30/03/2020

Glycine Airman DC-4. The ¨Skycraper Watch¨

Comparte

@admin

Me gustaría presentaros un reloj, al que he apodado el “Skyscraper Watch”. Sí, ya sé que traducido literalmente quiere decir “rascacielos”, pero en su connotación semiótica este mote se refiere a que ha tocado todos los cielos que por ahora el ser humano ha alcanzado. Se trata del Glycine Airman DC-4. Me apetecía mucho tener un Pilot no vintage, pero con estética de la misma y con una buena historia detrás. Espero que os guste tanto como a mi.

Vamos a ver un poco de su historia.

Según el libro “Glycine Airman, Play it again Sam” de André Stikkers, debemos remontarnos al año 1953 cuando el Gerente de “Altus”, compañía relojera ligada a Glycine Watches, narraba en una carta dirigida a Charles Hertig, el propietario de Glycine, el encuentro que tuvo con un oficial de vuelo de un DC-4 de la compañía Thai Airways en un vuelo hacia Calcuta. Presumiblemente,durante esa conversación, el oficial del DC-4 le hablaba de la necesidad que podían tener los pilotos de un reloj con unas características especiales, que se resumían así:

The specifics are:
Waterproof – Automatic – Calendar (CS F694 21J)
24-hour dial
Hour hand 1 x 360° revolution 24 Hour
Minute hand 1 x 360° revolution in 60 Min
Sweep second 1 x 360° revolution in 60 Sec
Outer dial, a rotating bezel with 24-hour division
More and more, Greenwich Mean Time had become the standard flight time, requiring the pilot access to both time zones (GMT + Local time). “The Tissot Navigator is absolutely not the right watch for the job.”

Eran años prósperos. El fin de la segunda guerra mundial dio alas a la aviación civil. Fueron los increíbles tiempos de expansión de la aviación civil y comercial, donde los vuelos transoceánicos unían continentes y gente emprendedora. Compañías aéreas en todo el mundo, empezaban a crecer y a expandirse por todo el mundo, haciendo uso del avión DC-4 para ello.

Compañías como la PANAM, TWA, etc., dan buena fe de ello.

Eran tiempos de una gran expansión económica mundial.

Donde se habían dejado atrás los oscuros años de guerra.

Glycine vio una grandísima oportunidad de negocio en ello y creó una verdadera herramienta, eficaz y útil para los miles de comandantes de vuelo, pertenecientes a la aviación civil. Y así fueron los primeros modelos creados:

En una de las primeras imágenes publicitarias del propio libro de instrucciones del reloj, el Airman se exhibía como más que apropiado para su uso en vuelos transoceánicos civiles e incluso para las fuerzas armadas. Cosa cierta como veremos a continuación.

Podemos observar que la reedición del DC-4 Purist, además de homenajear a la aeronave estrella de la época, reúne los elementos característicos de los primeros Airman y los funde en este modelo. Bisel, esfera, agujas, datario en rojo, la lupa y el mismo sistema de bloqueo del bisel, patentado por la propia Glycine el 1953.

El éxito para Glycine fue rotundo y en los siguientes años aparecieron varias versiones más de los Airman. Hay que decir que estos Airman utilizaron calibres Felsa 692N y ya en la década de los 60, A. Schild 1700/1.

El Airman DC-4 actual utiliza el calibre Sellita, modificado y con el rotor decorado.

En el libro de instrucciones que se entregaba con el reloj, aparecían las zonas horarias de los principales países que se encontraban en rutas conectadas por vuelos, Así como su modo de empleo y algunos testimonios verídicos de comandantes de vuelo.

La era Vietnam.

En 1965, Estados Unido empezó su intervención activa en la guerra del Vietnam. El Airman fue un protagonista activo de la misma. No solo fue útil en la aviación civil, como hemos visto, sino que también fue un referente como reloj de los pilotos de guerra. Lo que no he podido aclarar es si fue reloj de dotación de la USAF o que simplemente estaba su uso tan extendido entre los pilotos, que confiaron en él. Me inclino a valorar más esta segunda posibilidad.

En esta conocida imagen, podemos ver a nuestro protagonista en la muñeca de un oficial (capitán) a los mandos de un supuesto Phantom F4.

El Airman DC-4 actual se entrega con una nato de aparente calidad y la hebilla firmada por Glycine, que refuerza esta imagen de “reloj militar.” Es un reloj muy polivalente que acepta varios tipos de correas.

Una publicidad de la época y su coste en dólares.

La corona que acciona el bloqueador del bisel, tiene un rayado característico, tanto en las primeras versiones, como en la reedición. A mi particularmente me recuerda mucho a los radares que los norteamericanos tenían en sus bases estratégicas del mediterráneo en los 60 como esta situada en la montaña más alta de mi isla.

La era espacial.

Ya hemos visto que el Airmam nació con vocación de reloj instrumento de piloto y que tuvo un bautismo de fuego. ¿Pero qué cielos le quedaban por “rascar” y alcanzar? Evidentemente el espacio. La historia espacial de Glycine no es muy conocida, algo extraño que no ha sabido, o no ha querido, explotar comercialmente la compañía, y eso que participó en varias misiones de la mano del astronauta Charles “Pete” Conrad Jr. Vamos a ver de que misiones se trababa y a ilustrarlas con algunas fotografías:

La primera misión fue la conocida como Gemini 5 en 1965.

La misión que duró 8 días, batió el record de permanencia en el espacio, en manos de los soviéticos desde 1963 en la misión Vostok 5.

En esta imagen vemos como Charles Conrad lleva su Omega Speedmaster y otro reloj, que se trata del Airman.

Si hacemos un Zoom a su brazo izquierdo, lo podemos apreciar mejor.

Si nos fijamos atentamente, podemos observar que la hora que marca el Speedy, las 14h 28m corresponde a la del Airman si se lee en clave de 24h.

En 1966, en la misión Gemini XI, nuestro austronauta realizó dos EVA (extravehicular activity) en el espacio, llevando consigo su preciado Airman. Aquí lo tenemos otra vez, de regreso de su exitosa misión.

Si volvemos a hacer un zoom, vemos que, efectivamente se trata otra vez del Airman.

En 1969, nuestro hombre se embarcó en la misión Apolo 12, donde aterrizó en la Luna y se paseó por ella. No he podido encontrar ninguna evidencia, ni ninguna fotografía, donde Charles Conrad llevase su preciado Airman, pero quien sabe. Quizás algún día salga a la luz más footage que nos desvele este misterio.

Llegados al final de esta review, creo que el Airman DC-4 reúne todos los requisitos para los amantes de los relojes de piloto, y como muestra de ello, aquí una pequeña demostración en vuelo de nuestro compañero @aviationwatchcollector.

Bien, espero que os haya gustado esta entrada, y como siempre, muchas gracias por vuestra atención.

4 comentario en “Glycine Airman DC-4. The ¨Skycraper Watch¨

  1. Fantastica review como siempre Miquel, la verdad, poco mas se puede añadir. A mi ya sabes que la estetica de la aviacion simepre me gustado mucho, y leyendo el articulo que me surge una pregunta. Quiza desarrollaron el glycine, porque el la instrumentacion del DC 4 era poco fiable o propensa a fallos?

    Un saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.