Saltar al contenido

China Made: Beijing Watch Factory

@beredar

En esta cuarta entrada de la serie “China Made”, nuestro amigo y colaborador @beredar (Ricardo) nos va a enseñar la factoría de Beijing, así como una muestra de los relojes más significativos que allí se fabricaron. También veremos como es ahora su actual producción.

Nota del editor:
Desde safonagastrocrono.club tenemos el placer de editar y publicar este trabajo realizado por nuestro amigo y colaborador @beredar (Ricardo), donde nos aproximaremos de manera concisa y clara a la historia horológica china.

Su intención más significativa es la de alejar los prejuicios que imperan hoy en día sobre la industria relojera del gran gigante asiático.

Para ello, el autor nos llevará de su mano a conocer la historia de sus factorías, sus creaciones más significativas y sus particularidades.

Como editor y a la vez lector, no puedo más que agradecerle a @beredar el haberme hecho partícipe de este fascinante viaje.

Si en la anterior entrada vimos la monumental e importante fábrica de relojes de Tianjin, hoy daremos a conocer la que considero una de las mejores fabricas originarias, pero que actualmente no nos está dando los resultados que yo desearía. Esperemos que en poco tiempo encauce su camino hacia lo que buscamos los aficionados, que no es nada más que la vuelta a la fabricación de movimientos propios, aspecto que como veremos nunca se le dio mal, ofrecidos a un precio asequible.

El problema principal: poco márquetin nacional y una paupérrima presencia a nivel internacional, lo que hace realmente difícil encontrar modelos de la fábrica en el mercado europea y menos sin que tengan un precio desorbitado.

La Historia

La Beijing (Pekín para los europeos) Watch Factory (BWF) se estableció oficialmente el 19 de junio de 1958; sin embargo, podemos afirmar que se trataba inicialmente más propiamente de un “taller” y no de una fábrica como lo solemos entender. Tan sólo contaba con 21 empleados capacitados.

blank
Imagen de un grupo de obreros de la primigenia fábrica de relojes de Beijíng.
Fuente:
http://en.beijingwatch.com/course

Éstos, sin apenas maquinaria adecuada ni experiencia previa, llegaron a ensamblar 17 relojes en los meses iniciales de operación. Estos relojes montaban calibres suizos importados, al igual que otras factorías como ya vimos anteriormente. Aunque puede sonar a poco, esta experiencia inicial sirvió para sentar las bases de una futura producción más profesionalizada que dio por fruto un primer reloj propio denominado BS-1.

  • blank
  • blank
  • blank

Fuente:
https://www.watchuseek.com/threads/rarest-chinese-vintage-watch-beijing-type-1-bs1.437649/

El BS-1 quizás sea uno de los relojes más buscados y apreciados por todos los conocedores y coleccionistas de la horología china. Como ya hemos comentado más arriba, este reloj fue el punto de partida de la factoría de Beijing y se estima que entre los años 1958 y 1962 se fabricaron 3.726 unidades. Evidentemente, han sobrevivido muy pocas de estas unidades, hecho que lo convierte en un verdadero “grial” del que nadie quiere desprenderse. El BS-1 se basó en una copia del calibre Roamer MST 371, que contaba con 17 rubís y un segundero central.

blank
Fuente:
http://mirius.co.uk/CalibreFamily.htm?371,MST

Ya entrados en el año 1961, la fábrica compró un excedente de maquinaria suiza con lo cual ponerse al día y al nivel de otras fábricas más adelantadas en China. En base a este nuevo material desarrolló el conocido BS-2. Este reloj fue producido hasta el año 1968, siguiendo unos estándares de fabricación de altísima calidad.

Según los registros se produjeron 160.861unidades del mismo, incluido un lote (según se rumorea) de 191 unidades fabricados en cajas de oro macizo y 495 relojes de mujer de tamaño medio. No sabemos a ciencia cierta cual fue la empresa suiza que vendió esta maquinaria a la BWF, pero por las similitudes del calibre todo parece apuntar a Enicar.

blank
Maquinaria de la factoría Beijín circa 1970.
Fuente: Dominio público.

En la siguiente galería os muestro un BS-2 de mi colección particular.

Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

Podemos apreciar que la caja del reloj está realizada en acero. El logotipo de la esfera corresponde a la silueta del palacio de Tiananmén, emblema de la ciudad. El dial lleva inscritas las palabras en chino “China Beijing” y el nombre de marca (que se registró comercialmente) está traducido. Los marcadores (tipo bastón) son aplicados y las agujas responden al tipo “Dauphine”. La trasera es especialmente llamativa, con un pronunciado efecto “soleil” que enmarca el logotipo antiguo de Beijing (el Palacio de Tiananmén) y que también vemos en la esfera.

El movimiento BS-2 estaba basado presumiblemente en diseños suizos de la marca Enicar. Son probablemente los de mayor calidad de la época y se puede encontrar versiones con 17 o 18 rubíes, siendo mas difíciles de encontrar los del primer tipo. Desde el establecimiento de la fábrica, Peng Zhen, alcalde de Pekín y el principal patrocinador de la misma, ordenó a la fábrica que sólo suministrase relojes de la misma calidad, como mínimo, que los relojes suizos equivalentes del período.

La producción del movimiento para el BS-2 presumiblemente se basó en el calibre Enicar 1020 (que a su vez provenía del AS 1507).

blank
Fuente: Dominio público.

Los relojes resultantes fueron de un refinamiento notable, pero nada económicos de producir.

A partir de 1965, sin embargo, el Ministerio de Industria Ligera requirió un aumento en la producción de la fábrica y los estándares de calidad bajaron un poco. Como este fue un momento de extrema agitación política en Beijing, también pudo haber otros factores que afectaron el control de calidad. Por esta razón, mi impresión es que los calibres con 18 rubíes pueden tener menor calidad que los de 17.

Para finalizar con el repaso del BS-2, quiero citar una curiosa anécdota. Durante 1987 y 1988, la fábrica aceptó modelos antiguos como intercambio por relojes nuevos. Desafortunadamente, muchos de estos relojes antiguos fueron destruidos o se perdieron para siempre. Quizás para un aficionado a los relojes este hecho puede parecer inusual, pero ¿qué pasaría si nos ofreciesen cambiar nuestro televisor por uno nuevo sin coste alguno? A fin de cuentas, no debemos pasar por alto que un reloj nuevo costaba entre 3 o 4 pagas mensuales de un trabajador chino medio.

Como citamos anteriormente, el Ministerio de Industria Ligera exigió a BWF un aumento de la producción y un abaratamiento de los costes de fabricación. Ello indujo a la fábrica en el año 1967 a introducir el denominado SB-5, un nuevo diseño que era similar a su predecesor, pero más simple y por ende más barato de producir. Según los registros, se fabricaron 1.617.568 unidades de este modelo.

En versiones posteriores, el escape pasó de oscilar a 18.000 a 21.600 vph (en el SB-5G). Más tarde, los relojes SB-5 fueron etiquetados con el nombre “BEIJING” además del logotipo de Tiananmen que llevaba el BS-2.

El uso de la marca “BEIJING” se suspendió cuando se introdujo el ZB-1, pero apareció (raramente) en algunas esferas de relojes producidos en los años siguientes, como es el caso de la unidad que os muestro a continuación, también perteneciente a mi colección particular.

Imagen del SB-5. Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/

En el año 1972, la factoría de Beijing tuvo que adecuarse (al igual que el resto de las fábricas del país) para producir el Tongji. Ya hablamos extensamente del Tongjí en esta entrada, pero nunca viene de más recordarlo.

El calibre denominado “Tongji” se corresponde a un movimiento de cuerda manual y alto ritmo que fue fabricado en masa a partir del año 1972 por una gran variedad de fábricas.

Este movimiento fue diseñado en la ciudad de Shanghái por las primeras fabricas nacionales, contando con la ayuda de algunos departamentos científicos de universidades, como el de Tianjin. Salvo tres excepciones de este periodo se volvió obligatorio para todas las fábricas suspender la producción de sus propios movimientos y producir en masa este nuevo movimiento “estándar”. Por ello, se puede afirmar que hubo “un antes y un después” dentro de la industria relojera china tras la aparición de este movimiento.

El Tongji contaba con menos piezas que la mayoría de los calibres que se fabricaban en la época para que resultara fácil su construcción y reparación. Estos movimientos tenían un mínimo de 17 rubíes, latían a 21.600 vph (3 Hz), ofrecían un mínimo de 40 horas de reserva de marcha y una precisión aproximada de ±30 segundos por día. Para su diseño se utilizó de base el calibre Enicar AR1010.

blank
Calibre Tongji.
Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/china-made-tongji/

La BWF tuvo un papel destacado en la creación del movimiento. La versión de la factoría de Beijing fue conocida como el ZB-1 de 17 rubíes, a veces denominado SZB-1, comenzándose a producir en el año 1972.

Al poco tiempo, se adoptó un nuevo nombre de marca, “Shuangling“. El objetivo era mejorar las perspectivas en el mercado de exportación. En los mercados extranjeros, Shuangling se tradujo como “Double Rhomb” (Doble Rombo). Estos relojes se vendieron en varias partes del este de Asia y algunos llegaron a exportarse a Gran Bretaña a finales de la década de 1970.

blank
Fuente:
https://www.safonagastrocrono.club/china-made-introduccion/

También es importante comentar que en el año 1974 salió al mercado una versión del calibre equipado con de 20 rubíes, mejorando así el “estándar” de la industria china.

Al principio de la producción del ZB-1, la fábrica de Beijing también desarrolló una versión automática del mismo con 40 rubíes y que fue conocida como SZB-1C. Fue el primer reloj automático “estándar” en producción. Hubo versiones adicionales con fecha de salto instantáneo y cambio rápido y con las complicaciones día/fecha que operaba de forma similar.

En la siguiente galería podemos apreciar una unidad sin fechador del SZB-1C perteneciente a mi colección particular.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

A principios de la década de 1980, se desarrolló el ZB-2, un movimiento estándar más delgado de 17 rubíes y también de peor calidad. Entró en producción con el código estándar ZBJ, mientras que el ZB-1 más antiguo se transfirió a la 2ª Fábrica de Relojes de Beijing, pasando a conocerse como ZBE.

Época Moderna

Los años 90 fueron convulsos para todos los fabricantes de relojes en China debido a las crisis políticas, económicas y sociales que se dieron a nivel global. Sin embargo, la factoría de Beijing supo “capear el temporal” e inauguró la década lanzando al mercado una versión esqueletada del calibre Tongji y exportando muchos de sus calibres mecánicos para terceros.

Además, en colaboración con el maestro relojero Xu Yaonan, la BWF se propuso el reto de fabricar hasta tres prototipos de relojes con tourbillón (los primeros que se realizaban en China). Desafortunadamente, su alto coste no permitió darles salida comercial, causando que el proyecto se aplazase para los años venideros. En la siguiente imagen podemos apreciar uno de los prototipos que nunca llegó a comercializarse.

blank
Fuente:
http://en.beijingwatch.com/course

Con el comienzo del nuevo siglo, se replanteó el sistema de producción de la BWF, consolidándose su estabilidad económica. Con ello, la BWF volvió a lo que durante su historia había hecho tan bien: crear calibres precisos y fiables en los que basar su producción para el mercado doméstico y poder exportarlos a terceros.

De este modo, basándose en el calibre Miyota 82, surgió el B16. Es un calibre que tenía las mismas especificaciones técnicas y rendimiento que la serie Miyota 82XX y se convirtió en un verdadero “caballo de batalla” para la factoría.

A continuación, podéis ver otro reloj de mi colección particular que equipa lo que al parecer es un Miyota genuino, pero que podría ser de la familia de los B16. Una interesante discusión la podemos encontrar aquí.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

En el año 2004, con una producción ya afianzada por los magníficos resultados proporcionados por el B16, la BWF dio el paso definitivo para posicionarse en el mercado de lujo, retomando el proyecto iniciado por Xu Yaonan en la década anterior y lanzando el que iba a ser su primer calibre equipado con tourbillón, el denominado TB-01.

blank
Fuente:
http://en.beijingwatch.com/item/54

Este movimiento se convirtió en la base de múltiples complicaciones y dio lugar a calibres como el TB02 (con doble tourbillón), el TB09 (Bi-Axial 3D-Printed Double Tourbillon Movement) o uno de los tourbillones más finos que existen a día de hoy, el TB10, que mide sólo 2,9 mm de altura.

blank
Fuente:
http://en.beijingwatch.com/item/58

Evidentemente estos relojes no se encuentran al alcance de cualquiera y se hacen en ediciones muy limitadas a precios exorbitados.

Pero más allá de esta realidad que compete al “mercado de lujo”, me gustaría hacer hincapié en que estas maravillas técnicas han sido realizadas por una de mis fábricas favoritas chinas y proporcionan un buen ejemplo de lo que la horología china puede llegar a crear si se lo propone. A los aficionados “no pudientes” no nos queda otra opción que apreciar sin prejuicios y complejos estas verdaderas “obras de arte”.

blank
Fuente:
https://www.amchpr.com/beijingmay.html

Más recientemente, en un audaz movimiento empresarial, la BWF se asoció con el consorcio Fiyta en un intento de dar más visibilidad a sus productos y crecer su cuota de mercado. Podéis leer los objetivos y aspiraciones de la compañía para la próxima década en esta entrevista concedida por su CEO ChuangYue Xu en el año 2018.

Uno de los primeros frutos de esta colaboración ha sido la creación del movimiento manufactura B18 que equipa la actual marca Behai en una línea de relojes muy elegante y relativamente asequibles para el aficionado.

  • blank
  • blank
  • blank
  • blank

Fuente:
http://en.beijingwatch.com/item/39

Para finalizar este artículo, me gustaría repetir que la BWF es una de mis fábricas preferidas dentro de la riqueza horológica que explosionó en la China de los años 60. De su factoría salió uno de los mejores calibres que se crearon en esa época, el BS-2. Gracias a su situación geográfica (Pekín) y al patronazgo que poseía, la BWF llegó a ser tan importante que no tuvo la necesidad de “prestar” sus movimientos a otras fábricas. Por ello, es extremadamente difícil ver un movimiento de la factoría de Beijing en otras marcas (sólo un par de excepciones) que no fueran de titularidad de la fábrica.

Dicho esto, hubo bastantes de estas últimas y me gustaría terminar proporcionándoos una relación de las mismas. No todas ellas ofrecen la misma calidad, siendo de diferentes grados según el dictamen que el Ministerio de Industria Ligera propuso en su momento, pero la lista es la siguiente: 北海 Beihai, 天坛 Tiantan, 长城 Changcheng, 三环 San Huan, 燕山 YanShan, 宝兰 Baolan, 晨阳 Chenyang, 红叶 Hongye, 菱花 Linghua, 海神 Neptune, 三峰 San Feng, 首都 Shoudu, 双城 SHch Shuangcheng 双菱, Shuangling/Double Rhomb, 牡丹 Mudan.

Deseo que esta entrada os haya gustado y os acerque un poco más al fascinante mundo de los relojes chinos.

En el próximo episodio, viajaremos a Shanghái.

Capítulos Anteriores

1 comentario en «China Made: Beijing Watch Factory»

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

blank