Komandirskie: El Reloj De Campaña De La Unión Soviética

@therussianwatchcorner

Durante este tiempo en “The Russian Watch Corner”, hemos ido presentando diferentes artículos que han versado sobre los relojes más significativos que se fabricaron en la Unión Soviética. Hoy es el turno para el que quizás sea el reloj más conocido (con permiso del Amphibia) que salió de sus fábricas. Como ya habréis adivinado, se trata del Vostok Komandirskie.

Fuente: colección particular.

Tenemos muy claro que hay mucha literatura sobre estos relojes y realmente poca información al respecto, algo que resulta paradójico. Pero en esta entrada nos vamos a centrar en los primeros modelos que aparecieron de estos magníficos relojes y vamos a tratar de hacer una cronología de los mismos.

“Заказ мо СССР”

Esta inscripción que aparece en la parte inferior de los diales del Komandirskie y que se puede traducir como “por orden del Ministerio de Defensa de la USSR”, puede ser sin duda el mejor punto de partida para conocer y comprender la aparición de nuestro protagonista.

Tenemos que retroceder a la década de 1960. La Unión Soviética estaba en plena expansión armamentística debido al fenómeno de la guerra fría. La carrera para conquistar el espacio estaba dando sus frutos. En el ámbito de los relojes, la industria soviética se había organizado y modernizado gracias a las importaciones y establecimiento de maquinaria de Lip, como pudimos ver en este artículo. En el ámbito militar, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, los relojes utilizados por el ejército seguían siendo el Kirovskie Type I y el impresionante Vodolaz 191 de los que vemos sendas imágenes a continuación.

Más avanzada la postguerra, estos relojes se empezaron a quedar obsoletos (aunque se siguieron construyendo durante bastantes décadas más). La industria relojera soviética se había reorganizado y el reloj dominante en la década de los 50 era sin duda el “Pobeda”. Un buen ejemplo de esta nueva organización de la industria ya nos lo brindó nuestro amigo @lobito en su excelente trabajo sobre la factoría Maslennikov. No tenemos documentación que certifique que los “Pobeda” sustituyeron al obsoleto “Kirovskie” como reloj de dotación del ejército ruso, pero sí tenemos constancia de que varios modelos de estos relojes se utilizaron en las fuerzas armadas checoslovacas.

Fuente: https://mroatman.wixsite.com/watches-of-the-ussr/pobeda

Y no debemos olvidar que en base al Pobeda se desarrolló el reloj para las fuerzas aéreas soviéticas: el Sturmanskie, del que ya tratamos en profundidad en este artículo.

Así, lo más que probable es que los relojes Pobeda fuesen los relojes utilizados por los militares soviéticos en los 50. Estos nuevos relojes, dotados de nuevos calibres, ya tenían características más modernas como: protección antigolpes en el volante, parada de segundero y cierta protección contra el polvo y la humedad. Todas ellas características que los convertían en relojes más versátiles y adecuados para su uso militar que el conocido Type I.

La Fábrica De Chistopol

Todos conocemos la historia de esta mítica fábrica (que aún está en activo) de la que tratamos su génesis en profundidad aquí; aunque si que me gustaría apuntar algo que me parece importante en el curso del nacimiento de los Komandirskie. Si bien la fábrica de Chistopol construyó los relojes Pobeda en base a los calibres 2608 y 2602, también se especializó en la fabricación de la serie 22XX. Estos calibres eran resistentes y muy precisos (quizás por su ascendencia) ligada al calibre Zenith 135, del cual se inspiraban. Un buen ejemplo de ello es el calibre del Vostok “Precision”, siendo este el primer reloj de pulsera certificado “cronómetro” de la Unión soviética y del que ya tratamos en este artículo. Otras marcas de la fábrica de Chistopol como “Kama” ya tenían ciertos elementos característicos en la construcción de sus cajas (cierre hermético de su tapa trasera) que parece que heredarán los futuros Komandirskie. Aunque es muy arriesgado por mi parte aventurar esta teoría, es posible que la cúpula del ejército se fijase en la fábrica de Chistopol y en su experiencia en la fabricación de estos componentes, para que desarrollase el que iba a ser el nuevo reloj que utilizarían las tropas soviéticas durante los siguientes años. Si tenemos en cuenta el principio abstracto de “eficiencia” que imperaba en toda industria soviética, más el hecho tangible de que en 1960 se dejasen de fabricar los Pobeda en Chistopol, la idea expuesta puede que no sea tan descabellada.

Fuente: colección particular.

El Primer Komandirskie

Como he indicado anteriormente, no tenemos ningún documento que acredite la orden gubernamental que mandó el diseño y la fabricación de los primeros Komandirskie, ni tampoco de la fecha en que ocurrió este último suceso. Presumiblemente, lo podemos situar no antes del 1965, es decir, cuando la fábrica de Chistopol adoptó definitivamente el nombre de “Bostok”. Esta afirmación la podemos realizar en base a que no se ha visto hasta la fecha ningún calibre en ningún ejemplar de Komandirskie estampado con la firma de la fábrica de Chistopol, sino ya con el sello de “Bostok”. Se puede deducir lo mismo de una imagen de un pasaporte fechado en 1965 que veremos más adelante.

Hay unanimidad entre los coleccionistas por considerar que los primeros Komandirskie que se crearon son como el que enseño en la imagen superior. Este modelo (381XXX) al que llamaremos 1A, se realizó en dos colores: blanco y negro, con triángulos equiláteros como marcadores, los números 12, 6 y 9 en gran formato, agujas horaria y minutera bañadas en fósforo (al igual que los números) y aguja de segundero con cabeza de flecha. La fecha destaca en color rojo.

Fuente: colección particular.

En su dial, podemos reconocer varias características que no variarán con el paso de los años.

En primer lugar, su nombre: “Komandirskie”. Es algo de relevancia ya que se obvia el nombre de “Bostok” cuando la fábrica ya había unificado todas sus marcas bajo ese nombre. Curioso es también que lleve situado debajo de la estrella el nombre antiguo que designaba a la fábrica: “Chistopol”. Estos elementos parecen indicar que el diseño se realizó antes de que se unificaran los nombres de las marcas en 1965 (o que se le quisiera dar un tratamiento especial a esta nueva creación). Otro de los elementos a tener en cuenta es la misma estrella. Originalmente de color rojo (en muchos casos como los que enseñamos, con los años ya ha perdido su color), la estrella se convertiría en el símbolo más representativo del Komandirskie (aun hoy en día). Y para finalizar, la famosa inscripción “Заказ мо СССР” con la que empezamos nuestro discurso y única prueba tangible (hasta el momento) que lo define como un reloj hecho expresamente por orden del Ministerio de Defensa para dotar a sus tropas. ¿Pero que convertía al Komandirskie en un verdadero “field watch” o reloj de campaña?

Me atrevería a decir que lo primero que lo define como un “field watch” es su tamaño. Sus 34 mm (un reducido tamaño en comparación con el Type I de 43 mm) lo hacen menos susceptible de recibir golpes. Ofrece una gran legibilidad de la hora, con los marcadores y los números magnificados, además de bañados en fósforo. La caja, de latón cromado, lo convierte en un reloj apto para ambientes húmedos y lo que es más importante, incorpora un nuevo sistema de cierre de la tapa trasera que, junto a una junta de caucho, hace que sea bastante hermético a la humedad y el polvo.

Fuente: colección particular.

En la imagen superior, podemos apreciar este novedoso sistema de cierre, que será adoptado por los primeros “Amphibia type 350”, al igual que algunos de sus elementos estéticos. ¿Es el Amphibia un “upgrade” del Komandirskie? Es una pregunta que siempre me he formulado y mi parecer la respuesta es que sí.

Una de las características más importantes de los nuevos Komandirskie, reside en el novedoso calibre manufactura 2234 de carga manual. Este calibre incorporaba fecha y dos elementos importantes para cualquier reloj adaptado al combate: parada de segundero y anti-shock en el volante. Su cristal era de polimetilmetracrilato, material muy resistente a los golpes y fácil de pulir, que se utilizaba en la fabricación de las cabinas de los reactores y en la carrera espacial. Estas características situaban al nuevo Komandirskie a la altura de los relojes militares del bloque occidental de la época y supuso un verdadero salto cualitativo para el ejército soviético.

A priori, los nuevos Komandirskie no estaban a disposición del público en general y solo se suministraron como piezas de dotación del ejército, aunque se podían adquirir en la Voentorg, tiendas que suministraban material bélico como ropa y accesorios a los militares.

Fuente: http://russianconstruction.com/news-1/28027-fosun-group-becomes-majority-shareholder-of-russian-voentorg.html

Una cosa que siempre me ha llamado la atención es la gran variedad de modelos diferentes de Komandirskie que aparecieron en estos primeros estadios, antes de que se establecieran formalmente en catálogo y se ofreciesen al gran público e incluso para la exportación. Este hecho podría desmontar la opinión general de que estos relojes solo se suministraban a los militares. O nos faltan catálogos para verificar este suceso o vamos errados en nuestras suposiciones. Vamos a ver estas variantes en el orden cronológico aceptado de aparición.

Esta es la primera variante que denominaremos como 1B conocida y aceptada por los coleccionistas. Vemos que sus cambios estéticos son notables, referentes a la primera versión. Otra novedad es que, por ahora, todas las unidades encontradas se sirven del calibre 2214 (sin parada de segundero) y no hay ninguna unidad encontrada que no tenga la inscripción de la trasera en cirílico. El cartel de la derecha (que supuestamente es de la época, pero a mí me parece espurio y me recuerda mucho a los diseños italianos de Mirabilia) nos enseña un reloj muy parecido, pero no igual exactamente, como se puede apreciar en los marcadores y los números sin fósforo. ¿Como es posible que la primera variante de un buen reloj fabricado por orden expresa para el ejército salga ya con un calibre sin parada de segundero? ¿Estaba este cartel colgado en el interior de uno de los establecimientos de Voentorg? ¿Fue el reloj que nos enseña el cartel, la primera versión “civil” del mismo? Demasiadas preguntas sin resolver…

La segunda variante, a la que le atribuimos la denominación 1C, es la siguiente:

Fuente: colección particular.

Como vemos, los índices en forma de triángulo han sido sustituidos por bastones, al igual que los números 6 y 9. Las agujas también han cambiado. Este tipo de Komandirskie lo podemos encontrar con el calibre originario 2234 pero también con el 2214. De momento, todas las inscripciones en la trasera de las unidades revisadas se encuentran en cirílico.

La siguiente variante, a la que llamaremos como la 1D, sería la versión más estandarizada, con bastones y números. Se puede encontrar con el calibre 2234. Mas adelante, estos ejemplares con algún pequeño cambio estético como las agujas, ya se vendieron a través de catálogo (disponemos de uno de 1976) para el mercado interno y de exportación y es la variante más común de todas.

Fuente: https://mroatman.wixsite.com/watches-of-the-ussr/komandirskie?lightbox=dataItem-j3wyr3ir

También salió al mercado (en 1968) otra variante conmemorativa del 50 aniversario de la revolución, como vemos en la siguiente imagen.

Fuente: http://ussr-watches-cccp.blogspot.com/p/russian-watches.html

Y para finalizar este carrusel de modelos atribuidos a la primera generación de Komandirskie, enseñamos con una nueva variante: la 1E. De este modelo tenemos prueba de su existencia de un catálogo tardío de 1974 y evidencia que ya compartía espacio con los Komandirskie de 2ª generación, como podemos apreciar en la imagen.

Como podemos observar, este nuevo modelo cambia radicalmente de diseño, sustituyendo los marcadores por números y añadiendo los mismos en formato de 24 h. Todas las unidades observadas por los coleccionistas llevan el calibre 2234 y las inscripciones de la tapa trasera están en cirílico.

Llegados a este punto, donde hemos visto todas las variantes posibles por ahora conocidas de los Komandirskie de primera generación, me gustaría apuntar ciertas cuestiones puramente especulativas. ¿Es correcto este orden cronológico? Sinceramente, no tenemos documentación suficiente para establecerlo así. Como dije al principio, me parece realmente extraño que en el transcurso de tan solo tres años, salieran hasta 4 variantes (1A, 1B, 1C, 1D). Y que en algunos casos se sirvieran del calibre 2214, sin parada de segundero. Esto desmontaría el concepto de “eficiencia” del aparato soviético. Es difícil de creer que se encargase un reloj por orden del Ministerio de Defensa a una fábrica y que se creasen tantos modelos sin ofrecer ninguna mejora significativa de los mismos. Sobre este tema en concreto, mi amigo B P Murray realiza una gran aportación al enseñar pasaportes y afirmar que al movimiento 2214 en algunos casos se le añadió la parada de segundero, pero que esta se rompía con facilidad. Añade las imágenes pertinentes, que podemos ver a continuación. La primera se corresponde a un ejemplar tardío.

Fuente: https://forums.watchuseek.com/f10/early-generation-komandirskies-4276114-6.html

O este otro documento, que como bien apunta el autor, hace ver que los primeros modelos salieron siempre con esta función, como corresponde a un reloj militar moderno.

Fuente: https://forums.watchuseek.com/f10/early-generation-komandirskies-4276114-6.html

¿Se sirvieron estos modelos solamente a los militares? A priori sí, pero tampoco hay manera de confirmarlo. Cabe recordar que la sociedad soviética estaba fuertemente militarizada y que los civiles tenían que cumplir un largo servicio militar. En este periodo, mientras tuvieran el dinero suficiente, podían acceder a los relojes. También es cierto que en catálogos posteriores ya encontramos versiones “civiles” de la variante 1D.

Fuente: https://zavodfoto.livejournal.com/1872351.html

Y de otros modelos civiles de la misma factoría que tienen características similares.

Fuente: https://mroatman.wixsite.com/watches-of-the-ussr/vostok?lightbox=dataItem-j971de3l

Y de otros que en fin… Nada tienen que ver, pero que increíblemente ahí están.

Fuente: https://www.watchuseek.com/threads/early-generation-komandirskies.4276114/page-3

Un texto de un artículo original ruso que traducimos, nos puede aportar un poco de luz a nuestras cuestiones:

“Los relojes “Komandirskie” fueron dotados al ejército soviético por orden del mariscal Malinovsky. Por orden del Ministro de Defensa en 1965, la factoría Chistopol desarrolló un reloj resistente a prueba de golpes para las tropas en un corto lapsus de tiempo con agujas fosforescentes y, como las pruebas han demostrado, resistente al polvo. Y para que los relojeros en Chistopol no se aburrieran en absoluto con las órdenes del complejo militar-industrial, los funcionarios determinaron una cuota para fabricar a su vez relojes puramente civiles que se pueden vender en grandes almacenes ordinarios y les permitieron escribir “Komandirskie” en los diales.”

En esta primera parte del texto, parece que una parte de la producción se destinó al mercado interno civil y una porción exclusiva, a los militares ¿Sería esta parte de la producción entregada a los militares la que iba equipada con el calibre 2234?

“Rápido, rápido…”

“Diseñamos el reloj con una presión sobre el tiempo terrible, recuerda una de las ingenieras del proyecto, Valentina Belova, que era la directora del departamento de diseño externo. – ¡No es broma! Después de todo, el propio mariscal Malinovsky ordenó que se hicieran. El reloj debía ser el más preciso, porque se necesita puntualidad en la guerra y el más resistente fabricado hasta la época. Una novedad fue el dial con números luminosos. Pero lo más destacado es el mecanismo de bloqueo o en otras palabras, el cronómetro (parada de segundero). Los dibujos de los mecanismos realizados en las estancias militares ayudaron a desarrollarlo. Nuestro grupo trabajó en el diseño de la caja. Ofrecimos más de cincuenta opciones. Sobre todo, al ministro le gustó la opción con una estrella en el dial en una caja redonda. Para realizar el trabajo a tiempo nos animaron con una prima de 50 rublos. Una cantidad de dinero muy importante: casi la mitad del salario. Parece que otro retrato fue colgado en el tablero de honor…”

¿Explica este texto por qué aparecieron tantas versiones del Komandirskie en tan poco tiempo? Aunque parece creíble, desgraciadamente el autor no cita sus fuentes. Una verdadera lástima ya que podría haber arrojado más luz sobre estas cuestiones.

En definitiva, el Komandirskie supuso un hito más de la relojería soviética en pro de modernizarse y adaptarse a los nuevos tiempos y dio pie a la generación de un estilo de relojes que aún perdura con éxito a día de hoy.

Para terminar, os muestro una imagen de 1973 donde se observa a jugadores del TSKA de Moscú recibiendo como premio relojes “Komandirskie”.

Fuente: https://infimir.ru/internet/voennye-komandirskie-chasy-naruchnye-chasy-iz-sssr.html

ENTRADAS RELACIONADAS

5 comentarios sobre «Komandirskie: El Reloj De Campaña De La Unión Soviética»

  1. Miquel,

    Fantastico, articulo, el nivel como siempre insuperable

  2. Muchas gracias Miquel. Magnífico artículo.
    Los Komandirskie actuales nunca me han llamado la atención. Pero estos que muestras…para varia…despiertan CRI.

    Saludos

  3. Gracias Miquel. Cada día se aprende algo nuevo con tus artículos. No sabia que existieran tantísimas versiones pero como los primeros son indudablemente los más bonitos.

  4. Muy interesante e instructivo, como siempre. Gracias. 😉

  5. Espectacular, Miquel y muy necesario. Me parece fantástico como abordas las incertidumbres que rodean al nacimiento y la primera generación de Komandirskies. He disfrutado muchísimo con el artículo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.