Reseña Cronógrafo Lanco Setentero

@aviationwatchcollector

Hoy retomo el segmento vintage con la reseña de un hermoso cronógrafo de los años 70 de la desaparecida marca Lanco. Presentado en una caja de dimensiones modestas (38 mm), equipa el calibre Valjoux 7733 y está en un estado de conservación absolutamente estupendo.

Para la entrada de hoy he contado con la colaboración de dos compañeros aficionados: James Pool y Grahams Carrasco. El primero ha tenido a bien prestarme este atractivo cronógrafo para probarlo en mano y además poder fotografiarlo como se merece. El segundo de ellos ya había investigado la marca con anterioridad y ha tenido a bien compartir su notas con nosotros.

Pero primero de todo, veámoslo.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club

Langendorf Watch Company

Lanco es quizás la marca más conocida de la maison relojera suiza Langendorf Watch Company.

Langendorf fue fundada en 1873 por el coronel Johann Viktor Kottmann, adoptando la firma inicialmente el nombre de Kottmann Uhrenfabrik Langendorf SA.

Kottman había tenido éxito empresarial produciendo achicoria y productos de tabaco desde mediados del s. XIX. En 1873, tomó un rumbo muy distinto, reconvirtiendo una fábrica para producir ébauches para otras empresas relojeras.

Sin embargo, los comienzos de la empresa fueron difíciles, llegando a estar al borde de la quiebra en 1880. A mediados de ese año, el hijo de Johann, Karl Kottmann, asumió los mandos de la empresa. Karl atrajo especialistas del oeste de Suiza, consiguiendo cambiar la marcha de la empresa. Los pedidos empezaron a llegar y la producción se expandió con fuerza.

Bajo el liderazgo de Karl Kottmann se implementó una línea de producción racional y mecanizada.

Fuente: https://lonville.com/our-story/

Varias fuentes citan que en sus inicios la empresa sufrió debido a graves problemas de alcoholismo y absentismo entre los empleados. Quizás por ello, bajo la tutela de Karl Kottmann, la fábrica comenzó a organizar el alojamiento y la capacitación de sus trabajadores, ganándose la reputación de ser socialmente responsable. Construyó escuelas, sistemas de hidrantes y financió la instalación de alumbrado en la villa de Langendorf. La familia Kottmann también fundó una sociedad de trabajo comunitario que aun está activa.

A partir de 1887, la producción se expandió todavía más, independizándose la empresa de sus proveedores. En 1890, ni siquiera pasados 20 años tras su establecimiento, Langendorf se había convertido en uno de los mayores productores de relojes del mundo.

Desgraciadamente, también en 1890, Karl Kottmann murió. El director técnico de la planta, Lucien Tieche, se hizo cargo de la empresa y cambió su nombre a Langendorf Watch Company.

En 1902, Ernst Kottmann se convirtió en director de la empresa, manteniendo el cargo hasta 1942. Su hermano Rudolf Kottmann tomó las riendas tras él, hasta 1964, cuando falleció. Su hijo Hans Kottmann asumió el cargo en 1964, pero murió ese mismo año en un accidente.

A partir de entonces, Langendorf pasó a estar controlada por un comité familiar, pero seguramente debido a dificultades económicas, o mala gestión, decidió fusionarse con el conglomerado “Allgemeine Gesellschaft der Schweizerischen Uhrenindustrie AG” (ASUAG) en 1964. ASUAG, un holding suizo que unificó las marcas Omega y Tissot, fue establecida en los años 30 tras la Gran depresión. ASUAG, a su vez, fue absorbida por la “Société Suisse pour l’Industrie Horlogère SA” (SSIH) el año siguiente.

En 1983, tras otra macro fusión de la industria relojera suiza, SSIH fue absorbida por la Société de Microélectronique et d’Horlogerie (SMH), que adoptaría el nombre Swatch Group a partir de 1998.

En 1973, justo 100 años tras su establecimiento, la producción cesó en las instalaciones de Langendorf.

A partir de 1977, la fábrica fue reconvertida en un centro comercial. Durante unas obras de mejora en el año 2008, apareció este magnífico recordatorio de su propósito durante un siglo.

Dominio público.
Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Lanco2.jpg

Lanco

Durante su larga historia, la maison Langendorf Watch Company comercializó relojes bajo muchos nombres de marca.

Una de ellas, quizás la más conocida, fue “Lanco”, que es una abreviatura del nombre de la empresa tomando “Lan” de “Langendorf” y “co” de “Company”.

Este nombre de marca fue registrado originalmente en 1913, mientras que en 1927 se registró su primer logotipo.

De 1940, aproximadamente, se conoce material publicitario que muestra el amplio catalogo de finos relojes que ofrecía la marca.

Fuente: https://www.ecrater.com/filter.php?keywords=langendorf

La marca Lanco tuvo su momento álgido entre finales de los años 40 y mediados de los años 60, una época en la que fue cambiando su oferta hacia relojes más deportivos, en línea con los nuevos tiempos.

Fuente: https://www.ecrater.com/filter.php?keywords=langendorf

Ejemplares destacables son el Lanco-Matic que acabamos de ver en la estampa publicitaria, el “Flying Saucer” o el “Lanco-Fon”, un reloj de cuerda manual con función de alarma que se lanzó en la década de 1960. También de los años 60 es el Lanco Barracuda, un típico skin diver de la época.

En los difíciles años 70 se intentó revivir la marca, agregándose nuevas líneas de productos. De algún modo, Lanco se convirtió en una marca con espacio para la innovación y la experimentación, incluso con relojes “digitales”, dentro del conglomerado SSIH.

Muchos de los relojes de la década de los 70 eran de un tamaño relativamente grande para su época y esto los hace muy buscados en la actualidad. Relojes de este periodo, como el “Club 77” o el “Jump Hour”, siguen siendo bastante populares. En este periodo también se produjo un reloj Lanco con el movimiento futurista Tissot Astrolon (calibre 2250) de plástico, un movimiento que se anticipó por muchos años a los relojes de la marca Swatch.

Un tanto de lo mismo pasó con sus cronógrafos, que desde 1973 utilizaron varios movimientos de otros proveedores como Valjoux o Angelus, como nuestro protagonista de hoy.

A partir de 1998, el distribuidor sudafricano Bacher & Co. produjo nuevos relojes de la marca Lanco bajo licencia del Swatch Group, aunque en la actualidad no aparece ninguno en su sitio web, ni siquiera la marca. Por ello asumimos que esta actividad cesó hace algún tiempo. Por tanto, debemos considerar la marca Lanco como desaparecida, al igual que muchas otras, por la crisis del cuarzo.

El Reloj

Tras esta introducción, podemos más o menos ubicar este reloj en la década de los años 70, periodo cuando la marca Lanco gozaba de cierta libertad para dar rienda suelta a su creatividad, un aspecto que creo es muy apreciable en este reloj.

No contamos con suficiente información para identificar el modelo con precisión. Por un lado, la esfera, donde habitualmente Lanco mostraba el modelo, sólo cita “SWISS” bajo el logotipo. Por otro lado, la trasera identifica la caja como del tipo “91010”.

Como era típico en la época, la caja es de latón cromado con un fondo ciego atornillado de acero inoxidable. Además de anti magnético, el reloj es “water resistant”, aunque no lo deberíamos poner a prueba en este caso, ni con ningún reloj vintage.

La caja es de tipo cojín, con asas cortas y anchas. El acabado es íntegramente cepillado, con la excepción del bajo de la caja, la corona y los pulsadores que son pulidos. La corona tiene un acabado acanalado para facilitar su manipulación y los pulsadores son de tipo hongo.

Las dimensiones del reloj son claramente “retro”. Mide 38 mm de diámetro por 13 mm de grosor. Su longitud es de 46 mm, una medida muy comedida y por tanto apta para muchos tamaños de muñeca. Entre asas observamos 20 mm, una medida que veo muy acorde con la forma y las proporciones del reloj, además de muy actual.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club

La nítida esfera es tipo panda. El fondo es plateado con efecto rayos de sol, aparentando ser entre blanco y crema dependiendo de la luz. Los subdiales son negros, aunque parecen ser azul marino muy oscuro. Son muy detallados, contando con surcos concéntricos e índices impresos en blanco. La subesfera de las 3 h es la del totalizador del cronógrafo (45 minutos) y la de las 9 h muestra el segundero permanente.

Las agujas de las horas y los minutos son de tipo bastón con una pequeña aplicación de tritio. Los marcadores de las horas son aplicados, también con material luminiscente. Los de las 12 h y las 6 h son de mayor envergadura a modo de orientación. Están rodeados por una pista de minutos/segundos. La trotadora roja del cronógrafo es muy destacable. Las impresiones en el dial son mínimas: “LANCO” y “SWISS” a las 12 h y “17 RUBIS” e “INCABLOCK” a las 6 h. También incluye “T SWISS MADE T” bajo el marcador de las 6 h.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club

El conjunto ofrece un “look” extraordinariamente contemporáneo, a mi ver. Un tanto de lo mismo se podría decir sobre el fino bisel que la rodea. Es de fricción y el inserto lleva escala de inmersión.

A pesar de esta imagen tan actual, el cálido plexi abombado le aporta un indudable toque retro. A esto ayuda que el plexi presente claras señales de uso.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club

Sorprende bastante que el tritio todavía resplandezca. Dicho esto, el resplandor es escaso como podemos ver a continuación.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club

Obviamente no puedo asegurar que el inserto del bisel de este reloj sea el original. Dicho esto, sé que se vendieron relojes de este tipo con estos biseles por otros modelos que he encontrado durante mi investigación, en concreto este “Lanco” con marcas de Hamilton en el interior de la trasera que muestro a continuación. Si observáis con atención, se aprecia que el marcador de orientación circular a las 12 h en el bisel de este reloj difiere del triángulo invertido que vemos en nuestro protagonista. Este Lanco/Hamilton también cuenta con marcadores cada minuto en el bisel, mientras que en el reloj reseñado sólo llegan el minuto 20.

He podido encontrado un ejemplar vendido en subasta en el 2019 que es prácticamente igual a nuestro protagonista. Las únicas diferencias notables son las marcaciones del totalizador de los minutos del cronógrafo (a las 3 h) y el logotipo a las 12 h.

Fuente: https://online.auktionsverket.se/1903/623582-lanco-mens-watch-/?fr=la

También he encontrado un ejemplar de Lanco en este tipo de caja que porta un curioso bisel que combina marcadores de inmersión con otros adicionales característicos de reloj “Worldtimer”.

Fuente:
https://www.lot-art.com/auction-lots/Lanco-Chronograph-VJ7733-Men-1970-1979/37201609-lanco_chronograph_vj7733_men-20.5.20-catawiki

El reloj equipa el calibre Valjoux 7733, un movimiento cronográfico de carga manual. Según Ranfft, estuvo en producción entre 1969 y 1978, confirmando la datación del reloj. Fue un calibre muy popular, produciéndose algo menos de dos millones de unidades de todas sus variantes en ese periodo de tiempo.

El calibre 7733 es de hecho un derivado del 7731, a su vez una modificación del Venus 188 que fue introducido por primera vez en 1948. Por tanto, se trata de un robusto y económico calibre cronográfico de levas que definitivamente ha pasado la prueba del tiempo.

Si queréis saber más acerca de este calibre os recomiendo encarecidamente la deconstrucción publicada por The Naked Watchmaker del Valjoux 7734, la versión con fecha.

Fuente: https://www.thenakedwatchmaker.com/valjoux-7734/

Cuenta con 17 rubíes y antichoque Incablock, oscila a 18.000 vph (2,5 Hz) y ofrece una reserva de marcha de 45 horas. Desafortunadamente, no ofrece parada de segundero, aunque con un buen nivel de carga la segundera se para aplicando ligera presión en la corona en sentido antihorario.

La experiencia de puesta es muy agradable. En la siguiente imagen lo podéis ver en la muñeca de James de 17,5 cm de circunferencia, del mismo tamaño que la mía. Estoy convencido que sus medidas permitirían llevarlo fácilmente en muñecas considerablemente más pequeñas. Además, cabe recordar que estos tamaños están volviendo a ser populares.

Fuente: https://www.instagram.com/pool9552/

Para orientaros sobre el precio de una pieza de estas características tenemos la subasta citada anteriormente, que se concluyó en marzo del 2019 por un precio de €462, a lo que habría que sumar las tasas de la subasta que suelen rondar el 30% (del IVA y la comisión del subastador). Es decir, piezas así se podían conseguir hace un par de años por unos €600, a lo que cabría añadir el coste de un servicio dependiendo de su condición mecánica.

Este reloj es muy atractivo, siendo encantadora la combinación de características vintage con un “look” actual.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club

Creo que es un gran exponente de las oportunidades que ofrece el segmento vintage. Nos permite adquirir vistosos relojes en buen estado a precios muy razonables, en mi opinión. Ya lo sé, también se han disparado los precios de este segmento del mercado, pero con ganas y paciencia sigue siendo posible encontrar relojes muy atractivos. Además, como siempre digo cuando tengo oportunidad de cubrir el segmento, los relojes vintage proporcionan a los aficionados una oportunidad para ayudar a conservar estas increíbles piezas, una forma de devolverle algo a esta hermosa afición.

4 comentarios en «Reseña Cronógrafo Lanco Setentero»

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.