Reseña Oris Diver Sixty-Five Bitono Verde

@aviationwatchcollector

Hoy os presento un hermoso Oris Diver Sixty-Five, una versión bitono con el bisel de bronce y esfera verde.

Es un reloj ya descatalogado que ha pasado por las manos de varios compañeros del club local. Aunque ha sido un placer poder reseñarlo, me ha dejado bastante frio. ¿Por qué? Pues porque en él, la estética prevalece sobre todo lo demás, por lo que en conjunto no me parece lo suficientemente atractivo para justificar su precio. La ecuación del coleccionista, vaya.

En primer lugar, echémosle un vistazo a nuestro protagonista…

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Si sois lectores asiduos de este sitio web recordaréis una reciente entrada sobre otro Oris “Sixty-Five” (Reseña Oris Diver Sixty-Five Deauville Blue). En este artículo, @horology_cr relató la historia del modelo, así que os remito a esta entrada si queréis conocer en mayor detalle los antecedentes de estas populares rediciones lanzadas por la marca a partir del 2015.

Dado que mis impresiones del reloj son bastante diversas, creo que merecen ser resumidas antes de adentrarme en los detalles del reloj.

¿Qué me ha gustado de este reloj? Pues bastante, pero no lo suficiente.

En primer lugar, es un reloj de la marca Oris, que de por sí considero importante. A mí me atrae su vínculo con el mundo de la aviación. Pero más aún es que se trata de una maison con gran historia, que sobrevivió a la crisis del cuarzo y mantiene su independencia hoy en día. Además, es una marca que parece disfrutar haciendo las cosas a su manera, distinguiéndose con ello de muchas otras.

En segundo lugar, la estética retro vintage de este ejemplar me parece magnifica. No es intachable, ya que su color quizás sea demasiado atrevido. No habrá reloj igual en el resto de la colección, aunque también es verdad que combinarlo resultará bastante más complicado de lo habitual.

En tercer lugar, el reloj tiene unas dimensiones óptimas (40 mm). Puesto en la muñeca da lo mejor de sí y reedita a la perfección la experiencia del “skin diver” que lo inspira.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

¿Y en qué falla? Pues en bastantes aspectos, por lo general mundanos, pero también críticos a la hora de considerar el mérito de un reloj.

En primer lugar, el reloj no es nada legible en luz exterior. Lleva tratamiento antirreflejos, pero no funciona, así de simple. Lo podréis ver de primera mano en las imágenes del reloj puesto al final de este artículo.

En segundo lugar, si bien el bisel es fácil de manipular, creo que ni la resistencia que ofrece ni la holgura que tiene una vez posicionado son aptas para un reloj de este presupuesto. Es de lo peor que he visto jamás. Lo único que se me ocurre es que es así de forma intencionada, quizás para añadir a la experiencia “retro”. Pero el resultado, a mi parecer, es que “abarata” el reloj.

En tercer lugar, sólo ofrece 100 m de resistencia al agua. Ya lo sé, es más que suficiente para la ducha o para zambullirse en el agua, pero esta especificación delata que la estética es lo que prima en este reloj.

Por último, este “Sixty-Five” equipa el calibre Oris 733, cuya base es el Sellita SW 200-1, un ébauche básico. Sí, el movimiento está personalizado y en mi experiencia llega muy bien regulado, por lo menos esta unidad, pero no deja de ser un movimiento más del montón.

Hay otras cosillas, que iré comentando más abajo, pero estas son las cuatro más destacables, a mi ver. Hacen que el reloj desmerezca los €1.900 que costaba cuando estaba en catálogo. De haberlo podido tocar antes de comprar (un aspecto que admito es cada vez más difícil) no los hubiera pagado.

A continuación, os muestro el “render” de esta referencia que se muestra en el sitio web de Oris. Creo necesario compartir esta estampa porque es muy complicado reproducir su color fidedignamente a través de las imágenes. El verde musgo (en invierno, matizaría yo) de la esfera es muy atractivo, pero muy juguetón, tendiendo enseguida hacia el negro con menos luz.

Fuente: https://www.oris.ch/en/watch/oris-divers-sixty-five/01-733-7707-4357-07-4-20-18

Bueno, tras este extenso preámbulo, paso a detallar las características del reloj.

El Sixty-Five cuenta con una caja de acero inoxidable de 40 mm de diámetro y 47,5 mm de longitud (“lug-to-lug”). La altura es de 13 mm, siendo esta una dimensión sorprendentemente comedida dado el impresionante zafiro de doble cúpula que equipa. La distancia entre asas es de 20 mm, es decir una medida estándar perfecta para personalizarlo con correas al gusto de cada uno.

Los laterales de la caja son pulidos, mientras que la parte alta del reloj tiene un acabado cepillado longitudinal.

Las asas tienen una modesta caída, no superando el bajo de la trasera, sobre la que se asienta el reloj una vez puesto.

Sobre la caja vemos un fino bisel estilo diver realizado en bronce, con un inserto de aluminio negro. Este último lleva indicadores numéricos cada diez minutos, marcadores cada minuto y un punto luminoso en el triángulo de las 12 h. Las impresiones del inserto son plateadas, una decisión que creo desentona algo con el resto de los toques dorados de la esfera.

Como mencioné más arriba, la experiencia en uso del bisel es muy decepcionante. A pesar de su finura, accionarlo no es el problema, sino las sensaciones que transmite al hacerlo. Es blandengue y se observa gran holgura una vez posicionado. Supongo que es una manera de evitar que se vea descentrado, es lo mejor que se me ocurre…

El cristal de zafiro de doble cúpula recuerda los cristales acrílicos de antaño, proporcionando una perfecta estética vintage, aunque a expensas de la legibilidad. Lleva tratamiento antirreflejos en su cara interna, pero como he citado más arriba, es totalmente inefectivo.

La corona es roscada y de gran tamaño, permitiendo una fácil manipulación. Por supuesto, viene firmada. No lleva protectores, de nuevo retrayéndonos a la época que inspira este reloj.

El fondo ciego atornillado está elegantemente decorado con el escudo de Oris.

El conjunto brinda una resistencia al agua de 100 m.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Si bien la caja está muy lograda, el gran protagonista de este reloj es su dial verde musgo. Es brillante, pareciendo esmaltado, aunque no se detalla en las especificaciones si se trata de esmalte. Todos los detalles cromáticos en la esfera son dorados.

A las 12 h podemos ver impreso el nombre de la marca en mayúsculas. A las 6 h se añaden las impresiones “WATER RESISTANT” y en una segunda línea “10BAR/100M”.

Los marcadores aplicados de la hora combinan rectángulos en los cuartos con círculos en los demás puntos. Todos están rellenos de material luminiscente añejo (Super-LumiNova Light Old Radium) y están enmarcados en acero chapado en color dorado (las especificaciones no aclaran si es chapado en oro o algún tipo de tratamiento IP dorado, por lo que asumo es lo segundo). A las 12 h vemos un marcador más grande en forma de banderín y el de las 6 h está entrecortado para dar cabida a la ventana del fechador, implementada discretamente como simple recorte. Muestra la fecha en blanco sobre un fondo negro. Quizás debería haber tenido la fuente impresa en dorado…

Alrededor de los marcadores de hora vemos impresa en dorado una nítida pista de minutos/segundos.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Las agujas de las horas y los minutos tienen forma de espada. Ambas están dotadas de una buena cantidad de material luminiscente envejecido. La aguja de los segundos es tipo “lollipop”.

La luminiscencia de las agujas y el punto del bisel es estupenda. Sin embargo, sorprende lo pésima que es en los marcadores. Esta inconsistencia me parece un fallo garrafal, aunque puede ser perfectamente una decisión de diseño. Los marcadores aplicados definitivamente son lo suficientemente grandes y profundos para permitir el mismo tipo de resplandor, en mi opinión.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Este reloj se vendía originalmente con un caucho estilo Tropic, que a mi parecer es lo que mejor le sienta.

Esta unidad, sin embargo, venía con un brazalete de la marca. Más tarde, uno de los compañeros locales le añadió una correa marrón vintage, también de la marca Oris. Es la que se puede apreciar en la mayoría de las imágenes del reloj en este artículo. También le sienta muy bien. La piel es gruesa pero flexible a la vez. La correa es muy ahusada, lleva pasadores de ajuste rápido y la hebilla viene firmada. Es una gran correa, además de cómoda.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El brazalete es bastante sencillo, pero está muy bien elaborado. Tiene un acabado totalmente cepillado, acorde con el acabado de las asas. Está formado por series de tres eslabones. El cierre desplegable es fresado, con pulsadores de liberación. Cuenta con cinco puntos de micro ajuste (algo de agradecer). El cierre lleva grabado la firma de la marca.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

El reloj equipa el calibre Oris 733, basado en el Sellita SW200-1. Este calibre, a su vez basado en el ETA 2824-2, oscila 28.800 vph (4Hz), cuenta con 26 rubíes y ofrece una reserva de marcha de 38 horas.

La precisión esperada de este calibre debe estar dentro de un rango de -5 a + 20 segundos/día. Una puesta reciente de dos días para elaborar esta reseña ha confirmado tal precisión (+5 segundos/día). En el cronocomparador, medido una hora tras cargarlo a tope, se observa una media de +4,5 segundos/día en cinco posiciones. La variación entre las posiciones es de +1 segundos/día hasta + 7 segundos/día. Resumiendo, el rendimiento del calibre es estupendo.

Fuente: https://calibercorner.com/oris-caliber-733/

A pesar de su gran rendimiento, el calibre no deja de ser sencillo y básico, aunque también debo destacar que es de construcción robusta y ya ha sido extensamente probado a lo largo del tiempo. Es un caballo de batalla, sin duda, ahora que tenemos que tomar en consideración que se ofrece en muchísimos relojes a precios considerablemente más asequibles.

Este es un buen momento para comentar el precio del reloj. Tal como cité más arriba, el último PVP conocido fue de €1.900. Una versión actual del “Sixty-Five” (el Orix x Momotaro) que también es de 40 mm se ofrece por €1.950. En la actualidad, en Chrono24 se ofrecen 12 unidades de este “Sixty-Five” verde, todas nuevas o sin uso, a partir de los €1.500. Es una cifra que me parece bastante más razonable que el PVP, especialmente tomando en consideración el prestigio de la marca y la originalidad del reloj. Pero de nuevo, no es una cifra que pueda calificar como atractiva considerando el conjunto de las prestaciones y los acabados que nos ofrece este reloj.

El reloj puesto da mucho de sí. Tiene unas dimensiones óptimas y hasta que arranca el abultado cristal, su perfil es muy fino. Puesto es muy cómodo y ofrece un gran equilibrio. A continuación, lo podéis apreciar en mi muñeca de 17,5 cm. Desafortunadamente, destacan los reflejos, evidenciando la pobre legibilidad que comenté más arriba.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

Resumiendo, esta versión del Oris Sixty-Five es muy atractiva, desde luego estéticamente. La caja bitono y el color de la esfera son atrevidos, reduciendo su versatilidad, pero no me queda duda de que es un reloj llamativo, hasta hermoso, que pide mirarlo. Y puede que precisamente ahí radique su gran problema. Es un reloj en el que parece primar la estética sobre las prestaciones, e incluso el nivel de los acabados. Quizás los aficionados pequemos de lo contrario, es decir primar las prestaciones y los acabados en exceso, pero no dejan de ser elementos muy importantes a la hora de determinar si añadiríamos un reloj a nuestra colección o no. En mi caso, a este precio, yo no lo haría.

Fuente: https://www.safonagastrocrono.club/

5 comentarios en «Reseña Oris Diver Sixty-Five Bitono Verde»

    1. Como ya escribí en IG, estoy muy de acuerdo con tus apreciaciones. El reloj es muy bonito, la verdad, a mí la versión que me gusta es la de esfera azul y correa marrón, y en vivo gana mucho. Ahora bien, para el precio que tiene (alrededor de 2000€ PVP) adolece de algunos fallos que para mí son importantes y que han hecho que las veces que me he planteado adquirirlo al final lo haya descartado. Para empezar el bisel no es cerámico; a esos niveles de precio lo mínimo es un bisel cerámico, ya que relojes más baratos sí lo montan. Es un 100m wr; para un reloj que se vende como un diver creo que lo mínimo serían 200m (no sé si la corona es roscada, pero si no lo es sería otro punto negativo). El movimiento tampoco ayuda, un sencillo SW-200, que si bien funciona perfectamente y es fiable, ya se queda algo desfasado y más por 2000€. En mi opinión un precio más razonable para este reloj estaría en torno a los 1200/1300€ como mucho.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.