91550-0005)

@horology_cr

Me declaro culpable. He caído de nuevo en la tentación. Un nuevo reloj se ha incorporado a la colección, el Tudor 1926 (ref. M91550-0005), que veremos en esta entrada. Ya sabéis, así es esta afición ¿verdad? Unos vienen, otros se van, siempre tratando de encontrar ese equilibrio.

Nota del editor:

El autor de este artículo, Adrián Carballo, es administrador del grupo de Facebook Horology CR: Todo Sobre Relojes, situado en Costa Rica.

Esta entrada es una versión editada y ampliada de contenido publicado el 18/11/2021 en Facebook.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Tengo la fortuna de que la omnipresente y reconocida matriz de Tudor, Rolex, no hace latir mi corazón de manera especial por motivos muy personales, aclaro.

Sin embargo, siempre he sentido cierta debilidad por Tudor. Me gusta lo que ofrece la marca. Tiene varias piezas que de verdad incitan mis deseos horológicos.

En primer lugar, me atrajo el hoy ya muy aclamado Black Bay Fifty-Eight con acentos dorados, el primero de ellos. Ya lo reseñó el compañero @aviation_watch.

Luego consideré seriamente adquirir un Tudor Black Bay GMT. Sin embargo, tal vez por motivos de presupuesto o por ser un reloj que estaba demasiado en boga, preferí abstenerme de una compra impulsiva.

Llegué a pensar que la tentación Tudor había pasado… ¡Qué optimista fui!

Un día, pasando un rato viendo vídeos de relojes, conocí una línea de Tudor que hasta entonces para mí era desconocida, la 1926. El autor del vídeo, el afamado Teddy Baldasarre de YouTube, no me conoce. Pero debería conocerme, porque es enteramente culpable de mi última recaída y la compra que ello ha supuesto. Aunque también es cierto que se la debería agradecer, claro está.

Si queréis acompañarme desde el principio de esta historia, aquí tenéis el vídeo en cuestión.

El elemento que particularmente llamó mi atención (obviamente más allá del reloj) fue la palabra “underappreciated” en el título del vídeo, que en español traduciríamos como “infravalorado” o “subestimado”.

No sé exactamente por qué, pero mi mente inmediatamente asoció dicha palabra con la idea de que este reloj no era una “tendencia” o una moda pasajera, sino más bien una oportunidad para finalmente acceder a un reloj de la marca Tudor sin romper mi bolsillo y sin seguir las tendencias horológicas actuales.

La Marca Y Colección

Tudor ya ha figurado muchas veces en este sitio web, así que no es mi intención repasar su historia en detalle en esta entrada. Además, ya le dediqué un post en el grupo de Facebook, por si lo queréis consultar.

A modo de resumen, en febrero de 1926, la casa “Veuve de Philippe Hüther”, distribuidor y fabricante de relojes ginebrino, registró la marca comercial “The TUDOR” para Hans Wilsdorf, el dueño de Rolex.

Como cita la propia Tudor en la sección de su sitio web dedicada a su historia, Hans Wilsdorf había intuido unos años antes que relojes con la misma fiabilidad que los que ofrecía Rolex, pero a un precio menor, serían muy fáciles de vender.

blank
Fuente: https://www.rolex.com/es/about-rolex-watches/hans-wilsdorf.html

En 1936, Hans Wilsdorf tomó el control directo de la marca “The Tudor”.

Más o menos en la misma época, empezó a aparecer en los diales la rosa dinástica de los Tudor. Inscrita dentro de un escudo, este logo simboliza la unión invencible de la fuerza (la robustez del reloj) con la gracia (la belleza de sus líneas).

blank
Fuente: https://www.tudorwatch.com/en/inside-tudor/history/tudor-history-origins-1926-to-1949

Finalmente, en 1946, tras concluir la Segunda Guerra Mundial, nace formalmente la empresa “Montres Tudor S. A.”.

En cuanto a la colección 1926, su nombre obviamente se debe al año del nacimiento de la marca. Su propósito es homenajear la historia temprana de la marca con una gama de relojes mecánicos de apariencia clásica y elegante.

Es una colección extensísima, contando en la actualidad con 104 modelos de cuatro tamaños distintos (28 mm, 36 mm, 39 mm y 41 mm). Abarca, por tanto, ambos géneros: el segmento unisex y el de relojes para muñecas más pequeñas. No dudo de que habrá un 1926 para todos los gustos.

A continuación, podéis ver una pequeña muestra de las numerosas variaciones cromáticas del reloj.

El Reloj

La versión que nos atañe hoy es la que cuenta con el dial opalina y azul.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Quiero empezar por el dial, ya que para mí es uno de los aspectos más importantes de un reloj. Seamos honestos, muchas veces los aficionados pecamos de expertos y hablamos de calibres, precisión y complicaciones, etc., pero de que nos sirve esto si el reloj nos parece feo. De aquí que, en la mayoría de los casos, lo primero que me mueve a comprar un reloj es su dial. En este caso, la esfera está compuesta por dos colores: blanco opalina y azul. Como ya vimos más arriba, es meramente una de las muchas variaciones cromáticas que ofrece la marca.

El dial nos ofrece un delgado anillo exterior de color blanco opalino con pequeños marcadores tipo bastón para los minutos/segundos, siendo más prominentes los que aparecen cada cinco minutos. Este anillo rodea un círculo que ocupa la mayor parte de la esfera con una destacada textura “waffle”.

Los compañeros de afición del grupo de Facebook describen la textura como “Sorbeto”, inspirado por unas galletas típicas en Costa Rica. No me lo tomo a mal, pues en mi país son ya parte del consciente colectivo.

blank
Fuente: Dominio público.

Dentro de este círculo encontramos los indicadores de las horas. En las pares vemos grandes números arábigos, mientras que los demás indicadores tienen forma de triángulo facetado, aparentando ser flechas. La excepción es el marcador de las 3 h que aparece recortado para dar cabida a la complicación de fecha. Todos los marcadores son aplicados y de color azul, aunque dependiendo de la luz pueden variar de un azul real hasta prácticamente negro.

blank
Fuente: https://www.tudorwatch.com/es/relojes/1926/m91550-0005

Debajo de las doce podemos encontrar impreso el escudo y el nombre (“TUDOR GENEVE”) de la marca. La referencia a Genève nos recuerda la ubicación de esta casa relojera. A las 6 h se aprecian las impresiones “ROTOR” y “SELF-WINDING”. Este último texto se presenta de forma redondeada, de ahí el apodo “smiley face” que recibe por parte de los aficionados o “cara sonriente” en español. Esta leyenda en los diales de la marca Tudor era muy característica, aunque ha ido desapareciendo en algunos de sus nuevos modelos. Finalmente, debajo del marcador de las 6 h aparece el texto “SWISS MADE” en una fuente bastante pequeña.

Las agujas de las horas y los minutos son azuladas, del mismo tono de los indicadores. Tienen forma de hoja. La aguja de los segundos, también azulada, es del tipo estilete.

Este hermoso dial se encuentra rodeado por un fino bisel totalmente pulido y además protegido por un cristal de zafiro plano con tratamiento antirreflejos.

La caja de acero inoxidable tiene un acabado íntegramente pulido. Los laterales de la caja son planos y las asas bastante largas. Es un conjunto simple y efectivo, aportando cierta elegancia.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La caja cuenta con un diámetro de 39 mm, una altura de 9 mm y una longitud (“lug-to-lug”) de 47 mm. Por último, el ancho entre asas es de 21 mm.

La corona es roscada. Es de buen tamaño y cuenta con un acabado acanalado para facilitar su manipulación. La misma se encuentra firmada con el escudo de la marca.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El fondo de la caja es ciego y roscado. Como es costumbre en la marca, sólo encontramos en su periferia (repetidamente) el texto “TUDOR GENEVE” y el escudo de la marca.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El conjunto ofrece una resistencia al agua de 100 m.

Normalmente no soy fanático de los brazaletes de acero; siempre prefiero una buena correa de piel. Dicho esto, debo decir que el brazalete de este Tudor me encanta. Tiene un aire “Jubilee”, aunque no es exactamente igual. Cuenta con un ahusamiento notable en su parte alta. Cada eslabón consta de siete piezas. Las grandes tienen un acabado satinado, mientras que las internas están pulidas. Los eslabones son sólidos y atornillados, cosa que facilita el ajuste, desde mi punto de vista. El cierre es desplegable y cuenta con pestaña de seguridad pulida que muestra la firma de la marca. La verdad es que este cierre me ha encantado, gustándome mucho la sensación de los cojinetes de cerámica al cerrarlo. Lamentablemente, no cuenta con micro ajustes, aunque me parece que al ser relativamente estrechos los eslabones no es difícil conseguir un ajuste adecuado.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Como cité más arriba, Tudor ofrece una gran variedad de tamaños dentro de esta colección. Aunque normalmente no suelo comprar mis relojes en los distribuidores autorizados, en este caso sí que lo hice ya que la diferencia de precio con el mercado gris era insignificante. Además, resultó ser una decisión muy acertada, ya que mi intención era comprar la versión de 41 mm. Sin embargo, tras probármelo (en mi muñeca de 17,5 cm) me gustó mucho más como me sentaba la opción de 39 mm. Esto sólo se puede comprobar con el reloj en la muñeca.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Aunque Tudor últimamente tiende a utilizar calibres manufactura, la colección 1926 usa el calibre T601, que es básicamente un calibre ETA 2824-2 o un Sellita SW200-1, en ambos casos de grado top.

Por lo que he investigado, Tudor utiliza cualquiera de estos dos calibres de forma indistinta, personaliza el rotor, introduciendo alguna otra modificación y ajustándolos. Ambos movimientos base laten a 28.800 vph (4 Hz) y ofrecen una reserva de marcha mínima de 38 horas. El Sellita cuenta con un rubí adicional (26 en total).

blank
Fuente: https://calibercorner.com/tudor-caliber-t601/

Aunque los calibres no cuentan con la certificación COSC, se dice que normalmente Tudor entrega sus relojes con una precisión dentro de los rangos necesarios para obtener esta certificación. En mi experiencia, este reloj se adelanta alrededor de unos dos segundos por día, confirmando esta “teoría”.

La línea 1926 es de las más accesibles de Tudor, variando sus precios dependiendo de los tamaños, colores de las esferas y los materiales usados en los numerosos modelos existentes. Algunos incluyen oro en su fabricación, lo que aumenta su coste. Sin embargo, esta versión con brazalete no es especialmente cara. Su PVP en Costa Rica es de $1.900 (en la UE se vende por €1.790). También pude obtener un pequeño descuento del distribuidor autorizado, cosa que siempre es de agradecer. A esto también cabe añadir la garantía transferible de cinco años que ofrece la marca.

Estoy muy satisfecho con mi nueva pieza. Me encanta su diseño y la combinación de colores. Es un reloj elegante, pero no en exceso, permitiendo que sea usado con ropa formal, así como con algo más casual. Esta versatilidad, junto con su resistencia al agua de 100 m, le dan características indicadas para ser un gran reloj de uso diario.

Buscando ser crítico, podría mencionar la medida no estándar entre asas de 21 mm que dificulta encontrarle correas, aunque no en exceso. De todos modos, aun no me he cansado del brazalete. En algunos foros y grupo de horología se critica la implementación de la complicación fecha, normalmente apuntando a que sobra en un reloj de este tipo. Este es un tema que se presta a debate con prácticamente todos los relojes. Si bien es cierto que le altera la simetría al dial, personalmente me parece que es una complicación bastante útil. Otra cosa que los más exigentes pedirían es un calibre manufactura. Sin embargo, en mi humilde opinión, no sería posible la excelente relación calidad/precio que ofrece Tudor en este caso. Además, los calibres genéricos ofrecen grandes ventajas a la hora de afrontar su mantenimiento o reparación.

Sigo disfrutando de esta gran pieza y sin duda la recomendaría. Así como yo caí por culpa de un tercero, espero que vosotros caigáis por la mía.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Etiquetas:

3 comentarios en «Reseña Tudor 1926 (Ref. M91550-0005)»

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

blank