UNA COLECCIÓN DE 10 RELOJES DIVERS CLASICOS (REEDITADOS).

 

De Tiempo Dinámico.

Esta entrada se publicó originalmente en Tiempo Dinámico el .

http://tiempodinamico.blogspot.com/2020/05/una-coleccion-de-10-relojes-divers.html

 

No estarán todos los que son, pero tras las últimas entradas del blog me he dado cuenta de que quizás fuera interesante hacer una relación de unos cuantos divers actualmente a la venta, que fueran reedición de otros tantos modelos clásicos. 

Se trata de un filón para las firmas pertenecientes a los diferentes consorcios relojeros y también para la multitud de microfirmas que militan en esa categoría. Sucede que el diseño de los sesenta y setenta tiene mucho tirón y el fondo de armario de dos décadas de producción, que coincidieron con la eclosión del buceo recreativo y profesional, cuenta con grandes diseños.




Doxa Sub 200

Me gusta casi todo de este reloj, pero tiene un problema: puede llegar costarte bastante qué color de esfera elegir, puesto que está disponible con seis diferentes diales. El menos arriesgado y más sobrio es el negro, seguido quizás del azul. Mi elección sería el naranja “doxa” (por aquello de que cuando pienso en la firma siempre la asocio a ese color) y los más informales son el amarillo, el blanco y el turquesa.






Sea como fuere, es un reloj de buceo de estética refinada, sin distracciones, con una esfera despejada, fácilmente legible, bien dimensionado (42 mm de diámetro de caja) y con un espectacular brazalete BOR. El calibre que lo anima es un ETA 2824-2, del que no disponemos más datos en cuanto a nivel de acabado y ajuste, pero con seguridad Doxa se habrá asegurado de su buena marcha…



Yema Superman Bronze

Un diver de bronce francés inspirado en los icónicos Superman de época y que, además de su equilibrio estético destaca por elementos que difícilmente encontraremos en muchas reediciones de divers clásicos.




No son muy habituales ni el sistema de trinquete del bisel sobre corona (característico de los Superman) ni por supuesto el disponer de un calibre “in house” totalmente diseñado, fabricado y ensamblado en la casa francesa. Por supuesto, ese elemento es el que finalmente encarece el reloj.



Crepas Megamatic

No podía obviar a la zaragozana Crepas. Especializada en la resurrección de relojes de buceo clásicos olvidados por casi todo el mundo. Tiene en su haber unos cuantos regresos desde el más allá y está en proceso de fabricación de este Megamatic, una pieza del museo Omega imposible de ver en ninguna muñeca…




Es el reloj más “herramienta” (lo que me apasiona), menos discreto, más exótico y más económico de todos los que os presento. Disponible con esfera negra o azul y con dos diferentes juegos de agujas. Porta un calibre ETA 2824-2 básico. Crepas aún dispone de algunas unidades a la venta, tened en cuenta que todos sus modelos son ediciones limitadas.


Oris Sixty Five

Creo que no necesita presentación y milita en el mercado desde hace ya varios años. Es el único de la serie que he tenido entre manos (concretamente un Sixty Five Movember) y realmente me impactó la calidad de sus acabados y su equilibrio estético… quizás uno de los divers más refinados que haya trasteado.




Eso sí, la calidad se paga y es uno de los relojes más caros de esta selección (en la barrera de los 2000 euros). Su veteranía en el mercado permite que podamos elegir entre más de cincuenta variantes diferentes (incluida versión crono).



Certina DS Super PH500M

Es mi recomendación número uno de entre los divers que vais a ver en esta entrada. Podría argumentar gustos personales, gran aprecio por la firma… Pero realmente la reedición del DS Super PH500 por la propia Certina es, de facto, motivo para formar parte de una colección de relojes de buceo. Hay mucha historia detrás de este reloj.




Y todo a pesar de que no me emociona precisamente el caucho estilo Z22 que le acompaña (imprescindible sustituir por una milanesa o una Tropic) ni la ausencia del icónico logo de la tortuga en su tapa posterior… pero éste tampoco aparecía en las varias interpretaciones que se habían comercializado hasta la fecha por parte de diversas micros. A favor, su certificación ISO 6425 para relojes de buceo y un precio bastante lógico.


Certina DS PH200M

Otro gran clásico que compite duramente con mi número uno y le pisa los talones. Tenéis en el mismo blog una entrada de hace unos pocos días y personalmente su estética con dial azul profundamente oscuro y bisel/juego de agujas oro me parece la mejor de la selección.




Por desgracia, como el anterior, tampoco ofrece el logo de la tortuga de Certina en tapa posterior, dado que en esta ocasión se ha optado por una ventana de cristal zafiro al calibre. Si es imprescindible, disponéis del mismo modelo con dial negro comercializado hasta la fecha. El precio, también en rango lógico.


Rado Captain Cook

Mi recomendación para muñecas pequeñas, en su versión de 37 mm de diámetro (disponible también en 42 mm). Está en el rango alto de precios y, siendo ya también un veterano, hay disponibles un buen número de versiones, incluso con caja de bronce.




De gastarse el dinero en este reloj, yo lo acompañaría de un brazalete en granos de arroz que redondea el conjunto de manera perfecta. Es el más flojo en cuanto a sumergibilidad: tan sólo 10 atmósferas. El calibre, con 80 horas de reserva de marcha, es primo hermano del que portan ambos Certina.


Seiko Captain Willard

Sería un sacrilegio no incluir un Seiko si estamos hablando de divers. Y si buscamos una reedición de un modelo clásico, los nipones van sobrados. He elegido, por rango de precio la resurrección del Seiko 6105 de Martin Sheen en Apocalypse Now. Una historia que no necesito repetir en esta entrada, la conocéis perfectamente.




El año pasado Seiko reeditó este mismo reloj (referencia SLA033) pero con un calibre de alta gama, el 8L35, y este año la firma hace una “desescalada” en cuanto a acabados y calibre (un más que decente 6R35) con dos opciones: color verde oliva con caucho (SPB153) y negro con brazalete metálico (SPB151). En ambos casos el talón de Aquiles es que Seiko ha errado, por arriba y con amplio margen, el precio.



ZRC 1964 “French Navy”

Otro veterano, en el mercado desde hace unos tres o cuatro años. Es, junto con el Crepas Megamatic, el más “técnico” de esta recopilación. Más apto para frikis de los relojes de buceo que para uso en compromisos formales.




Es el reloj más caro de los que os presento, más de 3000 euros, totalmente injustificables si tenemos en cuenta el calibre: un ETA 2824-2 o un Sellita SW200-1 (no dispongo de información acerca de cómo ZRC decide cual de ellos utilizar) a los cuales la firma francesa añade simplemente el calificativo de “ellaborated”. Cierto es que hasta Junio, la firma ofrece un descuento total del IVA, con los que el ahorro es de más de 600 euros. Un signo más de la crisis incipiente y de lo difícil que va a ser vender a partir de ahora relojes a 3K euros…


Ollech&Wals C-1000

Hace unos días presentábamos el O&W Ocean Graph S, y la verdad es que sería injusto no reconocer que este C-1000, también inspirado en el Caribbean 1000, es una auténtica preciosidad de reloj.




Apto también para muñecas pequeñas, es uno de los de menor diámetro de caja entre los presentados. El calibre es un ETA 2824-2, que no hace demasiadas buenas migas con el precio que se pide, uno de sus puntos débiles. Puestos a gastar, como en el caso del Rado, elegiría como dotación el brazalete en granos de arroz.



Probablemente podríamos alargar la entrada unos cuantos modelos más, ya decíamos al principio que no están todos lo que son. Pero juntar en una caja estos 10 modelos, aparte de demostrar una bien nutrida cartera, delata a un muy afinado gusto por los relojes de buceo de época. 





Manteneos seguros, cumplid las normas sanitarias, usad siempre mascarilla en los espacios públicos, respetad la distancia de seguridad y sed escrupulosos en el lavado frecuente de manos. Es por vuestra salud y por la de los demás.

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.