Casio G-Shock GBD-H1000

 

De Bitácora de Javier Gutiérrez Chamorro (Guti).

Esta entrada se publicó originalmente en Bitácora de Javier Gutiérrez Chamorro (Guti) el .

https://www.javiergutierrezchamorro.com/casio-g-shock-gbd-h1000/

 

A finales de mayo de 2020 Casio presentaba su nuevo G-Shock GBD-H1000 si bien las primeras exclusivas llegaron entorno a febrero de 2020. De modo que no se trata de ninguna novedad a estas alturas, como tampoco lo es el Casio GBD-100 ni el GBX-100, tal vez eclipsados por el potencial del GSR-H1000 dotado de conectividad WiFi y que tiene que estar a punto de salir al mercado.

El Casio G-Squad GBD-H1000 es en cierta forma una actualización de la tecnología que vimos en el Casio G-Shock GPR-B1000 «Rangeman», así que como amante de Casio, de G-Shock y de la tecnología, tenía que examinarlo con mis propias manos. ¿Qué trae de nuevo? ¿Habrán solventado las deficiencias del GPR-B1000? ¿Vale la pena?

Ficha técnica

Género Unisex
Caja Resina. 63mm X 55mm X 20,4mm
Botones 4 de plástico y 1 metálico
Esfera N/D
Bisel Resina reemplazable
Cristal Mineral
Iluminación LED
Trasera Acero inoxidable atornillada
Correa Resina con fibra de carbono de 24mm. Cierre con hebilla doble
Funciones Hora, minutos, segundos, día de la semana, día del mes, mes, cronógrafo, temporizador, 4 alarmas, alarma por vibración, altímetro/barómetro, brújula digital, termómetro, podómetro, frecuencia cardíaca, consumo de calorías, GPS (EE.UU)/GLONASS (Rusia)/QZSS (Japón)
Resistencia al agua 20 ATM
Peso 101g
Módulo Casio 3475
Complicaciones Calendario programado hasta 2099, luz automática, ahorro de energía, alimentación solar, botones silenciables, alarmas por vibración, notificaciones móviles, Bluetooth® Smart, Smart Access
Prestaciones 1,4 años de autonomía sin usar GPS. +/- 15 segundos/mes
Origen Made in Thailand
Garantía 2 años
PVP 399€
Distribuidor Casio España

Presentación

El empaquetado es algo donde ya a primera vista se nota que se ha recortado. Una caja de cartón con cubierta deslizante que es menos abrumadora y por supuesto abundante que la del GPR-B1000. Muestra una representación del reloj, ideal para identificarlo fácilmente y aunque sencilla, cumple de sobras.

Retirada la tapa nos deja al descubierto la caja propiamente dicha. También de cartón negro pero con una decoración muy grafitera, muy G-Squad.

Al abrirlo nos encontramos el reloj. El mío llegó con la batería casi agotada, al que no es bueno para la durabilidad de la misma del ion-litio.

La dotación completísima como caracteriza a Casio. Incluye sin que tengamos que comprarlo a parte el cable de carga que es propietario y que se conecta a una toma USB, el manual de instrucciones, la tarjeta de garantía, las condiciones de reciclaje y de emisiones electromagnéticas… Ya podrían aprender el resto de marcas, ya sean tecnológicas como no de lo que Casio hace y lleva haciendo desde el principio.

Introducción

El concepto de este nuevo G-Squad se resume de una forma muy simple. Sobre la base del Rangeman GPR-B1000 se le retiran algunas características poco usadas por la mayoría y que repercutían sensiblemente en el coste, se envuelve en una caja con dimensiones más contenidas y por tanto más ligera, y se enfoca no tanto a la exploración sino a la práctica deportiva, particularmente del running/jogging/footing. En esencia a partir de tecnologías que se han portado de otros modelos, sorprendentemente de gamas inferiores como sería el caso del podómetro que montado con anterioridad en el GBD-800.

Veamos las 4 variantes en las que está disponible actualmente:

GBD-H1000-1: Caja y correa de color negro.
GBD-H1000-1A7: Caja negra y correa blanca con detalles en amarillo.
GBD-H1000-4: Caja y correa de color rojo.
GBD-H1000-8: Caja negra con detalles en rojo y correa negra.

Llama la atención que la 8ER (negra y roja) y la 1ER (negra) sean tan similares visualmente. Todas ellas con la pantalla en negativo o invertida, y adelantándonos ya un poco manteniendo uno de los defectos del Rangeman, la imposibilidad de desinvertirla.

Su filosofía queda muy clara en el vídeo promocional creado al efecto del G-Shock para el GBD-H1000:

Características

Puesto que la mayoría de elementos del reloj son ya conocidos del GPR-B1000, que ya hay bastantes reseñas publicadas al respecto, y para no extendernos en exceso repasando punto por punto algo que todos conocemos, vamos a centrarnos en las novedades. Lo que tiene de nuevo y lo que ha cambiado. También cubriremos la parte del software, puesto que es una de las características que en un reloj como este con características inteligentes y que además es nuevo.

Lo que se queda igual:

  • Resistencia a golpes y resistente al agua hasta 200M. Los principales atributos de un G-Shock. Un reloj robusto idéntico a un reloj tradicional que se aleja de la fragilidad de los smartdevices.
  • Pantalla LCD MIP (memory-in-pixel). La genial pantalla que combina lo mejor de la tinta electrónica con el LCD. Una pantalla siempre encendida y con una buena legibilidad y contraste.
  • Cronógrafo de 1000 horas, 4 alarmas con función despertador.
  • Sonido de botones desactivable, calendario automático, modo de 12/24 horas.
  • Carga dual USB/Solar. Casio fue el primero en lanzar un reloj con conectividad bluetooth y carga solar. Varias marcas lo han imitado demostrando lo acertada de la iniciativa, así que me alegra que se vaya extendiendo a otros modelos y rangos.
  • Triple sensor que proporciona las mediciones de Altímetro/barómetro, termómetro y brújula digital.
  • Conectividad Bluetooth Smart implementada sobre Bluetooth de bajo consumo (LE).
  • Recepción de señales satelitales GPS.

En cuanto a los cambios, esto es lo que más me gusta:

  • Peso más liviano y dimensiones más rectangulares: Son 63mm X 55mm X 20,4mm y 101g contra los 60,3mm X 57,7mm X 20,2mm y 145g. Sin embargo se siente mucho más compacto y cómodo en la muñeca, pese a que es más grueso y más ancho.
  • Fabricado en Tailandia en vez de en Japón. Si eso contribuye a reducir el precio de venta, bienvenido sea porque no se aprecia ninguna disminución de la calidad, así que el apreciado Made in Japan es esencialmente un mito.
  • Nuevo microcontrolador basado en el Renesas RL78. Desconozco cual montaba el Rangeman, pero la propia Casio indicaba que se quedaba muy corto en cuanto a potencia. Con el nuevo hardware, todo funciona mucho más fluido y se nota su potencia.
  • Pantalla algo más grande gracias a que se ha reducido el espacio ocupado por el marco y las células solares. Ofrece más espacio sin ocupar más, pero es que adicionalmente refresca mucho más rápido, ahora el efecto de cambio entre pantallas es imperceptible. Una característica que nadie menciona, supongo que porque nadie lo ha comparado con el GPR-B1000, es que también tiene mayor contraste, tanto con mucha luz como con poca.
  • 5 sensores en vez de 3 añadiendo acelerómetro (usado para estimar la velocidad y la función de podómetro -contador de pasos-) y medidor óptico para el ritmo cardíaco (usado para la frecuencia cardíaca).
  • Recepción de notificaciones desde el móvil: Una característica muy esperada por todos, e incomprensiblemente ausente en el Rangeman. Por fin podemos tener notificaciones generadas en el teléfono en la pantalla del reloj. Al recibirse, se muestran en pantalla pudiendo leerlas. Su implementación a nivel de usabilidad no es del todo buena, porque una vez vista, si deseamos leerla al completo habrá que acceder al menú de notificaciones del reloj, en vez de simplemente pulsar un botón cuando aparece en la pantalla al momento de recibirla y que sería lo lógico.
  • Alarma por vibración y/o sonido en vez de sólo sonido. Una función que tienen muchos Casio básicos, la «Vibration Alarm» y que tampoco traía el GPR-B1000 y que por fin ha sido añadida en el GBD-H1000.
  • GPS compatible también con GLONASS y QZSS en vez de sólo GPS.
  • El gráfico de nivel de carga de batería es ahora más grande se ve mejor y tiene 6 niveles en vez de sólo 4. Un pequeño detalle que tampoco se comenta, pero que es muy práctico.
  • Cálculo de calorías y del tiempo de recuperación (VO2max). No es algo que realmente lo necesite, pero seguro que hay gente que lo valora. No son más que cálculos en base de la actividad registrada y nuestro perfil de usuario, pero está bien poderlos tener a mano en el reloj.
  • App G-Shock Move en vez de G-Shock Connected. Ambas aplicaciones son muy deficientes, pero puestos a elegir me quedo con Move. Está todavía inmadura cosa que abre las puertas a que vaya mejorando mientras que Connected está ya llegando a su ciclo final de vida.
  • Precio de 399€ en vez de 799€. Más de la mitad de precio. Además con una cifra que pasa de ser la de un reloj suizo de gama media, a un reloj inteligente competitivo.

Y por supuesto también hay cosas que no me gustan tanto:

  • Cristal mineral en vez de zafiro: Una forma de reducir el precio, que sin embargo siendo un cristal plano, la diferencia de precio con el mineral no sería de más de 20€. Así que el zafiro ya no es un lujo como era. En todo caso, el bisel de resina sobresale del cristal, así que tampoco es que el vidrio quede expuesto a los arañazos.
  • Botones plásticos en vez de metálicos. Es verdad que los botones del GBD funcionan muy bien, son de gran tamaño e incluso en una unidad con mucho uso como la mía, aún trabajan bien. Le quitan prestancia, aunque quizás los hayan preferido por ser algo más ligeros y más deportivos.
  • Correa de resina sin refuerzos de fibra de carbono.
  • La trabilla y la hebilla son de plástico en vez de acero inoxidable.
  • Trasera de acero inoxidable atornillada en vez de cerámica atornillada.
  • Botón central convencional, tipo pulsador, en vez de tipo cursor. Su uso a la hora de hacer scroll por los menús es menos intuitivo, parecido a un Suunto Traverse, nada que ver con el GPR.
  • Día de la semana abreviado con tres letras en vez del nombre completo. Algo comprensible debido a que con el nuevo indicador de batería más grande queda menos espacio libre.
  • No es resistente a bajas temperaturas (Low Temp Resist).
  • No es resistente al barro/suciedad (Mud Resist).
  • 5 temporizadores de 1 segundo a 60 minutos en vez de 1 temporizador de 1 minuto a 24 horas. El aumento de temporizadores es muy bueno, y como está enfocado a correr una hora es un intervalo suficiente. Sin embargo para propósitos generales se queda escaso y mejor el límite de 1 día.
  • Sin salida/puesta de sol, ni representación de fases lunares, ni indicador de mareas. Otras funciones muy útiles, incluso en la práctica deportiva y que a fin de cuentas no requieren de un hardware especial, solamente la capacidad de hacer cálculos matemáticos, algo que el reloj ya tiene.
  • Autonomía de entre 14 horas a 12 meses en vez de 20 horas a 1,4 años. La duración de la batería se reduce ligeramente, es inevitable puesto que los acelerómetros y el medidor cardíaco tienen un consumo de energía añadido. Pese a todo, 12 meses en modo reloj es una cifra magnífica.

Esperaba más cambios, pero se mantienen todos los defectos que había encontrado anteriormente:

  • Sin posibilidad de positivizar o desinvertir ni configurar la pantalla. No podemos desinvertir la pantalla, tampoco configurar qué información vemos en cada modo. Es algo que el hardware permite, pero que el software no ha implementado.
  • Sin señal horaria. La demandada función de chime sigue sin estar disponible. Hay alarmas, ¿por qué no «hourly signal»?
  • Formato e idioma de fecha no configurable. Incluso una modesta Xiaomi Miband permite cambiar el idioma del dispositivo y el formato de fecha. En el GBD-H1000 tendremos que verla siempre en formato americano y en inglés. Esta limitación es extensible al resto del reloj donde todos los menús se ofrecen solamente en inglés.

Módulo y software

Intenté instalar el G-Shock Move en mi teléfono Android de última generación (Xiaomi Mi 9T Pro con MUI 12). Creé una cuenta de Casio ID, pero me fue imposible acceder a la App. Tras hacer un login correcto, el spinner se quedaba girando y un par de minutos después (sí minutos, no se segundos) se reportaba un mensaje de «Se ha producido un error. [8/14]». Por si acaso el servidor estaba caído repetí el proceso unas horas después, el resultado era el mismo si bien el primer número, el 8/14 iba cambiando. A veces era 9/14 otras 7/14…

Conjeturé que debía haber algún problema con mi cuenta, así que entré vía web y me dio acceso sin ningún problema, todo era correcto. El problema era como siempre le pasa a Casio, de sus Apps.

Entonces lo probé en mi iPad, también de fabricación reciente un iPad Pro de 11 pulgadas con iOS 13.7. El resultado fue el mismo, si bien el primer número también cambiaba. Debo decir que esa cuenta era una cuenta registrada de manera normal con email/contraseña, nada de integrada en Facebook o cualquiera otra autenticación externa.

Acto seguido probé con los sospechosos habituales. Desactivé el modo desarrollador de Android, desactivé la instalación de paquetes de fuentes externas… Pero nada, continuaba sin funcionar. Como la autenticación era desde un navegador web en Android y desde un Webview incrustado en iOS probé también desactivando el bloqueo de publicidad. Lo mismo, el mismo error.

Desinstalé las apps, tanto del teléfono Android como de la tableta iOS y volví a repetir el proceso. Mismos resultados, fracaso y llevaba ya más de una hora de tiempo invertida. No me extrañaba leer las reseñas y la nefasta valoración que ponían los usuarios en la Apple App Store.

Como no se me ocurría nada mejor, decidí crear un nuevo Casio ID asociado a otro email. Por si era un bug de la app a la hora de crear la cuenta, esta vez la creé desde el ordenador. Nuevamente volví a probar con las apps, y mismos resultados.

Me sentí frustrado. Reflexionaba acerca de la poca utilidad que tiene un reloj con capacidades smart cuanto no se puede conectar a un teléfono móvil. Me preguntaba porque no había un GBD-800 o un GBX-100 con alimentación solar. Horas después volví a tener algo de tiempo, y de ganas de ponerme a pelearme con ello. Aprovechando mi experiencia profesional se me ocurrió modificar mi cuenta. Mi apellido es «Gutiérrez Chamorro» y así lo había introducido. Si el software lo habían desarrollado japoneses no habría problema con ellos, aunque asumí que serían de la india y que hablarían inglés.

Dicho y hecho, pasé a apellidarme «Gutierrez Chamorro», sin ninguna tilde, y entonces sin necesidad de borrar ni de reinstalar pude hacer login sobre ambos dispositivos. O bien aprovechan código entre plataformas, o usan algún tipo de webservice de autenticación que es el que tiene el problema. Intentaba imaginarme como se sentiría alguien que hubiera gastado 400€ en un reloj así y que por tener la mala suerte de tener un nombre con tildes y de escribirlo de manera correcta no pudiera usar la aplicación y por tanto el reloj. Imaginemos que ese problema te ocurre en el login de Amazon o eBay, perderías ese servicio, la posibilidad de comprar productos. Pero cuando eso ocurre en un reloj inteligente que has comprado y has pagado y el problema te impide utilizarlo, o al menos aprovecharlo al máximo es mucho más grave. Esas malas sensaciones se me olvidaron relativamente cuando después de ese login satisfactorio la app detectó una nueva actualización de firmware. En mi GPR-B1000 jamás he tenido ninguna, y el GBD-H1000 ya tenía una, ¡eso me animó!

Tras el proceso de actualización verifiqué que el reloj tenía instalada la versión 04, al menos había tres versiones anteriores significando que esta vez Casio sí que le está dando soporte. Veremos si cuando se pase la novedad y el entusiasmo siguen igual o bien la dejan de lado como ya hemos visto en otras ocasiones, porque lo cierto es que la web está llena de peticiones para el firmware.

No hay un registro de cambios acerca de las novedades en el firmware, algo que sí suelen divulgar otras marcas como Xiaomi. Eso me inclina a pensar que se trata de corrección de errores (bug fixes) y no de nuevas funcionalidades.

Y si te estás preguntando qué tal vez sería más fácil recurrir a la «vieja» app G-Shock Connected para vincularlo a nuestro dispositivo en vez del Ghock Move, porque más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer, la respuesta es que no, el GBD-H1000 es un modelo que no está soportado.

Como todos los ajustes se pueden cambiar desde G-Shock Move, desde el reloj no se puede hacer con todos, entraremos un poco en sus opciones. Se dividen en dos grupos, las relativas al reloj propiamente dicho, y las relativas al usuario.

En las opciones del reloj podemos cambiar zonas horarias, establecer cuentas regresivas o alarmas, cambiar la visualización entre 12 y 24 horas… En fin, todas las configuraciones que habitualmente hacemos desde los botones de un reloj Casio.

La sección de perfil son nuestros datos biométricos y biográficos. Se utilizan para los cálculos estimados de distancias en base a una ponderada de longitud de la zancada basada en nuestra altura, consumo de calorías en base a nuestro peso, etcétera.

El uso del reloj es muy intuitivo para cualquiera que haya usado un reloj digital Casio, Seiko, Timex, Suunto o Armitron. Un botón de modo de visualización/subir arriba, otro de modo/bajar, uno para volver atrás y el botón de luz. El pulsador sobredimensionado es el que se utiliza para marcar el inicio de la actividad deportiva. Esencialmente en cada modo, el botón visualización/Disp nos permite alternar entre las preconfiguraciones de información que nos permiten ver diferentes datos asociados a la misma o presentarla de distintas formas. Por preconfiguraciones quiero decir que no hay nada que podamos cambiar de la app. Es decir, no es posible modificar que en el modo cronógrafo en vez de las pulsaciones y la hora actual podamos ver por ejemplo cuantos pasos llevamos.

El acceso a los modos tiene un problema y es que como en este tipo de relojes nos obliga a pasar por todos los anteriores hasta llegar al que deseamos. El elemento de notificaciones es el último, requiere 7 pulsaciones del botón «Mode» hasta llegar a él, con el inconveniente que el primero es el del ritmo cardíaco que activará el sensor automáticamente si permanecemos en esa opción unos segundos, consumiendo una energía innecesaria.

Una cosa que me agrada mucho del reloj y su firmware es que gracias a los acelerómetros, y por tanto sin el consumo energético adicional que requiere la información satelital es capaz de representar en la App el recorrido que hemos seguido. Por supuesto sin superponerse a la información geográfica de calles, pero nos da una buena idea de lo que hemos hecho.

Evidentemente si la actividad la iniciamos bien automáticamente o bien de forma manual, la información se representará visualmente siendo más enriquecedora.

Mientras realizamos la actividad, es decir, corremos o caminamos, veremos en todo momento el resumen en el reloj, y otro resumen al finalizarla.

La Gshock Move hereda los problemas de la Gshock Connected. En iOS sólo está optimizada para iPhone, no para iPad. Lo único bueno es que han reducido su peso y ahora son unos 120 MB. una vez instalada en vez de 250 MB. Sigo intrigado para qué necesitan tanto espacio si a fin de cuentas sólo soportan un tipo de dispositivo. Se nota que Move es más ágil y más fácil de utilizar que Connected. Arranca más rápido y se siente mucho más ligera. Al contrario de que lo que muchos conjeturan no se debe a una nueva tecnología, sino a que han prescindido de muchas tonterías tipo animaciones y transparencias; y debe haber código más optimizado o escrito de nuevo. Haciendo un poco de análisis sobre las dos aplicaciones de Android (G-Shock Connected y G-Shock Move) se pone de manifiesto que están desarrollada en Kotlin en vez del más habitual Java. Ambas son ahora tecnologías soportadas oficialmente en Android, si bien Kotlin parece ser la opción de futuro, puesto que aunque venga de la mano de Jetbrains (los del PHPStorm), es un poco la contrapartida a Swift de Apple. Un lenguaje algo simplificado, más fácil de aprender y de mantener, y que genera un código casi igual de eficiente. A fin de cuentas Kotlin no genera código Java que luego sea compilado, sino que directamente produce byte-code para la JVM. Se detecta también que entre otras cosas la App contiene actualizaciones, no solamente para el firmware del reloj, sino también para el microcontrolador de GPS y de Bluetooth que han sido desarrollado por terceros.

La web de G-Shock Move también nos da acceso a la información de la App. La idea es muy buena porque así podemos consultarla aunque no tengamos nuestro teléfono, aunque al igual que la app, le quedan muchos detalles por pulir.

Tenéis más detalle en ese sentido en la Guía online y también en el manual de instrucciones Casio 3475 (4,8 MB. en formato PDF).

Sensaciones

Lo primero que me preocupaba eran las reiteradas quejas sobre los acelerómetros que se levantaron con el GBX-100. Se decía que el podómetro contabilizaba los pasos erráticamente. Tras un día normal, un sábado, pude cotejar la lectura de mi fiel Xiaomi Miband 5 con la del Casio GBD-H1000. La primera midió 11.430 pasos, el segundo 12.405. Desconozco qué métrica es más fiable, pero en todo caso el margen de error es inferior al 10%. En su día la comparé con la del podómetro Zaria y fueron bastante consistentes. Lo mismo puedo decir del sensor cardíaco, ha respondido con buena velocidad, más que el de Xiaomi, y el resultado ha sido 77 en la pulsera y 76 en el reloj.

El reloj en la muñeca se siente grande, pero no de forma excesiva. No entiendo el motivo porque a fin de cuentas no es demasiado diferente al GPR-B1000. Como reloj, reitero lo dicho, me encanta esa pantalla. Esperemos que acabe extendiéndose a más relojes de la gama porque es una pasada incluso en negativo. Muy flexible al ser dot-matrix, y con un contraste y legibilidad estupendos. El resto de funciones que podríamos englobar en las habituales en un reloj digital, o en un Casio G-Shock funcionan de manera similar, o sea muy bien. Además con el generoso tamaño de la pantalla siempre podemos ver otra información en cada modo (la hora actual, el nivel de carga, …).

No me sorprende que no incorpore monitorización del sueño, una característica que con el sensor cardíaco y los acelerómetros podría implementarse sin problemas. Pero, ¿quién es capaz de dormir con un voluminoso G-Shock anclado en la muñeca?

Conclusiones

Casio G-Shock ha logrado reducir a más de la mitad el precio del G-Shock Rangeman en este G-Squad GBD-H1000 lo cual es todo un logro. Además se han agregado dos funciones que se veían ya anteriormente como imprescindibles, la recepción de notificaciones del teléfono, y la alarma/notificaciones por vibración. Todo esto sería estupendo, comprendiéndose algunos pluses que se han recortado (resina reforzada con carbono o cristal de zafiro). Sin embargo se han perdido capacidades que el software debería soportar perfectamente y que vienen a ser un problema de software: fases lunares, mareas y puesta/salida de sol; así como se mantienen los problemas limitaciones del GPR-B1000 (señal horaria, configuración de pantalla, formato/idioma de fecha, …).

No es un cambio radical a lo que conocíamos, pero si una buena evolución incremental y una mejoría sobre todo en PVP haciéndolo mucho más accesible a los bolsillos. Es inevitable pensar que muchas de estas cosas son las que debería haber tenido el Rangeman, un reloj que todavía se vende. El lado negativo es para aquellos que como yo lo hubieran adquirido por 799€ y ahora se encuentran este nuevo GBD-H1000 que cuesta menos de la mitad. La sensación de haber tirado el dinero es decepcionante.

Su electrónica puede que siente las bases para modelos más asequibles y sencillos, ojalá que por debajo del GBX-100 y que puedan representar el futuro de los relojes digitales. Esa pantalla, ese microcontrolador y la alimentación solar son realmente una maravilla.

Esperemos que a diferencia del GPR-B1000 el firmware pueda ser actualizado y se vaya renovando incorporando esas nuevas características, lo que terminaría dándole un increíble valor, no sólo como smartwatch sino también como reloj.

▲ Más ▼ Menos
Precio razonable
Alarma por vibración y notificaciones
Funciones que se han perdido por el camino
Sin señal horaria ni posibilidad de desinvertir la pantalla

Galería de imágenes

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.