Wempe, tradición y vanguardia

 

De IGORMÓ.

Esta entrada se publicó originalmente en IGORMÓ el .

https://igormo.com/wempe-tradicion-y-vanguardia/

 

Corría el año 1878, y más concretamente el 5 de mayo cuando en la pequeña localidad alemana de Elsfleth cercana a Bremen, un joven que a la razón contaba con 17 años de edad, en los bajos de la casa de su tía, abrió un pequeño y humilde taller de relojería. Acaba de nacer Wempe.

En octubre de 1999 me dispuse a visitar a Jesús Sánchez en su joyería sita en la calle Serrano nº 58 de Madrid. Ante mi sorpresa me dijo que dejaba el negocio, había traspasado su magnífico local en la mejor zona de la calle Serrano a una joyería alemana llamada Wempe. Esta fue la primera vez que oí hablar de ellos.

En estos 21 años he aprendido a valorar, respetar y admirar el trabajo de Wempe. Hasta el punto, de aplicar en mi trabajo diario conceptos aprendidos en mis múltiples visitas de cortesía a esta joyería.

La gran mayoría de las joyerías a nivel mundial, están en manos de familias. Es un negocio muy complicado en muchos aspectos, pero quizás el más delicado esta relacionado con la confianza, por eso solemos ser miembros de una familia los que regentamos este tipo de empresas.

La gran mayoría de las joyerías van teniendo una pequeña evolución y con mucho esfuerzo y dedicación junto con el paso de los años, se aprecia un crecimiento. Sin embargo, son muy pocas realmente las que pueden presumir de haber dado grandes saltos empresariales y Wempe está entre ellas.

Interior Joyeria Wempe Madrid

Interior joyería Wempe Madrid.

Llevo 16 años relacionado directamente con el sector de la alta joyería y relojería. Como propietario y director de una, se perfectamente el tipo de negocio tan gratificante pero sacrificado que es. Tal vez por esto valoro y respeto, cuando una empresa que es competencia directa mía, implanta sistemas empresariales que yo soy incapaz ni siquiera de imaginar.

La historia de Wempe es muy parecida a la historia de otras grandes empresas. Se inicia con una idea, una pequeña inversión y una personalidad muy fuerte. Cuando esta mezcla es homogénea, el resultado suele ser muy bueno.

No paro de escuchar a diario quejas de jóvenes y no tan jóvenes en relación a lo complicado que es montar un negocio propio actualmente, lo que llaman emprender. Vivimos el mejor momento que ha tenido la humanidad para poder triunfar desde cero. Las nuevas tecnologías permiten a muchos montar empresas con facturaciones mayores que General Motors con tan solo un par de servidores informáticos. Nos quejamos de la crisis de 2008 y la de 2020. Wempe superó dos guerras mundiales en las cuales, Alemania quedó totalmente devastada y sin embargo, nunca cejó en su empeño.

Antes de nada creo que es justo llamar a las cosas por su nombre. Hoy he comido con mi querido Fernando Ron, hombre culto y viajado donde los haya. Al contarle que estaba escribiendo sobre Wempe me ha indicado que en alemán la W se transforma en V, por lo que cuando leas este artículo, has de saber que Wempe lo debemos decir Vempe.

Gehard Wempe, con tan solo 17 años de edad, en los bajos de la casa de su tía, en la pequeña localidad alemana de Elsfleth cercana a Bremen, crea un pequeño taller y tienda de relojería en 1878. Su capital inicial, 80 marcos. En una ciudad que estaba a punto de colapsar económicamente ya que se dedicaban a la fabricación de barcos de vela en el momento que empezaban los barcos de vapor, Wempe tuvo una idea atrevida y genial. Vender relojes usados.

Gehard Wempe

Gehard Wempe.

El destino siempre es caprichoso y parece rendirse ante determinadas personalidades. Cualquier economista que hubiera realizado un estudio de viabilidad, hubiera recomendado a Wempe no abrir el negocio en esa localidad.  Elsfleth tendía a empobrecerse y difícilmente ese negocio podría haber triunfado. Sin embargo, Wempe tuvo un gran éxito desde el primer día y fue debido principalmente a que supo entender las necesidades de su clientela.

Wempe tomó muy en serio eso que Marc Gobé 120 años más tarde en su libro “branding emocional” llamaría embalaje, diseñando un magnifico escaparate y creando un entorno único en su establecimiento. Pautas que a día de hoy sigue aplicando la compañía, y lo increíble de todo es que lo hizo sin recursos económicos y sin ayuda externa.

En 1894 abre una segunda tienda en Oldemburgo y empieza a viajar a Suiza donde establece lo que hoy en día podríamos considerar distribuidor autorizado, lo que da otro aire a sus tiendas. En estos viajes se hace acompañar de su hijo Herbert al que trasmite valores como el respeto por el producto, esfuerzo y austeridad, valores que nunca olvidaría y supo implementaren su época como director de la empresa.

En 1907 abre una tienda en Hamburgo y es tal el éxito, que factura 100.000 marcos el primer año. En 1914 antes de empezar la primera guerra mundial, Wempe cuenta con siete tiendas, todas con diseños iguales, lo que hoy en día se conoce como imagen corporativa.

Wempe Hamburgo

Joyería Wempe Oldemburgo 1894.

En 1921 al fallecimiento de su padre, Herbert se hace cargo de la empresa y se enfoca principalmente en la atención al cliente y la formación de nuevos profesionales, lo que permite a Wempe tener un servicio técnico de relojería capaz de reparar cualquier tipo de reloj.

En 1923 instala las oficinas centrales en la calle Steinstrasse 23 de Hamburgo, a día de hoy sigue siendo la sede central. En 1938 compra Hamburger Chronometerwerke y comienza una alianza comercial con Otto Lange en Glashütte.

En 1945 Hamburgo está totalmente destruida a consecuencia de la segunda guerra mundial. Wempe tuvo que poner la empresa en manos de un fidecomiso por cinco años. El hijo mayor de Herbert falleció en la guerra. Al igual que había pasado en 1917 su padre, fueron momentos muy complicados para las empresas alemanas, sin embargo, con el espíritu y valores hererados, Wempe se reinventó.

En 1963 entra en acción la tercera generación Wempe de la mano de Hellmut. Bajo su dirección abren diez nuevas tiendas y deciden dar el salto internacional, primero 5Th Av en Nueva York, le siguen Londres, París, Viena, Madrid y hasta en un crucero, el MS Europa haciendo un total de 29 tiendas.

Kim-Eva Wempe

Kim-Eva Wempe.

Actualmente es Kim-Eva Wempe la responsable de la empresa. Kim ha introducido de una forma muy inteligente la joyería en el negocio familiar. Con una líneas modernas y elegantes, como gemólogo y joyero que soy, aprecio el diseño de Kim, en un momento en que es muy complicado vender joyería en Europa, pues las mujeres actualmente prefieren comprarse un reloj a una joya y no las quito la razón.

Desde que tengo uso de razón, cuando hablamos de joyerías entendemos de una tienda que vende joyas y relojes. Sin embargo, Wempe supo especializarse, ver el negocio en el sector de la relojería. Enfocarse en distribuir los mejores productos del sector. Hacer alianzas estratégicas con las mejores empresas del sector y el resultado es evidente. Hoy, año 2020, son muy pocas las joyerías relojerías de Europa que venden bien las joyas, el mercado actual está como bien supo ver Gehard Wempe en 1878 en la relojería.

En estos momentos, casi todas las marcas o por lo menos las grandes marcas relojeras, han empezado a vender sus productos por internet y abrir boutiques en las principales ciudades. En Madrid que es la plaza que mejor conozco, las casas relojeras han ido quitando puntos de distribución dejando solamente su red propia para la venta, ¿todos?. No, todos no. Wempe es la única joyería que sigue manteniendo las distribuciones autorizadas y es que Wempe es mucho Wempe.

Wempe Madrid no tienen el mejor local comercial. El sito es privilegiado, nº 58 de la calle Serrano, justo enfrente de Rolex España, pero el local no es muy grande, está divido en dos locales no comunicados entre sí, nada que ver con joyerías como Rabat, Suarez o Perodri con maravillosos locales.

Joyeria Wempe Madrid

Interior Joyería Wempe Madrid.

Si embargo su escaparate, su decoración y sobre todo su trato es envidia de cualquier joyero que sea honesto consigo mismo.

Hace años que no soy tan asiduo a los foros, pero recuerdo como si fuera hoy las quejas generalizadas que solía leer porque Wempe no hacía descuento en sus relojes, como cortesía un 5%, frente a descuentos del 15 y 20% de otras joyerías. Siempre pensé que esa política de grandes descuentos no era la línea a seguir, devalúas el valor de la marca y al final, con la excusa de vender no todo debe ser aceptado.

No voy a entrar en polémicas contigo a este respecto, cada uno puede tener una opinión y todas son válidas, lo que puedo decirte es que los hechos son testarudos que decía el camarada Lenin y Wempe tiene 29 tiendas en varios países y en Madrid año tras año no para de crecer.

Tenía un buen cliente y amigo, el probre falleció a consecuencia de un accidente de tráfico por lo que prefiero obviar su nombre. Era hijo de un importante industrial español. Padre e hijo grandes aficionados a la relojería, por lo que cuando el padre quería comprarse un reloj siempre se hacía acompañar de su hijo. El padre era cliente habitual de Wempe. Una vez estando comprando un reloj, el hijo le preguntó. ¿Por qué no lo compras en la joyería de mis amigos?. Te van a dar buen precio y un excelente trato. El padre le respondió que lo que obtenía en Wempe, difícilmente podía ser mejorado. El hijo nunca dejó de ser mi cliente, al padre nunca consegí venderle un reloj.

Joyeria Wempe Madrid Rolex

Espacio Rolex en joyería Wempe Madrid calle Serrano 58.

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.