Briston Clubmaster Iconic

 

De Bitácora de Javier Gutiérrez Chamorro (Guti).

Esta entrada se publicó originalmente en Bitácora de Javier Gutiérrez Chamorro (Guti) el .

https://www.javiergutierrezchamorro.com/briston-clubmaster-iconic/

 

Volvemos al mercado europeo de relojes finalmente pudiendo analizar de primera mano la relojería francesa. Algo que tenía muchas ganas habiendo probado relojes de países vecinos como Portugal (Meia Lua Inception Deepmoon) e Italia (Meccaniche Veneziane Redentore). Incluso de Bélgica (Gavox Avidiver) que cooficialmente comparte idioma con Francia.

Una de las innovaciones que los hace diferentes consiste en las cajas fabricadas en acetato, el mismo material que se utilizan en las llamadas gafas de pasta o «carey». Incluso por los aficionados, Briston Watches es casi desconocida en España, y me atrevería a decir que lo mismo ocurre en el resto de Europa.

Ficha técnica

Género Hombres
Caja Acero inoxidable 316L. 40mm de diámetro sin contar la corona. 11,7mm de grosor
Corona A presión de acero
Esfera Blanca
Bisel Fijo de acero
Cristal Zafiro
Lumen No
Trasera Acero inoxidable roscada con cristal de exhibición
Correa Cuero gris 20mm de ancho
Funciones Hora, minutos, segundos, día del mes
Resistencia al agua 5 ATM
Peso N/D
Movimiento Seiko TMI NH35A. 21.600 vph, 24 rubís
Complicaciones Carga automática con rotor bidireccional. Remonte manual. Parada de segundero
Prestaciones 41h de reserva de marcha. -20/+40 segundos/día
Origen Francia. Diseño suizo
Garantía 2 años
PVP 410€
Distribuidor Briston (Jaunet Paris® S.A.S.)

Presentación

Una caja de cartón de color blanco con el nombre de la marca impreso en azul. Lleva una solapa deslizante también de cartón que invierte las tonalidades (fondo azul y letras blancas). Es un empaquetado sencillo, pero que alberga algún detalle de diseño.

Dentro hay un estuche de material textil en color gris tipo gamuza, también firmado por BRISTON en blanco. El cierre es de tipo automático de metal brillante. El detalle que mencionaba es la caja de cartón, que lleva el interior de color azul a juego con la solapa externa.

Como dotación además del reloj con su correspondiente etiqueta nos encontramos la tarjeta de garantía, y un bien desarrollado catálogo de la marca. Los manuales se deben obtener desde su página de descargas. El manual de instrucciones (587 KB. en formato PDF) es completo y está bien maquetado. Me gusta la opción de descarga digital, así no hay que ir buscando el librito. Pero me gusta también en formato físico, es una forma de darle prestancia al reloj y lo que uno esperaría de una marca con ese posicionamiento.

Introducción

Briston Watches es una firma relojera fundada en 2012 con sede en París. Su máximo responsable es Brice Jaunet vinculado desde 1995 a la relojería en casas como Cartier (Richemont), Baume & Mercier (Richemont), Raymond Weil o Zenith (LVMH), curiosamente en sus inicios, desde las delegaciones españolas.

El abuelo de Brice era Jacques Jaunet cofundador de la marca prêt-à-porter New Man en 1967 y que en 1980 llegó a dar empleo a más de 3.000 trabajadores en Francia; de quien probablemente heredara su espíritu emprendedor y creativo.

Briston comienza en colaboración con diseñadores suizos, gente que crea piezas al gusto de Brice y que le permiten apreciar su belleza combinando un espíritu chic y sport inspirado por los viajes y deporte. La diferencia es que se propone hacerlo a un precio asequible. Es la aparente contradicción que cuesta de explicar y que la marca refleja muy bien en el vídeo Moments with friends:

[embedded content]

Como si fuera un crisol de culturas mezcla los elementos de diferentes países. Obviamente Francia, pero también Suiza y el Reino Unido.

Como muestra de ese talante, su boutique en el centro de París o la distribución en el exclusivo Centro Comercial Serrano 52 Man de El Corte Inglés en Madrid. En 2018 disponían de más de 1.000 puntos de venta físicos en 50 países.

Todos sus relojes adoptan la denominación Clubmaster, es decir Briston Clubmaster, a las que se le agrega la familia propiamente dicha. Entre sus colecciones más conocidas están los Clubmaster Classic, Clubmaster Sport, Clubmaster Vintage, Clubmaster Chic o incluso Clubmaster Lady destinados al público femenino. Sus gamas más dinámicas la componen los Clubmaster Traveller y los Clubmaster Diver.

Sin embargo nuestro protagonista de hoy es de la colección Clubmaster Iconic formada por nada menos que 24 variantes de relojes. Unas llevan fechador y el calibre NH35A y otras el volante visto en la esfera con el NH38A. Además de diferentes colores de esfera (blanco, azul, negro, rojo-granate o gris); acabados de caja y manecillas (plateados o dorados); tipos de correa (textil NATO o cuero) y sus diferentes colores (negro, marrón, azul, …) ofrecen dos tipos de materiales para sus cajas: el tradicional acero, pero también el acetato de celulosa. Quizás sea ese material el que explica el porqué del nombre Clubmaster, en homenaje a las Ray-Ban Clubmaster.

Me he decantado por la referencia 18640.PS.I.2.LVT correspondiente a caja de acero con esfera blanca y fechador, a mi modo de ver una de las variantes más elegantes. La caja con elementos de carey me daba mucha curiosidad, aunque con la experiencia de su compatriota el Project O Concepts O1 Black Sphere pensé que sería mejor algo más convencional. Los equivalentes de este modelo son la versión con caja de acetato (18640.SA.TI.2.LVBR) o la de maquinaria vista (18740.PS.I.2.LVT).

Diseño y construcción

Lo primero que nos atrae es el diseño de su caja, cuadrada completamente como en el Bell & Ross BR 03-92 Diver en vez de la habitual forma circular. Es de acero inoxidable 316L en acabado pulido a espejo y tiene 40mm X 40mm de lado sin contar la corona.

La corona también pulida tiene una curiosa forma cónica/trapezoidal y está firmada con el logotipo de la marca. Su forma no es la ideal para ajustar la hora o darle cuerda, algo que por fortuna es bastante innecesario en un reloj de carga automática. Es a presión, suficiente para una resistencia al agua de hasta 50M/5 ATM.

La esfera es de buen tamaño, aprovechando la superficie disponible en la caja y dando una área de 32,15mm de diámetro (luz). El color es muy especial, un blanco ligeramente perlado. De aspecto metalizado pero sin generar destellos ni refracciones.

Va cubierta por un cristal de zafiro abombado de 2mm de grosor. Lleva tratamiento antirreflejante así que no solamente ofrece una buena protección, sino también una legibilidad excelente. El bombé o convexidad del cristal es bastante tenue, así que sólo se aprecian distorsiones cuando se contempla paralelamente. Sorprende que con ese cristal el reloj sea tan plano: 11,7mm nada más que es perfecto para vestir con camisa inclusive de puños ceñidos.

Las manecillas horaria y segundera son de tipo dauphine y pulidas a espejo en dos facetas. La firma indica que están bañadas en rodio, lo cual es un notable plus en cuanto a exclusividad y una ventaja para evitar su oxidación. Hay que remarcar que la web en francés y en español afirma «En rodio pulido» / «En rhodium poli», como si estuvieran construidas completamente con ese material, mientras que es la traducción al inglés la que lo aclara agregando el término de bañado: «Polished rhodium-plated». La saeta segundera es de color azul proporcionando un carácter más elaborado y exquisito. Los índices tienen forma triangular replicando el acabado facetado y espejado de las manecillas.

Todas las leyendas, así como los marcadores minuteros van impresos en color negro. El fechador colocado a las 6 proporciona el equilibrio visual a las mismas.

La trasera es de acero inoxidable roscada y lleva un cristal de exhibición K1 (mineral endurecido con cerámica). Me parece una buena opción puesto que salvo cuando nos quitamos el reloj, la trasera no está tan expuesta a arañazos y el K1 es menos frágil. Llama la atención el grabado de «Swiss Design» haciéndolo así un reloj multicultural o multinacional.

La correa es de piel de becerro en color gris y pespuntes del mismo color. Con 20mm de ancho se trata del modelo vintage referencia L20.T que en el apartado de correas de la marca podemos encontrar a 65€. El acabado exterior es tipo ante, piel vuelta, serraje o nobuck, muy agradable al tacto. El interior es de cuero negro bastante suave. Así que combina la durabilidad con la comodidad. Ofrece sistema de cambio rápido de correas al que denominan «presto» con los pulsadores en la parte interna de la misma. Va sin firmar.

Sin embargo la hebilla que es de acero pulido si que llega el nombre de la marca. Se puede comprar aparte el armis (brazalete de acero classic referencia SB20.C.ST) a 130€. Con él creo que el reloj tendría un aspecto mucho más distinguido. Una lástima que no sea una opción de entrada.

No se proporcionan cifras en cuanto a peso total. Según mi balanza es de 80g.

Movimiento

El corazón que late en su interior es el conocido TMI NH35A de Time Module Incorporated, equivalente al Seiko NH35B. Un calibre mecánico con carga automática bidireccional muy económico pero también muy fiable y completo. No en vano tiene posibilidad de remonte manual y parada de segundero. En cuanto al resto, es más bien modesto: 24 rubís, 21.600 vph, reserva de marcha de 41 horas y una precisión de -20/+40 segundos/día. Como es el mismo que pudisteis ver en el Matthew and Son Stinger Pink Irukandji o el Invicta Pro Diver 9094OB os dejo sus especificaciones técnicas (1,1 MB. en formato PDF) para más detalles.

Lo que sí llama la atención es su decoración, con un rotor personalizado que va decorado con «Côtes de Genève» que lo hace mucho más agradable de observar y menos rudo o vulgar. Es una solución que llevaba también el Stoic World The Pilots Watch, puede que heredada de la experiencia en la relojería de lujo de sus responsables.

Pese a la decoración, en un reloj de esta categoría me parece un calibre un tanto básico. Cierto que irse a un suizo tipo STP1-11 habría incrementado el precio, aunque creo que habría merecido la pena. En mi caso me hubiera conformado con que también estuviera ajustado/regulado como ocurría con el Circula Classic Automatic.

Sensaciones

Aunque no es algo que desde la marca pretendan irradiar, el diseño de este reloj me trae reminiscencias vintage, típicas de las piezas de los años 40. Por supuesto actualizadas en base a las tendencias y técnicas actuales. Tal vez sean el fruto de esa combinación plurinacional tan rica: Diseño suizo, modernidad francesa y el conservadurismo inglés. El resultado es discreto y elegante, con unas reminiscencias vintage de los relojes de los años 40.

El reloj es plano y ligero, lo que unido al confort de la correa es un placer vestirlo. No molesta y acaba integrándose con nuestra piel como si fuéramos uno.

Usar la corona es justo lo contrario a utilizar el reloj, primando el diseño sobre la función y haciéndola incómoda de manipular como sobre todo de extraer.

Conclusiones

En un estilo de reloj elegante pero diferente, es algo más barato que el Meccaniche Veneziane Redentore, aunque creo que éste queda un poco por encima en cuanto a acabados y por debajo en cuanto a diseño. Modelos como el Aries Gold La Oro (G-9026) son bastante más económicos con un diseño igualmente trabajado, aunque quizás con una terminación algo peor.

El Clubmaster Iconic es un reloj para aquellos que se sienten diferentes y buscan diferenciarse de la mayoría que optaría por una marca más mainstream o plebeya.

▲ Más ▼ Menos
Calidad de acabados
Saetas de rodio
Calibre básico
Precio ligeramente alto

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.