Saltar al contenido

Reseña SEIKO ProSpex “SpeedTimer” SSC813

@arthurggonzaleswtcot

Hoy vamos a ver el SEIKO ProSpex SpeedTimer SSC813. Si bien es un reloj que complace a la vista, mucho en él decepciona: calibre, brazalete y acabados. El legendario SpeedTimer de 1969 no se merecía esta reencarnación, sino la versión mecánica azul que acaba de lanzar el gigante nipón.

Nota del editor:

El contenido de esta entrada proviene de un compañero aficionado a los relojes, Arthur G. Gonzales, afincado en Texas y administrador del grupo de Facebook Watches, The Collection of Time (WTCOT).

Reproducimos con permiso esta versión editada, traducida y ampliada de contenidos publicados el 7/8/2022 en WTCOT.

En primera instancia veamos este reloj.

blank
Fuente: WTCOT

La mayoría de nosotros tenemos grandes recuerdos de ese primer reloj que nos cautivó, por una razón u otra, mientras crecíamos. Recuerdo que cuando era adolescente estaba hipnotizado por un elegante reloj de oro que llevaba un miembro de mi familia. Más tarde me enteré de que se trataba de un SEIKO DX Automatic dorado, concretamente la ref. 6106-7729 de mediados de la década de 1970.

blank
Fuente: WTCOT

Fue precisamente ese reloj el que desencadenó una conexión con la relojería. Diría que de él partió mi pasión por coleccionar relojes, especialmente piezas de la marca SEIKO.

Ya siendo adulto, fueron los relojes de SEIKO de la década de 1960 los que realmente me fascinaron y me inspiraron en mi viaje como coleccionista. En mi opinión, esa década representó una era en la que el gigante nipón presentó algunos de los mejores y más innovadores relojes, adelantándose a su tiempo. A modo de ejemplo, no hay que ir más lejos que el King Seiko 44-9990 que reseñó el compañero @aviation_watch (Adam) esta misma semana.

Rara vez recuerdo un momento en el que me fascinaran los relojes modernos de la marca, mientras que el poder hipnótico de sus relojes de los años sesenta y setenta es permanente. Aunque mi colección actual ha crecido bastante más allá de los relojes de SEIKO, cuando se trata de coleccionar relojes antiguos, creo que SEIKO sigue siendo una de mis grandes pasiones como coleccionista.

Dicho todo esto, recientemente descubrí un reloj contemporáneo de SEIKO que despertó mi interés en la colección ProSpex. Más concretamente, se trata del Prospex SpeedTimer Chronograph, con la ref. SSC813.

Llamó mi atención que SEIKO usara señales de diseño e inspiración de los cronógrafos que la marca lanzó en 1969. Si bien había muchos cronógrafos en el mercado en aquella época, lo que diferenciaría a los de SEIKO de todos los demás sería el Calibre 6139, el primer calibre cronográfico automático en llegar al mercado. Efectivamente, ni fue “El Primero” de Zenith, que de hecho se comercializaría el último, ni el Calibre 11 de Heuer. SEIKO produjo el primer cronógrafo automático del mundo, como detalló @aviation_watch (Adam) en extenso detalle en la entrada Un SEIKO 6139-6010 “SpeedTimer” Muy Especial.

El SSC813

El SpeedTimer SSC813 es un ejemplo de la innovación moderna de SEIKO. Lo impulsa el Calibre V192, parte de la línea de movimientos de cuarzo solares de la marca. Ofrece una precisión de ±15 segundos por mes, un rendimiento más que decente. El calibre además cuenta con fecha y un indicador de reserva de energía. Completamente cargado, el movimiento V192 tiene una autonomía de aproximadamente seis meses.

Lanzado a fines de 2021, el SSC813, al igual que muchos otros relojes de SEIKO, causó cierto revuelo al recibir la denominación “SpeedTimer”, como los legendarios primeros cronógrafos automáticos de 1969. Por lo tanto, fue difícil obtenerlo inicialmente. De hecho, me costó seis meses poder adquirirlo a su PVP en EE. UU. de $675. Sin embargo, hoy en día, el SSC813 está disponible a PVP (y menos) en casi todos los distribuidores oficiales, al igual que las otras variaciones cromáticas del modelo.

A primera vista, este SSC813 es un reloj bien bonito y deja buenas impresiones iniciales. El reloj es sólido, con un buen peso (160 gramos), sintiéndose bien y equilibrado en la muñeca. No es excesivamente pesado ni su brazalete es ruidoso. Sin embargo, examinándolo más en detalle, el reloj sí que evidencia defectos, que iré relatando según avanza la entrada.  

La Caja

El diámetro de la caja es de 39 mm. Su largo (“lug-to-lug”) es de 45,5 mm, mientras que su grosor es de 13,3 mm. Por último, cuenta con unos bien proporcionados 20 mm entre asas. Son medidas casi perfectas para mi muñeca de 19 cm (7,5 pulgadas).

blank
Fuente: WTCOT

La caja combina un acabado cepillado (SEIKO lo describe como un pulido fino) en su alto con laterales muy pulidos. El formato es típico del diseño genérico contemporáneo de la marca; si funciona, ¿para qué arreglarlo?

Cuenta con unos pulsadores del cronógrafo bastante básicos, pero funcionan efectivamente. La corona acanalada es a presión, lo cual es decepcionante para un reloj “herramienta”, en mi opinión. Hubiera preferido una corona atornillada. Tampoco viene firmada.

blank
Fuente: WTCOT

El brillo dl bisel de aluminio es impresionante, asemejándose a uno cerámico. Creo es la mejor parte de este reloj, estéticamente hablando.

El Dial

A primera vista, el dial también es estelar.

Hay mucho de qué hablar cuando se trata de describir la esfera del SSC813. El fondo blanco tiene un acabado de “chorro de arena” según la marca. El contraste con los elementos negros es obviamente destacable. Las subesferas son aparentemente negras (aunque son más bien azuladas/moradas por motivos que describiré más abajo). Vemos un acabado pulido a espejo en los marcadores de hora biselados, mientras que las manecillas y el anillo de retención son de color negro. A las 12 h hay un logotipo de “SEIKO” flotante, también en negro, con la marca “X” de “ProSpex” justo debajo.

blank
Fuente: WTCOT

Ofrece todos los atributos para una designación de esfera panda.

Donde pienso que la esfera pierde puntos es en la ventana del fechador. Es un simple recorte que parece perdido, como si se hubiese añadido a posteriori. Ni siquiera está centrado entre las 4 y 5 h. Además, el anillo de la fecha parece enterrado muy por debajo de la esfera que, desde cualquier ángulo, proyecta una sombra sobre el mismo.

También vemos las designaciones “Mov’t Japan” y “V192” descentradas. Supongo que han sido desplazadas para dejar espacio para el indicador de reserva de marcha ubicado en el subdial de las 6 h, junto con el totalizador de minutos del cronógrafo.

SEIKO usa LumeBrite para acentuar las manecillas de la hora, los minutos y de la trotadora, al igual que los marcadores de hora a las 3, 6, 9 y 12 h.

Los Subregistros

Los subregistros del SSC813 son una parte importante del funcionamiento del reloj.

Al igual que el dial, se pueden leer fácilmente cuando se miran desde arriba. Sin embargo, desde ciertos ángulos, la iluminación directa en interiores/exteriores puede crear algún deslumbramiento. Esto puede deberse al material del que están hechos, tratándose de células fotovoltaicas para impulsar el calibre solar.

blank
Fuente: WTCOT

La subesfera a las 9 h muestra el segundero continuo. A las 3 h, el subdial muestra un indicador de 24 horas (que no debe confundirse con un GMT). Por último, el subregistro de las 6 h combina el totalizador de 60 minutos el cronógrafo con un indicador de reserva de marcha. Cuando el cronógrafo no está en uso, la manecilla oscila entre las marcaciones “E” y “F” (de “empty” o vacio y “full” o lleno) para indicar lo cargado que está el acumulador. Como ya cité al introducir el reloj, con carga completa, la autonomía del reloj es de hasta seis meses.

Cuando se activa el cronógrafo, la manecilla secundaria salta directamente a la marca “60” y comienza a contar los minutos. Después de detener el cronógrafo, presionando el pulsador de reinicio una vez retorna la aguja del totalizador a su posición de inicio. Presionándolo una segunda vez la aguja vuelve a su función de indicador de carga.

El Brazalete

Permitidme afirmar esto desde el principio que, en mi opinión, SEIKO nunca ha sido una marca que dedique demasiado tiempo a la forma y función de sus brazaletes.

En este caso, el brazalete de acero inoxidable consiste en un diseño de tres eslabones sólidos, con un ancho de 20 mm en sus extremos. Su acabado es cepillado, a juego con el alto del reloj. Se estrecha hacia el cierre, pero mínimamente. Los eslabones tienen lados pulidos a juego con los laterales de la caja del reloj.

blank
Fuente: WTCOT

A priori, las posibilidades de ajuste de tamaño son infinitas ya que el brazalete cuenta con muchos eslabones removibles, aunque no ofrece medios eslabones y sólo cuenta con dos posiciones de micro-ajuste en el cierre. Tuve la suerte de encontrar un ajuste exacto.

blank
Fuente: WTCOT

Una clara decepción es el medio cierre, que no se ve particularmente bien dada la contundencia del brazalete. ¡Parece cortado por la mitad! Además, hay un gran espacio en el encuentro del mismo con los eslabones, por lo que no queda plano.

Otro aspecto negativo es su pobre encuentro con la caja. Los eslabones terminales no coinciden con el diseño de la caja SSC813. Inicialmente, pensé que era un fallo de mi unidad, pero repasadas las imágenes de otros ejemplares en línea pude comprobar que todos se ven iguales. Las esquinas de los eslabones terminales parecen recortadas. No parece tener los 20 mm de ancho que debería. También hay juego excesivo entre la curvatura del eslabón final y la caja. El brazalete de este SSC813 parece haber sido tomado de un modelo diferente de SEIKO, limitándose la marca a modificarlo para que encajase.

blank
Fuente: WTCOT

También debo advertiros sobre lo difícil que es dimensionar el brazalete. Es un proceso tedioso. Hay collarines o casquillos de tensión muy pequeños dentro de los eslabones centrales. Evidentemente se pierden fácilmente y son difíciles de agarrar con los dedos. Sólo entran por uno de los lados de los eslabones centrales. Verdaderamente no entiendo por qué SEIKO insiste con este formato hoy en día.

He visto muchos comentarios de seguidores de SEIKO sobre el brazalete y el hecho de que está fabricado en China. Es una decisión de la marca que aparentemente ha llevado a muchos a no comprar el reloj. La etiqueta adherida al brazalete confirma que proviene de China”. Su origen es lo de menos, pero su mala construcción sí que es un factor para tener en cuenta.

blank
Fuente: WTCOT

De todos modos, en mi opinión, este SSC813 se ve mucho mejor con correa que con su brazalete de serie.

Conclusión

Creo que el SSC813 es un buen reloj.

Ofrece una gran funcionalidad, es cómodo y tiene el tamaño perfecto, por lo menos en mi opinión. Dicho esto, hay quienes hubieran preferido un tamaño de caja de 40/42 mm.

El SSC813 ofrece un “look” realmente deportivo, aun siendo a la vez bastante versátil, ya sea con correa o brazalete. El reloj también se ajusta muy bien debajo del puño de una camisa, de nuevo ya sea con su brazalete de dotación o equipado con una correa.

blank
Fuente: WTCOT

Dicho todo esto, hay varios elementos decepcionantes que no podemos pasar por alto.

Su PVP en España es de €680, una cifra considerable por un cronógrafo de cuarzo. Por ese precio, habría esperado algo más de SEIKO. Si bien el diseño es agradecido, los acabados son a lo sumo mediocres. Y el brazalete imperdonable.

En cuanto al movimiento, hubiera preferido un movimiento automático de SEIKO, ya que los relojes mecánicos son mi predilección y no podemos olvidar el 6139 del que supuestamente toma inspiración este reloj.

Pero claro, ahora ya sabemos que SEIKO tenía programada versiones mecánicas (dotadas con el nuevo calibre 8R46) de estos renovados “SpeedTimer”, lanzándose en septiembre del 2021. La marca ya ha presentado cinco versiones, incluyendo las limitadas. La versión más reciente (Seiko Prospex SpeedTimer Cronógrafo Mecánico SRQ043) fue anunciada el miércoles de la semana pasada. Este reloj sí parece ser merecedor de la nomenclatura “SpeedTimer”. Pero si lo queréis, vais a tener que soltar €3,200 por él.

blank
Fuente:
https://www.seikowatches.com/es-es/news/20220809

Tras el revuelo inicial con el SSC813 (y la versiones SSC815, SSC817 y SSC819), hoy en día es perfectamente posible obtener este reloj por menos de su PVP. Esto es precisamente lo que os recomendaría hacer si os gusta.

Finalmente, y para terminar con una buena nota, si podéis pasar por alto los defectos de este reloj, no deja de ser un hermoso cronógrafo panda de la marca SEIKO, que es una garantía de durabilidad y capacidad de servicio en los años venideros.

1 comentario en «Reseña SEIKO ProSpex “SpeedTimer” SSC813»

  1. Buena reseña, y coincido en general con la opinión sobre los relojes de gama media de Seiko en los últimos tiempos, y con los mencionados “fallos” más habituales de la marca en esta gama de precios: brazaletes, acabados, control de calidad, etc.

    De todas formas, hay que decir que es la consecuencia de ser un gigante en el sector como es Seiko y de fabricar un volumen tan alto de relojes al año en tantas gamas de precio y en tantos lugares distintos (Japón, China, Malasia, HK). Hay que reseñar también que los relojes salen de una fábricas determinadas en función del país de destino del producto. El reloj objeto de la reseña pertenece a la distribución norteamericana, por eso en la etiqueta lleva la indicación de que el brazalete se ha fabricado en China. En el mismo modelo pero destinado al mercado europeo esa indicación no está. Normalmente los Seiko marcados con alguna indicación “made in China” van destinados al mercado norteamericano o asiático.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

blank