Historias De Coleccionista: Rolex Vintage

@arthurggonzaleswtcot

De vez en cuando aparecen relojes que apelan a las emociones… Tantas razones para poseerlos… y muchas otras para no hacerlo… Como coleccionista de muchos relojes y marcas diferentes, tanto vintage como modernos, hay una marca a la que simplemente no puedo decir que no cuando surge una oportunidad. Esa marca es Rolex.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Art.jpg

Nota del editor:

El contenido de esta entrada proviene de un compañero aficionado a los relojes, Arthur G. Gonzales, afincado en Texas y administrador del grupo de Facebook Watches, The Collection of Time (WTCOT).

Reproducimos con permiso esta versión editada, traducida y ampliada de contenidos publicados el 26/09/2021 en WTCOT.

Normalmente me abstengo de comentar sobre los Rolex que atesoro en mi colección por miedo a parecer pretencioso.

Tener un Rolex significa muchas cosas para mí, más allá de poseer algo de renombre. No es el metal precioso, ni la esfera, ni el logotipo, ni tampoco el magnificador (la dichosa lupita o “Cyclops”) lo que me atrae de Rolex, sino más bien todos los recuerdos que me evoca.

Fuente:
https://www.facebook.com/groups/WatchesTheCollectionOfTime/permalink/4711909955510220/

Esta es mi historia.

Yo crecí en una pequeña ciudad. Evidentemente no había ni distribuidor autorizado (AD) de Rolex ni mucho menos relojes de Rolex que se pudiesen adquirir. Uno entraba en una relojería/joyería o en unos pequeños “grandes almacenes” para comprarse un reloj. Eso es todo. La decisión era bastante sencilla. O uno se compraba un reloj de vestir o un reloj utilitario, tal vez ambos en el caso de poder permitírselo.

Nadie hablaba de alternancias, movimientos manufactura o de minusvalías/plusvalías nada más abandonar el establecimiento. No había listas de espera ni distribuidores en el mercado “gris”. Tal vez lo más parecido a esto último eran las casas de empeños.

Las cosas son muy diferentes hoy en día. Además, la industria relojera en su conjunto parece estar impulsada por la codicia de la distribución paralela, la del mercado gris (en mi opinión). Pero, mejor no divaguemos…

Supe desde muy joven, desde la adolescencia diría yo, que los relojes serían mi pasatiempo. Aún no conocía hasta qué punto. Lo que sí tenía bien claro era que me atraían los diferentes estilos de relojes. Conformarme con un sólo reloj no iba a ser una opción para mí. Quería tener muchos relojes. Dicho esto, también es cierto que siendo adolescente me llenaba de felicidad un único reloj. Esto no duró, pero bueno… El hecho es que desde muy joven no me sentía completo sin ver mi muñeca adornada por un reloj.

Recuerdo muy vívidamente mi primer “encuentro” con Rolex siendo un adolescente. Fue en la pantalla de televisión a principios de los años setenta. Lo vi en la muñeca de Marion Mitchell Morrison, más conocido como John Wayne, el famoso actor de cine.

https://www.rolexmagazine.com/2016/11/the-cowboy-archetype-john-wayne.htmlFuente:

Era un Rolex Cellini King Midas en oro macizo el que adornaba la muñeca de “The Duke”. En aquel momento ni siquiera sabía que era un Rolex, pero desde luego tomé nota de que era dorado y brillante. Ese reloj destacaba en su muñeca como un vino tinto derramado sobre un mantel blanco. ¡Quedé prendado!

Su referencia era la 9630, una pieza diseñada por el legendario Gerald Genta y producida a partir de 1964. Fue una edición limitada de 1.000 unidades, siendo la pieza particular del Sr. Wayne la número 557 de esta serie, pienso que manufacturada circa 1967.

Más tarde descubrí que otras “celebridades” también habían lucido un King Midas. Sin ir más lejos otro “King”, Elvis Presley, recibió este reloj en 1970 tras agotar las entradas en seis conciertos consecutivos en el Houston Astrodome.

También se cree que el actor Christopher Lee (muy conocido por su papel como “Conde Drácula”) llevó un King Midas cuando interpretó el némesis de James Bond, Scaramanga, en la película “The Man with the Golden Gun“. Dicho esto, si era un Rolex o un Piaget el que aparecía en dicho film es un debate que sigue abierto.

Fuente: https://www.rolexmagazine.com/2021_07_04_archive.html

Resumiendo, el Rolex Cellini King Midas fue el comienzo de mi fascinación por los relojes en general y más tarde por la marca Rolex en particular.

A lo largo de los años, he acumulado una gran colección de relojes: 431 para ser exactos. Es un tema del que ya hablaremos en otro momento.

Mi colección incluye muchos relojes de Rolex, tanto modernos como vintage. Sin embargo, son los Rolex vintage los que ocupan un lugar muy especial en el seno de la misma.

Pero la búsqueda nunca termina… el compendio de relojes Rolex está en constante evolución. Algunos vienen y otros se van… en el caso de algunos os aseguro que me he arrepentido, aunque considero que a pesar de todos ellos mi colección de relojes vintage de Rolex sigue siendo muy consistente.

Hasta aquí mi pequeña historia. Espero que os ayude a entender el aprecio que tengo por estos relojes y porqué los colecciono. No es por ser pretencioso, presumir o exhibirlos. Más bien, me recuerdan una época pasada, cuando era un jovenzuelo que quería y se esforzaba por poseer estos relojes.

Acabo con una muestra de algunas de mis piezas favoritas, de la más antigua a la más moderna:
– Rolex Oyster Perpetual, Ref. 5015, oro rosa 14K, de 1948;
– Rolex Oyster Perpetual Ref. 6605, acero con bisel de oro blanco 14k, de 1959;
– Rolex Submariner Ref. 1680, acero, de 1979;
– Rolex Oyster Quartz Ref. 17013, acero y oro 18K, de 1981;
– Rolex Datejust Ref. 116223, acero y oro 18K, 2005.

Y a continuación los podéis ver todos puestos en la muñeca.

3 comentarios en «Historias De Coleccionista: Rolex Vintage»

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.