Doxa Vintage: De Vuelta A Los Años Cincuenta

@josevictor

Hoy me gustaría presentar brevemente un reloj vintage de la marca Doxa. Lo he adquirido recientemente. Es de 1951, pero su estado de conservación es estupendo, al igual que lo es su rendimiento. Dado que ya lleva 70 años de vida útil a sus espaldas, este reloj es un gran testimonio de la durabilidad de los relojes mecánicos.

Fuente: Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Soy neófito en esta afición; apenas hace año y medio que empecé a coleccionar relojes. Quizás haya dos compras anteriores que valga la pena citar: un SEIKO de cuarzo con caratula blanca y un Casio Edifice que sigue siendo mí un caballo de batalla… 

Durante este tiempo he adquirido algunas piezas más. Todas me gustan; esto es lo primera que tengo en consideración a la hora de comprar un reloj… Luego ya entra en juego si dispongo de presupuesto y si estoy dispuesto a gastarlo.

Al igual que muchos otros novatos, uno se va nutriendo de la voluminosa y valiosa información que comparte la comunidad de aficionados en redes sociales, foros, etc. Con ello y gradualmente, se aprende a admirar y a valorar cada creación, cada marca, cada diseño, etc…

Es un proceso de aprendizaje en el que continúo y que hace algunos meses despertó en mí cierta curiosidad por los relojes vintage, sin que esto signifique que soy un fanático de este tipo de relojes. Además, mi interés está sujeto a ciertas condiciones. En primer lugar, el reloj debe estar en un buen estado de conservación. Supongo que este objetivo a la hora de buscar un reloj vintage puede parecer obvio, pero he visto verdaderos desastres a la venta y gente más que dispuesta a comprarlos… Respeto esa opción, pero no es para mí. En segundo lugar, debo poder conseguir el objetivo a un precio que no me incomode. Para que esto ocurra ya entran en juego otras variables, tales como la paciencia y la suerte. Como no considero que tenga un exceso de esta última, cada vez estoy aprendiendo a ser más paciente.

Fue precisamente atendiendo a esta normas autoimpuestas que tuve la oportunidad de comprar un Invicta de los años 70 a finales del 2020. Sobre este reloj ya presenté una reseña hace unas semanas: Invicta Vintage 27098: Una Joya Setentera.

Pues bien, esta vez he conseguido obtener una pieza 20 años más antigua. Se trata de un pequeño y clásico reloj de la marca Doxa de 1951, que para tener 70 años está sumamente bien conservado. También lo conseguí por un precio (€139) que entraba dentro de mi presupuesto. Veámoslo…

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Pero antes de entrar en materia presentando a nuestro protagonista, conozcamos algo de la marca.

La Marca

Doxa fue fundada en 1889 por Georges Ducommun, a la temprana edad de 21 años.

Estableció la fábrica de DOXA en Le Locle, bajo el nombre de «Georges Ducommun, Fabriques Doxa». El término “doxa” significa “gloria” en griego.

Fuente: https://eu.doxawatches.com/pages/history-1

Comenzó su andadura como fabricante de relojes de vestir, pero con los años Doxa creció y se diversificó hacia otros mercados.

En 1906, Doxa recibió su primer galardón, ganando la medalla de oro en la “Exposition Internationale” de Milán, Italia, por el excelente diseño y artesanía de sus relojes de bolsillo. Un año más tarde registró una patente para el DOXA 8-Day, un movimiento de reloj especialmente diseñado para el salpicadero de los coches.

Fuente: https://eu.doxawatches.com/pages/history-1

En 1910, la empresa registró la marca Doxa y la fábrica pasó a llamarse «Fábrica de relojes Doxa». Según la solicitud de registro, la empresa se constituyó como manufactura, estableciendo la fabricación de todos los componentes de un reloj.

En las siguientes décadas, Georges Ducommun siguió impulsando la marca en direcciones nuevas, siempre guiado por el afán de innovar para mejorar la durabilidad y precisión de los relojes de la marca.

Cuando Ducommun falleció en 1936, su yerno Jacques Nardin (nieto de Ulysse Nardin, fundador de la reconocida marca homónima) tomó el timón de la compañía y continuó guiando el devenir de la marca. Si bien el enfoque se mantuvo principalmente en relojes deportivos y de viaje, Doxa siguió desarrollando relojes para todo tipo de clientes. Las innovaciones de la época incluyeron la complicación de alarma, relojes de anillo e importantes avances técnicos como un indicador de fecha y una solución modular para implementar la complicación de los segundos muertos, como ya exploramos en la entrada Introducción: Segundos Muertos.

El año 1967 fue muy importante para la marca por coincidir con el lanzamiento del reloj de buceo Doxa SUB, un hito que ya vimos en el artículo Doxa, Del SUB300T Al SUB1200T. Aparte de ofrecer una resistencia al agua de 300 m, aportó dos innovaciones importantes. En primer lugar, la esfera naranja mejoraba la legibilidad bajo el agua. En segundo lugar, introdujo un bisel giratorio unidireccional de 120 clicks con una escala adicional. Esta última es conocida como la escala US NAVY no deco, es decir daba una referencia inmediata de cuánto tiempo se podía bucear a cualquier profundidad sin hacer paradas de descompresión.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/doxa-del-sub300t-al-sub1200t/

En los años siguientes, la marca mantuvo una estrecha relación con Jacques Cousteau. Este último, a través de su empresa U.S. Divers, tenia la comercialización exclusiva en los E.E.U.U. de los productos Doxa, contribuyendo al éxito del reloj y de la marca.

Fuente: Dominio público.

También es de destacar que entre 1969 y 1979, el Doxa SUB fue el reloj oficial de los buzos de élite de la armada suiza.

La crisis del cuarzo azotó fuertemente a la marca, pero en 1997, la familia Jenny, con cuatro generaciones de experiencia en el sector a sus espaldas, compró Doxa. La sede se trasladó a Bienne, en Suiza.

En la pasada década la marca Doxa disfrutó de un gran rejuvenecimiento de la mano de Rick Marei, un gurú de la industria que más tarde ha participado en el relanzamiento de marcas como Aquadive, Tropic, ISOfrane y, más recientemente, Aquastar.

El director general de la empresa sigue siendo un representante de la familia Jenny, en concreto Romeo F. Jenny. Más de 130 años tras su fundación, la aventura de Doxa continúa.

El Reloj

El reloj se presenta en una caja cromada de 35 mm de diámetro, sin incluir la corona. Los materiales son típicos de la época.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Por lo general, se conserva muy bien. El cromado tiene algunas zonas picadas, pero nada serio. Sí que hay señales de uso más evidentes en la parte trasera, sobre todo bajo las asas.

Lleva una tapa trasera a presión de acero inoxidable, en la que se observa el número de serie grabado. El “51” del número de siete dígitos se corresponde con el año de fabricación, siguiendo el patrón que la marca introdujo a partir de 1940.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Su longitud (“lug-to-lug”) es de 42 mm. Es una medida característica de los años 50, aunque algo pequeña para los cánones actuales. Dicho esto, creo que sienta bien en muñecas más finas, como la mía.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El reloj equipa un finísimo calibre por lo que su grosor no excede de los 8 mm a pesar de llevar un cristal de plexiglás altamente abovedado. En este caso, el cristal está muy bien cuidado. Podéis observar su fino perfil en la siguiente imagen, donde también se aprecia que las asas están perforadas, facilitando el cambio de correas.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El reloj equipa el calibre de cuerda manual Doxa 103 de 17 rubíes. Está basado en el movimiento ETA 2391. Sorprende su escasa altura, sólo 3,6 mm. Oscila a 18,000 alternancias (2,5 Hz) y ofrece una reserva de marcha de 47 horas. Desde que lo recibí hace aproximadamente una semana su rendimiento y precisión son muy satisfactorios.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El color de la caratula es crema (o marfil) de un tono claro muy agradable. Por momentos parece tener un acabado satinado, dependiendo de la luz. Las manecillas son del tipo lanza con una fina sección central con material luminiscente. Destaca el minutero especialmente largo. Prácticamente llega hasta los extremos de la esfera y supera en longitud al segundero.

El dial cuenta con marcadores aplicados. A las 12, 3, 6 y 9 h lleva números arábigos, mientras que el resto de los marcadores son índices facetados, todo en tonos dorados. La parte exterior de los índices también alberga cierta cantidad de material luminiscente, al igual que las impresiones triangulares que rodean los números aplicados.

Con los años, el material luminiscente se ha tornado de un color oscuro. Todo hace indicar que se trata de pintura de radio, por ejemplo el siguiente anuncio de la época que lo declara orgullosamente.

Fuente: https://www.ecrater.com.au/p/15877770/1954-doxa-watch-company-sa-switzerland

Esto conlleva tener cierto cuidado con el almacenamiento del reloj, ya que es mejor guardarlo en un sitio ventilado para evitar concentración de radón. También hay que tener especial cuidado si se abre el reloj. La ingesta de partículas es especialmente peligrosa, por la emisión de radiación alfa de las mismas.

Debajo del indicador de las 12 h lleva el nombre de la marca “DOXA” aplicado, con una impresión “ANTI-MAGNETIC” en una segunda línea de texto.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El reloj lo recibí muy bien embalado. Tras sacarlo, procedí a limpiarlo un poco, cambiarle la correa por una de cuero de mi stock y ponérmelo. Lo único que queda pendiente es vestirlo con una correa de mejor calidad para mejorar su aspecto.

Me satisface mucho haber puesto en valor esta sencilla pero significativa pieza. Espero que también sea de vuestro agrado, aunque lo primordial es que un reloj guste a su dueño y que disfrute de él. Que guste a los demás es meramente un bonus; nunca debe ser un criterio importante a la hora de elegir un reloj. Esto es lo que pienso y es como vivo la afición.

Fuente: Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Espero que mis experiencias con los relojes vintage os motiven a considerar este tipo de relojes. Como aficionados a los relojes, creo que es importante que ayudemos en la medida de nuestras posibilidades a conservar estas increíbles piezas.

Etiquetas:

6 comentarios en «Doxa Vintage: De Vuelta A Los Años Cincuenta»

    1. Gracias Javier….. Seguro que serán los primeros en tener noticias…. Por lo pronto estoy esperando un Edox de la década del 60…. Adam me está ayudando a conseguir información… Ya veremos si vale la pena hacerle un artículo…. Saludos

  1. De nada Miguel….. Creeme que seré cuidadoso, ya he recibido varios consejos de Adam…. Por ahora no hay planes de abrilo para nada, el reloj funciona muy bien….. De ser necesario algún servicio a la maquina… Será mi relojero quien lo haga y con las advertencias del caso…. Saludos

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.