Bvlgari brilla en los Geneva Watch Days: nuevo récord, y el retorno del Aluminium Watch

 

De Máquinas del Tiempo.

Esta entrada se publicó originalmente en Máquinas del Tiempo el .

http://www.maquinasdeltiempo.com/bvlgari-brilla-en-los-geneva-watch-days-nuevo-record-y-el-retorno-del-aluminium-watch/

 

La caja del CODE 11.59

La caja, de 41 milímetros, responde sin lugar a dudas a los pilares que sustentan la colección. Su construcción responde a una estructura clásica (“own” — pertenencia) de tres cuerpos: bisel, carrura y fondo. La carrura tiene una forma octogonal (“evolve” — evolución), que se inscribe en los círculos que definen el bisel y el fondo (“dare” — atrevimiento). Las asas, estilizadas (“challenge” — desafío), están unidas al bisel y apoyadas en el fondo.

El bisel tiene una forma de aro plano y delgado, con un acabado pulido en su superficie frontal y satinado de trazos horizontales en su contorno. Solidarias a él se encuentran las asas de tipo esqueleto, con un acabado satinado de trazos horizontales con los contornos biselados y pulidos. Llama la atención que no son solidarias con el aro plano y delgado del fondo, sino que están simplemente apoyadas en él.

La carrura tiene un contorno octogonal, con la zona central perfectamente diferenciada de los bordes. Los bordes, biselados, tienen un impresionante acabado pulido a espejo, mientras que la zona central tiene un acabado satinado de trazos horizontales. Los trazos tienen más detalles de los que es capaz de captar el ojo humano. No sería posible lograr la perfecta alineación de las superficies pulidas y satinadas que se alternan en la carrura sin un acabado a mano.

El fondo, un aro plano y delgado, tiene un acabado satinado de trazos circulares en su frontal, mientras que en el lateral ofrece un acabado pulido a espejo. Llama la atención la entalla realizada a la altura de la corona. El fondo está atornillado a la carrura mediante cinco tornillos e incorpora un cristal de zafiro transparente en la parte central que permite apreciar la belleza del movimiento que late en su interior.

Por último —aunque no por ello es menos importante y singular—, el cristal de zafiro con tratamiento antirreflejos que cubre la esfera está realizado con una doble curvatura: la parte interior sigue la curva de una bóveda, mientras que la exterior es como una suave ola que discurre de las doce a las seis horas, con su punto más elevado en el centro del reloj. Este complejo cristal juega con la profundidad y la luz para realzar como se merece la esmerada elaboración de la esfera.

En el caso de la caja bicolor, se ha combinado el oro rosa de la carrura con el oro blanco del bisel y el fondo. Las cajas doradas bicolor son una excepción en la historia de los relojes de pulsera de Audemars Piguet. De los 550 relojes de pulsera producidos y comercializados entre 1882 y 1969, tan solo ocho combinan ambos tipos de oro.

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.