Saltar al contenido

Jaeger-LeCoultre Reverso Day-Night

@aviation_watch

Hoy tengo el placer de reseñar un Jaeger-LeCoultre Reverso Day-Night (Ref. 270.85.4).

Este modelo equipa el calibre manufactura JLC 854, lanzado en 1994. El reloj no va acompañado de “papeles”, pero entiendo es de los primeros años de producción, así que estimo que es de mediados de los 90.

La pieza está en un fabuloso estado de conservación considerando su edad, posiblemente por haber sido utilizado en contadas ocasiones especiales a lo largo de sus considerables años de vida.

La versión de dos caras de la colección actual es el Reverso Classic “Duoface Small Seconds” y aunque ha variado ligeramente la estética de la esfera con el paso de los años, veréis más abajo que las funciones de esta pieza y el modelo actual son idénticas.

En primer lugar, veamos las dos caras de este reloj tan admirado por los coleccionistas.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La Historia

La historia del Reverso es bien conocida, pero no quiero desaprovechar la ocasión para resumirla de nuevo.

El Reverso nació en respuesta a un reto.

En 1930, el empresario suizo César de Trey asistía a un partido de polo en la India jugado por oficiales del ejército británico estacionados allí. Según la leyenda, después del partido, un oficial con un reloj roto se acercó a él y lo desafió a crear un reloj que pudiera utilizarse para practicar este deporte.

blank
Fuente:
https://www.jaeger-lecoultre.com/eu-es/jaeger-lecoultre-reverso-history

A de Trey se le ocurrió la idea de crear una caja que pudiera girarse, concepto que propuso a su buen amigo Jacques-David LeCoultre para que la fabricase. La pareja, a su vez, contrató a René-Alfred Chauvot para que la diseñara. Y así nació el Reverso, cuya caja se registró el 4 de marzo de 1931 en Ia oficina de patentes de Paris.

blank
Fuente: Dominio público.

Los socios confiaban tanto en el diseño que compraron el diseño de Rene-Alfred Chavot en julio de 1931, registrando el nombre “Reverso” en noviembre del mismo año. Los primeros relojes se empezaron a comercializar en menos de nueve meses tras la presentación de Ia solicitud de la patente.

blank
Fuente:
https://www.jaeger-lecoultre.com/eu-es/jaeger-lecoultre-reverso-history

Mas allá de la “misión” original del reloj, se cree que también contribuyó a su éxito inicial que llegara en el apogeo de la lujosa era Art Déco. De hecho, quizás represente la estética de esa época a la perfección.

Resultó ser un reloj muy popular, recibiendo muy buena acogida mucho más allá del reducido nicho de mercado que representaba el polo. A ello contribuyeron el buen márquetin de la marca, junto a la originalidad y estética del reloj.

blank
Fuente: Dominio público,

Pero hay otro factor que no debemos olvidar. Su trasera diáfana, una vez girada la esfera, representa una especie de lienzo en blanco, permitiendo a sus dueños personalizar el reloj. Uno de los ejemplos más conocidos de este fenómeno sería el ejemplar de 1937 del Edward VIII, Duke de Windsor en aquel entonces, pero previamente el monarca británico antes de abdicar por amor. No cabe duda de que la trasera da rienda suelta a la creatividad.

blank
Fuente:
https://www.telegraph.co.uk/luxury/jewellery/charting-history-jaeger-lecoultre-reverso/1937-reverso-edward-viii-engraving/

Esta faceta del reloj sigue siendo enormemente popular, ofreciendo la propia marca un servicio de grabado cuando se compra uno de sus relojes. Además, hay muchas casas especializadas que también se dedican a ello.

blank
Fuente:
https://www.jaeger-lecoultre.com/eu-es/jaeger-lecoultre-reverso-history

Evidentemente el Reverso nació para darle la vuelta al reloj y proteger el lado del cristal. Pero con el paso de los años el “lienzo” que ofrecía la trasera adquirió otro rol, el de un segundo reloj. De hecho, el Reverso Duo (o la versió Duetto que es más pequeña) está entre las iteraciones más populares del Reverso jamás fabricadas.

El año pasado, JLC llevó al extremo esta faceta “multi reloj” del Reverso con el lanzamiento de la serie limitada (a 10 unidades) Hybris Mechanica Calibre 185. Es el Reverso más complejo de la marca con cuatro carátulas funcionales, incluyendo 11 complicaciones, algunas de las astronómicas siendo pioneras en un reloj de pulsera.

blank
Fuente:
https://press.jaeger-lecoultre.com/jaeger-lecoultre-unfolds-infinity-in-four-chapters-with-the-reverso-hybris-mechanica-calibre-185/

La colección permanente actual incluye 40 referencias distintas del Reverso, desde pequeños modelos de cuarzo de señora hasta modelos de considerable tamaño equipados con calibres automáticos, aunque el Reverso tradicional suele equipar un calibre mecánico de cuerda manual.

Todas estas referencias siguen siendo fieles al elegante diseño original de 1931, caracterizado por la limpia caja rectangular giratoria, los exclusivos gallones horizontales y las sutiles asas que parecen fluir hacia las atractivas correas que suelen adornan estos relojes.

Aunque el Reverso puede aparentar, por lo menos superficialmente, ser todo estética, la realidad es que ningún rival ha conseguido mejorar el diseño de la caja giratoria en los más de 90 años de historia de este reloj. Esta longevidad es un detalle sumamente destacable, creo. Unido a la posibilidad de contar con un reloj reversible, pienso que el Reverso es merecedor de toda la atención que recibe.

El Reloj

El Reverso Day-Night se presenta en una caja de acero inoxidable que mide 25,5 de ancho por 42,9 de largo. Su grosor es de apenas 9 mm. Son dimensiones a priori pequeñas, acordes con las de un reloj de vestir o para ocasiones formales. Dicho esto, el tamaño del reloj sorprende una vez puesto en la muñeca.

A continuación os muestro algunos de los detalles de la caja.

  • blank
  • blank
  • blank
  • blank

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

A pesar de que nuestra “imagen mental” del Reverso es la de un reloj rectangular, en vivo es un espectáculo de curvas, acentuadas por el acabado íntegramente pulido. La única salvedad son los surcos hundidos en los gallones horizontales que vemos arriba y abajo de la esfera, que están cepillados. La trasera de verdad, que podréis ver más abajo, también está cepillada.

A primera vista, nada hace indicar que estamos ante un reloj giratorio, o de hecho reversible en este caso. Las tolerancias son muy precisas. Los únicos huecos, necesarios para que pueda girar con suficiente holgura, también son mínimos. Además, están ubicados en la parte trasera del reloj, fuera de nuestra vista.

El reloj se gira empujando el lateral diáfano. Apenas hace falta desplazarlo 5 mm para poder voltearlo. Es meramente cuestión de liberar las bolas con resorte que se observan en una de las imágenes del anterior carrusel. Una vez volteado, se coloca en posición plana la nueva cara del reloj y se desliza hasta quedar asegurada, en este caso empujando el lateral que incluye la corona y el pulsador del segundo huso horario.

  • blank
  • blank
  • blank
  • blank

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

La corona es de modesto tamaño y a presión. Viene debidamente firmada. Al ser un reloj con calibre de cuerda manual, deberemos usarla con frecuencia. Su pequeño tamaño puede resultar extraño si estamos acostumbrados a relojes más utilitarios, que suele ser lo habitual entre los coleccionistas. La otra sorpresa es lo suave que resulta el remonte, que emite un delicado sonido. Transmite finura y gran precisión. La corona tiene una única posición de ajuste pues el reloj no está dotado de fechador.

Arriba de la corona vemos un pequeño pulsador para avanzar la aguja de las horas de la esfera posterior (la negra). Esta cara está sincronizada con la indicación de 24 horas que incluye esta esfera en un subdial a las 6 h. Obviamente esto permite seguir un segundo huso horario (que puede ser GMT, si lo deseáramos).

En la siguiente imagen os muestro la trasera, cepillada y firmada. También veréis en esta imagen que las pequeñas asas ofrecen un encuentro muy preciso entre la correa (de 18 mm) y la caja.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

En la siguiente galería os muestro las dos esferas del reloj.

La de color gris plateado es la esfera “Day”. Se aprecia el guilloché en la parte central y el cepillado vertical en el resto. Vemos números arábigos tanto para las horas como cada 15 segundos en un pequeño segundero a las 6 h. Aunque no se aprecia especialmente bien en la imagen, las agujas son azuladas.

La segunda esfera “Night” es negra, ofreciendo tres acabados distintos: guilloché, Clous de Paris y aterciopelado. Combina marcadores aplicados facetados y números arábigos luminiscentes en los cuartos. En esta esfera, las agujas principales son del tipo espada e incluyen material luminiscente. El subregistro de las 24 horas está sincronizado con la hora que indica esta esfera. Veréis que la medianoche coincide con la posición de las 9 h, una disposición algo extraña, aunque imagino pretende separar el día (en el semicírculo derecho) de la noche.

Dado el paso de los años, el material luminiscente apenas resplandece y el lumen no es especialmente duradero, si acaso todo lo contrario. Pero, tras un poco de magia en la edición de la imagen, podéis apreciar como hubiese lucido cuando salió de fábrica casi 30 años.

blank
Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El Reverso “Duoface”, desarrollado inicialmente en 1994, ofrece dos esferas. Cada una de ellas muestra una zona horaria distinta gracias al calibre manufactura JLC 854 de cuerda manual.

En el frontal, indica las horas y los minutos. Añade un pequeño segundero a las 6 h. El otro lado muestra una segunda zona horaria y un indicador de 24 horas. Como cité de pasada más arriba, la segunda zona horaria se ajusta mediante una corredera impulsada por un pulsador en el exterior de la caja, por encima de la corona. Pero, tenemos un único calibre que impulsa la indicación en ambas esferas.

Este fino movimiento de 3,8 mm de grosor consta de 160 piezas. Oscila a 21.600 vph (3 Hz), cuenta con 19 rubíes y ofrece una reserva de marcha de 42 horas.

blank
Fuente:
https://www.jaeger-lecoultre.com/eu-es/watches/reverso/reverso-classic/reverso-classic-duoface-small-seconds-stainless-steel-q2458422

Todos los calibres manufactura de Jaeger-LeCoultre se someten a un estricto proceso de control de calidad, conocida como la “prueba de las 1.000 horas”. Este programa exclusivo de comprobaciones contempla pruebas de certificación internas que superan con creces las pruebas de cronometría oficiales.

Los movimientos se comprueban antes y después de realizar el ensamblado. Abarca todo el montaje del reloj, bajo unas condiciones que intentan reproducir fielmente el desgaste diario al que se puede enfrentar el reloj cuando abandona la fábrica. Una vez que cumple los estrictos estándares de la marca, este hecho se refleja en un sello de calidad grabado en el reverso de cada reloj.

Me queda enseñaros el reloj puesto, bueno, los dos relojes…

En la siguiente galería lo podéis ver en mi muñeca de 17,5 cm de circunferencia. Tal como apunté más arriba, sus dimensiones, sobre el papel, pueden haceros creer que se vería demasiado pequeño en muñecas como la mía. Yo creía lo mismo, hasta ponérmelo.

Creo que varios factores ayudan a que luzca más grande de lo que es en realidad: su forma rectangular, el fino enmarcado lateral y la fabulosa continuidad entre las asas y la hermosa correa de piel de avestruz que lleva.

Evidentemente es un reloj señorial para ocasiones especiales, pero adornado como está con esta correa en concreto, pienso que no desentonaría en cualquier ocasión casual. ¡Me encanta como me queda! Desafortunado de mí, que tengo que devolverlo a su dueño…

El Reverso es un reloj que siempre me ha llamada la atención, ahora que dudo mucho que sea el único coleccionista en esta tesitura. ¿Por qué no lo tengo todavía? Pues por lo de siempre… Es una pieza bastante especial y de alto valor económico. No se pueden tener todos los relojes que queremos si no los vamos a usar… Además, por mi edad y estilo de vida, tampoco es que tenga muchas ocasiones especiales para poder lucirlo. Casi ninguna, si os soy franco. Por último, según avanzo en este vicio, tiendo hacia lo que me inició en él, es decir los relojes con temática de aviación.

Dicho todo esto, tras disfrutar de este Reverso durante un par de semanas entiendo mucho mejor su atractivo y me ha hecho querer uno bastante más que antes. No puedo ofrecerle mejor elogio al reloj.

Quiero darle la más sincera enhorabuena al compañero @gorietesfoner por haber añadido esta pieza a su ya de antemano formidable colección. También, agradecerle haber tenido a bien prestármelo para poder confeccionar esta reseña.

¡Disfrútalo, amigo!

Y ya para despedirme, os quiero mostrar la versión actual, conocida como el Reverso Classic “Duoface Small Seconds” (Ref. Q2458422). Tiene un PVP de €9.100.

  • blank
  • blank
  • blank

Fuente:
https://www.jaeger-lecoultre.com/eu-es/watches/reverso/reverso-classic/reverso-classic-duoface-small-seconds-stainless-steel-q2458422

3 comentarios en «Jaeger-LeCoultre Reverso Day-Night»

  1. Buen artículo e interesante reloj.
    He tenido la suerte de tener el reloj en mis manos comiéndonos un buen “variat” y la verdad que es muy bonito. ¡Que lo disfrutes Gori!
    Adam, otra vez que caiga una pieza así en tus manos debes poner una foto del punto donde se hacen las transacciones. Muchos de nuestros lectores alucinaran, jajajaja.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

blank