Presentación Tutima Grand Flieger

@munich_watch_lover

La marca Tutima, aunque algo desconocida entre los aficionados, definitivamente no es una micro marca como a veces se hace creer. Al contrario, tiene un pedigrí bastante impresionante y una historia muy interesante.

Muchas marcas de relojes aportan “credenciales de guerra” debido a su historial. Tutima definitivamente está entre ellas. Entre los devotos al segmento de los relojes de aviación, su papel en la producción de cronógrafos para la Luftwaffe durante la Segunda Guerra Mundial es bien conocido, junto a Hanhart.

Fuente: http://www.knirim.de/rlmbhi.pdf

Tutima fue fundada en 1927 por el Dr. Ernst Kurtz, de las cenizas de la empresa Deutsche Präzisions-Uhrenfabrik (DPUG) de Glashütte, que cayó en bancarrota en 1925 durante la República de Weimar.

Con estos activos se establecieron las fábricas Urofa (Uhren-Rohwerke-Fabrik Glashütte AG) y Ufag (Uhrenfabrik Glashütte AG), que se concentraron en la fabricación de ébauches (movimientos en bruto) y relojes, respectivamente. El Dr. Kurtz introdujo técnicas de fabricación automatizadas, nuevas en la industria relojera de Glashütte y la empresa se benefició del auge económico alemán de la década de 1930.

Tutima era la marca principal de Ufag y pronto se convirtió en sinónimo de calidad. Su nombre proviene del adjetivo latín “tutus”, que significa “seguro”, pretendiendo transmitir la idea de la fiabilidad de sus relojes.

A finales de 1938, el gobierno alemán integró las dos fábricas en la industria de armamento del aparato Nazi y en 1941 se lanzó el reloj más conocido de la marca, el Tutima Glashütte Flieger Chronograph. Es uno de los relojes bélicos más conocidos, junto a los icónicos relojes de piloto B-Urhen producidos por A. Lange & Söhne, Wempe, Laco y Stowa en Alemania, e IWC en Suiza.

Fuente: http://www.knirim.de/rlmbhi.pdf
Fuente: http://www.knirim.de/rlmbhi.pdf

Aquí podéis ver el reloj original junto a una reedición de los años 90 y otra, esta vez una edición limitada, anunciada la pasada semana.

Fuentes:
https://www.watchtime.com/featured/meet-mr-tutima-a-profile-of-tutima-owner-dieter-delecate/
https://iwmagazine.com/tutima-pilots-a-limited-edition-flieger-chronograph/

La historia de Tutima continúa tras la guerra, cuando los soviéticos se llevan todo lo que pueden de las fábricas como “reparaciones de guerra”. El Dr. Kurtz huye a lo que sería Alemania Occidental y establece una nueva empresa, primero en Bavaria y más tarde, en 1951, la traslada a Ganderkesee en la Saxonia Baja.

La empresa de Kurtz quiebra en 1959. pero la marca es resucitada por Dieter Delecate a partir de 1960. Hoy en día, Delecate sigue al mando de la empresa.

Fuente: https://quintessense.de/schlagwort/dieter-delecate/

En el 2011, Tutima vuelve a su lugar de origen, Glashütte. Es una ocasión que celebra con el lanzamiento del Tutima Glashütte Hommage Minute Repeater, el primer repetidor de minutos de pulsera producido por la industria relojera germana.

Fuente: https://www.watchtime.com/featured/meet-mr-tutima-a-profile-of-tutima-owner-dieter-delecate/

Desde el año 2017, Tutima cosecha grandes éxitos con nuevos lanzamientos, muy frecuentemente vinculados a la temática de la aviación.

Si queréis conocer la historia en detalle de la marca os recomiendo este extenso artículo (y entrevista) con Dieter Delecate en Watchtime.

La colección de la marca en la actualidad consiste en siete líneas de relojes con 88 modelos distintos.

En el 2019, la marca con sede en Glashütte lanzó su Grand Flieger como homenaje a su reloj de aviador original, con evidentes elementos de diseño que se remontan a la Segunda Guerra Mundial.

El objeto de la reseña hoy es la versión con la esfera marrón (tabaco), el Classic Automatic 6102-03. Se puede obtener por un precio de €1.540 con envío incluido.

Fuente: https://tutima.com/watch/classic-automatic-6102-03/

La caja de acero inoxidable tiene un tamaño considerable de 43 mm para favorecer la legibilidad, de acuerdo con la tradición de los relojes Flieger. Su grosor es de 13 mm.

Lleva el icónico bisel acanalado bidireccional con una única marca roja, que de nuevo nos retrae al reloj original.

La caja de acero inoxidable 316L tiene un acabado cepillado en su parte superior y los laterales. La parte inferior está pulida, enmarcando la trasera vista atornillada por la que se aprecia el calibre automático Tutima 330 basado en el ETA 2836-2, un auténtico caballo de batalla suizo muy probado. Este calibre cuenta con 25 rubíes, oscila a 28.800 vph (4 Hz) y ofrece una reserva de marcha de 38 horas según la marca.

Fuente: https://www.escapementmagazine.com/articles/tutima-grand-flieger-classic-automatic.html/

Sorprendentemente, la corona de tipo cebolla es roscada, lo que brinda una resistencia al agua de 200 m, algo inesperado en un reloj con inspiración Flieger. La manipulación de la corona es suave y precisa.

El reloj lleva un cristal de zafiro abovedado con un revestimiento antirreflejos. El cristal del fondo visto también es de zafiro.

La esfera es de un vistoso color marrón tabaco con un hermoso efecto “rayos de sol” que emana de su centro. Cuenta con grandes números arábigos blancos luminiscentes y una ventana de día/fecha a las 3 h. Dado el gran tamaño del reloj, las ventanas del día/fecha están bastante centradas y no obstaculizan el marcador numérico de las 3 h. Incluye el logotipo y el nombre de la marca estampado a las 12 h y la literatura “AUTOMATIC” y “20ATM” a las 6 h en dos líneas de texto.

Las agujas de las horas y los minutos son del tipo catedral, prácticamente idénticas a las de la época de guerra.

Fuente: https://www.instagram.com/p/CIdCHhVruDI/

A mi parecer, el reloj transmite cierto aire de seriedad sin dejar de ser distinto y muy atractivo. Lo considero adecuado tanto para uso en la oficina como uno más casual.

Si sois aficionados de los relojes militares de la Segunda Guerra Mundial, Tutima ofrece esa codiciada imagen, además de auténticas credenciales de la época. El Grand Flieger Classic ofrece un estilo distintivo gracias a su bisel estriado y el original tono de su hermosa esfera con efecto rayos de sol. Y lo mejor, no necesitamos arruinarnos para optar a este reloj.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.