La historia de los Relojes Rusos

 

De IGORMÓ.

Esta entrada se publicó originalmente en IGORMÓ el .

https://igormo.com/relojes-rusos/

 

Hoy te invitamos a adentrarte en la fascinante historia de los relojes rusos. Relojes con diseños muy personales como los tan conocidos modelos Poljot, Strela, Kirovskie…

Esta historia nos llevará a descubrir los comienzos de la Primera Fábrica de Relojes en Moscú, la historia de empresas relojeras norteamericanas que sucumbieron en el mercado y acabaron en las manos del gobierno ruso, acontecimientos como el primer reloj que fue al espacio y detalles tan interesantes de cómo y con qué fines el gobierno soviético impulsó la industria relojera.

Norteamérica: Dueber-Hampden y Ansonia

Dueber-Hampden

John Carl Dueber nació en 1841 en Obernetphenm Prussia, pero con tan solo doce años emigró a Estados Unidos, concretamente a la zona de Cincinnati. Trabajó como aprendiz fabricando cajas para relojes y en 1864 creó la empresa Dueber, en Cinccinati, Ohio.  Dicha empresa se dedicaba a elaborar única y exclusivamente cajas para relojes finos.

Ese mismo año, Donald Joaquín Mozart, hijo de relojero y nacido en Italia en 1818 pero que emigró a Estados Unidos con tan solo 3 años, fundó en Providence, Rhode Island, una empresa llamada Mozart Watch Co. la cual fabricó relojes durante tan solo dos años, antes de tener problemas con sus patentes y equipos de manufactura.

Pero ¿cuál fue el motivo de una trayectoria tan corta? Los inversionistas de Mozart Watch Co. no muy contentos con los problemas de producción y la falta de buenos resultados perdieron la confianza en el fundador, Donald Joaquín Mozart, lo que les obligó a retirar a Mozart de su propia empresa. Ya sin él, la empresa se reorganizaría llamándose New York Watch Company con instalaciones en Springfield, Massachussets.

Patente No 46,576 Clock Escapment , 28 Febrero 1865 de D. J. Mozart.

Tres años después, en 1869, un incendio acabó con parte de la empresa, pero afortunadamente la maquinaria y varios de los materiales se salvaron, lo que les permitió retomar la producción en tan solo 3 meses.

En 1873, un año complicado económicamente, la empresa empezó a sufrir altibajos llevando a los inversionistas a tomar la decisión de cerrarla en 1875; pero dos años más tarde, en 1877, los inversionistas se volvieron a reunir y decidieron reabrir la empresa, pero esta vez bajo el nombre de Hampden Watch Company.

Tarjeta comercial del siglo XIX de Hampden Watches.

Durante varios años, Dueber y Hampden hicieron negocios juntos. Dueber era el proveedor de cajas para los relojes Hampden.

Cabe destacar un hecho que cambiaría el futuro de esta empresa. En esta época las fábricas manufactureras de cajas para relojes decidieron crear una alianza en la cual no se permitía a unas empresas vender en los territorios geográficos de las otras, lo mismo sucedería con una protección de precio y servicios.  

John Dueber un hombre de fuerte temperamento, estaba en contra de ese pacto y decidió no unirse a dicha alianza. Esto supuso un problema para su compañía pues grandes empresas relojeras como Elgin, Waltham e Illinois, boicotearon su producto dejándole solo dos salidas posibles: o se unía al pacto o tendría que fabricar él mismo todo el reloj para poder vender su producto.

John Dueber no cedió ante su oposición al pacto.

En 1885 John Dueber decidió hacer una gran inversión en la empresa de Hampden, ya que necesitaba los movimientos para poder vender sus cajas.

Tras dicha inversión, John Dueber se convirtió en el socio mayoritario y tomó la decisión de trasladar las dos fábricas a Canton, Ohio. Allí estarían funcionando juntas, casi bajo un mismo techo, con el fin de que las dos fábricas compartieran recursos de manufacturación e instalaciones y de este modo ahorrar costes.

Deuber Hampden Watch Factory – Canton, Ohio.

La estrategia era tener dos salas de producción, donde Dueber fabricaría las cajas para los relojes hechos por Hampden. Y de este modo se fundó la casa relojera conocida como Dueber-Hampden Watch Company.

Anuncios de publicidad de Dueber–Hampden Watches entre 1900 – 1901.

Con su mudanza a Canton, Ohio, Dueber – Hampden se convirtió en una de las empresas más grandes de la región. En su primer año en Ohio contaban con más de 2300 empleados residentes de la región, si miramos la población de la época (26.337) podríamos decir que estas empresas contrataron a 1 de cada 10 habitantes, los cuales ayudarían a producir casi 600 relojes por día, convirtiendo la región de Canton, Ohio en un centro famoso para la industria de la relojería en los Estados Unidos.

Reloj Dueber-Hampden. La pequeña caja de una pulgada de largo fue diseñada y construida por William Woesner, un empleado de Dueber-Hampden, por la que Dueber le entregó una bonificación.

Pero en 1891 la empresa se enfrentaría nuevamente a un revés. Dueber-Hampden Watch Co. perdería a dos de sus socios y grandes hombres de negocios, Charles Rood y Henry Cain.

Charles Rood y Henry Cain se fueron a Lancaster, Pensilvania a ayudar a fundar una nueva empresa la cual se llamaría Hamilton.

Rodd y Cain además de socios de Hampden, eran las personas de contacto con otra fábrica llamada Ball, la cual tenía el contrato de relojes para los ferrocarriles de Estados Unidos por lo que el daño producido a Dueber-Hampden Watch Company fue mayor de lo esperado.

Vale la pena mencionar que durante esta época Ball Watch Co. no hacía relojes, era solo el creador de los requisitos necesarios de un reloj para poder ser parte de las piezas entregadas a los ferrocarrileros.

Ball compraba relojes a empresas como Dueber-Hampden, Elgin, Waltham, Hamilton, etc, y les ponía el nombre “Ball” en la esfera y de este modo los usaba para cumplir con el contrato de los ferrocarriles del Oeste de USA. Pronto, Web Ball se convertiría en el vicepresidente de Hamilton.

Cuatro décadas después, en 1927 y con la recesión en pleno auge, Dueber-Hampden se fue a bancarrota cerrando sus puertas en el año de 1930. Toda su maquinaria, patentes, trabajos y producción elaborada hasta ese día, fueron vendidos a una agencia de compra rusa llamada Amtorg Trading Corporation por una suma de 329,000 $ US dólares. Una de las cláusulas del contrato era que 23 de sus trabajadores deberían ir a Rusia a formar a los técnicos y personal.

Ansonia Clock Company

Ansonia Clock Company fue creada en 1851 en Ansonia, Connecticut como subsidiaria de Ansonia Brass Co., una empresa que fue fundada una década antes por Anson Phelps, con el fin de suministrar el latón a la industria relojera.

Ansonia Clock Company.

Gracias a su buen hacer, los relojes de Ansonia Clock Company pronto adquirieron una gran fama en la industria relojera. Su alto volumen de ventas promovió que en 1859 ambas compañías se independizaran.

Catorce años más tarde, y debido a la crisis económica del terrible 1873, la empresa se convirtió en una corporación y cinco años después, la empresa se mudó a Brooklyn (Nueva York) con un nombre diferente “Ansonia, Conn” donde gozaría de sus mejores años llegando a tener más de 350 empleados en total.

Pero la mala suerte continuaba, y un año después de su mudanza a Brooklyn, la empresa sufrió un gran incendio con pérdidas materiales de más de 900 mil $ US dólares y para más inri solo la tercera parte estaba asegurada. Es debido a este incendio que poco se conoce de esta empresa ya que todos los registros históricos perecieron bajo el fuego.

La planta fue reconstruida en 1880 y durante 50 años fabricaron relojes, hasta que en 1930 fue vendida a Amtorg Trading Corp la compañía de compras en el extranjero representativa del gobierno ruso.

La historia se repetía. Noventa años después de su creación, Ansonia Clock Co. se convertiría en la segunda compañía vendida a los soviéticos.

Rusia: Historia, Primera Fábrica Relojera del Estado y Segunda Fábrica Relojera del Estado

Historia

Poco se sabe de los inicios del famoso relojero suizo Heinrich Moser, hijo y nieto de dos relojeros de alto prestigio, que con tan solo 21 años decidió mudarse San Petersburgo, Rusia (1826) para trabajar por su cuenta, donde fundó H. Moser & Cie.

En poco tiempo, las excepcionales y exquisitas creaciones de la empresa comenzaron verse en príncipes rusos y miembros de la corte imperial. Incluso vendían movimientos a otras empresas; la mayoría de los relojes de mesa de Fabergé estaban equipados con movimientos producidos por H. Moser & Cie.

No todos los relojeros en Rusia contarían con la misma suerte.

En esa Rusia imperial o antes de 1927 los relojeros se dedicaban a ensamblar las piezas de los relojes, piezas ya terminadas importadas de Suiza. Esto en aquel entonces resultaba mucho más económico, ya que conseguían reducir los impuestos de importación los cuales eran muy altos. La manufactura local se dedicaba principalmente a relojes de pared y de alarma.

Con la muerte de Lenin y la oficialización de Stalin al mando de la nación en 1924, Rusia comenzó a ser en un país menos agrario y más industrializado.

Uno de los primeros pasos hacia la industrialización fue tomar todo lo que quedaba de Khan, Buhre y Moser (los relojeros más famosos de Rusia) y moverlos bajo el mando y responsabilidad de un consorcio llamado Gostrest Tochmekh al que le llamarían “Estado de confianza y protección de precisiones mecánicas”, una clara muestra de los planes que traía el mandatario para su país.

En 1927 el concejo de labor y defensa haría publica una ley en la que encargaba al concejo de economía a establecer las fábricas de relojes empezando desde cero, estas debían estar al nivel de las manufactureras de USA o Suiza.

En octubre de 1928 se formó una comisión de 11 hombres para que viajaran a Europa y USA a investigar sobre las técnicas, maquinaria y posible compra de equipamiento.

En Estados Unidos la comisión visitó 21 fábricas diferentes de ingeniería y manufactura, ocho de las cuales eran manufacturas de relojes. A principios de 1929, la comisión conocería a la empresa Amtorg Trading Corp la cual ya había localizado y planeado la visita a USA.

Visita a una fábrica relojera de la época.

Es durante aquella visita donde Amtorg Trading Corporation bajo el mando de A. Vladiminsky al encontrar a Dueber-Hampden en bancarrota y Ansonia Conn en venta, deciden hacer ofertas de compra a estas empresas, las cuales fueron aceptadas por diferentes sumas de dinero.

En abril de 1930, un barco cargado con todo el equipo y maquinaria de las relojeras Ansonia Conn y Dueber-Hampden zarpó hacia Rusia para crear la primera fábrica relojera de Rusia. A. Vladimisky se convertiría más tarde en el primer director de la fábrica de Moscú.

Dicha industria, a día de hoy sigue en pie y sigue produciendo piezas.

Diseño de piezas fabricadas en la Primera Fábrica Relojera del Estado.

Primera Fábrica Relojera del Estado / Fábrica Zlatoust 834 durante la guerra

De los 23 empleados a los que les ofrecieron un contrato de trabajo en Moscú solo uno de ellos era una mujer, Susan Killen especialista en entrenamiento. Dichos empleados salieron en su travesía en barco el 1 de marzo de 1930 y llegarían a Moscú el 16 del mismo mes, después de haber pasado por Berlín y Varsovia. Al llegar fueron recibidos como auténticas celebridades, con banda de músicos y banquete. Sus salarios equivaldrían a unos $70,000 USD a día de hoy.

Después del primer año de contrato, la Primera Fábrica del Estado producía alrededor de 250 relojes al día. La primera edición de relojes constaba de 50 piezas llamadas “K-43”, tenían un calibre llamado “tipo-1” y fueron entregadas el 7 de noviembre de 1931 en el teatro de la revolución o lo que conocemos hoy día como el teatro Bolshoi.

Reloj ruso K-43 con calibre tipo 1.

Debido al gran éxito de la operación, los rusos felices con sus resultados decidieron ofrecer una extensión del contrato a todos los empleados de Canton, Ohio, pero con un salario más real para la Rusia socialista. Todos, menos uno, decidieron regresar a casa.

Durante ese mismo año, se creó otra fábrica en Moscú con toda la maquinaria de Ansonia, esta empresa sería la Segunda Fábrica de Relojes del Estado.

Merece la pena mencionar que la barrera del lenguaje entre ruso en inglés fue una gran carga para el proyecto, pero gracias a que los rusos conocían el alemán y los norteamericanos eran de la zona de Ohio, donde había una gran concentración de inmigrantes alemanes, la mayoría de la comunicación entre supervisores y empleados se hizo en una tercera lengua.

Reloj ruso Kirovskie (Кировские en ruso) K-43 tipo 1.

En 1935 se cambió el nombre de la primera fábrica por “Primera Fábrica Relojera del Estado – Kirova”, en honor a Sergei Kirov un oficial soviético asesinado, el cual Stalin usaría para su propaganda comunista. Debido a esto los primeros relojes de muñeca llamados “cacerola” que tenían el calibre tipo-1 también se les conoce entre coleccionistas como los “Kirovskies” los cuales venían en versiones de 7 y 15 joyas.

Primeros relojes de muñeca rusos.

Operación Barbarroja y su legado

Para el año de 1941 con los nazis a 60 kms de Moscú, Stalin da la orden de mover todas las manufacturas fuera de la capital, para evitar que cayeran en manos equivocadas. Bajo fuego enemigo y bombardeos la fábrica fue evacuada a la ciudad de Zlatoust donde se llamaría temporalmente Fabrica 834.

Tuvieron que esperar hasta el año 1943 para que la fábrica regresara a la capital, pero esta vez bajo el nombre de La primera fábrica relojera de Moscú.

La primera fábrica relojera de Moscú.

Es en 1947 cuando los relojes adoptan el nombre de “POBEDA” y ya se fabricaban cronómetros marinos. Dos años después, la producción de relojes era de 1.1 millones de piezas al año.

Durante la década de los 50s los rusos comprarían patentes y equipos de la empresa suiza Venus, concretamente el Venus 150, esto sería el comienzo de los cronógrafos Strela (que significa “flecha”).

Su primer modelo llamado Strela 3017, sustituirá a los famosos cronógrafos alemanes de la firma Tutima. ¿Alemanes? Sí, Tutima es alemán.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el lado oriental de Alemania fue ocupada por los rusos, los cuales decomisaron toda la maquinaria de la casa relojera Tutima, la enviaron a Rusia y allí la usarían para sus primeros cronógrafos.

Por lo que estos cronógrafos realmente son relojes alemanes pero ensamblados en Rusia. Rusia no desarrolló su primer cronógrafo con todas las de la ley, hasta el modelo Strela 3017.

Reloj ruso Strela 3017.

Otra de las líneas más famosas fue la “Sturmanskie” o navegador, que era el reloj que se les daba a los pilotos Rusos después de terminar su entrenamiento en la academia. Este es el reloj que en 1961 Yuri Gagarin llevaría al espacio convirtiéndolo así en el primer reloj usado fuera de la órbita planetaria.

Reloj ruso Sturmanskie o navegador.

Tres años más tarde, en 1964, se creó la línea Poljot (que significa “vuelo”).

Y al año siguiente el cosmonauta Alexei Leonov haría la primera caminata espacial llevando en su muñeca el Poljot cronógrafo modelo Strela, modelo que reemplazó al Sturmanskie de Gagarin. Los Poljot fueron fabricados entre 1965 y 1973.

Sello de la época en conmemoración al cosmonauta Alexei Leonov.

La fábrica nunca dejo de seguir creciendo, importando equipamiento. Para el 1975 se importaron piezas y maquinaria de Suiza que permitieron fabricar relojes más complejos dando nacimiento así al cronógrafo llamado “Okean” con el famoso calibre 3133 que es la versión rusa del calibre Valjoux 7734. Este reloj fue creado específicamente para la operación espacial llamada Soyuz-23 la cual fracasó en octubre de 1976 debido a problemas técnicos.

Okean calibre 3133

Reloj ruso Okean.

Después de la caída de la unión soviética, la perestroika, Gorbachov y todo lo que conocemos de la historia, la fábrica se vino a pique y no fue hasta principios de los 2000 que un conglomerado de lujo adquirió parte de ella, la otra parte se quedó en manos de unos ex empleados de la empresa que tomaron equipos, maquinaria y relojes de la producción como parte de pago de una deuda que la fábrica tenía con ellos y crearon otra empresa llamada Volmax.

Diez años después, aquel conglomerado se iría a bancarrota y Volmax se trasladó a Suiza (uno nunca sabe las vueltas que puede dar la vida), y en la actualidad siguen fabricando piezas con el calibre 3133.

Segunda Fábrica Relojera del Estado / Fábrica Chistopol 835 durante la guerra

Establecida también en Moscú en 1930 con toda la maquinaria procedente de Ansonia (Nueva York), fue creada como un apoyo a la fábrica principal, en esta se tenía planeado hacer relojes para casa y de pared y ayudar con la producción de algunos relojes de la fábrica principal, pero su actividad principalmente se enfocaba al consumidor local que no era del gobierno ni militar. Por supuesto estos planes cambiarían pronto con segunda guerra mundial.

En 1941, cuando los alemanes invadieron Rusia, se dictó un cambio de órdenes y esta fábrica comenzó a fabricar munición y registradores de tiempo para el ejército rojo junto con relojes tipo-1.

Esto también significó que los hombres que trabajaban en la fábrica y estaban capacitados para combatir, debían alistarse en el ejército, por lo que la producción se quedó mayormente a cargo de mujeres y niños.

Con los alemanes acercándose más y más a Moscú, Stalin dio la orden de mover la fábrica a Chistopol al oriente de Rusia, a unos 500 kms de la capital, por lo que se conoce de los archivos de la época, esta orden llegó por sorpresa por lo que no permitió tener un plan adecuado.  

Se embarcaron 480 empleados (algunos de ellos se quedaron en Moscú), todas las maquinarias y materias primas en más de 150 camiones los cuales tomaron carretera en medio de bombardeos y bajo el fuego Nazi.

Chistopol es una ciudad a la cual es mejor llegar por vía marítima, ya que está situada en los bancos del río Karma, pero debido a la pobre planificación, y que en medio de la huida se les pilló el invierno y parte del río se congeló, obligó así a la mayoría de los trabajadores y maquinarias a quedarse estancados en el puerto de la ciudad de Kazan (unos 150 kms al norte de Chistopol).

Esto fue una terrible noticia para el estado ya no que no podrían tener ni el apoyo ni la producción de armamento que tanto necesitaban justo en aquellos instantes de intensas batallas en el perímetro de la capital, en otras palabras les cayó la noche.

Con la poca maquinaria y personal que logró llegar al destino final, pronto se darían cuenta de que Chistopol era una ciudad bastante pequeña, la cual no estaba preparada para la llegada de una fábrica de este tamaño lo que obligó a los trabajadores casi a trabajar a la intemperie, a dormir en potreros con un frío mortal y tener una muy mala alimentación, lo que afectó a la producción.

Semanas después, el gobierno local les dio un edificio abandonado que pertenecía a una destilería, luego unas escuelas y hasta una biblioteca, y así es como lograron empezar a tener mejores procesos de producción y empezar a entrenar y a enseñar a la población local sobre el proceso de creación de munición y relojería, en especial los tipo-1 que eran esenciales para los soldados en el campo de batalla pues les permitía estar sincronizados con los demás militares para operaciones tácticas.

Ya fue durante el verano de 1942 cuando todo el resto de la maquinaria y personal procedente de Moscú – Kazan conseguiría llegar a su destino final, y de este modo fue cuando la fábrica se solidifica y cambia su nombre a Fabrica 835, con altos niveles de producción, donde sus empleados trabajaron más de 14 horas al día, apoyados a veces con otro turno que ayudaba durante la noche. Todos ellos trabajaban bajo un lema que decía “Todo para el frente de batalla, todo por la victoria”.

Sello de 1942 donde aparece escrito el lema “Todo para el frente, todo para la victoria.”

Al finalizar 1942 la ofensiva alemana había sido finalmente controlada por el ejército rojo en las afueras de Moscú y empezó el retroceso alemán, y fue aquí cuando comenzaron a reactivarse los empleados que se habían quedado en la capital, alistando las antiguas localizaciones de las fábricas para sus posibles regresos de las ciudades de Zlatoust y Chistopol respectivamente.

Relojes de bolsillo diseñados y fabricados en la Segunda Fábrica Relojera del Estado.

Para 1943 se dio la orden de mover las fábricas a Moscú pues el ejército rojo se movía al oeste y necesitaban tener sus provisiones y manufactura un poco más cerca.

¿Una mudanza de la mudanza? ¡Tal cual!

Lo curioso de la historia es que no toda la maquinaria regresó a la capital, tal vez para no cometer el mismo error de la huida y dejar la producción al 0% prefirieron dejar una parte en Chistopol en funcionamiento mientras traían otra parte de regreso, esto es lo que podríamos llamar como la división de la segunda fabrica relojera del estado.

Una vez la guerra acabó la gente de Chistopol dejó de elaborar provisiones armamentistas y se enfocó simplemente a hacer relojes, para 1949 se enfocaron en relojes marinos con esferas de alta luminosidad conocidos como Karma, otras piezas famosas fabricadas fueron los “Saturn” y los “Sputnik”.

Reloj marino con esfera de alta luminosidad conocido como Karma.

En 1961 después del viaje exitoso de Yuri Gagarin, la empresa cambió el nombre en la esfera de los relojes y empezó a usar “Vostok”; y como estas piezas eran tan robustas y bien hechas, el gobierno Ruso central empezó a usarlos como contratistas del Ministerio de Defensa. Al final los relojes se volvieron tan famosos que la empresa no se conocía como 835 si no como Vostok, la cual recibió un proyecto a mediados de la década de los 60s para diseñar un reloj para la naval rusa que fuera resistente a más de 200 metros de profundidad, fuera fácil de reparar, barato de producir y que no infringiera los derechos de ningún modelo o patente internacional.  

Y así es como se creó la leyenda del Vostok Amphibia también conocidos como (“Scuba dude” en el occidente del mundo o el “Frog man” en la parte oriental del globo), que serían usados por el cosmonauta Georgi Grechko 1975 abordo del Soyuz-17. Relojes que a mi entender merecen un artículo a parte y que si es de tu interés no dudes decírmelo en los comentarios, estaré encantado de prepararlo.

Vostok Amphibia.

En los años 80s y 90s la fábrica Vostok ayudó al ejército ruso con ciertos tests electrónicos para el cual habían contratado también a un instituto de investigación de Lituania el cual recibió acciones de la empresa como parte de pago.

Al final la deuda era tan grande que esta organización terminó adquiriendo la mayor parte de las acciones y el permiso para usar el nombre de Vostok. Y es así como en 2003 nace una alianza llamada Vostok-Europe situada en Lituania la cual usa movimientos de la Vostok original la cual sigue en Chistopol, Tatarstan.

Relojes Vostok-Europe.

Volviendo a 1942-1943, la parte de la segunda fábrica relojera del estado que regresó a Moscú seria luego bautizada como la fábrica Slava que significa “Gloria” de la cual saldrían innumerables piezas al extranjero en los años 70 y 80 y que son también muy apreciadas por los coleccionistas.

Relojes Slava.

Y de este modo concluimos con esta parte de la historia de la relojería moderna rusa, la cual tuvo su origen en el año de 1930 en la ciudad de Canton, Ohio y que esperamos que hayas disfrutado con lo que a nuestro entender es un fascinante viaje por la historia de los relojes rusos.

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.