Reseña Vertex M100: El Nuevo Dirty Dozen

@josealaniz

Nota del editor:

El contenido de esta entrada proviene de un compañero aficionado a los relojes, José Alaníz, afincado en Monterrey, México. Es uno de los administradores del grupo de Facebook RELOJEROS.

Reproducimos con permiso una versión editada y ampliada de contenidos publicados el 20/12/2020 en RELOJEROS.

Hoy os presento el Vertex M100, un reloj que homenajea el Vertex W.W.W (Watch. Wrist. Waterproof.) de dotación de 1944, uno de los conocidos como “Dirty Dozen”. Esta reedición cuenta con una caja de 40 mm de acero inoxidable, esfera negra, números arábigos luminiscentes y un pequeño segundero a las 6 h. Lo impulsa un calibre ETA 7001 de carga manual personalizado. El reloj está equipado con un zafiro biselado, tiene un fondo ciego y ofrece 100 m de resistencia al agua.

Como suele ser habitual en mis publicaciones, primero introduciré la marca, luego examinaré el reloj en detalle y concluiré con mi evaluación.

En esta ocasión también he incluido al final un breve resumen de los denominados “Dirty Dozen“, los relojes W.W.W. encargados por el Ministerio de Defensa británico (MoD) para sus tropas durante la Segunda Guerra Mundial, suministrados por las marcas Buren, Cyma, Eterna, Grana, Jaeger-LeCoultre, Lemania, Longines, IWC, Omega, Record, Timor y por supuesto Vertex.

Pero antes de entrar en la presentación del mismo os muestro una imagen de esta marcial belleza.

La Marca

Vertex tiene sus orígenes en 1916, cuando la fundó Claude Lyons. Un relojero experimentado, 10 años antes había fundado Dreadnaught Watches, especializada en el montaje de calibres suizos en cajas británicas que comercializaba en el mercado local.

Durante su época de mayor auge fue un fabricante de cierto peso en el Reino Unido, llegando incluso a ser el distribuidor de Movado.

Dicho esto, la marca realmente es conocida por haber producido relojes según la especificación W.W.W. (Wrist. Watch. Waterproof.) para las tropas británicas durante la Segunda Guerra Mundial, junto con otros 11 fabricantes, los afamados “Dirty Dozen” (sobre los que podéis ver una descripción más completa al final de la entrada).

El fabricante continuó produciendo relojes hasta 1972, cuando debido a la crisis del cuarzo decidió cerrar sus puertas.

No fue hasta el año 2016, cuando el bisnieto de Claude Lyons, Don Cochraine, se decidió por volver a lanzar la compañía, anunciado el modelo que veremos hoy, el M100. Una reedición/actualización del W.W.W. utilizado durante la Segunda Guerra Mundial.

Actualmente la marca ofrece dos líneas de relojes que vende directamente al público.

La primera línea es la M, con tres modelos: el M100 objeto de esta reseña, el M100B acabado en DLC negro, aunque está agotado, y el Bronze 75, una serie limitada a 150 unidades presentado en caja de bronce.

Fuente: https://vertex-watches.com/collections/the-m100-series

La segunda línea es la MP45, un cronógrafo mono pulsante con calibre automático o manual que reedita un reloj comisionado en 1945 pero que nunca llegó a producirse. Comisionado como “Cronógrafo de Ordenanza” en caja asimétrica, fue desarrollado por la marca suiza Lemania. Sin embargo, el cerrajón económico tras la Segunda Guerra Mundial supuso que nunca se llegó a suministrar. Vertex ofrece ocho modelos del MP45, cuatro de ellos en series limitadas.

Fuente: https://vertex-watches.com/collections/the-mp45-series

El Reloj

Ahora sí, vamos con el reloj.

El Vertex M100 viene dentro de un auténtico estuche de Pelican, un productor de cajas de muy alta calidad y resistencia, comúnmente usadas para transportar armas, cámaras u otros artículos valiosos. Son resistentes al agua y al polvo, además de estar preparadas para resistir golpes. La caja Pelican contiene espuma para asegurar el reloj, ranuras donde vienen las correas, un manual y la documentación personalizada, con el número de serie y el nombre del nuevo dueño. Imagino que la espuma puede ser retirada, o intercambiada por otra, para reutilizar la caja para transportar otros objetos de valor con seguridad.

Una vez abierto el estuche, el reloj transmite una clara imagen militar. Dada la herencia e inspiración de este reloj, esto no es de extrañar. Nada más verlo, se aprecia que es un reloj para el campo de batalla, que aguantará todo tipo de inclemencias y malos tratos sin dar problema alguno, o eso esperamos.

Su caja de acero inoxidable 316L mide 40 mm de diámetro, tamaño algo mayor que el modelo original (35 mm) y más adaptado a los cánones actuales. Aparenta ser gruesa y fornida, a pesar de sólo contar con 10 mm de grosor. Su longitud (“lug-to-lug”) es de 47 mm y tiene 20 mm entre asas. El acabado del acero es cepillado, dándole un claro toque vintage-militar.

El reloj lleva un cristal de zafiro biselado con abovedado doble y tratamiento antirreflejos, por lo que resistirá bien las rayaduras.

El fondo ciego es atornillado. Lleva el nombre de la marca en relieve, además de las especificaciones grabadas en un anillo periférico.

El reloj ofrece 100 m de resistencia al agua. Es decir, es un reloj altamente resistente al agua por lo que aguantará bien la lluvia, una ducha o un chapuzón en el mar o la piscina, pero sin llegar a ser un reloj para bucear.

La esfera luce la marca “Vertex”, el característico Broad Arrow de los relojes de dotación británicos y en la parte inferior, debajo del “small seconds”, el preceptivo “Swiss Made”.

Todo ello sobre un dial de color negro mate con números arábigos luminiscentes de gran envergadura. Los números “5” y el “7” están entrecortados para dar cabida al pequeño segundero a las 6 h, mientras que el número “6” está ausente. La esfera está rodeada por un “chemin de fer” para marcar los minutos. Incluye índices de hora circulares luminiscentes cada cinco minutos y de tipo bastón en los cuartos. El marcador de las 12 h está rodeado de dos puntos rojos a modo de orientación.

Las agujas luminiscentes están enmarcadas con un acabado pulido y destacan mucho.

Todos estos elementos facilitan mucho la lectura de la hora por el gran contraste y el tamaño de los números.

Las agujas, los números y los índices tienen gran luminosidad, una característica destacable de este reloj y del diseño W.W.W. que lo inspira. El material luminiscente empleado es Super-LumiNova, aplicado generosamente. Proporciona un gran lumen, además de cargarse rápidamente y ser duradero. La lectura de este reloj con escasa luz es sencilla y la presentación “nocturna” muy bonita, a mi ver. Creo que es un elemento que añade al espíritu militar de la pieza.

El calibre que monta el M100 es el ETA/Peseux 7001. Es un calibre de carga manual suizo, en producción desde 1971. Su atributo más notable es su escaso grosor de 2,5 mm. Oscila a 21.600 vph (3 Hz), cuenta con 17 rubíes y ofrece una reserva de marcha de 42 horas. Aunque no se puede apreciar en este caso por el fondo ciego, el movimiento está personalizado con acabados en rodio además de estar decorado con Côtes de Genève. Mi ejemplar es muy preciso, por lo que asumo los calibres empleados son del grado más alto.

El pequeño segundero a las 6 h es destacable en este calibre al igual que lo es la falta de parada de segundero. Este último aspecto puede no gustar a algunos y para los puristas puede ser “trágico” ya que es una característica fundamental en los relojes dotación, aunque el estándar W.W.W. no requería esta característica. Entiendo que la parada del segundero se. incorporó a los estándares del Ministerio de Defensa británico (MoD) en 1946. He de confesar que particularmente me irrita algo, aunque no lo suficiente para desdeñar el reloj.

Fuente: https://calibercorner.com/eta-caliber-7001/

El reloj viene con una correa NATO de serie de color verde grisáceo, de muy alta calidad, manteniendo el aspecto militar. Los pasadores son de ajuste rápido, facilitando el cambio correas. El reloj incluye una segunda correa de piel negra, también de muy buena calidad. Ambas llevan hebillas firmadas y son muy cómodas. Con la correa de piel, el reloj es más versátil, llegando a ser un reloj de aspecto casual y hasta apropiado en situaciones informales en el trabajo (el denominado “business casual”).

Con la NATO, el reloj obtiene un aspecto militar más puro, casi al nivel de “póntelo, empuña tu rifle y ve a luchar contra los alemanes” o “póntelo, súbete al avión y defiende Londres”. En mi caso, Vertex añadió dos correas NATO adicionales.

Evaluación

Esta pieza la adquirí en marzo del 2020.

Pedí que me la enviaran a un apartado de correos del que dispongo en EE. UU. Sin embargo, debido a la pandemia no pude ir por él y hasta mediados de diciembre no he podido tenerlo en mis manos. Es por ello un reloj que esperaba con ansia, por lo que estoy muy feliz de al fin tenerlo.

Este reloj no puede ser comprado así como así, es necesario tener un reloj vintage de Vertex, haber sido militar, o tener un código de invitación para así poder acceder a la web y adquirir esta pieza (por favor, no me preguntéis como conseguí mi código).

El reloj me costó £2.083 (€2.316 al tipo de cambio actual). En la actualidad se ofrece por £2.500 (€2.780). En resumen, es un reloj caro, no hay forma de negarlo. Dicho esto, siento que la calidad del mismo, así como toda la historia tras él, justifican el precio. Este cálculo es muy personal y lo tendréis que valorar vosotros mismos.

El reloj tiene unas dimensiones realmente versátiles, ajustándose perfectamente a la muñeca, pero mejor verlo puesto.

Importante reseñar que siempre he sido un gran admirador de los relojes militares, por lo que considero esta pieza es una gran incorporación a mi colección.

A pesar del largo tránsito, la experiencia de compra con Vertex fue muy buena. La marca atiende muy bien a sus clientes. Como ejemplo, con el reloj recibí una carta firmada invitándome a Londres a conocer las instalaciones y a otros entusiastas, para tomar té y conversar sobre el tema. Iré preparando mi pasaporte…

A mi parecer, el M100 es un gran reloj militar. Un producto premium tremendamente bien realizado. Aunque actualizado, es un reloj inspirado en aquellos años y fabricando por un productor original de los “Dirty Dozen”. Si os gustan los relojes militares con historia de la Segunda Guerra Mundial, no dudo en recomendároslo.

Para terminar este segmento, debo citar que existen otras opciones en el mercado, como los homenajes mucho más económicos de terceras marcas o la reciente reedición de Timor (podéis ver los detalles más abajo).

Dirty Dozen

Repetimos para vuestra comodidad contenidos relevantes de la entrada Dirty Dozen: Reinterpretaciones y Reediciones.

La guía definitiva sobre los Dirty Dozen la encontraréis en esta entrada de A Collected Man, que incluye una serie de imágenes que se repiten por toda la web cuando sale este tema. Como muestra esta impresionante foto con un ejemplar de cada fabricante, que confío genere envidia sana por parte de cualquier coleccionista de este tipo de relojes.

Fuente: https://www.acollectedman.com/blogs/journal/59621443-the-story-of-the-dirty-dozen-the-first-wristwatches-specially-commissioned-for-the-british-army

Durante la Segunda Guerra Mundial, todos los países necesitaban relojes robustos y fiables para su personal militar. Los estadounidenses tenían sus relojes A-11. Los B-Uhr se hicieron para la Luftwaffe alemana, los relojes Seikosha para las tropas japoneses y finalmente los relojes W.W.W. (Watch. Wrist. Waterproof.) fueron encargados por el Ministerio de Defensa británico (MoD). Estos últimos son más comúnmente conocidos como los “Dirty Dozen”, nombre adoptado por los coleccionistas del largometraje con el mismo título de 1967.

Fuente: https://www.amazon.com/Dirty-Dozen-POSTER-Movie-Inches/dp/B00KK6G0OO

En pleno conflicto bélico, las fábricas británicas de relojes estaban ocupadas con la fabricación de instrumentación, municiones y armas. Por ello, se enviaron oficiales de requisición a Suiza para encontrar empresas que pudieran cumplir con el pedido. Debido a los rigores de la vida militar y de la contienda en sí, se fijaron especificaciones muy estrictas y al final se seleccionaron doce empresas para suministrar las piezas: Buren, Cyma, Eterna, Grana, Jaeger-LeCoultre, Lemania, Longines, IWC, Omega, Record, Timor y Vertex.

Las especificaciones del MoD eran exactamente las que cabría esperar para un reloj militar: resistencia al agua, luminoso, regulado a nivel de cronómetro y con una caja resistente. La esfera debía ser negra, con números arábigos, “chemin de fer” para los minutos y “small seconds” para maximizar la legibilidad. Todos los relojes se entregaron en 1945 equipados con correa de piel de cerdo o de lona. Los relojes seleccionados medían entre 35 mm y 38 mm de diámetro y tenían cajas de acero inoxidable o cromadas. Las características detalladas de cada modelo las podéis consultar en esta tabla publicada por HODINKEE en un artículo de julio del 2016.

Los relojes venían presentados en modestas cajas de cartón de las que desafortunadamente quedan muy pocas, ya que las tropas solían deshacerse de ellas nada más recibir los relojes. Por ello, los ejemplares con caja son especialmente apreciados y cotizados.

Fuente: https://www.acollectedman.com/blogs/journal/59621443-the-story-of-the-dirty-dozen-the-first-wristwatches-specially-commissioned-for-the-british-army

Según la fuente más citada (German & British Military Timepieces Vol I & II de Konrad Knirim), se estima que se produjeron 145.000 unidades en total. Muchas de estas piezas fueron decomisadas y destruidas durante la década de 1970, debido a la presencia de Radio-226 en el material luminiscente.

Grana fabricó el menor número de unidades (se estima un total de 1.000-1.500). Esto explica lo difícil que es encontrar uno de estos ejemplares y por ello completar la colección. Por otro lado, Omega y Record fabricaron el mayor número de ellos (aproximadamente 25.000 unidades cada uno). Cyma (20.000 unidades) y Vertex (15.000 unidades) también fueron productores importantes. El modelo de Longines (8.000 unidades) es altamente coleccionable ya que sus 38 mm de diámetro lo hacen el más “contemporáneo” de todos. El modelo de IWC (5.000 unidades) también es especialmente apreciado por los aficionados. Este último se distingue por utilizar el que es considerado el mejor calibre de todos. También es única la trasera a presión que lleva y la instalación de un cristal convencional. Todos los demás fabricantes usaron traseras atornilladas e instalaron los cristales con un anillo de retención (bisel) atornillado.

Aquí podemos admirar otra impresionante colección completa de Mike Mullaney.

Fuente: https://www.mikemullaney.co.uk/

Avancemos rápido hasta el siglo XXI… Hoy en día, estos relojes militares todavía son muy buscados por los coleccionistas, y muy cotizados, independientemente de la condición del reloj o la necesidad de un servicio. Como podréis imaginar, debido a las condiciones extremas a las que fueron sometidos, muy pocos ejemplares han sobrevivido hasta hoy en su estado original.

Es por todo esto que las nuevas reinterpretaciones (que no dejan de ser homenajes contemporáneos) y las reediciones tienen una gran aceptación. Entre homenajes contemporáneos encontramos el Gavox Spitfire con calibre de cuarzo (€210) o el ya agotado A12 Dirty Dozen Swiss Automatic de Vaer Adventure ($899 o €740 más envío y tasas). Entre las reediciones, aparte de este modelo de Vertex, destaca el Timor Heritage Field (£910 o €1.025) equipado con calibre Sellita manual o automático, aunque sólo se ofrece en cantidades limitadas. El Heritage Field es sumamente fiel al original. Tiene un diámetro de 36,5 mm, un grosor de 11 mm, una longitud (“lug-to-lug”) de 45,5 mm y 18 mm entre asas.

Para terminar, os muestro estas tres opciones.

2 comentarios en «Reseña Vertex M100: El Nuevo Dirty Dozen»

  1. Muchas gracias un reloj muy interesante y bien ejecutado.
    Perfecto para el día a día, aunque si se considera a afectos de colección y viendo el precio del mismo, en mi opinión es más interesante ir a por un original, repito sólo a efectos de colección.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.