Tissot Chrono XL Classic: Restauración De Otro Hallazgo En Una Casa de Empeños

@arthurggonzaleswtcot

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Art.jpg

Nota del editor:

El contenido de esta entrada proviene de un compañero aficionado a los relojes, Arthur G. Gonzales, afincado en Texas y administrador del grupo de Facebook Watches, The Collection of Time (WTCOT).

Esta entrada es una versión editada, traducida y ampliada de contenidos publicados el 25/07/2020 en Watches, The Collection of Time (WTCOT).

Se reproduce con su permiso.

Como bien sabéis no es ningún secreto que soy un adicto a las casas de empeño. Disfruto haciendo la ronda los fines de semana e incluso hasta algunos días laborales. De hecho, intento organizarme para poder visitarlas una o dos veces a la semana como mínimo.

La semana pasada, junto con algunas otras piezas, encontré un reloj, el que ahora os presento, en el apartado de menos de $50.

Estaba emocionado porque se trataba de una de mis marcas favoritas.

De hecho, la caza de relojes es como cualquier otra caza; acechas, esperas, ojeas, te emocionas y si puedes cobras las piezas.

También es similar a ir a un anticuario, a una librería de libros antiguos o a una tienda de ropas de segunda mano. Encuentras un secreter desvencijado, en una esquina, en cerezo, del siglo XVIII y cubierto de polvo o avistas una primera edición de “Los tres mosqueteros” debajo de revistas dominicales o pasas la mano por el perchero y te detienes cuando crees que has visto o notado el tacto de un suéter de angora de excelente calidad.

Pues lo mismo con los relojes. Revuelves el contenido del contenedor, entre suciedad, grasa, mugre y más mugre, alguna pieza suelta, marcas y rasguños; si tienes suerte, algo emerge. Tal fue el caso con este moderno reloj suizo, un Tissot Chrono XL Classic de referencia T116.617.11.057.01.

Os muestro a continuación el estado en que se encontraba cuando lo adquirí.

Volviendo al tema, la caza siempre es divertida, incluso cuando no cazas.

Os comento mi técnica, por llamarlo de algún modo.

Lo primero que miro es el cristal de zafiro/mineral y si pasa la prueba de marcas profundos o grietas, entonces avanzamos… Si es un cristal acrílico no me preocupo demasiado, ya que es reparable si no está agrietado.

Luego verifico el movimiento para asegurarme de que funciona correctamente y que todas las funciones de la corona (y pulsadores en este caso) estén operativas; sólo tras estas pruebas es posible que estemos frente a una ganga.

No me gusta gastar innecesariamente en piezas de repuesto si no tengo que hacerlo, especialmente cuando hablamos de un reloj de esta naturaleza, y presupuesto, un reloj de “baratillo”.

En cuanto a las imperfecciones cosméticas, todas pueden restaurarse, así que no me concentro en esos aspectos. Me gusta asegurarme de que todos, o la mayoría, de los eslabones del brazalete estén presentes, que no estén dañados y que sean originales al reloj. Si es una correa de cuero, me aseguro de que esté en un estado lo suficientemente decente como para reacondicionar.

En este caso, este Tissot pasó todas las pruebas críticas: buen cristal, funcionalidad completa, un buen estado general y el brazalete completo.

Así que pagué el reloj y me marché feliz. A pesar de estar realmente muy sucio, grasiento y desgastado, el Tissot parecía tener mucho potencial.

Llegué a casa y enseguida lo desmonté íntegramente.

Las herramientas necesarias para este proyecto, como ya sabréis por otros artículos, son básicamente algunas herramientas de joyería, papel de lija de diferente gramaje seco y húmedo, mi Dremel, pulidor de metal y muchas ganas de trastear. Bueno todo eso y una desinfección previa seria y completa.

Una semana después y, en mi humilde opinión, el proyecto de restauración de este Tissot es para enmarcar.

Os muestro el resultado a continuación y lo comprobáis vosotros mismos.

Para acabar y como no las había citado antes, os indico las especificaciones de esta pieza.

• Caja y brazalete: acero inoxidable.
• Dimensiones de la caja: 45 mm sin corona, 11 mm de grosor y 22 mm entre asas.
• Cristal: zafiro.
• Dial: gris con tres subesferas y números arábigos blancos.
• Movimiento: ETA calibre G10.212 con funciones de fecha, hora, minutos, segundos y cronógrafo.
• Resistente al agua: 100 m.
• PVP en España: €355.

ENTRADAS RELACIONADAS

3 comentarios sobre «Tissot Chrono XL Classic: Restauración De Otro Hallazgo En Una Casa de Empeños»

  1. Muchas gracias Arthur, me ha gustado mucho. Tanto la caza como la restauración

    Saludos

  2. Muy buen trabajo Arthur. a veces la caza es más emocionante en si misma que cobrar la pieza. Un día tuve la suerte de encontrar toda la trilogía de los mosqueteros de Dumas en su primera edición. solo tuve que encuadernar “el Vizconde de Bragelonne” y afortunadamente no faltaba ningún capítulo!!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.