Saltar al contenido

Reseña Omega Genève Chronostop 145.010 “Driver Dial”

@aviation_watch

Este curioso Omega Genève Chronostop “Driver Dial” era de mi ex-suegro. Aunque nunca llegué a tratarlo, pues falleció mucho antes de conocer a mi ex-mujer, me consta que fue todo un señor, un verdadero “dandy”. Siempre iba elegantemente vestido. Por supuesto, nunca faltaba un buen reloj en su muñeca. ¡Qué lejano parece todo esto! ¡Pero, qué maravilla!

Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

Este reloj perteneció a Antonio. Murió a principios de los años 80, aproximadamente una década antes de conocer a Arantxa, mi ex-mujer. Seguimos llevándonos estupendamente, por si os interesa…

blank
Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

Como podéis apreciar en la anterior imagen, Antonio vestía bien hasta para ir al campo. La foto es de finales de los años 50, creemos. Tenía un aire a Bogart, aunque no debe extrañarnos. El afamado actor sin duda fue uno de los grandes “influencers” de aquella época.

Aunque nunca conocí a Antonio, tuve una relación absolutamente maravillosa con Begoña, mi ex-suegra. QEPD.

blank
Antonio y Begoña en 1962.
Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

Begoña siempre me hablaba de Antonio, relatando aventuras de los tiempos que pasaron juntos. Pero no era la única. De hecho, de mis años en Madrid en la década de 1990, recuerdo frecuentar numerosos lugares en los que se le recordaba. Me quedó muy claro que Antonio vivió bien y dejó una gran huella entre los que lo conocieron.

En general, me encantan las historias de los relojes vintage. Es el motivo por el que contribuyo frecuentemente a esta categoría de artículos. Me gusta especialmente escribir sobre los mismos cuando la pieza permite establecer una conexión con la persona que llevó el reloj. Este Chronostop me lleva a pensar que Antonio y yo nos hubiésemos llevado muy bien. Al fin y al cabo, compartíamos la pasión por los relojes. Sé que me entendéis…

El reloj apareció en un cajón, como tantos otros relojes “heredados“. Aunque estaba protegido dentro de una bolsa para guardar joyas, un cajón es un sitio terrible para guardar los relojes. Así que id avisando a vuestros mayores.

Bueno, pasemos a ver el reloj en más detalle…

blank
Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

La seña “Genève” empezó a aparecer en los diales de los relojes de Omega a partir de 1953 (algunos citan que fue en 1952). Se cree que fue un intento de explotar los éxitos de Omega en las pruebas cronométricas del Observatorio de Ginebra en 1953.

Dicho esto, el éxito de la línea “profesional” de la casa Omega (Seamaster, Speedmaster y Railmaster) a finales de los años 50 hizo que la seña Genève quedara en un segundo plano, reservándose para modelos que representaban la “esencia de lo que era un Omega”. No se trataba de relojes diseñados para ir a las profundidades o al espacio, sino para ser llevados en el día a día: piezas simples en cajas finas y con diales limpios y altamente legibles, aunque con los mismos formidables movimientos que los otros relojes de Omega. El resultado se tradujo en interesantes diseños con grandes calibres, ofreciendo mucho valor hoy en día dado lo caliente que ha estado todo el segmento de mercado vintage. Hay relojes “Genève” para todos los gustos: más bien sobrios y elegantes si son de los años 50 y 60, pero más atrevidos a partir de entonces, incluyendo este Chronostop o los “Genève” de cuarzo de los años 80.

Según la propia Omega, esta referencia se produjo entre 1968 y 1970. El periodo de producción del calibre y el número de serie grabado en el mismo confirman esta datación.

Se conocen cuatro referencias básicas, empezando por la 145.009 de 1966, una versión también sin fecha, pero con el dial dispuesto como suele ser habitual.

Las referencias 146.009 y 146.010 meramente añaden una complicación de fecha, pasando a utilizar el calibre 920.

Curiosamente, también hubo una variante “Seamaster”, conocida como Chronostop Regatta y con la referencia 145.008. Podemos ver un fantástico ejemplar de 1967 de este reloj gracias al extraordinario trabajo de archivo y catalogación de Dan Henry en su sitio web timeline.watch.

blank
Fuente:
https://www.timeline.watch/watch/1967-omega-chronostop-regatta-ref-st-145-008-145-0008-2/

Cuatro aspectos distinguen este reloj.

En primer lugar, lleva una esfera “Driver Style”, básicamente un formato en el que las 12 h se presentan donde habitualmente esperaríamos ver las 3 h. Es decir, el dial está girado 90º a la derecha. El motivo de esta presentación es facilitar la lectura de la hora con el reloj en el bajo de la muñeca, por ejemplo, mientras conducimos.

Omega muestra la siguiente imagen en su archivo. Es de la referencia hermana 146.010, la versión con fechador a las 3 h, aunque la vemos a las 6 h por estar girada la esfera.

blank
Fuente:
https://www.omegawatches.com/es/watch-omega-geneve-chronostop-st-146-0010

En segundo lugar, vemos un tamaño vintage, típico de finales de los años 60 del siglo pasado. Aunque es pequeño para los cánones actuales, el reloj no lo veo mal en mi muñeca de 17,5 cm de circunferencia.

blank
Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

El reloj mide 35 mm de ancho (sin la corona) y 39 mm de largo (“lug-to-lug”, aunque por su formato “cojín” cuenta con unas “asas” mínimas). El ancho entre las asas es de 18 mm y su grosor es de 11 mm incluyendo la altura de su cristal acrílico biselado.

Lleva una corona estriada y firmada a las 3:45 h, aproximadamente, con un pulsador del cronómetro tipo hongo ubicado a las 2:15 h.

blank
Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

En tercer lugar, lleva el calibre 865, que es un movimiento cronográfico de carga manual monopulsante. Viene a ser un movimiento “simplificado”, derivado del 860 (a su vez, vinculado al Lemania 1872). Late a 21.600 alternancias (3 Hz), cuenta con 17 rubíes y ofrece una reserva de marcha de 40 horas.

Se trata de un calibre de altísima calidad que sigue rindiendo espectacularmente bien a pesar de la elevada edad del reloj y el escaso uso que ha visto en las últimas cuatro décadas. Al abrir el reloj me sorprendió lo impoluto que estaba el calibre.

blank
Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

Y al monitorizarlo en el crono comparador quedé boquiabierto. La media de su precisión en las cuatro posiciones básicas (dial arriba, dial abajo, corona arriba y corona abajo) es de +3 segundos/día, con una sanísima amplitud de casi 300º en las cuatro posiciones. A modo de ilustración, comparto el rendimiento (dial arriba) tomada desde la aplicación del móvil. Es muy similar a la mostrada en el crono comparador.

blank
Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

Normalmente aviso a los dueños de los relojes vintage que pasan por nuestras manos para reseñar que quizás debamos explicar que les hace falta un servicio. En este caso, me equivoqué. Me parece que este Chronostop no tendrá que ir al relojero en bastante tiempo.

La misión principal de este calibre es cronometrar hasta 60 segundos. El pulsador inicia la trotadora y una segunda pulsación lo para y resetea simultáneamente. Para entender su utilidad, simplemente imaginad que estáis al volante de un bólido cronometrando vuestra vuelta rápida en un circuito.

En cuarto lugar, la hora se presenta en formato dos agujas, aunque técnicamente podríamos sincronizar el arranque del cronógrafo con una señal de referencia y el reloj también nos indicaría los segundos, pero siempre a expensas de la reserva de marcha que en ese momento tenga el reloj.

La esfera gris mate es muy nítida. También he notado que da mucho juego, cambiando de tonalidad según la luz incidente.

Vemos que tiene dos partes distintas: un círculo central hundido y un segmento de cono truncado inclinado hacia arriba según se extiende hacia la periferia. En esta segunda parte están empotrados los índices aplicados, rodeados por un motivo “racing” en la parte exterior del dial. El bisel del cristal ocasionalmente distorsiona este anillo exterior.

Los índices están desplazados 90º hacia la derecha, es decir, el reloj marca las 12 h cuando está donde normalmente encontraríamos las 3 h. Obviamente, cuesta bastante leer la hora hasta que uno se acostumbra a esta disposición.

blank
Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

Las agujas principales blancas y negras son de tipo “lápiz”. Vemos material luminiscente (titrio) en su parte central, aunque ya no resplandece por el paso de los años. La trotadora es de color naranja en forma de estilete. A las “12 h” vemos el logotipo de la marca, también en naranja, sobre las impresiones “OMEGA” y “CHRONOSTROP”. A las “6 h” viene impresa la seña “Genève”. Finalmente, la impresión “T Swiss Made T” rodea el marcador de las “6 h”.

La trasera roscada es diáfana, con un círculo central cepillado y un borde inclinado pulido. Como se aprecia a continuación, la fina correa se asienta en el bajo de la caja, entre las pequeñas “asas”.

blank
Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

El reloj lleva su correa original de cuero, encajada en un cierre prensado que tiene la firma de la marca en su exterior y las especificaciones grabadas en el elemento intermedio.

  • blank
  • blank

Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

Este cierre, junto con el plexi, son quizás los únicos elementos del reloj que confirman los muchos años que tiene el reloj. Sobre el resto, sólo puedo afirmar que está en un fabuloso estado “original”.

La verdad sea dicha, el Géneve Chronostop Driver Dial me ha encantado. Es distinto, aunque quizás su “utilidad” sea excesivamente limitada, minando su popularidad. Pero, me encanta su look y su rendimiento es simplemente impresionante. El reloj me hace pensar que entre los Omega “Genève” podremos encontrar verdaderas joyas.

A título personal, reseñar este reloj me ha proporcionado la oportunidad de imaginar divertidas conversaciones sobre relojes con el suegro que nunca tuve. Además, creo sabía bastante del tema y que tenía muy buen gusto.

Ahora toca devolverlo. ¡Qué pena!

Pero antes de hacerlo, demos una vuelta al circuito con él.

blank
Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

6 comentarios en «Reseña Omega Genève Chronostop 145.010 “Driver Dial”»

  1. Muy curioso Adam pero es un reloj que nunca tendría. Si algo me molesta es ver la gente que lleva el reloj en la parte de abajo de la muñeca. Me da la impresión que cuando se apoyen en algún sitio o escribiendo en el ordenador por ejemplo lo rayaran. Es una manía mía, no tengo nada en contra de quien lo lleve así jajajajaja.
    Por otro lado me sorprende que ya Omega haya pensado en ese tipo de usuarios de llevar el reloj así. Entiendo que a lo mejor en aquella época era muy común.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

blank