El Cuarzo En La Colección

@arthurggonzaleswtcot

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Art.jpg

Nota del editor:

El contenido de esta entrada proviene de un compañero aficionado a los relojes, Arthur G. Gonzales, afincado en Texas y administrador del grupo de Facebook Watches, The Collection of Time (WTCOT).

Esta entrada es una versión editada, traducida y ampliada de contenidos publicados el 12/06/2020 en Watches, The Collection of Time (WTCOT).

Se reproduce con su permiso.

Nunca he sido un gran coleccionista de relojes de cuarzo. Pero, antes de que la gente se ponga a la defensiva, no he dicho que no sea aficionado a ellos. De hecho, es todo lo contrario. Aprecio los relojes de cuarzo, tanto antiguos como modernos, dependiendo de sus movimientos. Sin embargo, no soy nada fan de los relojes de cuarzo económicos producidos en masa en los años 70/80, más específicamente los relojes de cuarzo “desechables”.

Hoy en día, algunos de estos movimientos de cuarzo baratos todavía se pueden encontrar en relojes sin marca, o con marca blanca, los llamados “relojes de moda” o “relojes de diseño”, muchos de los cuales provienen de China. En mi opinión, tras leer y consultar múltiples webs y/o foros dedicados a la relojería, la sensación que tengo es que los relojes de cuarzo económicos nos hacen pensar, o más bien nos predispone a creer, que todos los relojes de cuarzo son iguales; pasándole esto tanto al aficionado neófito como al experimentado. Yo mismo, sin ir mas lejos, antes de profundizar en el tema, también lo creía.

Dicho esto, hubo algunos calibres en los inicios de los mecanismos de cuarzo que fueron claramente una excepción a los baratos anteriomente mencionados; por ejemplo, el calibre 35SQ de SEIKO para el Astron (el primer reloj de pulsera de cuarzo), los calibres 5035/5055 que se utilizaron en los Rolex Oyster Quartz y más tarde el ETA 251.262 (uno de los pocos movimientos de cuarzo que requerían servicio de tanto en tanto) y que utilizaron muchas marcas suizas, como Omega. Hoy en día, los relojes antiguos con estos movimientos de cuarzo pueden alcanzar precios muy elevados.

Los procesos de creación de relojes de cuarzo son muy diferente hoy en día que antaño. Los avances en estos movimiento conllevan más precisión, exactitud, fiabilidad y duración de las baterías. El movimiento/revolución del cuarzo (el juego de palabras es intencionado) todavía está en pleno apogeo, con relojes de cuarzo modernos que rivalizan con algunos de los mejores relojes mecánicos del mundo. Sobre ello escribió @aviationwatchcollector en su articulo Cuarzos Súper Precisos.

Un moderno calibre que ha revolucionado la era actual del cuarzo es la serie 9F de Grand Seiko, un movimiento de manufactura desarrollado y fabricado para sus relojes con batería de gama premium. Son mucho más que calibres a pilas; son movimientos precisos con muchísima fiabilidad que compensan las variaciones de temperatura y proporcionan una precisión base de ±10 segundos por año, además de poder ser regulados. La marca incluso fabrica sus propios cristales de cuarzo. Cada cristal se corta y afina con esmero para operar en armonía con cada movimiento específico, y así permitir una mayor precisión, a diferencia del enfoque industrial utilizado por muchas otras marcas. Incluso las baterías instalada en los movimiento 9F son de producción propia, de nuevo para mejorar/redundar en la precisión de todo el conjunto. Dicho esto, los movimientos 9F pueden usar baterías de cualquier otra marca cuando llega el momento de su reemplazo.

Pero esto no se trata sólo de una marca, sino de los avances en la industria del cuarzo a lo largo de los años. Se han ido añadiendo todo tipo de complicaciones, zonas horarias duales/triples (o simplemente GMT), alarmas, calendarios perpetuos, indicadores de reserva de energía e incluso medición de altitud, por mencionar algunos… Recientemente, hemos visto aún más avances en la compensación térmica a través de la medición de la temperatura ambiente, en el ajuste automático de tiempo basado en relojes atómicos a través de radio control, o desde el móvil, y hasta la sincronización de las agujas de segundos y minutos para permitir todavía mas precisión en la medición del tiempo. Muchos movimientos de cuarzo de hoy en día pueden ser reparados o mantenidos, aunque es destacable que las marcas se empeñan en afirmar que sus movimientos pueden durar hasta 50 años sin requerir un servicio (aunque no estoy seguro de que recomendaría esperar cincuenta años para revisar un reloj, sea de cuarzo o mecánico).

Una faceta única de los relojes de cuarzo es su capacidad de mostrar la hora tanto de forma analógica como digital o incluso ambas simultáneamente. Marcas como Omega, Breitling, TAG Heuer, Tissot y Hamilton desde suiza y Citizen y SEIKO desde Japón han utilizando esta combinación para producir relojes que merecen el calificativo de únicos. Tampoco podemos ignorar la marca Casio, ya que realmente ha contribuido a impulsar el potencial de los relojes de cuarzo y su popularidad, con su serie de relojes G-SHOCK, incluidas las versiones analógico-digitales

En resumen, muchas marcas siguen mejorando sus movimientos de cuarzo, ya que hay mercado para este tipo de relojes. Y me alegro, porque recuerdo los tiempos cuando al detenerse un reloj de cuarzo simplemente se tiraba o, si tenía el suficientemente valor sentimental, se consideraba reemplazar íntegramente su movimiento. Sin embargo, muchas veces era más barato comprar un reloj completamente nuevo.

Enumero a continuación tres ejemplos de movimientos de cuarzo de gran nivel de algunos de los principales fabricantes:

  • Los calibres V.H.P. de Longines (desarrollados por ETA exclusivamente para la marca) que rivalizan con el 9F de Grand Seiko en términos de precisión y exactitud, ofreciendo un rendimiento de ±5 segundos por año en modalidades de tres agujas, dual time y cronógrafo.
  • El ETA 251.264 es un calibre de cronógrafo muy completo con 27 rubíes y módulo de segunda franja horaria y que se puede someter a servicio.
  • El Omega 5619 es un calibre cronógrafo multi función con 9 rubíes que incorpora pantalla para permitir la lectura analógica y digital, con alarma, calendario perpetuo, segunda hora e indicador de reserva de marcha.
  • El calibre de manufactura de Breitling B50 (y B55), sucesor de su línea SuperQuartz que estaba basada en calibres de alta precisión de ETA. Es de destacar que lleva una bateria recargable y un sensor de movimiento para iluminar la esfera.
  • Por último, el Eco-Drive 0100 es lo último de Citizen y el calibre más preciso que ha desarrollado, ofreciendo una precisión de ±1 s/año y una autonomía permanente, gracias a la tecnología de alimentación solar que incorpora. Usa un oscilador de cuarzo de muy alta frecuencia, que opera a 8.4 MHz (8,388,608 Hz) en comparación con la frecuencia de 32,768 Hz de los relojes de cuarzo estándar.

Podría continuar, pero creo que queda claro. Estos ya no son los relojes de cuarzo de la época de nuestros padres o abuelos…

Así que supongo que el mensaje que quiero recalcar es este: no hagáis lo que hice yo durante muchos años desechando relojes por el mero hecho de llevar un movimiento de cuarzo dentro de la caja. Cuando contempléis la compra de un reloj de cuarzo, eliminad el estigma de la “bateria” de la ecuación. Os recomiendo enfocaros en el uso previsto del reloj: funciones necesarias, el uso que le vayáis a dar y cómo se adaptaría a vuestro estilo de vida. La buena noticia es que hay tal variedad de relojes de cuarzo que pueden satisfacer tanto vuestras necesidades como el presupuesto que le querríais dedicar. Lo sé, lo sé, la pregunta en la mente de todo coleccionista es el valor de un reloj, y en este caso si los relojes de cuarzo pueden mantenerlo. Si bien es cierto que un reloj de cuarzo nunca mantendrá su valor como uno mecánico, creo que como coleccionistas el valor futuro de un reloj no debería ser un factor importante. Sin embargo, como mencioné más arriba, los precios actuales de ciertos relojes de cuarzo antiguos demuestran que pueden mantener su valor cuando son especiales, y/o llevan calibres de alta calidad.

Resumiendo, yo creo que los relojes de cuarzo ya no son los hijastros de la industria relojera… Han cumplido, y cumplen, una función importante, al igual que lo hacen los smartwatches hoy en día, que es agrandar la afición.

Ahora os quiero presentar algunas de las piezas de cuarzo en mi colección.

Como coleccionista de relojes mayoritariamente automáticos y mecánicos, tiendo a evitar los relojes de cuarzo. Pero, de nuevo, es una preferencia personal y no porque no haya excelentes oportunidades en el mercado. Para mí, un reloj de cuarzo tiene que tener un significado horológico, en esencia debe ser un objeto coleccionable ya sea para el movimiento o por el reloj en su conjunto. Dicho esto, dentro de mi colección hay aproximadamente un 25% de modelos de cuarzo, tanto de marcas importantes como de otras menos significativas. De hecho, tiendo más a coleccionar relojes de cuarzo de pequeñas marcas ya que generalmente tienen una producción limitada y tienden a ser únicos en términos de diseño.

Un ejemplo de reloj/movimiento de cuarzo que considero coleccionable es el cronógrafo Omega Polaris de finales de los años 80, con el movimiento ETA 251.262, con 27 rubíes. Es un calibre que a estas alturas ha sido probado y más que comprobado. Existe desde hace aproximadamente uno 30 años con las iteraciones y avances que continúan apareciendo. Además, este reloj tiene un diseño único con una caja de Genta y fue producido para conmemorar los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988.

Otros relojes de cuarzo que aprecio mucho en mi colección son los Tissots (Livestrong SE), Ventura (específicamente, la Colección Hannes Wettstein) y el clásico Timex Electric, entre otros. Los dos primeros llevan movimientos de ETA ligeramente modificados, y el Timex su propio calibre, que fue fabricado en gran volumen. Y lo reconozco, también me gusta mucho las piezas de Swatch que conservo en mi colección.

¿Mi próximo reloj de cuarzo? Estoy contemplando el diver de cuarzo Marathon Search and Rescue, que lleva un movimiento ETA F06 de alto par y tres rubíes. Esta pieza de Marathon está bastante lejos de mis criterios normales a la hora de decidirme por relojes de cuarzo, lo que me lleva a creer que estoy cambiando de opinión sobre ellos. Dicho esto, a mitad de escribir esta entrada pedí la pieza, para arrepentirme un poco más tarde y cancelar el pedido. Además, esta era la segunda intentona.

Supongo que tendremos que ver qué depara el futuro de mi colección de relojes de cuarzo.

ENTRADAS RELACIONADAS

3 comentarios sobre «El Cuarzo En La Colección»

  1. Muchas gracias por el artículo, una visión “refrescante” y algo diferente sobre los cuarzos

  2. Al final el mundo relojero es tan amplio que hay gustos para todo. En mi caso cuando hablo de cuarzo me refiero a relojes digitales. Rara vez me motiva un cuarzo analógico.

  3. Gracias por tus participaciones en la web. Son todas muy interesantes y siempre aprendo algo nuevo.
    Al igual que Javier Gutiérrez para mi cuando hablo de cuarzo pienso siempre en relojes digitales. No significa que no me gusten ya que tengo el Tissot touch que pones en este artículo y estoy encantado con él.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.